¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

martes, 31 de marzo de 2015

I WAS TOO LATE

Título: The Sacrifice
Escritor: Gerry Duggan
Arte: Shawn Crystal
Color: Dave Mccaig

“Quizá siglos de oscura incubación han otorgado a la ruinosa y llena de leyendas Arkham una peculiar sensibilidad a la hora de ver tales sombras”.
(La sombra más allá del tiempo, H.P. Lovecraft)

“Arkham Manor” quedará en la historia de Batman por varias razones. Algunas tienen que ver con la costumbre que parece asentarse en DC Comics de llevarnos de paseo por el Asilo cada cierto tiempo —como Arkham Asylumde Morrison y Mckean, o Living Hellde Slott y Sook—. Otras, por las semillas de nuevos enemigos que, sabemos, volverán para hacerle difícil la vida al Detective —ahí queda un Warren White transformado en el Tiburón Blanco—. Y aun otras, por la huella que deja en Batman mismo.
Si bien la recibimos en un comienzo alzando la ceja con escepticismo, página a página, número a número, su historia —y su arte— nos cautivó y nos devolvió la fe en que todavía pueden contarse grandes historias del Encapotado y de las extensas sombras que proyecta en las almas el tristemente célebre Asilo.
Enmarcada dentro de los acontecimientos de Batman: Eternal—cuyo desenlace, tanto esta serie como Endgame, nos han adelantado de una manera u otra—, esta vez la visita cambió de dirección y nos encontramos cruzando la puerta de la otrora Wayne Manor, para enfrentar al renovado Asilo Arkham. Y, como no podía ser de otra forma, nada más inaugurado el recinto, la muerte asoma de las sombras en las esquinas, lo que obliga a Batman a crearse una identidad para entrar como un interno más, Jack Shaw, y así investigar el misterio tras las horribles muertes de algunos pacientes.


Nuestro guía principal fue, no obstante, otra persona: Seth Wickham, a quien conocimos como un joven muy perturbado y agresivo. Recurso que ya se había dado en otras historias de Arkham, donde el eje de la historia era uno de los internos y Batman resultaba, a lo más, un invitado ocasional.
Pero aquí encontramos la primera trampa de “Arkham Manor”: se nos hace olvidar a Wickham en pos de los pasos de Shaw tras el asesino, para revelarnos su gran importancia recién al final del quinto episodio del cómic. Las verdades, de la mano de Duggan y Crystal siempre se cobijan en las sombras.
La mayor virtud de esta serie fue justamente esa: tomando lo mejor de la tradición de la novela negra, los autores nos llevaron por pistas falsas, confundiendo nuestra atención para arrojar luz en los momentos más oportunos.


La búsqueda del asesino, a quien se le llama Spider tras ser capturado por Batman —poco dura la ausencia de la figura oscura del superhéroe en estas páginas—, es sólo la excusa para contarnos la terrible historia de Wickham y para enseñarnos que los peores enemigos de Batman son muchas veces su responsabilidad directa o el fruto de su imperdonable descuido. Aquí resulta evidente lo último: mientras Bruce Wayne es Jack Shaw, recuperamos al Gran Detective. El investigador cuyo mayor don es la inteligencia. Pero apenas Batman vuelve a entrar en escena, es la violencia física la que ocupa las páginas. Violencia tal que obnubila la mente de nuestro superhéroe y le hace perder de vista lo realmente importante: Wickham.
Es sólo el descubrimiento de los padres asesinados por el joven, lo que lleva a Batman a recomponerse y tratar de enmendar, en parte, el descuido cometido.
Hemos mencionado en otras reseñas de este título y de Batman: Endgame, que, de alguna manera, nos han devuelto a un Wayne más humano, falible. Un hombre caminando entre los semidioses como un igual, pero sólo un hombre. Agradecemos eso y lo constatamos en este número final.


