¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

lunes, 30 de noviembre de 2015


Con la promesa de un nuevo trailer estipulado para este Miércoles 2 de Diciembre durante el talk show norteamericano Jimmy Kimmel Live, Warner Bros. reveló un impactante adelanto de "Batman v Superman: Dawn of Justice" que pueden ver ya mismo aquí abajo:


El metraje no llega a durar ni siquiera un minuto, mas es suficiente para volvernos total y absolutamente locos. Batman desconcertado, atrapado sin un aparente plan de escape, rehén de un iracundo Superman escoltado por su ejército personal, un escenario que despierta tantas dudas como emoción. Mucho se especuló sobre el rol puntual del Desert Batman, también conocido como Knightmare Batman, desde que vimos el segundo trailer de la cinta y muchos coincidimos en que podría tratarse de un sueño/alucinación/visión basándonos en el apodo que lleva esta genial versión secundaria de Batfleck, pero el interrogante se mantiene más firme que nunca: ¿es esto realidad o fantasía? En todo caso, eso no importa pues el Hombre Murciélago y el Último Hijo de Krypton tendrán toda la película para arreglar su disputa y destruir quien sabe cuánta propiedad privada en el proceso. ¡Marzo, apurate que no damos más!

"Batman v Superman: Dawn of Justice", la secuela de "Man of Steel", con Ben Affleck como Batman, Henry Cavill como Superman y Gal Gadot como Wonder Woman, se estrena el 25 de Marzo de 2016 en Estados Unidos y probablemente el 24 en Latinoamérica.


En innumerables ocasiones, Frank Miller aclaró que absolutamente todo lo que escribió sobre Batman forma parte de una misma continuidad, denominada Dark Knight Universe. Y como ese universo hoy se encuentra en una expansión sin precedentes, para muchos será indispensable este índice, una guía de lectura en orden cronológico (junto con las respectivas reseñas que iremos publicando).

BATMAN: YEAR ONE (1987). (Reseña pendiente)

ALL STAR BATMAN AND ROBIN, THE BOY WONDER (2005-2008). (Reseña pendiente)





THE DARK KNIGHT III: THE MASTER RACE:
- #6 (Lanzamiento próximo).
- #7 (Lanzamiento próximo).
- #8 (Lanzamiento próximo).

DARK KNIGHT UNIVERSE PRESENTS:
Wonder Woman (2015).
- Green Lantern (2016).
- Batgirl (2016).
- Lara (2016).

*THE DARK KNIGHT IV (Nombre provisional - Lanzamiento próximo).

FUERA DE CONTINUIDAD:
HOLY TERROR (2011). (Reseña pendiente).

domingo, 29 de noviembre de 2015

Título: Year Of Blood – Part 6
Guión, arte & tapa: Patrick Gleason.
Tintas: Mick Gray & Tom Nguyen.
Colores: John Kalisz.
Letras: Tom Napolitano.


La ‘R’ es por redención’.

En una semana marcada principalmente por la salida del tan esperado Dark Knight III: The Master Race, también hay que destacar que nos acercamos a la no menos esperada Robin War y, mientras la gran Batman & Robin Eternal nos continúa sacudiendo la cabeza, el número 6 de la serie de la que aquí hablamos presenta un emotivo número con un pequeño quiebre en algunos detalles importantes que sirve de prólogo a la guerra de los Niños Ave.

Como es habitual en este libro tenemos el vistazo al pasado, a una de las pruebas del Año de la Sangre. Damian ingresa en una cueva-laberinto situada en Byalia (lugar ficticio que estaría, digamos, en Oriente Próximo o Medio Oriente, según a quien le preguntes; cerca de Arabia e Irán) donde se hace con un cetro. Para salir con su botín debe enfrentar a los guardianes del tesoro: una familia de (lo que después Damian define como) Dragones Murciélago. Tras masacrar a todos los que lo enfrentan, se da con uno pequeñito al cual desafía a defender el honor de su caída familia. Este pequeñito es nada más y nada menos que el querido Goliath. Damian iba a ultimarlo pero se arrepiente al ver la inocencia y el gesto de cariño que éste tiene con él. Es una escena emotiva por demás, porque estamos hablando de cuando nuestro protagonista era despiadado y termina desmoronándose ante lo sucedido.

Así que conocemos el origen de Goliath, que no es un Man-Bat como un servidor creía sino un monstruo. Vale destacar que Byalia es la primera ciudad que vemos al comienzo de la historia durante el #1, donde Robin aparece para justamente rescatar a su temible mascota.

Ya en tiempo presente Talia ingresa a Byalia con su hijo aún inconsciente después de la batalla en la Isla de los Al Ghul, mostrando el cetro y autoproclamándose como nueva reina mientras el soberano, príncipe Abush, no puede hacer demasiado para evitar el cambio de administración. Detallito: el príncipe tiene una dentadura nueva de oro porque Robin le rompió la jeta en el primer número.  

El Niño Demonio despierta en medio de un baño monárquico y ve a su madre. El momento explota de dramático: madre quiere ser perdonada, pero hijo quiere rebanarle la garganta. Talia insiste en que ahora es una nueva persona, desde que Den Darga le extirpó sus pensamientos oscuros y los encerró en perlas. Aunque la explicación solicitada a su madre de porqué lo mandó a matar (“locura, desesperación, autodecepción…”) no satisface a nuestro protagonista, Talia le hace entrega la perla que tiene los sentimientos oscuros hacia él y le propone un encuentro en la arena de su nuevo reino. Deberá decidir en dicho encuentro si se le unirá a la batalla contra Darga o si le devolverá su vieja memoria, perla mediante, para que le cueste menos cobrar su venganza.

Ahora viene una ya novelesca escena cuando se da el encuentro con Maya. NoBody II está poniéndose al día con las noticias de Gotham y es así como Robin se entera de la aparente muerte de su padre. Sin embargo, esto no parece afectarle tanto, ya que le confiesa a su amiga que la muerte ahora es una especie de área gris. Él y su madre ya pasaron por ella y volvieron, ¿por qué no podría pasar lo mismo con su padre? Una emotiva conversación entre los dos es iniciada por un Damian con la guardia baja que considera que su legado es pura miseria y terminará por implorar a NoBody el perdón por haber asesinado a su padre. “Perdonar no es olvidar, es darle al otro la libertad de tomar nuevas decisiones”, son las sabias palabras que Maya dice haber aprendido de su madre. “Aunque ahora te sientes solo, y perdiste a tu padre y tus hermanos… Ganaste una hermana… Estás perdonado, Damian Wayne”. Si la carita del pequeño Goliath al principio no los noqueó y esto tampoco lo hace, ustedes no tienen alma. He dicho.

Los jóvenes se despedirán uno del otro: Maya decidirá emprender su viaje en búsqueda de su madre. Damian decide liberar a Goliath y darle un dispositivo a la joven para mantenerse comunicados. Ravi recibe una carta de Robin que debe ser entregada a su madre.

En una formidable escena de las que sobran en este épico libro en el que Pat Gleason parece superarse número a número, Talia, frente a un feroz y enorme ejército, lee las palabras que su hijo le ha escrito:

“… Para cuando hayas recibido esta nota me habré ido, mi padre y Gotham me necesitan. No debería ser una sorpresa que nunca más unamos fuerzas. Pero, a pesar de lo que el hijo de Al Ghul hizo, elijo despojarme de mi amargura para transitar el camino de mi padre. Si lo que dices sobre Den Darga es cierto, entonces nos veremos de nuevo. Pero solo para hacer justicia por mis hermanos y combatir la oscuridad que he ayudado a liberar. Tenías razón sobre una cosa madre, ambos recibimos una segunda chance… ¿Quién soy yo para negar la libertad que se me dio? Por eso haré una única excepción y te daré la libertad de elegir…  Mientras puedas mantenerla. Pero recuerda mis palabras, perdonar no es olvidar… Y ahora eres tú quien debe probar ser digna de mi padre y de mí. Si cruzas la línea, dañas a mi gente o vuelves a tu antiguo camino, iremos por ti. No habrá debilidad. No habrá duda. No habrá piedad... Y ningún lugar en la Tierra donde puedas ocultarte de mí… El Hijo De Batman”.

sábado, 28 de noviembre de 2015


Dark Knight Universe Presents es una serie de pequeños cómics con una duración de 12 páginas, que vienen adjuntos a su respectivo número de la serie The Dark Knight III: The Master Race, y están exclusivamente dedicados a abordar las distintas figuras de este particular universo. Además de ser la oportunidad para comenzar a expandir la saga a gran escala, como lo va a estar haciendo durante los próximos meses (y tal vez años), también permite las colaboraciones de dibujantes invitados especialmente para la ocasión, ¿y qué mejor que debutar con Frank Miller no solo en la silla de guionista, sino también de dibujante?

El anuncio ya daba de que hablar, el estilo que fue forjando el veterano dibujante en la última década, tirado más a lo sustancial que lo estilistico, lo abstracto y caricaturesco, fue incomprendido hasta el hartazgo. Ni hablar de que cuando se reveló la portada que ven aquí arriba, el neoyorquino hizo lo que mejor sabe hacer, un tema digno de una polémica tan grande que hasta fue Trending Topic en Twitter. Y ahora que por fin lo tenemos en nuestras manos, ¿qué tal resultó? Véamoslo...

Spoilers a continuación.

The Atom protagoniza la historia, y comienza con una pelea contra ¿un dinosaurio? Y descubrimos que se trataba de una representación en miniatura dentro de su laboratorio (aunque el que sea pequeño no explica la presencia del dinosaurio). Pero de repente se ve interrumpido por Lara, quien le propone usar su tecnología para devolver a la ciudad embotellada de Kandor (que fue embotellada por amenazas que recibió su padre) a su tamaño original... ¿Por qué The Atom se fue del bando de Batman? ¿Qué llevo a Supergirl, perteneciente antes del bando rival, a confiar en él? ¿Y de cuáles amenazas habla? Enigmas everywhere...

Es entendible que en una docena de páginas tampoco se pueda desarrollar mucho argumento, pero los pocos aspectos que se destacan en el guión están lejos de sorprender. Es una lástima que el concepto de la cubierta, el Superman gigantezco luchando contra el superhéroe más diminuto de la editorial, se quede solo en una imagen representativa y no se haya desarrollado nada de eso, pero estoy seguro que no faltará oportunidad en el futuro. Por otro lado, si bien es astuto el comienzo, poner a The Atom luchando contra un ser enorme, para después descubrir que estaba en su estado microscópico, es algo que ya se había hecho en The Dark Knight Strikes Again, cuando se introducía a este mismo personaje, con mucha más eficiencia. Por lo tanto solo se queda en la sombra de aquella brillante escena.


Pero no me malinterpreten, vale mucho la pena la existencia del mini-comic. La lectura está conducida por un largo soliloquio de Ray Palmer que, si bien hay de ellos en el #1 de DK3, no tienen esta intensidad típica de Frank Miller. Sus seguidores más acérrimos sentirán su demencial poesía oscura, con frases rebuscadas, un mensaje pesimista y negativo acerca de la materia y la aparente unidad universal, una teoría sobre que la Justice League se formó porque en la Trinidad hay dos miembros que no podían co-existir (ya sabemos cuales son) y otros conceptos originales e interesantes. Si bien argumentalmente no deja mucho para comentar, como queda dicho, el guionista sigue demostrando que Atom es uno de los personajes que mejor aborda. Esperemos Brian Azzarello (que, notoriamente, no tiene mucha participación aquí específicamente) y él rescaten este último aspecto para las ediciones venideras.

Lo que sí, muchos se llevarán una sorpresa con el apartado gráfico, presenciando un Miller muy prolijo en los lápices. Lejos está el estilo aquí empleado del de la misma portada del cómic que, como dije en varias ocasiones, es la verdadera inquietud artística suya actual (caricatura feísta). Pero es entendible que el dibujante necesitara callar unas cuantas bocas -como lo está haciendo- al demostrar que es totalmente capaz de dibujar en un estilo comercial. Es cierto que justamente en ese estilo no se destaca para nada, y muchos de sus seguidores hubieran preferido verlo profesar SU arte, por el que es reconocido, pero también le sienta muy bien demostrar que a esta altura avanzada de su carrera sigue siendo un dibujante tenaz y versátil. De todas maneras, la insuperable narrativa, las posiciones extrañas y la intención expresionista siguen delatando su identidad, así que no hay que alarmarse en demasía.

En esta prolijidad también tienen que ver mucho Klaus Janson, que pule al máximo los lápices, y Alex Sinclair, quien aporta sus distintivos colores detallistas y realistas. Este dúo logra embellecer el dibujo hasta lugares impensados para Frank Miller. Muchos se verán decepcionados, otros lo encontrarán gratamente, pero parece que la sutileza es la clave para la inminente gran expansión del Dark Knight Universe que se avecina.

Puntaje: 7,50 de 10.

En fin, es un agregado dispensable que no aporta demasiado, pero que extiende favorablemente la lectura del cómic principal. Además, comienza de manera gustosa con la iniciativa de disponerle un pequeño espacio dedicado a grandes personajes que, esperemos, sea mejor aprovechado en las próximas entregas. ¡Jokersaludos!

viernes, 27 de noviembre de 2015

Frank Miller siempre ha tenido una relación de tira y afloje con el público popular y la industria del cómic. La prepotencia con la cual construye sus cómics, llenos de personalidad y actitud, ha señalado un camino que todo el rubro supo seguir e interpretar. Hablando de sus obras que tienen a Gotham City como escenario principal, siempre se trataron de productos claves y rompedores, quizá The Dark Knight Returns y Batman: Year One sean aplaudidas por unanimidad más por nostalgia que por la comprensión de su mensaje político-social que, honestamente, nunca cambió y que en obras más actuales como The Dark Knight Strikes Again y All Star Batman and Robin, the Boy Wonder fueron razón de una intensa controversia que separó en dos sectores muy diferenciados por sus respectivas posiciones de "a favor" y "en contra". Ni hablar de cuando el vanguardista creador de cómics decidió poner a Batman Catwoman (levemente tuneados ya que DComics no quería que se publique) a asesinar miembros del conocido grupo terrorista Al Qaeda en la obra más polémica de su carrera: Holy Terror. En fin, ya sabemos quien es y que se dedica siempre a dar que hablar, a estar siempre en la boca de todos.

No es de sorprenderse que el anuncio (y su respectiva campaña publicitaria) de la tercera parte de su saga más famosa, es decir The Dark Knight III: The Master Race, haya sido recibido con mucho prejuicio y pesimismo. No obstante sus noticias han sido de gran repercusión, ningún lector de cómics que se precie de serlo ignoraba el proyecto. En este caso, Miller se trae un equipo creativo formado con varios de los máximos referentes contemporáneos como lo son Brian Azzarello, Andy Kubert y Brad Anderson, además que regresa Klaus Janson, el entintador de la serie original, a su respectivo puesto. Con un equipo creativo de tanta altura y competitividad, ¿qué tal resultó el número de lanzamiento de este título tan esperado? ¿Cómo le fue al considerado rey de los comics, y su historia más famosa, en su regreso? Descúbranlo a continuación.

Atención: Spoilers.

El cómic comienza con la frase "¿Una buena muerte? No existe tal cosa" que ya establece una diferencia fundamental entre ésta y las dos partes anteriores, ya que se trata de un héroe que no está más empecinado en buscar la muerte perfecta que le ponga el punto final a su vida, al contrario, está seguro (después de comprobarlo unas cuantas veces) que esa cosa no existe y no vale la pena encontrarla. El Hombre Murciélago está más vivo que nunca y listo para volver. Será una frase corta, pero contiene tanta fuerza y rigor que es la mejor apertura que pudo haber tenido el número en cuestión.

La oración viene adjunta a la primera página, que cuenta con una secuencia de tres viñetas cuya propuesta también es simple, pero efectiva. El Batsuit está dentro de la vitrina, es destruída y luego tenemos una toma de la ¿nueva Batcave? solitaria y oscura. Cumple con la norma básica de expresar más de lo que se muestra y generar cierto dinamismo en las composiciones. Sin ton ni son sabemos que Batman volvió nuevamente a las andadas, y lo que vemos no parece ser muy sereno. Es, como mínimo, prometedor.


La noche de Gotham City es tormentosa, nos evoca a la iconica portada de Miller. En la escena un joven delincuente de los barrios bajos es perseguido por la policía y cuando está a punto de ser arrestado, el Caballero Oscuro arremete contra los oficiales para permitirle escaparse y que difunda las fotografías que tomó del hecho. Mientras presenciamos la situación, leemos el chat que tuvo lugar luego de eso entre el joven en cuestión y otro colega suyo, mandándole las fotos y contando todo sobre el regreso de Batman (que desapareció otros tres años) que ahora parece estar de su lado, ¿o siempre lo estuvo?

La idea del chat es muy inteligente, aunque la mala ortografía empleada entre los integrantes del dialogo es demasiado exagerada, he leído comentarios de personas cuya lengua materna es el inglés que se complicaron a la hora de leer la conversación, ¿el cómic trae como extra el juego de descifrar palabras encriptadas? Sea como fuere, la inclusión de los smartphones le otorga ese toque moderno a la atmósfera Dark Knight, quizás sigue siendo una ciudad peligrosa pero digna del Siglo 21, donde las cosas no son como aparentan y superficialmente parece ser todo más limpio y luminoso. El hecho de que la juventud festeje ver a Bats golpeando representantes de la ley también parece ser consecuencia directa de DK2.

Acto siguiente nos impactan con página doble que nos hará sentir en casa. Se trata del espacio dedicado a mostrar a los medios de comunicación, con un plano de la ciudad de fondo, y la repercusión que tiene la viralización de las fotos tomadas la noche anterior. Como es habitual en la saga, vemos a los periodistas hablar banalmente del hecho, y contradiciéndose entre ellos con sus distintas ópticas. Si bien está clara la sátira hacia varios periodistas reales de Estados Unidos, tal vez a esta secuencia le falta algo más de riesgo, ensuciarse más las manos como se hizo anteriormente, con inteligencia, y no centrarse simplemente en la ficción. Estoy seguro que veremos una splash-page como esta en cada una de las siguientes ediciones, y ojalá sea mejor aprovechada. Aunque, de todas formas, no se puede negar que sigue siendo entretenido ver en ridículo a los noticiarios, que cada vez son más una caricatura de sí mismos, y que realmente era infaltable.


Dejamos Gótica, y la historia se sitúa en el Amazonas, donde Wonder Woman está salvando a un grupo de nativos de un monstruo, entre minotauro y centauro, cuya magnitud realmente intimida e impacta, con un bebé que está rescatando a cuestas. La escena ya la venimos revisando hace rato, y cumple exactamente con la expectativa que generaba. La pelea está excelentemente coreografiada, es hermosa a la vista, exige que uno se detenga a apreciar su emblemático salvajismo. Si bien ya sabemos que el guionista neoyorquino echó sus raíces anteriormente en la Princesa Amazona, el resultado exitoso de esta batalla mucho tendrá que ver con Brian Azzarello que ha escrito el aclamado run de la heroína en el marco de los The New 52!, donde demostró su conocimiento de causa escribiendo una de las mejores historias del personaje en mucho tiempo.

Luego de romperle el cuello a la bestia (¡y dejarnos ver un pezón amazónico!), Diana regresa a su pueblo con el bebé, llamado Jonathan, que se nos revela ahí mismo como otro fruto de amor entre el Hombre de Acero y ella. Se podría deducir que el niño es producto de la hilarante escena de sexo de DK2, que quienes la hayan leído la recordarán porque es imposible olvidarla, pero teniendo en cuenta que entre esa historia y ésta pasó un lapso de tres años, y esa criatura no parece tener más de uno, las matemáticas no dan... Aunque, la cronología no me interesa, sería un lindo detalle. Tema aparte, es interesante que se sume otro hijo a la ecuación, ¿qué papel asumirá en el argumento? ¿Y exactamente de dónde Wonder Woman lo rescató? ¿Por qué estaba en peligro?


Nuevamente nos re-dirigirnos, esta vez con Supergirl/Lara, la hija badass de la Amazona y Superman. La chica en cuestión visita la abandonada Fortaleza de la Soledad, para asegurar los artefactos que están ahí dentro y a su propio padre, que se mantiene congelado (aparentemente por voluntad propia). Lara le plantea por qué se dejó derrotar por seres tan inferiores como los humanos, y escucha chirridos provenientes de la habitación contigua. Se trata de los habitantes dentro de la ciudad embotellada de Kandor que, al verla, le piden que "los ayude".

Quitando que La Fortaleza de la Soledad en esta realidad está supuestamente destruida por Lex Luthor (los problemas de continuidad de DComics se extendieron incluso hasta el Dark Knight Universe), esta escena es una de las más interesantes argumentalmente, ya que genera muchas incógnitas. ¿Qué pasó durante estos años? ¿Qué tanto de la trama nos están ocultando? Es difícil dilucidar qué pudo haber llevado al boy-scout a rendirse y congelarse, fundiéndose junto a su cueva, ¿y por qué volvió a embotellar a la único ciudad superviviente de su planeta natal? ¿Tiene que ver con el motivo, que desconocemos, que llevó a Batman a volver de nuevo otra vez? Sin dudas hay mucha tela para cortar, mucho para descubrir y desarrollar.


Ellen Yindel, Comisionada de Gotham recibe la noticia de que tienen al Cruzado de la Capa y así se desata una escena de acción que, pese a durar diez páginas, no baja su frenético ritmo ni su interés. El escuadrón designado del GCPD atrapa a Batman y, por medio de unas muy ingeniosas tomas, lo muelen a palos (literal) y son consecuentemente derribados en su contraataque. Lejos de lo que pueda aparentar según lo que les narro, esta escena es la mejor de todo el cómic. En mucho tiempo no se ha registrado una situación tan violenta y sádica en el Batverse (quizá solo el final de Endgame le pueda hacer frente) como esta. El resultado es realmente sangriento, se puede sentir la crudeza en cada golpe y cada litro de sangre fluir en el ambiente gracias al oportuno planteo gráfico. No tiene desperdicio.

El héroe disfrazado cae a merced de Yindel, quien lo desenmascara para descubrir que se trata nada más y nada menos que de Carrie Kelley, ya que Bruce Wayne está muerto. El plot twist/cliffhanger funcionaría mucho mejor si los creadores del cómic no nos lo hubieran spoileado montones de veces, pero tal vez algún suertudo llegó hasta número sin haberse enterado nada y en ese caso resulta completamente efectivo. De cualquier modo no es lo mismo escucharlo que verlo por uno mismo, que siempre es mucho más genial y asegura nuestra lectura para el mes siguiente.

Apoyo fervientemente la decisión de poner a Carrie Kelley bajo la Capa y la Capucha. Miller ya lo ha dicho en ocasiones anteriores, ella es la verdad protagonista de la saga Dark Knight y hemos presenciado su evolución lógica a través de ella, de una Robin inexperta, a su independización como Catgirl y ahora en el heredado rol de Batman. Es el momento perfecto para desarrollar al personaje ya experto y maduro, y afrontando un nuevo desafío. En lo que su diseño respecta, es muy peculiar ver que el Batsuit le queda enorme (sus guantes son tan grandes como su torso mismo), es muy gracioso y simpático, pero por otro lado, en plena acción disimula su menudez y genera intimidación. Se puede pensar que su primera noche como La Dama Oscura resultó fallida, pero teniendo en cuenta que se dijo que ella es hasta más inteligente que su mentor, es probable que haya buscado su arresto por motivos que ya estoy ansioso por descubrir.


La dupla Frank Miller-Brian Azzarello es sumamente efectiva. Se trata de un guión sólido, digno para la presentación. Se nos presenta la situación actual de la Trinidad en la que seguramente se basará mayormente esta tercera parte, plantea las suficientes incógnitas necesarias para generar interés y a la vez, sin contar mucho (por no decir nada) se mantiene ágil y dinámico durante sus 30 páginas que se leen rápidamente. 

Los dos guionistas se complementan y solventanAzzarello omite las largas introducciones que suele tener su compañero y, al contrario, introduce a los personajes en un contexto ya establecido desde el comienzo, lo que hace que la historia empiece a desarrollarse exactamente en la primera viñeta y también, agrega ese inconfundible condimento sórdido a la lectura, que está en casi todos sus escritos. El creador de Sin City por su parte se encarga de que todo se mantenga a un ritmo trepidante (como acostumbra), avance o no avance el argumento, todo está lleno de testosterona, mugre y violencia... Además que los infaltables monólogos que respaldan a las escenas de acción siguen presentes, y le regalan distintas matices al resultado final.

The Dark Knight III no es tan urubano como DK1 ni tan enorme como DK2, es más bien un balance perfecto entre ambos, pero que el guionista de 100 Bullets aporte sin resquemor lo suyo, le da cierta frescura a la saga que la convierte en algo nuevo, distinto.


Todos los aplausos se los lleva el apartado gráficoAndy Kubert es el verdadero encargado de generar la atmósfera de The Dark Knight Returns, en un estudio minucioso que le hizo al Miller de aquellos años, emuló a la perfección su sentido de la narrativa (el pasar súbitamente de un número descarado de viñetas a splash-pages o páginas completas), los enfoques cinematográficos, la carencia de fondos, el constante juego con el blanco y negro, el minimalismo y lo caricaturesco. Todo está ahí, es un verdadero homenaje de Kubert a Miller y un deleite para los ojos. Todo respaldado por el mismismo Klaus Janson, que durante estos 30 años no hizo más que convertirse en un genio con las tintas y su trabajo aquí no hace más que demostrarlo.

El colorista Brad Anderson se suma a la intención y utiliza una paleta de colores muy similar a la implementada por Lynn Varley. El resultado es el de un coloreado muy ingenioso que toma lo clásico como si fuese actual. En la misma edición, Anderson realiza duras noches tormentosas, espectaculares lluvias, tenues lugares fríos, sanguinarios y hostiles ambientes y hasta un hermoso amanecer. No se olvida a qué referente le está rindiendo tributo, pero en estas páginas da una clara muestra de lo que es capaz.


Sin embargo, no todo es color de rosas. Y no me refiero a los errores de continuidad o los detalles mejorables que he ido nombrando a lo largo de la reseña, el resultado final es lo suficientemente sólido como para que esos pequeños tropiezos no puedan arruinar la lectura. El problema es que esa misma solidez tiene un precio alto. Toda la minuciosa prolijidad que rodea este cómic le quita algo clave e importante de los anteriores DK, la rebeldía, la irreverencia, la necesidad de forzar peligrosamente los límites del mainstream y, si es posible, traspasarlos para modificarlos... Nada de eso está acá. Es raro decir que el nuevo cómic de Frank Miller, uno de los máximos referentes del Noveno Arte, conocido por generar polémicas interminables, es entretenido, muy bueno y nada más. Es raro leer este #1 y no encontrar la personalidad desacatada del autor, que emane su rabia y su ironía. Que los diálogos sean casi inexistentes en vez de ser furiosos, y estar repletos de crítica social, mensajes políticos y mucha vida útil. Parte de lo interesante de los trabajos de Miller es justamente su imperfección, la experimentación, la prueba y el acierto, DK3 se encarga de quedarse en lo seguro.

Sí, nos recuerda mucho a TDKR, pero a su costado más superficial, no en los aspectos que nos removían por dentro y se quedaban en nosotros, como una experiencia que no se olvida. Nadie pretende que se cree un cómic tan magno como aquel, pero todo lector sabe que Miller, incluso solamente con una ilustración, es perfectamente capaz de causar estragos y generar todo tipo de sentimientos a la audiencia. Ojo, con esto no quiero decir que el autor no tenga nada que ver con esta nueva serie, de hecho se nota su mano, y hay pequeños momentos en que nos deja bien claro que esta es su versión del Universo DC (BatCarrie golpeando policías, la escena de los medios de comunicación, los largos y poéticos monólogos, etc.), pero es una versión dosificada de él, una "versión light" digerible para lectores casuales

¿Pero está mal que este sea un cómic más ortodoxo que los anteriores? No realmente, no se puede juzgar a algo por lo que no es. Quizá la intención de Frank esta vez no sea escribir alegorías o llenar el comic de simbolismos, sino desarrollar una trama compleja, interesante y funcional. Con esto recuperará muchos fanáticos perdidos y se asegurará su estadía en la industria. Y si ese es el precio a pagar por mantener un buen tiempo a un autor de su talla en la editorial, estamos dispuestos a pagarlo. Frank Miller regresó con un producto de calidad envidiable, con aires de la vieja escuela, que le promete a DComics volver levantar vuelo de la crisis en la que se ve envuelta. Probablemente hasta sea el único capaz de hacerlo.

Puntaje: 8 de 10.

¿Y a ustedes qué les pareció? ¿Cumplió sus expectativas? Diríjanse a la caja de comentarios a emitir su opinión, y estén atentos que en la mayor brevedad posible saldrá la reseña de Dark Knight Universe Presents: The Atom #1, mini-comic que vino adjunto al que hoy nos trajo aquí. ¡Jokersaludos!

In Miller We Trust!

jueves, 26 de noviembre de 2015


Título: "Sibling Rivalry".
Guión: Lee Bermejo.
Arte: Jorge Corona.
Color: Mulvihill, Duarte Peter y Passalaqua.
Portada: Lee Bermejo.
Letras: Jared Fletcher.
Editora asociada: Rebecca Taylor.
Editor: Mark Doyle.

En ocasiones anteriores establecimos que el concepto del monimito describe a la perfección la esencia de esta serie, ya que desde el principio atestiguamos con lujo de detalle el surgimiento y la lucha constante de los Petirrojos callejeros por consagrarse como los nuevos protectores de Ciudad Gótica. Con la mitad del camino ya recorrido, nuestros protagonistas han llegado probablemente al punto más importante del Viaje del Héroe: el calvario. Si bien gozaron de un éxito moderado en sus primeras andadas, el fallecimiento de Troy Walker tiró por el piso todos sus esfuerzos, separándolos y dejándolo vulnerables ante lo que se viene. Si ustedes pensaron que los jóvenes guerreros ya la habían pasado mal es porque ni se imaginan lo que la Corte de los Búhos tiene preparado para ellos y especialmente para los cuatro Robin originales que pronto harán acto de presencia.

Al igual que "Batman and Robin Eternal", este número se rige por dos temáticas claras: la familia y el adoctrinamiento. Por un lado tenemos a Dax y Dre afligidos por la muerte de su amigo, pero especialmente frustrados porque creen que fueron utilizados por su misterioso benefactor. Mientras tanto nos encontramos con Duke y Riko ayudando a Isabella a lidiar con la pequeña pandilla de mal vivientes liderada por Hector, su hermano abusivo. Pese a sus conflictos personales, los Robin se reúnen en un depósito abandonado por pedido de Riko, quien intenta persuadir a sus compañeros para seguir con su misión, asegurándoles que si dejan sus dudas de lado y hacen lo que sienten que está bien, un día los ciudadanos de Gotham les agradecerán por su protección, tal como ocurrió con el Caballero Oscuro original. Alfred, que casualmente los estaba observando desde la Batcave, nota el escepticismo persistente de algunos de los adolescentes y decide enviarles un camión lleno de equipamiento y gadgets para facilitarles su tarea, asegurándoles que se encargará de guiarlos paso a paso para que desarrollen su mayor potencial.

No obstante, las diferencias persisten y los Petirrojos vuelven a separarse. Dre y Dax se van por su lado, mientras que Duke, Riko e Isabella regresan a Casa Gótica, el restaurant puertorriqueño donde esta última trabaja. Lo que no se imaginaban es que Hector los interceptaría a puro plomo como venganza por su encontronazo previo. Todo parece estar perdido para los jóvenes hasta que un Talon aparece de la nada y acaba con los pandilleros en un abrir y cerrar de ojos. La enorme y ágil figura le dice a los Robin que les mostrará la verdadera forma de impartir justicia mientras que, al otro lado de la ciudad, Alfred parte raudo a rescatarlos. ¡Continuará!

Pues parece que el preludio para La Guerra de los Robin empezó antes de lo que esperábamos, ¿eh? No es que me moleste, pero me sorprendió que Lee Bermejo empiece a pavimentar el camino con tanto tiempo de anticipación. Lo bueno es que, pese a que la presencia de la Corte de los Búhos y los Talon se hace pública, todavía no tenemos absolutamente ningún otro detalle al respecto, con lo cual el misterio no solo se mantiene sino que crece de forma exponencial. Dejando esto a un lado, el inicio del número se encarga de aclarar uno de los mayores misterios de la saga hasta el momento, revelando que la persona que comandaba al ejército de linyeras era efectivamente el mismo Talon que salvó a los Petirrojos de Hector y su pandilla. Seguramente se están preguntando cual es el vínculo de esta sombría organización y sus verdugos con un montón de vagabundos, y la respuesta es muy simple: al parecer la Corte está planeando apoderarse (una vez más) de Ciudad Gótica y para ello necesitan de un ejército, porque se ve que con los Talon no les alcanza. Por un lado me parece una idea lógica teniendo en cuenta que nadie sospecharía de un grupo de desposeídos, pero al mismo tiempo me parece totalmente descabellado que la mismísima Corte de los Búhos opte por una mano de obra tan poco efectiva. Por otro lado vale la pena preguntase cuáles son las verdaderas intenciones de la Corte para con los Robin. ¿Realmente quieren acabar con ellos como se creía o piensan (tratar de) reclutarlos?

Otra cosa que no quiero dejar de mencionar es el hecho de que Bermejo continúa sumergiéndonos poco a poco en la vida de cada uno de los Petirrojos, un recurso que me parece tan acertado como necesario para que los lectores podamos generar una conexión emocional estable con los protagonistas. Lo interesante es que, si bien este número hace mayor hincapié en las desventuras personales de Isabella, tanto los Robin como nosotros nos enteramos de más detalles en torno a la muerte del padre de Andre "Dre" Cipriani y su vínculo con los Maroni, tema que seguramente tendrá futuras repercusiones dentro del equipo. En un principio parecía que el guionista había dejado completamente de lado este detalle, pero debo reconocer que me gusta mucho como está manejando las cosas.

Este mes regresa nuestro artista favorito, Jorge Corona. Ciertamente una de sus principales virtudes es poder dotar de dinamismo a los personajes, especialmente en las escenas de acción, pero si uno observa más allá de este aspecto, si uno observa más allá de su marcado estilo caricaturesco, verá que es un artista capaz de lograr grandes momentos mundanos. La escena inicial en Casa Gótica, la charla reflexiva entre Dre y Dax e incluso el viaje en tren de los Robin son claros ejemplos de que no todo son patadas y puñetazos en la vida de estos jóvenes héroes, que son personas comunes y corrientes, cargadas de dudas, miedos, deseos y emociones, cosa que queda perfectamente plasmada gracias a los lápices del dibujante.

Redondeando, simplemente me limitaré a decir que estamos ante otro buen número de "We Are... Robin!". No es uno de los capítulos más trascendentes de la serie, pero entretiene y nos va preparando de cara a lo que se viene. Los Búhos están a la vuelta de la esquina y no puedo esperar para ver lo que tienen preparado para los Petirrojos.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

CÖLLN Y BERLIN

Título: 1: Berlin
Historia: Matteo Casali y Brian Azzarello
Layouts: Giuseppe Camuncoli
Lápices y terminaciones: Jim Lee
Colores: Alex Sinclair
Portada alternativa: Lee Bermejo

Hace unos diez años —2004 para ser más precisos—, Jim Lee, de regreso tras un año viviendo en Italia, dio a conocer su deseo de llevar a cabo un proyecto sobre Batman que le permitiese trabajar con destacados artistas del fumetti —nombre dado a los comics en Italia por la asociación de los bocadillos de diálogo con pequeñas nubes de humo—.
Siendo Italia uno de los nombres claves en la evolución del cómic europeo de autor —y del de corte erótico-pornográfico en particular—, no era de extrañar que un artista como Lee se sintiera atraído y quisiera colaborar con algunos de los mejores escritores y dibujantes de fumetti.


Muchos años antes de la exportación de artistas ingleses a las filas del mainstream comercial estadounidense, Stan Lee ya había reconocido la inigualable calidad y la importancia del talento europeo. No dudó en ofrecerle a Jean Giraud —también conocido como Gir y Moebius—, dibujar una historia completa de Silver Surfer para La Casa de las Ideas. Cómic de una extraña belleza y profundidad que pocos títulos de superhéroes han alcanzado e igualado alguna vez.
Pero los deseos de un dibujante son como quijotes luchando contra los molinos de viento de la industria comercial, y las ganas de Lee tuvieron que aguantarse muchos años para ver la luz.
En el contexto de una Comic-Con, seis años más tarde, DC anunció con bombos y platillos la edición de “Batman: Europa”, el acariciado proyecto de Lee. Era el 2010 y todo quedó en comunicados de prensa y la exhibición de algunas magníficas ilustraciones realizadas por Gabriele Dell’Otto.
Dicho sea de paso, nuestro vigilante Blog de Batman ya se hacía eco de estas señales y rápidamente informaba sobre la evolución de la noticia.
Hasta que llegó este 2015 y, nuevamente en medio de una Comic-Con, DC anunció el lanzamiento definitivo de “Batman: Europa”. Contuvimos el aliento, esperando que no fuese una vez más un engañoso canto de sirena de la editorial.


Y el plazo señalado por ellos se cumplió... y esta vez si tuvimos “Batman: Europa”.
¿Valió la pena la espera? ¿Fueron nuestras expectativas satisfechas?
Creo que para todos los que hemos tenido ya la oportunidad de leer la primera parte de esta tétrada, la respuesta es absolutamente positiva. Es un regocijo leerla, no sólo a nivel de Batfans sino como amante del cómic en general.
El modo de presentar la historia, la fluidez de un guión ajustado a precisión, donde se palpa el modo italiano de abordar una trama, cuya visión se escapa de lo meramente comercial del guionista estadounidense promedio; todas esas aristas confluyen para predecir ahora, cuando aún nos quedan tres entregas pendientes, que nos encontramos ante un nuevo clásico dentro de la amplia y variopinta biblioteca de Batman.
La atención puesta en los diálogos, vitales para adentrarnos en la historia y comenzar la búsqueda de nuestro héroe, se nos hacen exactos: aquí no sobra ni falta una línea.
Debemos reconocer aquí también el gran oficio de Azzarello, escritor más que conocido por los seguidores de Batman y cuyo Joker es un imprescindible —"Joker" dibujado por Lee Bermejo, quien es el autor de la portada variante de este número #1—.
Sin embargo, lo que más llama la atención y coloca a “Batman: Europa” muy por sobre el promedio de lo que producen las editoriales comiqueras, es su arte —y nunca estuvo mejor aplicado el término—.
Basándose en los layouts del italiano Camuncoli, Jim Lee crea páginas con su lápiz que hablan de inmediato de una visión distinta sobre el cómo plantear la historia visualmente. La distribución de las viñetas, los momentos congelados e icónicos, son más cercanos al fumetti y al cómic europeo —queriendo decir en realidad, de autor— que a la secuencia por receta a la que nos tiene acostumbrados la historieta de superhéroes.


Y si el lenguaje de la línea no fuera suficiente, la paleta de colores, aplicada en un estilo acuareloso, dota a la imagen de una textura prácticamente orgánica, completamente ad hoc para la historia que se nos cuenta. La historia de un Batman aquejado de improviso por algún letal virus que le matará en menos de una semana.
Pareciera que cada viñeta está ebria de colores ocres y mortecinos. A veces translúcidos y evocadores. Otras, chocantes y febriles. Como si se nos quisiera compenetrar con el avance del virus por el cuerpo del héroe encapotado.
La historia misma está planteada a modo de extenso racconto: en las primeras páginas contemplamos a Batman y el Joker, moribundos, destruidos en apariencia por este misterioso virus. Luego viajamos al inicio del periplo que habrá de llevarlos a esa agónica situación.
Batman mismo es el narrador. Lo que significa que “vemos” lo que ocurre través de sus propios ojos. Y su visión es bastante pesimista. La visión de un héroe que lleva años enfrentándose al amparo de la noche con sus innumerables enemigos.


El Batman que encontramos aquí no tiene nada que ver con el que conocimos tras el reboot de The New 52. Éste es el Batman clásico. Curtido en mil batallas. Desilusionado. Amargo, si se prefiere. Un Batman que muchos de los seguidores más antiguos siempre anhelamos ver en acción.
La inclusión del Joker se agradece también. Es ese Joker de los ochenta y los noventa. Aquel que alguna vez dejó inválida a Barbara Gordon. Aquel desquiciado de risa fácil y tenebroso sentido del humor.
Y si bien Gotham nos da la bienvenida, en “Batman: Europa” es un mero trampolín para lanzarnos a la búsqueda del causante de la infección y, ergo, de la posible cura. En este número la ciudad protagonista es Berlín. Aquella ciudad, como Batman nos señala, forjada en la interjección de dos ciudades muy disímiles. Una suerte de alegoría urbana de la relación Batman/Joker tantas veces abordada —y, a veces, hostigosa—, pero que aquí adquiere un nuevo valor al saber que lo que liga al héroe y el villano es la misma condena de muerte. Empatados de algún modo, se verán forzados a seguir en busca de las respuestas.


El ritmo es perfecto. Acelerado cuando se debe —grandes viñetas de acción que seguramente adornaran el fondo de más de un smartphone—, pero contenido y reflexivo cuando la historia lo demanda.
“Batman: Europa” es, básicamente, una obra perfecta. Estamos recién ante la primera parte, mas nos ha sorprendido de tal manera, que ya estamos rendidos ante sus encantos.
Guión preciso, contado con recursos literarios. Arte sublime, que enfatiza el plot.
Si “Batman: Europa” tardó diez años en ver la luz, bien valió la pena la espera. Ahora, con seguridad, se nos hará eterno el lanzamiento del número #2, cuyo título Praga ya nos anticipa dónde seguirá desarrollándose este tour europeo de esta pareja que, a días de su muerte, ya no nos parece tan disímil.
Batman seguirá contándonos la historia y nosotros estaremos ahí para escucharle cómo pelea su gran batalla contra el peor de todos los enemigos: la muerte.

El primer arco de esta gran serie llega a su fin de cara al inicio de "Robin War" con una explosiva confrontación entre Damian, Talia, NoBody II, Goliath y el feroz Den Darga, líder del clan Lu’un Darga.




"Robin: Son of Batman" #6 ya está disponible a USD 3.99.

Los Petirrojos deben dejar de lado sus miedos para hacerle frente a un enemigo mucho más poderoso de lo que jamás imaginaron: ¡un Talon! El preludio de la Guerra de los Robin avanza a paso firme y el panorama no podría lucir mejor (para nosotros, por supuesto).




"We Are... Robin!" #6 ya está disponible a USD 2.99.

El Agente 37 está dispuesto a develar los secretos de la Agente Cero y su vínculo con el notorio Otto Netz, pero pronto descubrirá que la traición es un elemento típico en toda buena historia de espionaje.




"Grayson" #14 ya está disponible a USD 3.99.

This is it. Llega finalmente uno de los momentos más ansiados de la serie: Mother cara a cara con nuestros protagonistas. ¿Podrá el sensual Grayson seguir adelante luego de este revelador encuentro?




"Batman and Robin Eternal" #8 ya está disponible a USD 2.99.

Si bien ya habíamos publicado un primer vistazo mucho más extenso de este número, en ocasión del hype les traemos un adelanto rotulado y a todo color. Por lo que se ve, estamos ante una buena apertura para esta esperada saga, especialmente por el hecho de capturar a la perfección esa particular atmósfera "The Dark Knight Returns" que todos queremos ver. ¿Qué nos depara el resto de la entrega? Pues eso sigue siendo un misterio, aunque les contaremos absolutamente todos los detalle este Viernes 27 en nuestra reseña. ¡Estén atentos!




"The Dark Knight III: The Master Race" #1 ya está disponible a USD 5.99.

martes, 24 de noviembre de 2015

El siguiente informe contiene SPOILERS.

A un día del esperado lanzamiento de The Dark Knight III: The Master Race #1, haremos un compendio sobre las últimas declaraciones brindadas por Frank Miller, co-guionista del título junto a Azzarello, y el entintador Klaus Janson a modo de cierre para la ardua campaña publicitaria de su nueva y anticipada serie limitada. De este modo, ya quedamos listos de cara a mañana, cuando terminará esta larga espera.

El equipo creativo de The Dark Knight III: The Master Race.
De derecha a izquierda: Andy Kubert, Klaus Janson, Frank Miller y Brian Azzarello.

Frank Miller explica que la idea de que Carrie Kelley porte el manto de Batman ronda por su cabeza desde la salida de The Dark Knight Returns, a pesar de que recién ahora se esté retomando. "Dick Grayson en mi saga fue un buen sidekick, pero nunca estuvo a la altura. Luego enloqueció y se volvió un mal tipo. Carrie es igual a Batman", explica el afamado autor.

Según él, en DK3 la heroína pelirroja está más grande y astuta, es realmente una suplente de Bruce Wayne y hasta más inteligente que él. Es un verdadero símbolo de juventud, personifica el futuro y todo por lo que su Batman luchó durante tantos años. Además, el neoyorquino bromea diciendo: "Yo pienso que el traje se ve mejor en una chica".

Klaus Janson, quien se encargó de las tintas en la serie Dark Knight original, opina que "Carrie es un gran personaje. Frank fue capaz de introducir una Robin mujer hace 30 años y merece mucho crédito por eso. Fue un movimiento radical. Hoy en día, tenemos una Thor mujer y una Wolverine mujer, y la gente hace de eso una gran cosa, pero Frank ya lo hizo hace 30 años".

Frank Miller.
Luego, el creador de Ronin habla de la relación que tiene con los dos pilares masculinos de DC, empezando por la figura principal de Gotham City. "Yo no escribo a Batman como un matón. Él de niño sufrió la muerte de sus padres en mano de matones. Él está contraatacando", y redondea "es muy distinto a los otros superhéroes. Es un agente del caos que busca alterar el orden".

En cuanto al héroe de Metropolis, desmiente la idea de que él lo odia. Asegura, "Yo amo a Superman. Lo amo realmente. Pero Dark Knight es una historia de Batman y a él, particularmente, no le simpatiza Superman". Luego procede a elucidar que el Último Hijo de Krypton es peligroso en esta saga porque es un defensor del sistema americano, y en el Dark Knight Universe  ese sistema es sucio y corrupto.

En defensa a las acusaciones que sostienen que él es racista, homofóbico, fascista y misógino responde "Yo sé lo que soy. Estoy muy orgulloso de mi trabajo. La gente puede interpretarlo como quiera". Por otro lado, garantiza que DK3 será un éxito, tanto es así que ya está trabajando en la cuarta parte que planea escribir y dibujar él mismo. Mientras tanto, nosotros tenemos que esperar un día más para confirmar si efectivamente el nuevo trabajo de Miller es un éxito. Can't wait!

In Miller We Trust!

lunes, 23 de noviembre de 2015


Título: "A night out".
Trama: Scott Snyder y James Tynion IV.
Guión: Genevieve Valentine.
Lápices: Álvaro Martínez.
Tintas: Raül Fernández.
Colores: Sandra Molina.
Letras: Joshua Cozine.

Todo el mundo se la pasa diciendo "Praga esto", "Praga lo otro", ¿pero qué pasó realmente en la capital de República Checa? Pasado y presente convergen finalmente mientras comenzamos a armar el rompecabezas para descubrir lo que ocurrió entre Batman, Robin y Mother y entender cómo esto afectará hoy en día a la Bati-Familia.

Años atrás:

El Dúo Dinámico original llega a Praga en busca del Espantapájaros y descubre que el nefasto villano estaba inyectando a sus propios lacayos con Gas del Miedo para que el terror les impida concentrarse y eviten revelar información en caso de ser capturados. Es por esto que nuestro héroe opta por infiltrarse como Bruce Wayne entre la élite local para tratar de conseguir una audiencia con la misteriosa Mother utilizando sus contactos. Si bien su plan no funcionó como esperaba, un colega le sugirió asistir a una función de ballet en el Teatro Nacional para probar que realmente necesita los servicios de Mother y está dispuesto a hacer cualquier cosa para obtenerlos.

El presente: 

Grayson, Harper y Cassandra analizan los pasos a seguir en la Batcave de Praga. Sabiendo que el ballet es una parada obligada, Dick envía a las jóvenes para tratar de recabar información mientras él se encarga de rastrear al Huérfano ya que, casualmente, una de las bailarinas estaba en la lista negra del verdugo. Por su parte, Red Hood y Red Robin viajan hasta la Isla Gamorra para investigar una particular frecuencia modulada que, según creen, Mother podría estar usando para activar y controlar a sus agentes. De regreso en Praga, las cosas comienzan a salirse de control cuando Mother activa a la bailarina en cuestión y tanto Harper como Cass quedan enseguida a merced de los intérpretes. Siguiendo la señal del rastreador, Grayson llega al teatro solo para darse cuenta que era una trampa. El problema es que ya no había nada por hacer pues Mother había interceptado al Agente 37, presentándose ante él para decirle que se alegraba de volver a verlo. Shit just got real!

Opinión:

Que el resumen no los engañe, este fue un buen número a pesar de ser esencialmente un número de transición. Será interesante ver cómo se desarrollarán las cosas de ahora en más teniendo a los Jóvenes Encapotados dispersos a lo largo del mundo, aunque al mismo tiempo me pregunto qué tanto se extenderá esta persecución internacional. "Batman Endgame Special Edition" #1 nos mostró que los niños de Mother atacarán varias locaciones y que más héroes se sumarán a la cruzada de Grayson y compañía, pero me preocupa que este tema se extienda innecesariamente solo para hacer tiempo. Otro aspecto que espero no descuiden, como mencioné en otras ocasiones, es lo que ocurre en Ciudad Gótica mientras los cabecillas de la Bati-Familia andan dando vueltas en otros países, principalmente porque sería un verdadero desperdicio no tener en cuenta todo lo que BatGordon, la Batichica de Burnside, Spoiler y los Petirrojos callejeros pueden aportar a esta gran historia. Es cierto que a veces los cambios constantes de locaciones entorpece la lectura, pero en este caso se vuelve un recurso esencial a la hora de aprovechar al máximo el potencial narrativo de los protagonistas.

Lo más destacado de este capítulo, sin embargo, es la conmovedora reacción de Cassandra en plena función de ballet. Honestamente nunca lo había visto desde ese ángulo, pero tiene mucho sentido que la pequeña guerrera se emocione hasta las lágrimas con el lenguaje corporal y la historia representada por los bailarines. Si bien no es algo vital para la trama, el uso de este recurso narrativo ayuda a enriquecer el trasfondo del personaje y deja en evidencia las capacidades de Genevieve Valentine como guionista. Artífice de la más reciente etapa de "Catwoman" tras "Batman Eternal", la mayor virtud de esta escritora es remarcar la sensibilidad y la humanidad pero al mismo tiempo la fortaleza de los personajes que caen en sus manos. Por desgracia su run a cargo de Selina Kyle/Calabrese no tuvo el reconocimiento que merecía, mas afortunadamente esta serie le permite llegar a una audiencia mucho más grande y diversa que seguramente sabrá apreciar su labor por lo que verdaderamente es.

El apartado gráfico me pareció tan exquisito que no sé por donde empezar. No es ningún secreto que ME ENCANTA el arte de Álvaro Martínez y Raül Fernández pero esta vez creo que llegaron a un nuevo estándar de calidad en lo que a cómics norteamericanos se refiere. Si repasamos su participación en series como la mentada "Eternal" y "Grayson" notaremos que su fuerte son las escenas de acción netamente cinematográficas y además un lujo de detalle pocas veces visto en un medio donde la mayoría de los artistas dibuja todo así nomás o donde son necesarios dos, tres o más ilustradores para trabajar en un puñado de páginas. Ciertamente la doble splash-page de Cassandra y Harper en el ballet es una belleza por donde se la mire, aunque el minucioso nivel de detallismo en la arquitectura praguense es notable, ya sea desde los callejones con adoquines en las primeras páginas hasta las azoteas por las que se pasea Dick mientras le sigue el rastro al Huérfano, pasando por la particular Batcave de Praga y por escenarios tan bohemios como bizarros. No obstante, gran parte de este resultado no sería posible si no fuera por la colaboración de Sandra Molina, cuya paleta de colores cumple un rol vital a la hora de generar atmósferas y sensaciones muy específicas en cada una de las secuencias que componen este tomo. Tras las recientes inconsistencias en este área, les aseguro que ver a semejante Trío Dinámico en acción lo llena de satisfacción a uno.

De momento no tengo nada más por agregar. Como dije, fue un buen número pero un número de transición a fin de cuentas, con lo cual no se puede opinar o teorizar demasiado. Eso si, la próxima entrega promete revelaciones muy importantes de cara al encuentro de Mother tanto con Bruce Wayne como con Grayson. ¡Prepárense!

domingo, 22 de noviembre de 2015

Ya nada falta para el lanzamiento de The Dark Knight III: The Master Race #1, y como seguramente la ansiedad debe estar en niveles incontrolables, la (a veces demasiado) complaciente DComics nos apacigua revelando las páginas 4, 5 y 6 respectivamente del SEGUNDO NÚMERO de la serie. Véanlas aquí abajo, aunque, con sumo cuidado si no se quieren arruinar nada porque contienen SPOILERS.




Se trata sin dudas de un flashback (recurso raro tanto en Frank Miller como Brian Azzarello) que se remonta al final de The Dark Knight Strikes Again (cómic que precede a este) y los sucesos que devienen de él, entre ellos, los que seguramente son los últimos días de Bruce Wayne. También quiero destacar el laburo de Andy Kubert, que aprovecha esta oportunidad para experimentar con la narrativa de las páginas, emular el minimalismo de Miller, y mostrar su costado más crudo y violento. Y no desmerezco tampoco el excelente entintado de Klaus Janson, sublime. Pero mejor me guardo los comentarios, esperemos a ver el resultado final de The Dark Knight III: The Master Race este mismo Miércoles en su lanzamiento. ¡Jokersaludos!