¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 4 de marzo de 2015

JUST KEEPS GETTING WORSE
JUST KEEPS GETTING BETTER AND BETTER

Título: Endgame, part five
Escritor: Scott Snyder (James Tynion IV, The Last Smile)
Dibujante: Greg Capullo (Dustin Nguyen, The Last Smile)
Entintador: Danny Miki (Derek Fridolfs, The Last Smile)
Colorista: Fco Plascencia (Dave Mccaig, The Last Smile)

Sólo cinco números le ha tomado al dúo Snyder/Capullo para remecerle el piso realmente al superhéroe emblemático de DC Comics —y, de paso, a los más acérrimos fans del personaje que ven cada pequeño cambio como una verdadera herejía—.
Y se ha valido del que se ha transformado en su enemigo número uno, el Joker. Porque a la par del crecimiento de Batman en los medias en general —por no hablar de DC en particular—, el Payaso Asesino ha crecido en grado exponencial, de tal suerte que hoy por hoy el grueso del público —por no mencionar a muchos seguidores— no conciben a Batman sin un Joker, olvidando que el personaje que fue creado exclusivamente para ser su igual y su mejor oponente es Ra’s al Ghul —carácter que New 52 se ha encargado de transformar en un villano invitado ocasional, a cuya fama no ha contribuido precisamente la que muchos denominamos serie de Batman sin Batman“Arrow—.


¿Es válido el camino que ha tomado como guionista Snyder?
Los cómics de consumo masivo —sí, eso es Batman. Ésa es la especialidad de DC Comics…—, denominación que de ninguno modo es mencionada para menoscabo, sino para diferenciarla del cómic de autor deben, tienen la obligación de mantener a un público cautivo. Y, tratándose del público de Batman, esa obligación se ha mantenido por más de setenta años. Es más que natural —y deseable— que los personajes evolucionen, que respondan a su entorno, a su época, y, más importante aún, al público nuevo porque ellos serán los futuros lectores en los próximos setenta y cinco años —¿se entiende lo de cómic de consumo masivo?—.
Y decimos Snyder sólo por darle una cara al concepto, porque cuando Snyder escribe, no lo hace solo:
Tras cada historia que se publica de Batman —y de cualquier superhéroe, de cualquier casa editora—, hay toda una multitud encabezada por el editor en jefe, la cual, al inicio de cada año editorial, decide los lineamientos generales de sus personajes, el rumbo que estos tomaran. Se revisan las ideas, se descarta, se modifica, se compatibiliza.


Antes de que Snyder se siente a escribir la primera línea de cualquier arco argumental, ha habido todo un proceso anterior que marca el camino por el cual se tiene que mover. Pero ese camino es bastante amplio y le permite moverse con cierta soltura, aún manteniéndose dentro de lo que la empresa quiere para su personaje.
Tanto así, que acertadamente ha tomado muchos elementos de la literatura clásica —entendiendo por “clásico” lo griego— para armar su historia y, con seguridad, para entregar pistas sobre su desarrollo y desenlace.
“Endgame” comenzó con el concepto del Deus ex Machina y quizá la resolución final del arco presente vaya por ese lado, lo que puede no ser tan prometedor: el deus ex machina de la tragedia griega era un recurso ¿tramposo? que autores como Eurípides usaron para resolver los nudos de sus dramas. Cuando todo parecía irresoluble, un dios aparecía en lo alto de un templo y dictaba juicios y favores y la historia se acababa.
¿Podría suceder lo mismo con “Endgame”? Mucho se ha especulado con la naturaleza de los acontecimientos que estamos observando y la pregunta de si todo no es más que un sueño o la resaca del último gas del Joker, ha rondado la mente de cada Batiseguidor. ¿Será éste el deus ex machina que nos tiene reservado Snyder?


Aunque muchos de los sucesos se han conectado con otros comics de Batman —como la inclusión de Bluebird en este número—, hay acontecimientos que se nos hacen difíciles de aceptar —como la memorable mutilación de Alfred, que dicho sea de paso, aparece muy activo aquí mientras en “Eternal” aún duerme—. Por no hablar del Gran Acontecimiento de este arco: la verdadera naturaleza del Joker. ¿Es él un inmortal? El concepto crea sentimientos encontrados porque, por una parte —y como comentábamos con ocasión del número anteriorSnyder nos está devolviendo a un Batman más humano y, por la otra, nos está develando un Joker que es casi un semidiós.
Si bien todo lo que podemos hacer es conjeturar, las pistas que Snyder —apoyado en el dibujo cada vez más espectacular de Capullo— nos deja caer de cuando en cuando nos mantienen a la expectativa.


Siempre llevándonos a lo clásico, el tándem nos golpea con la imagen de una gran desfile encabezado por el Joker y que nos recuerda a tanta representación renacentista de la marcha de Dionysos —el semidiós que se ganó un lugar en el Olimpo y la inmortalidad con ello—, entrando en un pueblo para atraer a las mujeres a sus bacanales —como las denominaron los latinos que llamaban Baco a este dios—, a verdaderas orgias donde los intrusos eran despedazados y comidos vivos, aunque fuera el ser más querido —resuenan en nuestra mente los detalles de “Endgame”— como pueden comprobar si leen “Las Bacantes de Eurípides” y son testigos de cómo la reina madre Ágave mata a su propio hijo, el rey Penteo, en medio del frenesí orgiástico.
Divinos y terribles actos que eran conmemorados en las competencias de teatro en todo el mundo helénico.

¿Querrá insinuarnos Snyder por boca del Joker que el último gran número es una verdadera farsa trágica? La conclusión de la historia que ha acompañado a “Endgame” —donde James Tynion IV, junto a una pléyade de artistas clásicos, ha desarrollado un arco magnífico sobre el Joker— parece muy decidora al respecto: aprendemos que cada historia que se nos ha contado sobre el origen del Payaso es una mentira. ¿Es “Endgame” otra historia más que el mismo Joker se ha inventado?


Como escribimos, sólo podemos conjeturar y jugar con las conexiones con el mundo clásico y sus conceptos de vida, muerte, inmortalidad.

4 Batcomentario/s:

Mariano Romero dijo...

Pues este número se me ha hecho algo confuso. Muchos saltos temporales y situaciones que han sido "omitidas". Esto último no sé si será a propósito, pero me ha parecido raro que no muestren lo que ha pasado con Alfred.
Con respecto al desfile, seguramente que es una referencia a la mitología, como vos decís, pero ha sido inevitable para mí el ver esa viñeta, y recordar aquella escena de "Batman" de Tim Burton donde el Joker va en la carroza repartiendo dinero y gas de la risa. Creo que Snyder a hecho un guiño/homenaje a esa parte de película.
Ahora solo queda esperar la "verdad" del asunto. No se que nos tendrá reservado Snyder, pero estoy seguro que el Joker se va a salir con la suya.
Muy buena reseña. Saludos!.

Tito (a.k.a Alernaboy) dijo...

La verdad si Snyder y el jefe editorial decidieron que todo esto haya sido otro engaño de Joker, Scott Snyder resultará ser el más tramposo. No me gusta su trabajo, demasiado presuntuoso, Endgame me parece un pobre intento de lo que Morrison hizo en RIP y Batman INC, vol.2, solamente que mezclado y contado con otros personajes. La primera parte de esta serie, cuando la leí sentí que revivía mis años de infancia cuando veía por TV a los Superfriends y la verdad ya no espero ver de nuevo algo así, porque quiero otro tipo de contenidos.

Espero que pronto Snyder deje el título y llegue James Tynion o pasen a Manapul o Buccelato, o alguien más, snyder me aburre, me desespera con sus finales flojos, redundantes y el hacer más humano (más??) a Batman me ha optado a virar hacia lo de Tomasi/Gleason y Manapul/Buccelato.

Pero, bueno, si estas historias venden y le gusta a los jóvenes de hoy, que son el target de Didio y sus secuaces, pues ni modo, perderán un lector más...
Saludos!!!

Eladio Garro dijo...

Un capítulo poco sorprendente. No me gusta del todo el trabajo de Snyder. Su único bat story-arc excelente fue Black Mirror, pero nada más.

javier bahena dijo...

Adelante, Tito (a.k.a Alernaboy), deja de frecuentar la serie, te sustituirán al fin y al cabo 10 lectores nuevos, mas jovenes, mas joviales y por supuesto, con una mente abierta a conceptos que se apegan a un Batman necesario en esta época. Seriamente amigo, Snyder (desde mi punto de vista) ha hecho un exelante trabajo en este relanzamiento. Los lectores reacios deberían encerrarse en sus cuartitos con abrazando sus comics de antaño, donde todo era "lindo y feliz".