¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

jueves, 26 de noviembre de 2015

Reseña: "We Are... Robin!" #5


Título: "Sibling Rivalry".
Guión: Lee Bermejo.
Arte: Jorge Corona.
Color: Mulvihill, Duarte Peter y Passalaqua.
Portada: Lee Bermejo.
Letras: Jared Fletcher.
Editora asociada: Rebecca Taylor.
Editor: Mark Doyle.

En ocasiones anteriores establecimos que el concepto del monimito describe a la perfección la esencia de esta serie, ya que desde el principio atestiguamos con lujo de detalle el surgimiento y la lucha constante de los Petirrojos callejeros por consagrarse como los nuevos protectores de Ciudad Gótica. Con la mitad del camino ya recorrido, nuestros protagonistas han llegado probablemente al punto más importante del Viaje del Héroe: el calvario. Si bien gozaron de un éxito moderado en sus primeras andadas, el fallecimiento de Troy Walker tiró por el piso todos sus esfuerzos, separándolos y dejándolo vulnerables ante lo que se viene. Si ustedes pensaron que los jóvenes guerreros ya la habían pasado mal es porque ni se imaginan lo que la Corte de los Búhos tiene preparado para ellos y especialmente para los cuatro Robin originales que pronto harán acto de presencia.

Al igual que "Batman and Robin Eternal", este número se rige por dos temáticas claras: la familia y el adoctrinamiento. Por un lado tenemos a Dax y Dre afligidos por la muerte de su amigo, pero especialmente frustrados porque creen que fueron utilizados por su misterioso benefactor. Mientras tanto nos encontramos con Duke y Riko ayudando a Isabella a lidiar con la pequeña pandilla de mal vivientes liderada por Hector, su hermano abusivo. Pese a sus conflictos personales, los Robin se reúnen en un depósito abandonado por pedido de Riko, quien intenta persuadir a sus compañeros para seguir con su misión, asegurándoles que si dejan sus dudas de lado y hacen lo que sienten que está bien, un día los ciudadanos de Gotham les agradecerán por su protección, tal como ocurrió con el Caballero Oscuro original. Alfred, que casualmente los estaba observando desde la Batcave, nota el escepticismo persistente de algunos de los adolescentes y decide enviarles un camión lleno de equipamiento y gadgets para facilitarles su tarea, asegurándoles que se encargará de guiarlos paso a paso para que desarrollen su mayor potencial.

No obstante, las diferencias persisten y los Petirrojos vuelven a separarse. Dre y Dax se van por su lado, mientras que Duke, Riko e Isabella regresan a Casa Gótica, el restaurant puertorriqueño donde esta última trabaja. Lo que no se imaginaban es que Hector los interceptaría a puro plomo como venganza por su encontronazo previo. Todo parece estar perdido para los jóvenes hasta que un Talon aparece de la nada y acaba con los pandilleros en un abrir y cerrar de ojos. La enorme y ágil figura le dice a los Robin que les mostrará la verdadera forma de impartir justicia mientras que, al otro lado de la ciudad, Alfred parte raudo a rescatarlos. ¡Continuará!

Pues parece que el preludio para La Guerra de los Robin empezó antes de lo que esperábamos, ¿eh? No es que me moleste, pero me sorprendió que Lee Bermejo empiece a pavimentar el camino con tanto tiempo de anticipación. Lo bueno es que, pese a que la presencia de la Corte de los Búhos y los Talon se hace pública, todavía no tenemos absolutamente ningún otro detalle al respecto, con lo cual el misterio no solo se mantiene sino que crece de forma exponencial. Dejando esto a un lado, el inicio del número se encarga de aclarar uno de los mayores misterios de la saga hasta el momento, revelando que la persona que comandaba al ejército de linyeras era efectivamente el mismo Talon que salvó a los Petirrojos de Hector y su pandilla. Seguramente se están preguntando cual es el vínculo de esta sombría organización y sus verdugos con un montón de vagabundos, y la respuesta es muy simple: al parecer la Corte está planeando apoderarse (una vez más) de Ciudad Gótica y para ello necesitan de un ejército, porque se ve que con los Talon no les alcanza. Por un lado me parece una idea lógica teniendo en cuenta que nadie sospecharía de un grupo de desposeídos, pero al mismo tiempo me parece totalmente descabellado que la mismísima Corte de los Búhos opte por una mano de obra tan poco efectiva. Por otro lado vale la pena preguntase cuáles son las verdaderas intenciones de la Corte para con los Robin. ¿Realmente quieren acabar con ellos como se creía o piensan (tratar de) reclutarlos?

Otra cosa que no quiero dejar de mencionar es el hecho de que Bermejo continúa sumergiéndonos poco a poco en la vida de cada uno de los Petirrojos, un recurso que me parece tan acertado como necesario para que los lectores podamos generar una conexión emocional estable con los protagonistas. Lo interesante es que, si bien este número hace mayor hincapié en las desventuras personales de Isabella, tanto los Robin como nosotros nos enteramos de más detalles en torno a la muerte del padre de Andre "Dre" Cipriani y su vínculo con los Maroni, tema que seguramente tendrá futuras repercusiones dentro del equipo. En un principio parecía que el guionista había dejado completamente de lado este detalle, pero debo reconocer que me gusta mucho como está manejando las cosas.

Este mes regresa nuestro artista favorito, Jorge Corona. Ciertamente una de sus principales virtudes es poder dotar de dinamismo a los personajes, especialmente en las escenas de acción, pero si uno observa más allá de este aspecto, si uno observa más allá de su marcado estilo caricaturesco, verá que es un artista capaz de lograr grandes momentos mundanos. La escena inicial en Casa Gótica, la charla reflexiva entre Dre y Dax e incluso el viaje en tren de los Robin son claros ejemplos de que no todo son patadas y puñetazos en la vida de estos jóvenes héroes, que son personas comunes y corrientes, cargadas de dudas, miedos, deseos y emociones, cosa que queda perfectamente plasmada gracias a los lápices del dibujante.

Redondeando, simplemente me limitaré a decir que estamos ante otro buen número de "We Are... Robin!". No es uno de los capítulos más trascendentes de la serie, pero entretiene y nos va preparando de cara a lo que se viene. Los Búhos están a la vuelta de la esquina y no puedo esperar para ver lo que tienen preparado para los Petirrojos.

0 Batcomentario/s: