¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

jueves, 15 de enero de 2015


WHAT DID YOU DO TO SUPERMAN?!

Título: Awakenings (part 1)
Guión: Brian Buccellato
Arte: Mike S. Miller
Color: J. Nanjan
Portada: Neil Googe con J. Nanjan

Al mes, se leen más de noventa millones de ejemplares de cómics. Si usted piensa que sólo se trata de tontas historias sobre conejitos tiernos, listos ratones y ardillas, eche un vistazo”.
El texto supracitado apareció en la contra solapa de un libro publicado en 1954 por el psiquiatra Fredic Wertham, especialista en asesinos en serie. Él creía haber descubierto una turbia relación entre la lectura de cómics de superhéroes y la proliferación de los crímenes en Estados Unidos. Él lo llamó “La Seducción de la Inocencia”.
Basado en la investigación de un paciente suyo, Albert Fish, apunta sus dardos contra el trío sobreviviente del género súper heroico: Batman, Superman y Wonder Woman.


Del primero postula que su relación con el adolescente Robin es un descarado retrato de la homosexualidad pederasta al más puro estilo griego.
Del segundo, que es una alabanza al fascismo, cuando el nazismo no llevaba ni diez años derrotado y la sociedad recién se recuperaba.
De un modo u otro, algo de razón tenía respecto al comportamiento de Batman y Superman —no nos pisemos la capa entre superhéroes, todos sabemos que esos temas están ahí, aunque miremos para otro lado y nos hagamos los desentendidos, o los ofendidos por insinuar semejantes blasfemias—.
Pero al hablar de los “pecados” de Wonder Woman, da un paso totalmente en falso al asegurar que el modo de comportarse de la amazona era libertino, demasiado masculino y que promovía en las tiernas mentes de las niñas la “aberrante” idea de que ellas podían ser iguales —e incluso superiores— a los niños.
Estamos en los cincuenta, claro está, cuando el mundo aún pensaba que el único rol posible para las mujeres “decentes” era ser, primero, la hija de alguien; luego, la esposa de alguien; y, finalmente, la madre de alguien —siendo este “alguien” un hombre obviamente—.
El “American Way of Life” dictaba que la familia feliz, cristiana, aria y blanca, debía seguir un estricto patrón de naturaleza machista.
La mujer debía distinguirse por su laboriosidad, su decoro, su bajo perfil y su femineidad, entendiéndose lo femenino como sujeto bajo la dictadura de lo masculino.
Que una mujer apareciera peleando a los puños como lo hacía Wonder Woman, era escandaloso. Que dirigiera a hombres. Que hablara de igual a igual con superhéroes masculinos… ¡Qué ejemplo satánico daba a las niñitas que leían sus historias!


Aunque hoy nos parezcan hasta irrisorios, semejantes argumentos para descalificar a Wonder Woman; en su momento, la publicación de dicho libro provocó una reacción en masa contra los cómics. Y los tres títulos sufrieron, generando una década —la sesenta— plagada de historias anodinas, extravagantes y rayanas en lo absurdo.
Ahora, a punto de completar la segunda década del siglo XXI, aquellos tiempos nos parecen una anécdota y, aunque en muchas culturas —como la latinoamericana— el machismo aún intente imponerse, las mujeres han logrado imponerse y ser valoradas como se merecen. Argentina, Chile y Brasil son dirigidos por presidentes mujeres —no vamos a hablar aquí de los descalabros que han cometido, porque aquellos tienen todo que ver con su posición de políticos y no con el género de las mandatarios—.
Y Wonder Woman, una verdadera mujer de nuestros tiempos, ha resultado ser una verdadera paladín de la igualdad y del asentamiento del sano feminismo, cualidades que deseamos que nuestras pequeñas hijas adquieran.


“Injustice: Gods Among Us” también ha sido un lugar donde las mujeres golpean… y muy fuerte. Y si ha existido igualdad en la batalla, también ha habido igualdad en la caída: fue a finales del primer año que la Princesa Amazona fue derrotadaen batalla. Y hoy ha despertado…
De la mano de un nuevo guionista, Buccellato, y con los lápices de Miller, el número #15 de “Injustice” nos presenta el despertar de Wonder Woman. Su regreso al frente de la batalla.
Ahora que el emperador duerme —vamos, me refiero a la profecía de principios de este año injusticiero. No me hagan contarla—, es tiempo de que la emperatriz despierte y se haga cargo de la situación.


Saludamos la llegada de Bruccellato y el regreso de Wonder Woman. Seguramente las cosas volverán a agitarse en las páginas del cómic.


Y son las mujeres, sin duda, quienes llevaran las riendas de este desbocado “Injustice: Gods Among Us - Year Three”. Los hombres tomemos asiento. Wertham nos advirtió. Esperemos que ellas no nos golpeen tan fuerte. ¡Los machos también somos sensibles al dolor!

1 Batcomentario/s:

Soberano dijo...

Excelente reseña.