¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

lunes, 7 de marzo de 2016

Reseña: "Black Canary" #8


Al principio de “Black Canary” #8 la banda debe lidiar con las consecuencias de la batalla en el estadio de Gotham: la desaparición de Dinah y Kurt (de nuevo), y la estremecedora identidad de Ditto, tan peligrosa que debe ser mantenida en secreto.

Tanta gente perdida no le hace gracia a la policía de Gotham, que interrogan ferozmente a lo que resta de la agrupación hasta que son salvados por los abogados de la disquera, quienes les dan su próxima misión en nombre de Kurt: encontrar a Dinah en Berlin.

Black Canary empieza un nuevo arco argumental con una nueva gira por Europa, mientras su vocalista busca información sobre su madre dentro de las fauces de un culto ninja, bajo las ordenes de la misteriosa ninja blanca, quien resulto ser su tía no su hermana (lo que suponía). Pero a como señalan más adelante, no hay evidencia que le respalde y, con los antecedentes de esta serie respecto a viajes en el tiempo, no me extrañaría que resultara ser una versión mayor de Dinah.


El escritor Brenden Fletcher gira los engranajes de la serie lejos del enfoque musical de la primera historia hacia el género setentero de las artes marciales que influenció la evolución del personaje durante esa década. Ninjas que ocultan sus rostros tras mascaras satánicas con cachos de cabro y lenguas de serpiente al servicio de una señora de cabello platinado tan efectiva que ha encarcelado a Vixen y tomado posesión del collar que le otorga sus poderes animales.

¡Ah si, Vixen aparece en esta historieta! Entablando amistad con Dinah tras las rejas, señalando sus similitudes y batallando juntas en busca de la libertad. El pequeño detalle es que la señorita Lance se dejó capturar a propósito para conseguir información sobre el paradero de su progenitora. Pero el ímpetu de Vixen por escapar fragua sus planes, pues la chica falla tan monumentalmente en huir que no le queda otra más que intervenir. Igual ¿quién se cree esa ninja blanca que es?

Sandy Jarrell es la artista del mes y definitivamente no se compara con Annie Wu. No lo tomen a mal, su arte sigue la estética influenciada por Wu y Pia Guerra lo suficiente como para no resaltar en un TPB, pero sus escenas de acción son deslucidas, faltándoles ese “¡uff!” especial de Wu que la ha hecho resaltar entre los nuevos talentos jóvenes de la industria.

“Black Cannary” #8 acaba con Dinah comprando un boleto de regreso a Gotham en lo que la banda (más su nueva guardaespaldas, Bo Maeve) arriba a Berlin y a las fauces del culto de ninjas satánicos de los que acaba de escapar.

¿Existe algún musical sobre Karate? Porque, de ser una obra de teatro o una película, esta nueva historia llenaría ese vacío. Pero el medio es el arte secuencial, en el cual a veces cuesta trasmitir con éxito el arte musical pero se le hace mucho, mucho, mucho más fácil el arte marcial.

0 Batcomentario/s: