¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

jueves, 19 de febrero de 2015

ENTER THE TRIGON

Título: Assault on the Tower (#17); Fight or Flight (#18)
Escritor: Brian Buccellato
Arte: Xermanico (#17); Bruno Redondo (#18)
Tintas: Juan Albarran
Colores: Rex Lokus

Sip. Hay historias de comics que, en el alargue impuesto por las editoriales, terminan siendo una parodia de sí mismas, un mal símil de lo que alguna vez las hizo notables —y DC es pródiga en episodios de ese tipo—.
Como se suele decir, hay historias que se van al diablo.
“Injustice: Gods Among Us”, a lo largo de sus tres años editoriales —y, ojo, que ya se confirmó un cuarto año— ha estado a punto de caer en las miasmas del agotamiento creativo, pero siempre ha sido capaz de sorprendernos con lo inesperado a la vuelta de la página.
Hoy sigue en lo mismo. Con un tercer año marcado por la magia y comandado en gran parte por el televisivamente cancelado "Constantine", la historia podría haberse ido al diablo. Sí. Pero esto es “Injustice”. Y en “Injustice” el diablo se viene a la historia:


Sacando un as de la manga, el protagonista de "Hellblazer" toca el silbato y aparece en medio de la pelea de superhéroes el mesmito Trigon.
En un escenario propio del artista holandés Escher“Injustice” comienza a tomar un giro casi surrealista u onírico, si se quiere.
Ya la pelea entre ambos bandos ha dado un paso más allá, con los esbirros de Superman y Wonder Woman —habrá que ver cuánto gana en importancia la figura de la Amazona. Recuerden, “la Emperatriz…”— de un lado. Y, en la otra esquina —tipo ring de boxeo… ¿y no son eso la mayoría de los cómics de superhéroes?—, Constantine, Batman y el resto de la pandilla… pero repotenciados¿recuerdan las pildoritas de finales del Year One?—.


“Injustice” no sería “Injustice” si todo se limitara a una simple pelea. Hay que llevar la cosa a una escala mayor. Y qué mejor que uno de los demonios estrellas de DC.
Ya habíamos echado un vistazo a Trigon en los albores del Year Three. Cuando Constantine hizo una suerte de pacto con el multiojos —no, niños, ni idea de por qué tiene dos ojos menos que en los cómics “normales”… falta de presupuesto en el maquillaje…—.
Aunque se la ha pasado dormida casi todo el “Injustice” —fácil ganarse el sueldo así—, Raven siempre ha estado presente de alguna forma y la aparición de Trigon tiene mucho que ver con ella. Porque el tipo será demonio y todo eso, pero es papá… y se preocupa por la niña, aunque sea para atormentarla o algo parecido que los demonios acostumbren a hacer con sus hijitas.


Claro que, tratándose de Constantine, no todo podía ser muy transparente que digamos y el muchachote rubio lo llama acusando a Superman de tener prisionera a la bella durmiente.
Puesto a cargo Trigon de la limpieza, nuestros héroes de la resistencia —o más bien, huida— se escabullen, previo estreno de Dick Grayson como el nuevo y azulado Deadman. Digamos que a la House of Mistery —no es que sean muy originales en los escondites. Si Superman tuviera un poco de sesos los hallaba por deducción: ¿Doc Fate? ¡La Tower of Fate! ¿Constantine? ¡La House of Mistery! Pero el Sups nunca se ha caracterizado por lo genio… De seguro, nunca se le ocurriría buscar a Batman en la Batcave—.


Sin embargo, como machaconamente explicitáramos al comienzo de la reseña, no todo es sencillo en “Injustice” porque… porque… ¿Recuerdan cuándo nos dimos cuenta de que la persona tras The Spectre no era Blood? —bien, fue The Phantom Stranger, pero nosotros ya lo sospechábamos, ¿verdad?—. ¿Recuerdan que todos jurábamos que el Joker, de algún jokerístico modo, estaba detrás de todo?
NOP. Para derrotar a Trigon, el ser tras The Spectre debe revelarse y no es otro que Mister Mxyzptlk, aquel enemigo de los malos tiempos de los cómics. Una suerte de pariente de BatMite —si aparece Batmite, renuncio a hacer reseñas de “Injustice”—.


Pero no es tan grave. Esto es “Injustice”. Lo que significa diversión, grandes peleas, Supermanes tontos, Batmanes de adorno, Trigones paternalistas y un montón de cosas más que, querámoslo o no, nos hacen volver semana a semana a ver qué nuevas locuras nos trae esta suerte de Bonita Vecindad con esteroides.

0 Batcomentario/s: