¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

lunes, 21 de marzo de 2016

WORLD’S FINEST.

A propósito del estreno de "Batman v Superman: Dawn of Justice".

Desde que el anuncio de lo que sería la segunda parte de "Man of Steel" se transformó inesperadamente en el puntapié inicial del Universo Cinematográfico Expandido de DC Comics, mucha agua ha corrido bajo el puente y hemos sido testigos de interminables dimes y diretes sobre el proyecto, sus alcances… y sus posibles falencias.
Hasta que llegamos aquí, a días de su esperado, y aplazado, estreno.
Como Blog dedicado a seguir todos los pasos de nuestro Encapotado favorito, no nos hemos retraído de traer a la palestra cualquier noticia, e incluso rumor, que ha aparecido durante estos años. No por nada el título de la película es encabezado por el nombre Batman.
Pero, obviamente, esta no es una película de Batman. Lo es, cierto, pero sólo en parte: también es la película de Superman y, de nuevo, no sólo de él. Y el choque de ambos es lo que origina el tercer elemento, la Justicia. Porque esta película es la antesala para el ansiado proyecto de ver en pantalla grande a la Justice League.
Fanatismo más, fanatismo menos; la verdad es que nadie se ha sentido indiferente ante esta arremetida fílmica de DC Comics, encabezada por el director Zack Snyder.
¿Y por qué Batman y Superman, más que cualquier otro superhéroe de la casa o de la casa de al lado, generan tanta expectativa?
¿Qué los distingue de todos los otros encapotados que han medrado en las páginas de los cómics desde los cuarenta del siglo pasado?
Tal vez debamos buscar la respuesta en aquellos pretéritos tiempos, cuando la industria masiva del pulp comenzaba a mutar en revistas de cómics de aventuras y un hombre llamado Malcolm Wheeler-Nicholson, más por necesidad que por visión, creó en 1935 la primera novela gráfica con material nuevo: New Fun. No sabía entonces que aquel sería el germen del cual, a la postre, surgiría DC Comics.


Dentro de esa revista, y otros títulos de la misma incipiente compañía, se dio cobijo a artistas emergentes como Jerry Siegel, Joe Shuster, Bill Finger y Bob Kane, quienes, al mismo tiempo que la novel editorial se ramificaba, tenían la oportunidad de probar con diversas creaciones, la mayoría de las cuales acabaron en el olvido.
Para cualquier iniciado en el mundo de los superhéroes, aquellos cuatro nombres son más que significativos. Porque tras asociarse con otras personas, en marzo de 1937, Wheeler-Nicholson lanzó el número #1 de la revista que más tarde daría nombre a la editorial: "Detective Comics".
Pero no sería sino hasta 1938 cuando aparece, como tercera cabecera de la empresa, "Action Comics", cuyo primer número llevaba en portada al hijo de Krypton, Superman, que comenzaría la revolución.
Sin saberlo, Siegel y Shuster creaban un nuevo género, el de los superhéroes.
Como una especie de crisol alquímico, ahí cuajaron los distintos conceptos que se manejaban en el mercado y que héroes pulp como Fantasma y The Shadow habían adelantado al modo de prototipos, para hacer aparecer esta nueva premisa.
El éxito fue inmediato y Superman se transformó en un verdadero fenómeno social, lo que desencadenó, dentro de la misma editorial y también fuera de ella, una avalancha de tipos con súper poderes dispuestos a ejercer la justicia y socorrer a los desvalidos en medio de la Gran Depresión estadounidense.


Tras este batacazo, DC decidió crear otro héroe de igual altura y, en el ya mítico número #27 de "Detective Comics", vio la luz Batman, de la mano de Finger y Kane. Sin embargo, le dieron una vuelta de tuerca al recién nacido concepto del superhéroe, y este nuevo vigilante ya no fue un hombre dotado de súper poderes, sino un self-made héroe que, uniendo inteligencia, destreza física y tecnología, combatía el crimen en su ciudad.
Habían sido colocados los dos pilares de la industria comiquera, sobre los que serían esculpidas las siguientes generaciones de justicieros enmascarados.
Siendo desde su nacimiento, verdaderas referencias del género, no es de extrañar que su presencia sea inevitable y el alcance de su influencia, innegable.
Como dato anecdótico, basta señalar que ambos héroes fueron los primeros en tener revistas con sus nombres como títulos —"Superman" en junio de 1939 y "Batman" en mayo de 1940—.
Era cosa de tiempo, entonces, para que ambos unieran fuerzas en su lucha contra el crimen, idea que se materializó en abril de 1941 en el nuevo título "World’s Best Comics", que en su segundo número cambiaría al hoy reconocible "World’s Finest Comics". De ahí en adelante, los encuentros y desencuentros entre Superman y Batman moldearían prácticamente a la industria comiquera entera. Hasta nuestros días… y hasta "Batman v Superman: Dawn of Justice".


Siempre a la vanguardia, no es de extrañar entonces que sus nombres generen tantas reacciones y que no haya quién no los conozca. Su presencia en los cómics nunca ha dejado de figurar entre los imperdibles del género y eventos como "The Death of Superman",
"The Dark Knight Returns""All Star Superman""The Killing Joke", etc., entran ya en la categoría de clásicos no sólo del mundo superheroico, sino del Noveno Arte en general.
Incluso en el medio cinematográfico, sus películas han marcado hitos. "Supermande Donner "Batmande Burton, son títulos indispensables para entender lo que hoy está ocurriendo en las salas de cine, de cara a un año casi saturado de nombres procedentes de los cómics.
El Batman de Nolan sentó las bases del nuevo enfoque realista que todas las producciones están recibiendo y que tanto éxito cosecha entre el público. Y el mismo "Man of Steelde Snyder llevó este concepto un paso más adelante y nos dio una lección de cómo retratar las verdaderas consecuencias de un enfrentamiento entre metahumanos en una ciudad cualquiera.
A pocos días del estreno de "Batman v Superman: Dawn of Justice", sólo nos cabe esperar que esta producción marque un nuevo precedente en la trayectoria de casi un siglo de los superhéroes, y que impulse a una nueva etapa, la conversión del género al medio cinematográfico.


Superman y Batman, tanto por separado como juntos, son una omnipresencia, más allá de modas o éxitos de taquilla. Son la esencia misma del concepto del superhéroe.

Por ello, porque estuvieron ahí, al comienzo de los tiempos. Porque siempre han estado presentes señalando el rumbo. Porque son la guinda del pastel súper heroico cinematográfico. Por todo ello, es que sentimos, no sólo emoción, sino orgullo de poder estar presentes el día que por todo el mundo, los auténticos campeones de la verdad y la justicia reclamen su sitial como los padres y principales superhéroes del mundo.

0 Batcomentario/s: