¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

domingo, 15 de febrero de 2015

Reseña: "Detective Comics" #39


"Detective Comics" #39
Guion y arte: Francis Manapul & Brian Buccellato.
Portada: Francis Manapul.

Octava entrega de "Detective Comics" a cargo de Manapul y Buccellato, y anteúltimo parte del arco argumental que nos compete. Luego del melodramático final del cómic anterior, Batman y Bullock ponen un alto a sus diferencias para trabajar en conjunto y así atrapar no sólo al enardecedor de masas enmascarado conocido como Anarky, sino también a Jervis Tetch (Mad Hatter), el sombrero loco apasionado por la tecnología del control mental, que cada vez cuadra más en esta ecuación de anarquía y violencia en Gotham. Advertencia: hay spoilers.

Tras dos números en donde predominaba una narración lenta y fragmentada, ahora la historia adquiere un dinamismo y enfoque que se agradece. Y es que no es para menos, faltando tan sólo éste y otro número más para la finalización del arco, había que apretar el acelerador y Manapul y Buccellato lo hicieron. Retomando un poco lo acontecido en la entrega anterior, uno de mis temores aquí era que se gestara un drama innecesario en torno a aquél "dramático" final que presenciamos el mes pasado, pero no sucedió así. De hecho, para mí sorpresa, fue uno de los temas que mejor trataron y del cual no hicieron un berrinche, sino que lo resolvieron de la manera más madura posible, argumentalmente hablando, claro.


Habiendo aclarado ese asunto, pasemos al contenido de este número en sí. Como mencioné al principio, Batman y Bullock trabajarán juntos y tomarán al toro por las astas para resolver esto lo antes posible, ya que ahora la ciudad se ha vuelto un descontrol total a manos de anónimos ciudadanos enmascarados, que escucharon las palabras de Anarky. Luego de dos días de sopesada meditación, Bruce se ilumina y va en busca de Bullock para compartir la nueva pista que descubrió, e ir juntos a lo que podría ser una potencial guariada de Anarky o, cuanto menos, una escena del crimen. Lo que se encontraron fue posiblemente algo más cercano a lo primero, aunque no del todo. Aquí tiene lugar una escena de acción, como las que ya nos tienen acostumbrados los guionistas, aunque en un determinado momento se hace uso de un recurso bastante interesante ,en una doble página en donde se deja ver las heridas de Batman, algunos de sus golpes, y ciertas ideas y pensamientos de Bullock.

Finalmente, todo termina con los matones en el suelo y Batman victorioso, como se podría esperar, aunque con un Bullock bastante malherido y al borde de perder la conciencia. En lo que parecen ser sus últimos momentos de lucidez antes del desmayo, Harvey le indica a Batman una nueva pista, dada por un cuadro apoyado en la pared. En él, dos adultos y varios infantes posaban para el retrato (o foto) y aunque la mayoría eran desconocidos, dos niños resultaban familiares. Uno de ellos era perfectamente identificable, debido a sus prominentes características faciales que ya lo definían desde niño: Jervis Tetch. Mientras que la otra era una niña, y coincidía con la reconstrucción facial que Batman le había realizado a uno de los cráneos de niños encontrados en la ribera; y Jervis miraba muy pecaminosamente a la niña (sí, al mejor estilo "El Secreto de sus Ojos").


La tecnología de control mental, que Batman había encontrado hace unos momentos en las máscaras de los matones, ya habría puesto por sí solo al Mad Hatter en la mira, pero ahora no había ninguna duda de que estaba involucrado. Y la pregunta del cómo o del porqué se remonta al pasado, del cual sin dudas Anarky fue parte y salió afectado. Al final del cómic vemos a Anarky secuestrando a Jervis y llevándolo a las afueras de donde se encuentran Batman y Harvey. Tal parece que Anarky está a punto de llevar a cabo una vendetta muy personal, y habrá que esperar hasta el próximo mes para ver cómo termina.

Sin lugar a dudas estamos ante el mejor número de lo que va el arco, pero aun así se queda flojo en comparación a lo que un villano como Anarky puede llegar a ofrecer. Yo no soy un fan del personaje, pero tengo que decir que no me agrada mucho la dirección que le dieron. Transformaron lo que parecía ser una especie de “revolución social”, en una venganza personal contra el Mad Hatter. De acuerdo, aclaremos que todo el asunto de revolución social y la lucha contra el orden establecido, son motivaciones ya bastante explotadas, al borde del cliché, pero hubiera sido más inteligente y desafiante tratar de mostrar una faceta fresca de es cliché, que distorsionar la esencia del personaje de esa manera. En este punto también se incluye el hecho de utilizar tecnología de control mental para manejar a las mesas, algo un tanto contraproducente viniendo de Anarky. Aunque quizá cobre más sentido en el próximo número, así que no voy a ahondar mucho en eso.


De resto, es un número de lo más decente. Te invita a tener que prestar atención a los detalles para poder seguir la trama al dedillo, algo que puede resultar estimulante para algunos y frustrante para otros, pero bueno, esto es “Detective Comics”. El arte sigue siendo impresionante, y en esta ocasión también se le ha otorgado una importante carga narrativa que tendremos que tener en cuenta para entender la historia; como siempre, lo mejor del número, aunque esta vez el guion, por lo menos, trató de estar a la altura.

En conclusión es un buen número (guau, ¿yo escribí eso?), un gran paso adelante con respecto a sus predecesores. La historia cobra dinamismo, las piezas comienzan a encajar, y por fin el asunto del Mad Hatter cuaja en todo esto de una manera más o menos armoniosa. Mis principales críticas siguen enfocadas a esta nueva versión de Anarky que aún no logra convencerme, pero en fin, todo se sabrá en el próximo número. ¡Hasta la próxima!

Lo mejor:
  • El arte.
  • La historia cobra dinamismo.
  • Mad Hatter termina acoplándose armoniosamente a la trama principal.
Lo peor:
  • Anarky sigue sin estar a la altura como villano.
Nota: 7.0/10. (Recomendable)

1 Batcomentario/s:

Mariano Romero dijo...

Concuerdo con la reseña. La historia se ha puesto interesante de golpe. Aun así hay algo que me molesta: la actitud de Bullock con Batman. No parece el mismo policía que nos mostraron en Eternal o en la serie de Snyder y Capullo. Se ve los guionistas no tienen en cuenta lo que hacen sus colegas de la franquicia. Y con respecto a Anarky, es cierto que aun no ha destacado demasiado, pero yo creo que no será la versión definitiva, y en el futuro veremos al "verdadero" Anarky, si es que cierto personaje logra sobrevivir.
Gran trabajo como siempre. Saludos!.