¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

viernes, 11 de marzo de 2016

Reseña: "Batgirl" #49


"Batgirl" #49, o el fantástico viaje al centro de Barbara Gordon.

Cameron Stewart, Breden Fletcher, Babs Tarr y un equipo estelar de artistas, que incluyen a Horacio Domingues, Roger Robinson, Ming Doyle y James Harvey, nos entregan uno de los números más complejos y ambiciosos en la etapa de Burnside, con una exploración a la mente de Batgirl que tuerce la realidad al punto de poner en duda la canonicidad de ciertos eventos claves. 

El villano The Fugue ha hecho un nido en la cabeza que carga la capucha de orejas puntiagudas, reescribiendo su historia desde dentro para disfrute personal. Por ende, Frankie, con el apoyo moral de Dinah, decide entrar al subconsciente de su amiga a través de su implante neuronal en pro de arrancar el problema de raíz. Pero Frankie no ira sola, ¿pues quien conoce mejor la cabeza de Barbara Gordon que Barbara Gordon? O al menos, una copia digital de ella, ¡Oh sí! Digi-Babs está de vuelta y esta vez es una aliada. Cuando la Batgirl de Burnside cae, la Batgirl de Gail Simone va al rescate.

Para sorpresa de Frankie y Digi-Babs, el daño al disco duro de Barbara causado por el virus de The Fugue es extenso. La informática y el software consiente se encuentran con eventos reescritos y personas borradas (como James Jr., que no es una gran pérdida), el pasado de Batgirl se vuelve incierto gracias a un caleidoscopio de posibilidades y fantasías que, adrede, causan controversia.

En una poderosa paginas dibujada por James Harvey, que sirve de puente entre el segundo y tercer acto de la historieta, todas las ilusiones y memorias falsas implantadas por The Fugue colapsan ante el peso de Digi-Babs, el respaldo con las memorias reales. En el exterior de un montón de paneles circulares como una cerca, una par de paneles bordean la página. En el derecho, la risa del Joker, y en el izquierdo, un revolver. Esta es la poco sutil manera en la que el equipo creativo vuelve ambiguos los eventos de "The Killing Joke". Ustedes saben, esa historia influencial de hace más de dos décadas que está siendo revaluada bajo una luz negativa por la generación actual.

Esta página, a como mencione anteriormente, ha estado causando algo de controversia desde la salida del cómic. ¿Está "The Killing Joke" fuera del canon? ¡¿Inaudito?!


Hay dos pequeños problemas al respecto, A) "The Killing Joke" nunca fue canon y B) todo lo que vino antes de esta página la contradice.

Abordemos el punto "A" primero. Cuando Alan Moore escribió "La Broma Asesina" en 1988, lo hizo como una historia aparte del contexto del nuevo universo creado tras "Crisis on Infinite Earths". El suyo era el Batman de la Era de Plata, resaltado por la foto de la Bati-Familia en la Bati-Cueva que incluye a Kathy Kane y a su sobrina, personajes recién eliminados de la continuidad en 1986. Fue John Ostrander en las páginas de la etapa original de "Suicide Squad" quien dijo “fuck it” e introdujo a Barbara en silla de ruedas con el nuevo alias de Oracle. Gracias al oportunismo de Ostrander para aprovecharse de una de las novelas gráficas más populares del momento, perdimos a Batgirl pero ganamos a uno de los personajes parapléjicos más importantes del medio. Ojo, Ostrander no Moore, pues "The Killing Joke" jamás señala que Barbara perdió la movilidad en sus piernas. El Joker le dispara y Batman la visita en el hospital pero nada más, no vemos a la pelirroja rodando hacia el carnaval abandonado del Joker en el climax. Y si le creemos a Grant Morrison, ese final vuelve a la historia aún menos canónica.

Ahora el punto "B". En los "New 52" el Joker le disparó a Barbara Gordon. Puede que los otros eventos de aquella broma asesina no hayan ocurrido, pero definitivamente el Joker le disparó a Barbara Gordon y hay un montón de evidencia que soporta esto, empezando por el hecho de que el primer número de "Batgirl" es sobre el retorno de Babs a la vida enmascarada tras su estadía en una silla de ruedas. Después, durante "Death of the Family" la pelirroja sufre ansiedad por el retorno del Joker y lo confronta, referenciando el momento clave en el que perdió la movilidad de sus piernas. Barbara tiene recuerdos del suceso mucho antes de que The Fugue siquiera existiera como idea en las cabezas del equipo creativo actual, quienes no pueden negar la inmovilidad temporal de Babs porque le han sacado jugo varias veces: Babs conoce a Frankie durante su recuperación, Dagger Type se fotografía en una silla de ruedas bajo las ordenes de Digi-Babs e incluso en este mismo número tiene un rol el implante que le devolvió su capacidad de andar. La evidencia es arrolladora, ¡el Joker le disparó a Barbara Gordon! Las razones y los detalles son desconocidos, pero ocurrió. Armar revuelo por una par de paneles que obviamente intentan ser crípticos y sembrar duda a propósito, es honestamente una exageración.

¿Sera "The Killing Joke" canon después de "Rebirth"? Ya pueden empezar a jalarse los pelos por las posibilidades.

Ejem, de vuelta al número en cuestión. The Fugue está a punto de enterrar a Barbara en su propia cabeza cuando el Dúo Digi-Dinamico aparece para fraguar sus planes pero, en un no tan inesperado giro, Digi-Babs fuerza a Frankie fuera de la mente de su amiga y prosigue a destruir su identidad actual. Aquí es donde Dinah le da la brillante idea a Frankie de fusionar las dos personalidades dentro de Babs en vez de separarlas y destruir una. Así Batgirl se libera del control del ciclope tenebroso y retorna a la realidad, ¿Qué tan cambiada? Está por verse, pues Greg, The Fugue, el viejo roba bancos silbador que Barbara arresto hace años, está a punto de usar el Negahedron para destruir todo Burnside.

Una exploración de la psiquis de Barbara Gordon cuenta como ocasión especial y se hacen excepciones, como el invitar a otros cuatro artistas para una jam session en el interior de un cerebro. A pesar de las grandes diferencias en estilo entre todos los involucrados, la historieta fluye sorpresivamente bien, ingeniosamente intercambiando a los artistas en puntos convenientes para que las diferencias no resalten. Una página de Ming Doyle le da lugar a otra de James Harvey y se siente natural, por ejemplo. Sólo por la logística tras el acomodo de sus artistas "Batgirl" #49 ya es un éxito.

Pero esa no es la única razón. Controversia superficial aparte, este mes Batgirl estelarizó uno de los mejores trabajos en las estanterías, con una exploración del personaje que no repite viejos trucos, sino que construye sobre ellos para avanzar y enriquecer el arco de la heroína.

Y más adelante en el mes: Extra Sized!

0 Batcomentario/s: