¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

jueves, 13 de agosto de 2015

ANOTHER BRICK IN THE WALL

Título: Superheavy, parte tres
Escritor: Scott Snyder
Lápices: Greg Capullo
Tintas: Danny Miki
Colores: Fco Plascencia

Que Bruce Wayne reaparecería, tarde o temprano, no era ningún secreto. Que vuelva a ponerse el manto del Murciélago en algún momento del futuro, lo damos por descontado. Lo que nos intriga y nos conduce a leer los cómics de Batman ha sido siempre el cuándo y el cómo.
Aún en sus horas más oscuras, siempre tenemos la certeza de que volverá. Lo que nos fascina como seguidores del Encapotado es ser testigos del camino entre la primera y la última página.
Por ello, a raíz del fatal desenlace de “Endgame” —y hoy, con el número #43 de “Batman” en nuestras manos, tenemos la confirmación de que sí fue mortal— no nos asombramos cuando Snyder y Capullo admitieron, entrevista tras entrevista, que Bruce Wayne estaba vivo y que, eventualmente, volvería a ser Batman. El truco estaba en cómo nos contarían el desarrollo de la historia.
Aparte de algunos reacios —que Batman es una figura que hemos aprehendido e interpretamos de manera personal—, el arco “Superheavy”, tan criticado aún antes de ver su primera viñeta —y me incluyo entre ellos—, ha terminado por imponerse como una historia potente, bien basada, que no está temiendo tomarse los tiempos necesarios para contarnos los acontecimientos, aunque tampoco se le puede acusar de remolona —como sí ocurrió con otros arcos del dúo Snyder/Capullo—, ya que en sólo tres números ha desplegado casi todas las aristas del conflicto que plantea:
Tenemos a Jim Gordon transformado en este nuevo Batman institucional. Tenemos —a contar de este número— a Bruce Wayne integrado a las páginas. Y tenemos a un nuevo villano, Mr. Bloom, que pretende subvertir a una ciudad que aún no logra levantarse del todo tras el cruento ataque del Joker en el arco pasado.
Pero, además, tenemos esta co-trama que nos habla de lo que significa ser Batman, de quién ha sido, es y será para esta ciudad tan íntimamente ligada a su esencia de vigilante.


Tras la sencilla, pero muy efectiva portada de Capullo, donde este tal Mr. Bloom parece florecer —y que yo, en lo personal, contaría entre las mejores portadas de Capullo—, la historia —como viene haciéndolo Snyder desde el comienzo del arco— arranca con una escena que sólo comprenderemos al final del número —y que nos resuena gratamente el entramado de cada número de “Watchmen”, donde incluso las portadas conectaban con el tema central del capítulo—. Aunque aquí hacemos bien en preguntarnos quién es el eje central de “Batman” #43, qué nos aporta al desarrollo de la trama, cómo el destino de sus tres protagonistas va enlazándose en prosecución de un final que, esperamos, sea de los más apoteósicos que nos han dado Snyder y Capullo —y, ojo, que no somos ciegos a finales anti-climáticos como lo fue el de “Death of the Family”—.
Pero, al abrir este capítulo, lo que nosotros esperamos con ansiedad es que se nos revele quién es este Bruce Wayne con el cual quiere hablar Gordoncliffhanger efectivo del número anterior—. Y decimos bien al preguntarnos quién es porque, evidentemente, ya no es el mismo Wayne que conocemos desde tantos años atrás: éste es un hombre distinto, más luminoso y esperanzado. Un hombre que cree en poder cambiar las cosas, pero desde otra vereda, inmerso en medio de la gente y la ciudad a la que tanto ama.
Y si un cómic puede definirse por una escena, sin lugar a dudas el diálogo entre ambos que deriva en la explicación de los ladrillos que van levantando un muro que es hogar y protección a la vez, es el centro gravitatorio de todo lo que ocurre.


Batman, estamos aprendiendo —aunque siempre lo hemos entrevisto—, trata principalmente sobre tu ciudad, el lugar por donde transitas, la gente que cohabita tu mundo. Y esta sociedad que te cría, te sostiene y te define, no se forma del aire. Es una contribución colectiva en la que cada uno pone un ladrillo a la vez. Las cosas no pueden mejorar si no hacemos todos un esfuerzo por ello.
¿Fue ese el gran error de Batman, siempre empeñado en una cruzada personal, solitaria por salvar Gotham?
¿Le permite esta resurrección, este nacer de nuevo, comenzar a trabajar del modo adecuado?
¿Es este Bruce Wayne el héroe que la ciudad se merece?
Batman como símbolo es una frase que no hemos acuñado en El Blog de Batman por mero capricho. “Superheavy” completo ha sido planteado de este modo y la expresión aparece, mínimo, un par de veces por número. Pero él es, principalmente, el símbolo de un héroe que quiere, por sí solo, levantar un muro protector para su ciudad. ¿Será que ha llegado el momento de dar un paso adelante en el desarrollo del personaje, de volverlo más comunitario? Un solo ladrillo poco puede hacer para formar un hogar, pero muchos ladrillos, unidos por alguna potente argamasa, pueden armar un gran castillo inexpugnable.


Parece la conclusión lógica, visto desde la óptica de nuestro nuevo Bruce Wayne. Pero —y he aquí la riqueza del texto de “Superheavy”Gordon, por su parte, parece estar llegando a una conclusión opuesta: como oficial dependiente del GCPD, comienza a darse cuenta de que el establishment tiende a limitar los movimientos de sus miembros. Necesita el actuar al margen de la sociedad, para poder defender a la ciudad. Se lo plantea a Wayne y lo lleva a la práctica en la búsqueda de pistas que le lleven a Mr. Bloom. ¿Es entonces la individualidad la clave para producir cambios? ¿Es esta una contradicción de ideas?
No necesariamente si entendemos que la señal de Batman brillando en los cielos —o alumbrando las calles ahora— es un signo de esperanza para la gente desamparada. Porque, tal vez, Batman mismo es el muro que puede proteger a Gotham entero. Un muro construido en base a los ladrillos de su experiencia vital, de sus enfrentamientos con un sinnúmero de enemigos.
¿Están Snyder y Capullo, entonces, rearmando a Batman para dejarnos a un personaje aún más sólido, fundado en motivaciones más fuertes que un trauma?
Las siguientes páginas, que nos describen un revelador diálogo entre Superman y Alfred, parecen entregar más pistas al respecto.


Aquí adquirimos la certeza de la muerte de Batman en su enfrentamiento con el Joker. Pero también nos sorprendemos del cómo volvió a la vida y los cambios que ello involucró —mención aparte merece el trazo limpio de Capullo cuando se nos habla de este vuelto a nacer Wayne. No sólo es una efectivo y efectista dibujante de acción; también sabe ilustrar una buena conversación, llenándola de pequeños detalles de expresión y corporales—.
Parece no haber vuelta al Batman pre-“Endgame”. Como lo expresa muy bien Alfred, esa cicatriz que le marcó ha sido removida. Wayne puede ser ahora el hombre que siempre estuvo destinado a ser. Y puede ser feliz en el intento.
Snyder, citando una trama que había desarrollado brevemente antes —más específicamente, en el meganúmero aniversario de “Detective Comics” v2 #27—, nos revela una máquina a medio terminar que pudiera regresarnos al Batman original —algo más de ella y de las implicancias de la clonación, vimos en el tie-in Batman: Futures End—.

Viñetas de "Batman" #43 y "Detective Comics" #27 respectivamente.

¿Nos estarán preparando para traernos, tras un amplio periplo, de vuelta a este lugar para reencontrarnos con el Batman de siempre? ¿O sólo se nos está remarcando la importancia de Batman como símbolo de la lucha eterna contra el crimen que infecta a la ciudad? —resulta paradójico que el futuro, no sólo en el mundo de Batman sino en el de todos los superhéroes, siempre sea oscuro. Entendemos que la lucha es sin fin. Siempre será necesario un superhéroe para salvar a la sociedad. ¿Una guerra perdida de antemano? No es este el lugar para discutirlo, pero es una interesante perspectiva sobre el mundo de los enmascarados, en especial de Batman—.
¿Qué más nos depara “Superheavy”? ¿Cómo traerán de regreso a Batman/Bruce Wayne? ¿Restituyendo sus traumas, reconstruyendo los ladrillos que formaron su personalidad? ¿O entenderá Wayne que debe volver a ceñirse la capa y la capucha porque él es la piedra angular del muro que desea levantar, sólo que esta vez motivado por amor, no por las cicatrices de su pasado?


“Superheavy”, de la mano de Snyder/Capullo, se vuelve cada vez más adictiva e interesante. A nivel de guión, nos encontramos con un producto muy maduro trabajado como reloj, cuyo arte no le queda a la zaga, iluminando los pasajes necesarios, pero también brindándonos la oscuridad necesaria para que no olvidemos que hay un enemigo que comienza a brotar, como la mala hierba: Mr. Bloom, cuya ominosa presencia abre y cierra “Batman” #43, dotando del peligro necesario el entorno de Bruce Wayne —ahora acompañado de Julie Madison, interés romántico de Wayne desde 1939 y hoy rescatada por la pluma de Snyder y que, no se puede dudar, añadirá otra capa más a esta historia; para bien o para mal, eso está por verse—; dejando a BatGordon ante un infernal —literalmente— riesgo y a Julia en aprietos. E incluso involucrando mortalmente a uno de los enemigos clásicos de Batman, el Penguin. Todos, ingredientes que los autores manejan magistralmente, creando el suspenso necesario para tenernos con ganas de leer ya “Batman” #44.



Mientras tanto, más detalles han sido puestos ante nosotros. Dándonos lo suficiente para alimentar nuestro fanatismo, pero esquilmándonos bastante para seguir enganchados con “Superheavy”.

7 Batcomentario/s:

Pibal te habla dijo...

Y no es posible que el Joker haya sobrevivido, o resucitado, del mismo modo que Bruce Wayne?

Mariano Romero dijo...

Yo creo que Snyder quiere reconstruir a Batman motivandolo con cosas positivas. Pero también está el detalle de la "bat-maquina" (y lo que ésta hace para crear un nuevo Batman). Y también está DC, y yo no creo que a estas alturas les agrade un Batman "menos oscuro". Ya veremos que pasa.
El número en cuestión me ha parecido el mejor en lo que va del arco. Su lectura se me hizo más amena, y ni siquiera me han molestado los monólogos de los personajes, cosa que siempre le criticaba a Snyder. De Capullo solo puedo decir que el tipo es un CRACK.
También debo decir que lo banco a BatGordon. Me gusta, es un Batman más terrenal, más humano. En arcos anteriores, Snyder no lo ha mostrado como el mejor policía de Gotham. Aún así es un personaje agradable, y a mi manera de ver, el ser Batman es un premio para Gordon, por todas las tragedias, por estar siempre ahí y ser un buen amigo y aliado. Se que muchos no soportan este cambio, y no es mi intención molestarlos, pero esta es mi opinión, para bien o para mal.
Para terminar, fantaaaastica reseña ha hecho, Mena. Es un gusto leer lo que escribís. Saludos!.

ANGEL dijo...

SOLO TENGO UNA PREGUNTA Y AGRADECERIA QUE ME LA RESPONDIERAN GRACIAS, ES :bUENO MI INGLES NO ES 100 POR CIENTO BUENO Y EN LO QUE LEI DEL COMIC LGO NO ME QUEDA CLARO, ¿SEGUN ESTO GORDON ACTUALMENTE CONOCE LA VERDADERA IDENTIDAD DE BATAMN ES DECIR QUE ES BRUCE WAYNE? y la otra pregunta es ¿bruce wayne actualemten por su daño neurologico sabe que el fue batman o no?, gracias por su respuesta

mena dijo...

Pibal,Mariano Romero, Ángel. Gracias por seguirnos. Nos esforzamos por entregarles la mejor información. Somos batfans como ustedes y al escribir las reseñas, siempre pensamos en lo que, como fanáticos, nos gustaría leer.
Lo del Joker está en el aire, pero si funcionó para uno, ¿por qué no ha de funcionar para el otro? Lo interesante es que si el dionesium cambió a Bruce... ¿lo hará con el Joker?
Respecto a tu duda, Ángel, volví a releer el episodio para darte una respuesta precisa.
Gordon, definitivamente, no sabe que Wayne fue alguna vez Batman. Se acercó a él porque la tecnología del Rookie fue desarrollada por WayneTech y piensa que Bruce puede ayudarlo a "desaparecer" para poder investigar mejor.
Y, sin lugar a dudas, Bruce no sabe que él era Batman. Alfred, hablando con Superman, le dice que partió mencionándole a Bruce que tuvo un accidente durante el ataque del Joker. Luego fue reconstruyendo la vida de Bruce, pero justo cuando Alfred le iba a revelar su misión como Batman, Bruce le interrumpió y le dijo que no quería saber nada más.
Incluso vemos a Alfred parado delante del reloj, como si se aprestase a mover las manillas para abrir la entrada a la BatCave.
Espero que ahora estés más claro.
Y gracias de nuevo por sus comentarios.

Hotohori03 dijo...

Muy bueno.Tu análisis gracias por la explicación y bienvenido a Jlinc.



ANGEL dijo...

GRACIAS POR ACLARAR MI DUDA RESPECTO A LO DE GORDON Y BRUCE, BATISALUDOS Y SALCHICHAS Y ROCK AND ROLL

Jair Ortiz dijo...

jajaja alguien mas noto que jim hace como una referencia a spiderman?