Sentado en una limosina tras Alfred, Wayne renuncia a su posibilidad de recuperar la mansión. Se ha dado cuenta de que su cruzada no es sólo ir de tejado en tejado por la noche, repartiendo golpes a diestra y siniestra. Tras los acontecimientos de “Arkham Manor”, empieza él a tomar conciencia de la responsabilidad que tiene para con los internos del Asilo. El joven Wickham le ha enrostrado su grave error. Los superhéroes pueden ser un faro para las almas torturadas, pero —como citamos alguna vez— encender una luz es también proyectar una sombra…
Podríamos quejarnos de que este número seis es un mero epílogo, que todo quedó resuelto al final del número anterior —el asesino atrapado, etc.—; pero a la luz de un análisis más profundo, descubrimos que éste es el verdadero cierre de la verdadera historia que nos contó “Arkham Manor”: la historia de Batman mismo y del catalizador de su toma de conciencia profunda, Seth Wickham.
Incorporados ya a la mitología del Caballero Oscuro, quedan Wickham, Clownface, Spider y Meek —el tímido asesino serial que conocimos en Batman#34—. De sobra tenemos razones para creer que volverán a aparecer en el futuro. El siniestro Doctor Arkham también toma un papel más importante del que ha tenido tras el fallido reboot de los New 52.
Esta historia ya tiene un lugar en nuestra biblioteca al lado de otros títulos centrados en el Arkham Asylum.
Pero, quizá lo mejor, ha remecido el camino de Batman, devolviéndonos a ratos al Gran Detective que nunca ha debido dejar de ser, recordándole su humanidad, con sus debilidades y fortalezas, y, en primer lugar, enfrentándolo con las consecuencias de sus actos.


Las sombras han sido su guarida por setenta y cinco años… y las sombras cobran renta.

Para pensar que Arkham es, en realidad, el lugar que más acomoda al Caballero Oscuro.

Arranca el esperado gran evento de DC y estoy ansioso por ver que nos depara la gran batalla campal de básicamente todo el Multiverso.





"Convergence" #0 estará disponible desde mañana.

¡Por fin el fin!




"The New 52: Futures End" #48 estará disponible desde mañana.

Misma premisa que el tie-in de "Arkham Manor", distinto escenario. ¿Qué hacen los estudiantes de la Academia de Gotham mientras la ciudad se cae a pedazos? Cuentan historias de terror del Joker, claro.




"Gotham Academy: Endgame" #1 estará disponible desde mañana.

¿Qué hacen los internos de la Mansión Arkham en paralelo a los sucesos principales de "Endgame"? Este tie-in nos da la respuesta.




"Arkham Manor: Endgame" #1 estará disponible desde mañana.

Última publicación oficial de esta serie antes del estreno de "Damian, Son of Batman". Luego de un año muy alocado, Batman y Robin se disponen a vivir una amena aventura como padre e hijo ¡en la Luna!





"Batman and Robin Annual" #3 estará disponible desde mañana.

A pesar de lo mucho que me quejé de esta serie en el pasado y de lo mucho que probablemente me seguiré quejando en el futuro cercano, debo admitir que estoy muy pero muy ansioso por leer este número. Desde ya cruzo los dedos y toco madera para que no me decepcione...




"Batman: Eternal" #52 estará disponible desde mañana.

lunes, 30 de marzo de 2015


“Batgirl: Endgame” #1 es la antítesis de la historieta promedio que generalmente vemos embrollada en un crossover. 

Los escritores Cameron Stewart y Brenden Fletcher aprovechan las 20 y tanto páginas extras que les han dado fuera de su serie regular para construir un número que no solo sirve al evento del que es parte, sino que también avanza la narrativa personal de su heroína.

El especial gira alrededor de un ardid frecuente en las historietas: El número sin diálogo. He de admitir que soy fan de este tipo de comics, pues el noveno arte es un medio visual y no hay mejor forma de aprovecharlo que contando una historia con solo las ilustraciones. La mas reciente serie en la que experimentaron con historietas sin diálogos es "Hawkeye" de Matt Fraction y David Aja, y esos tipos ahora tienen Eisners en sus casas.


La trama de “Batgirl: Endgame” #1 es sencilla: una vez más reina el caos en Gotham City. Gracias a las maquinaciones del Joker en la serie regular de Batman, la ciudad ha cedido a un virus que vuelve a sus habitantes zombies-payasos-caníbales (o algo así). En la barricada a la entrada del puente de Gotham, Batgirl espera un bus con gente importante que sera evacuada, pero con un montón de locos rabiosos sonrientes entre la barricada y el bus, su misión no será cosa fácil.

El éxito de un cómic como éste resta en los hombros de su artista, gracias a Barbatos, Bengal está a la altura del reto. El estilo cuasi-cartoon y sobre-expresivo del dibujante facilita la transmisión de la información a través de las expresiones, por lo que su Barbara es “cute”, con unos ojos grandes y efusivos que delatan sus pensamientos.


Bengal también se encarga de los colores, los cuales complementan el toque tierno de sus trazos. La piel de sus personajes es rolliza y brillante y el cielo de su Gotham color naranja; señal del fuego y la destrucción que se expande por la ciudad.

Tanto Frankie como Liam (el novio/amigo policía de Barbara) hacen acto de presencia para asistir a Barbara en “Batgirl: Endgame” #1. El rol de Frankie es meritorio de mención porque Stewart y Fletcher vuelven a la chica la Oracle personal de Babs, cuando desde su laptop a una distancia segura, controla varios de los sistemas electrónicos de la ciudad.

Aunque los escritores encuentran muchas formas ingeniosas de aprovechar el silencio (saliéndose con la suya al usar una mala palabra via emoji), hay momentos en que la historieta lucha por mantener el ardid. En una pagina Batgirl se comunica con la hija de Lucius Fox (un guiño a "Futures End", dicho sea de paso) por celular con caritas, y uno no puede evitar preguntarse por qué simplemente no la llamo o ¡Le escribió una pinche oración!

Pero difiero. “Batgirl: Endgame” #1 es un gran cómic porque no se rinde al crossover, sino que lo aprovecha, tomando un ardid usado e intentado hacer algo interesante con él. Y a pesar de que el experimento no es enteramente exitoso, no socava la entretenido que es el especial.

Y el próximo mes ¡Batgirl VS Bat-Chappie!

domingo, 29 de marzo de 2015


Este fin de semana Adam West y Burt Ward, el Dúo Dinámico de los '60, revelaron que están trabajando junto a DC Comics en una película animada basada en la mítica serie de TV. La cinta durará 90 minutos y se estrenará en el transcurso del 2016, con West y Ward doblando a Batman y Robin como no podía ser de otra forma.

Esta es sin dudas una grata sorpresa para todos aquellos que somos grandes fanáticos del extravagante serial televisivo, pero a la vez era de esperarse que hubiera al menos un proyecto para conmemorar su quincuagésimo aniversario. Ojalá la editorial preparadas muchas cosas más porque esto verdaderamente amerita una gran celebración.

Probablemente no haya más noticias al respecto hasta dentro de unos meses, pero no se preocupen que estaremos atentos ante cualquier novedad. Y para estar al tanto de todos los proyectos animados de DC, no duden en visitar el Blog regularmente. ¡No se arrepentirán!

sábado, 28 de marzo de 2015

Más allá de la calidad que pueda tener en su totalidad The Multiversity: Mastermen, que es lo que sin dudas vamos a determinar luego de hacer un análisis a través de sus páginas, y más allá de los rumbos que tome el argumento y la trama, es imbatible e indudable que, desde el vamos, la premisa resulta ser más que interesante. ¿Por qué lo digo? Tengamos en cuenta algo, antes que nada, el superhéroe durante toda su historia se ha convertido en un icono cultural y representativo al rededor del globo, es cierto, pero su origen, su concepto y sus fines pertenecen a una etnia propiamente dicha: La norteamericana. El superhéroe, así como Hollywood, como Coca-Cola si se quiere, como Superman, como Rambo o Terminator, representa al capitalismo y a "yankeelandia", de hecho, estos personajes de DComics muchísimas veces se han puesto los pantalones (y en tiempos de viejas guerras, los calzones por arriba de ellos) animándose a entrar en política y dando una clara posición pro-América, como era de esperarse y como era lo "correcto" en aquellas épocas... Y en éstas, por más que a algunos les cueste aceptar que socialmente no hemos avanzado tanto. Ahora, ¿qué pasaría si los buenos héroes, si la antes nombrada Justice League OF AMERICA, en realidad fuesen unos Nazis cuyo objetivo es derribar y derrocar al viejo Tío Sam? ¿Qué tanto habría afectado eso al mundo como hoy lo conocemos? Dilema histórico, concepto ambiguo, política incorrecta... Con ustedes, conmigo, con todos, The Multiversity: Mastermen.

Hail, spoilers!

 No hay manera más GRANT MORRISON, como si de un adjetivo se tratase, de comenzar que la de este tebeo. Hitler es interrumpido de satisfacer cómodamente sus necesidades "escatologicas", y de leer un viejo cómic de Superman en los cuales le partía el trasero a él mismo, pues su informante le debe avisar urgentemente que se ha avistado un arma alienigena que los ayudará a ganar la guerra. Y en una sola oración, para bien o para mal, he encontrado una perfecta definición de lo que nos depara al abrir cualquier obra del pelado escocés. Unas pocas páginas hermosas, que rozan lo bizarro, lo asqueroso, lo más bajo del mal gusto, una escena irrespetuosa, e ingeniosa como pocas. Como curiosidad, les tiro por allí, no es la primera vez que el reconocido guionista se lanza a ridiculizar al simpático de Adolf, también lo ha hecho en los comienzos de su carrera en su serie The New Adventures of Hitler, sólo imagínense...

 En una completa desvirtuación de la tierna escena que ya conocemos, los Nazis acogen la cápsula y al bebé proveniente de Krypton (bueno, supongo que es de Krypton) y desde el vamos lo hacen pasar por distintas pruebas para determinar su verdadero poder, por ejemplo, el saber si resiste a las balas.

 Es interesante si nos ponemos a pensar cuantas probabilidades habían de que Superman caiga en otro lado del mundo y cuánto eso habría afectado drásticamente su historia personal y cultural, así como la del mundo (tal es el caso de esta realidad). O no solo eso, sino también la época en la que el super-hombre llega, porque puede caer en Estados Unidos en una época más moderna en la que los servicios secretos de inteligencia se enteran absolutamente de cualquier movimiento extraño que suceda, o también de cualquier objeto exterior que entra a la Tierra, y por lo tanto Kal-El habría caído en manos del gobierno americano. Tantas posibilidades y Clark Kent fue criado en Kansas...

 Viajamos 17 años en el futuro. Por medio de un maravilloso espectáculo visual, vemos el triste destino que sufre el imperio yankee al tener a Overman jugándoles en contra, se hacen trizas monumentos, se asesinan millones de personas, se prohíben películas y canciones, se destruyen hogares, se queman libros, ¡se queman historietas! Ya no hay banderas estadounidenses flameando en ningún mástil, en su lugar, la esvástica Nazi se alza para transformarse en el símbolo universal y el único predominante en la sociedad conocida.

 Lo realmente interesante de estas páginas, como mencioné, es el apartado visual. Jim Lee es un gran dibujante, de eso no cabe duda, un capo en la industria, pero desafortunadamente, y como la mayoría de los "capos" actualmente, se encontraba en decadencia, teniendo que estar sujeto a plazos, el coreano estaba ofreciendo trabajo mediocre tras trabajo mediocre, pero Mastermen resulta su absolución. Quizá sea la temática de la historia, las muchas escenas de acción, o su facilidad para hacer que los héroes parezcan malos-malos, pero tener a Jim Lee en toda su gloria, deleitándonos con hermosas splash-page y conservando esa vieja costumbre de hacer de cada panel un verdadero potencial póster, hace que la dupla (un tanto extraña) con Morrison funcione de maravilla.


 Hay que aceptarlo, el desarrollo que queda del cómic es bueno, presenta personajes tridimensionales y un aceptable análisis histórico, pero tal vez se hace algo lento y vacío argumentalmente. Paso a explicar.

 Volvemos a dar un salto temporal, pero esta vez a unos 60 años en el futuro. Claramente Alemania ganó la Segunda Guerra, la forma de vida Nazi está impuesta globalmente y el mundo vive un tiempo de paz, encabezados jerarquicamente por una Justice League Nazi. Pero esa Metropolis construida se ve amenazada con el nuevo amanecer del imperio norteamericano, con un Tío Sam formado como un ente físico y la ayuda de los fabulosos Freedom Figherts.

 No hay mucho más que esto, y la verdad no queda mucho más por decir de lo que ya he dicho en las primeras líneas. Es interesante ver como incluso la sociedad Nazi, luego de ganar, evoluciona en moralidad y sus arquitectos se muestran afligidos por las insulsas masacres hechas por Hitler en su momento y el peso que Overman lleva por ser el principal culpable de que estas hayan sido exitosas... A pesar de que, claro, gracias a toda esa violencia se ha formado la paz. Aún así el tebeo no deja de presentar un gran espíritu pro-América... ¿O no?  En realidad, no tanto lo es así, ya que los Freedom Fighters son proporcionados por un Doctor Sivana, y recordemos que estos doctores son unas de las muchas representaciones de los famosos Gentry (los malos de la película). Por lo que bueno, cada quien con su interpretación acerca de la opinión política que yace en estas páginas, yo por mi parte me quedo con la ambigüedad del concepto y la exquisita contradicción. Si he de poner puntaje...

 Puntaje: 8 de 10.

 
 Como siempre con Morrison, este número es una cita de lo más interesante. Ahora nos queda por delante, con mucha expectativa debemos aceptar, Ultra Comics, el cual promete romper la cuarta pared como nunca antes. Yo soy JokerAnónimo, y aquí me despido, ¡Jokersaludos casi-cordiales!

viernes, 27 de marzo de 2015

Reseña: "Gotham Academy" #6

El Club de la Pizza.


Guión: Becky Cloonan, Brenden Fletcher.
Arte: Karl Kerschl (1-5, 7-11 y 13-15),
Mingjue Helen Chen (6, 12 y 18-20)

"Holy cow, it’s Taco Tuesday! Oh…and Olive battles Batman!"

A ver, ¿que carajo tenia que ver en esta historia el que sea jueves de tacos? No se si fue un error de DC al publicar las previews o un chiste porque el viernes sea Día de Pizza en la Academia. ¿O la idea original de Cloonan y Fletcher era que el numero tuviera lugar el jueves de tacos y nuestros protagonistas fundaran el "Club de los Tacos", dedicando una vida al disfrute de la gastronomía mexicana y los ejecutivos racistas de la editorial lo censuraron y cambiaron por pizza, comida de la cultura aria romana? ¿Como es esto posible? ¡No podemos permitir que se nos oprima de esta manera! ¡A las armas, mis hermanos de Tumblr! ¡Nosotros, guerreros de la justicia social combatiremos nuevamente para salvar al mundo!

Ya en serio, discúlpenme por eso, no sabia de que manera iniciar la reseña de hoy sin sonar repetitivo. Y tranquilos, esto no es una sátira a cierta polémica portada que ya a nadie le importa. ¿Como podría yo burlarme de un tema tan serio? Jamás...


Como sea, empezamos este nuevo número justo donde dejamos el anterior, con Batman yendo a patear traseros de cocodrilo, pero esto no dura mucho ya que Olive utiliza sus ahora confirmados poderes mágicos (o metahumanos, lo que sean) para encender los fuegos artificiales que su compañero pelirrojo tenía en su mochila y crear una distracción para escapar. Ya mas tranquilos, el hombre lagarto con esteroides cuenta a Olive sobre su relación con su madre y sobre porque la está cuidando.  Este es un número funciona como cierre a esta pequeña saga de inicio y puente a lo que se nos viene, ya que Olive y amigos descubrirán en el almuerzo (con buffet come todo lo que puedas de pizza.... ¿Ya he dicho como detesto no asistir a esta Academia?) un gran secreto que les llevara a investigar más a fondo los misterios que ocultan las paredes del edificio colegial. Y en el epílogo se anuncia la aparición de cierto Niño Maravilla que llegará a la Academia en el próximo número.


En cuanto al arte, Kerschl sigue en gran estado de forma. Sus trazos son maravillosos y, si bien comete alguno que otro error narrando la "pelea"contra Batman, dejando ver que la acción no es su fuerte sino las escenas más cotidianas, no es nada del otro mundo ni arruina el conjunto. Ahora hablemos sobre Mingjue Helen Chen, quien vendrá a ser su remplazo por los siguientes números. Para empezar, es una chica -y muy guapa-, con ese nombre primero tuve que investigar si lo era, no soy muy bueno con los nombres asiáticos que digamos... Por lo que sé es directora de arte en Paramount Animation y en el cómic se desempeña tanto de entintadora como dibujante. Dibuja digitalmente y muy bien, la mayoría de escenas que dibujó este número fueron flashbacks y cuajaron tan bien con la historia que hasta llegar a los créditos finales me di cuenta que no habían sido dibujados por Karl. Es extraño imaginarse este cómic sin el estilo artístico del cancadiense pero la chica lo hace muy bien. Ya se podrá analizar mejor su trabajo en el crossover con "Endgame", pero por ahora me ha gustado. El punto flaco del número en cuanto a este apartado ha sido el coloreado, a veces tan bueno como en entregas pasadas y en otras ocasiones terriblemente blando. Desconozco porque sucedió esto pero espero y al menos puedan arreglarlo para los trades, aunque lo dudo.


En conclusión, este ha sido un gran número de nuevo, tal y como Cloonan y Fletcher nos tienen acostumbrados. Espero y los números siguientes sigan manteniendo tal calidad o mejor, ya que ahora que se tiene a sus protagonistas y universo personal correctamente establecidos, gran parte del trabajo de los guionistas será desarrollar mejores y más grandes historias, cosa que estoy seguro que conseguirán dada la alta calidad que ha mantenido la serie.

Amigos, nos leeremos el próximo mes. Que tengan un buen día.