¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

martes, 19 de abril de 2016

Spoilers a continuación. (Tanto del cómic como de la película que se nombra en el título)

Ya partiendo desde su título, Batman v Superman: Dawn of Justice nos trae a la memoria la icónica historia épica de nuestro oscuro héroe favorito: The Dark Knight Returns, cuyo argumento nos hace testigos del campante y sucio regreso de su protagonista a sus andadas habituales cuando joven, finalizando su cruzada con el mismo enfrentamiento que el film antes mencionado anuncia, el Hombre Murciélago se pone como objetivo derrotar al Último Hijo de Krypton, quien representa al corrupto sistema contra el que promete arremeter. Pero más allá de que esa sea la pelea más importante en la historia del Noveno Arte y por lo tanto cualquier pelea que tenga a estos mismos contrincantes esperando en los polos del ring nos recuerde a ella, esta principalmente tiene más en común que la simple premisa, mucho más de lo que aparentaba en un primer momento, pero para analizar sus paralelismos debemos remontarnos al anuncio de la película y cómo fue puntualmente que se hizo.

¿Se acuerdan el día en que nos anunciaron que la reseña de Man of Steel era una realidad? Fue en la San Diego Comic-Con 2013, las luces se habían apagado para que una gran pantalla tuviera el lujo de ser la única de iluminar la sala en la que estaba, reproduciendo en ella una imagen estática de un logo híbrido entre la archi-conocida S y el Murciélago que sólo dos personajes puntuales pueden portar en el pecho. Junto a esta imagen sonaba la frase que comienza con "Quiero que recuerdes..." célebre dicho que Bruce Wayne reza al final de su historia, una de las más famosas de este comic que curiosamente es una de las pocas que en la cinta no se cita, pero en su momento fomentaba un presagio que nos dejaba entrever con lo que finalmente nos encontramos.

En el marco de las últimas ruedas de prensa antes del estreno de su nueva obra, el director Zack Snyder se llenó la boca alegando que esta pieza cinematográfica era abiertamente su propio homenaje a Frank Miller, y con este tributo le quiso decir que lo considera un genio. No es la primera vez que el cineasta trabaja con y en base a trabajos del prestigioso creador de cómics, recordemos que una de sus novelas gráficas más conocidas fue llevada a la gran pantalla en manos de este director que no solo hizo una fiel adaptación, sino que convirtió a 300 en uno de los éxitos taquilleros más grandes del 2007. Este largometraje fue uno de tantos en los que Miller estuvo involucrado por aquellos años, dejando su vocación en el comic por un tiempo en segundo plano, aunque el año pasado ha vuelto a ocupar su tiempo completamente en esta industria, coincidiendo sorpresivamente con el 30 aniversario de su TDKR  y el estreno de la película que hoy nos trae aquí.


Pese a todo lo anteriormente dicho, todo termina de cerrar herméticamente al ver al menos una imagen del Caballero Oscuro que encarna Ben Affleck, su diseño, contextura, personalidad y hasta contexto. El batsuit es un calco del que Miller propuse allá en 1986, un poco modernizado, sí, pero Snyder incluso admitió haber querido en un primer momento mantener los calzoncillos por encima del pantalón, no obstante, los otros aspectos... Las orejas cortas, los hombros levantados, el símbolo acaparando un porcentaje mucho mayor del estándar en el pecho, etc. Detrás de la capucha no cambia demasiado, se trata un de un Bruce Wayne avejentado, en su cabello las canas ya están amenazando por ocupar el espacio, la barba descuidada y su forma destaca por lo enormemente robusta que es, con casi dos metros de altura ocupados por una amalgama de músculos que no podrían hacer más que asustar hasta los huesos a quien se le pase por la cabeza hacerle frente. Todos estos detalles netamente estilísticos respaldados por su personalidad cínica y enfermiza, su boca no hace más que ladrar frases tajantes, soberbias, hechas para intimidar y burlarse de cualquiera que le signifique un obstáculo, obstáculos que no tiene problema en hacer desaparecer a sangre fría, volandolos por los aires, rompiéndoles el cuello y usando armas de fuego. Le pese a quien le pese, ambos Batman están hartos, llevan mucho tiempo haciendo lo que hacen y ya no temen cortar los problemas de raíz aunque eso conlleve matar u ocasionar víctimas colaterales, imparten su trastornado sentido de justicia, el cual se basa sencillamente en castigar a los que él considere un criminal. En pocas palabras, un perturbado mental.

Este radical giro en su modo de operar tiene una razón primigenia que ambos comparten: La muerte de un Chico Maravilla (independientemente de cuál puntualmente sea su identidad bajo el antifaz) a manos del Joker. Este hecho es crucial para comprender la psiquis de estas dos versiones peculiares, a uno lo obligó a renunciar a su guerra santa, mientras perdía la fe en la humanidad, mientras que el otro cambiaba completamente su proceder bajo el mismo juicio. Según se dio a conocer, desde la muerte del mentado Robin hasta los hechos que tienen lugar en Batman V Superman pasaron exactamente diez años, que es el tiempo que Bruce estuvo retirado en el comic. Aún así, hilando más fino y hablando de razones, de argumentos, encontramos que hay otra experiencia desafortunada que ambos comparten y ayudaron a construirse como las personas que son: El 11-S.

La caída de las Torres Gemelas, causada presuntamente por el Estado Islámico, impactó a los cimientos de la cultura norteamericana abriendo un siglo XXI mucho más conservador y xenófobo, a algunos individuos los marcó más este incidente que a otros, y entre esos está Frank Miller, cuyas obras se tornaron más agresivas y, por ende, su Cruzado de la Capa (que en gran parte siempre se nutrió de sus propios demonios interiores y opiniones personales) se tornó más reaccionario, ultra-derechista, al punto de que actualmente está en proceso una historia en la que este héroe/vigilante tiene como enemigos de turno a un grupo de fanáticos religiosos extremistas. ¿Y esto a qué viene? Bueno, Batffleck es un personaje cuyas motivaciones están conducidas por las secuelas que le dejó una vivencia con claras reminiscencias al 11-S; la escena en la que vemos la destrucción de Metrópolis a manos de Superman y Zod hace una clara alusión a ese momento histórico que aún nos condiciona, ésto enmarca al conflicto en un atmósfera sumamente política y nos cuenta, al fin y al cabo, la historia de un hombre que por sus prejuicios es capaz de matar de alguien cuyas intenciones no son malas. A forma de dato extra, Dark Knight Strikes Again también cuenta con una escena que es una acertada alegoría al atentado, cuando la Ciudad del Mañana sufre con los desastres que provocó un robot que Lex Luthor dejó en ella, quedando envuelta de miseria, polvo y ceniza.


Es un axioma que dada la inherencia entre el cómic y la película su dualidad no acaba ahí. La contienda entre estos dos colosos no se limita a sustentarse en el odio, basado en fundamentos subjetivos, que el Guardián de Gotham guarda en su interior, hay diferencias ideológicas que eventualmente los llevan a comunicar sus discrepancias con los puños. Estas diferencias se centran más que nada en su totalmente distante sentido de justicia y el modo de ejecutar la misma, ya saben, mientras el Hombre del Mañana representa la esperanza, la verdad y el estilo de vida americano, Batman es un ser que se mueve entre la mugre, los barrios bajos y, en síntesis, la guerra con su derivado totalitarismo. Así mismo, se hace un análisis de Superman que va desde lo teológico hasta lo cultural, construido desde la tesis de Nietzsche acerca del "superhombre", al igual que Alan Moore hizo en Watchmen con el Dr. Manhattan y, aunque de manera distinta, Frank Miller con el querido kryptoniano en The Dark Knight Returns.

Que quede claro que no estoy diciendo que Batman V Superman es una adaptación al pie de la letra, pero está a la vista el continuo tributo que le rinde a la obra más aclamada del prestigioso Miller y se nutre de sus ideas para colocarlas, tal y como están, en un distinto espacio socio-cronológico. Pero para establecer de manera sincera y transparente su punto de referencia e inspiración, Zack Snyder fue dejando a lo largo de todo el metraje lo que todos conocemos como easter eggs o guiños, con los que los más conocedores del cómic pueden jugar a una suerte de "Donde está Wally?", y nosotros hemos encontrado muchas que ahora procederé a mencionar. Los que sean muy estudiosos y asiduos de nuestro Blog sabrán que yo he leído con sumo detallismo la obra de Frank Miller y he desglosado minuciosamente varias de las piezas que la componen, pero sinceramente no se si he captado todas las referencias, por lo que si alguno tiene para aportar que no dude a la hora hacerlo en la caja de comentarios.

Ni bien enciende el proyector y se da inicio al espectáculo por el que tantos años hemos aguardado, atestiguamos por enésima vez la muerte de los ricos más ricos de Gotham City, o sea los padres de Bruce Wayne. Pero no lo hacemos en vano, en este caso la muerte de estos dos individuos es más que nunca muy importante, no se trata solo la causa por la que un huérfano con los distintos recursos decide ser un justiciero, sino que en esencia es la etimología de su mentalidad podrida y traumada. La secuencia esta ocasión es rodeada por un aura muy distinta a las anteriores, la estética, los diseños de los personajes, la narrativa, todo es sacado desde las viñetas, inclusive los planos. Un pequeño Bruce con el pelo largo y castaño, Thomas Wayne mostrándose combativo (el detalle del gran firme puño cerrado escudando a su primogénito) y el especial énfasis en las perlas de Martha son las cosas que más destacan sin lugar a dudas.Vinculado directamente con esto, no obviemos que Miller fue quien propuso en su creación a un Bruce cayendo de niño por primera en lo que luego sería la batcave, encontrándose cara a cara con unos horrorosos murciélagos que lo atormentarían, esto ya fue llevado al Séptimo Arte antes por Christopher Nolan en Batman Begins, pero como cabe de esperar en esta ocasión se hizo mucho más a rajatabla.


En el film la primera vez que vemos a Batman como tal es en medio de una escena con una atmósfera realmente tétrica, cuando vemos a dos policías (uno novato y el otro más experimentado) entrando en una casa vieja y oscura donde un delincuente se encuentra siendo torturado por el Encapotado, el novato inconsciente de sus actos intenta detener las acciones del torturador pero no obtiene ningún resultado positivo, pese a la advertencia de su compañero. En TDKR no sucedió todo exactamente como aquí, pero si se desarrolla de una manera muy similar que comparte varios elementos. No se si lo recordarán, pero esta secuencia también es homenajeada en The Dark Knight Rises cuando estos mismos dos policías a los que se hace alusión ven al héroe en su regreso y el veterano decide detener su coche para que su colega "disfrute el espectáculo".

Alfred Pennyworth no siempre contó con esa verborragia envenenada de sarcasmo y humor ácido que hoy en día tanto lo identifica (aspecto que en el cine hasta ahora había sido tristemente obviado), no fue hasta la llegada del ya mencionado autor neoyorkino que tuvo esa lengua filosa. El afamado mayordomo en esta cinta se nutre más que nunca de esa aportación, siendo una de las fuentes principales de humor (siempre muy oportuno), y su manera de reconocerle este mérito a la historieta es citar algunas frases textuales como cuando se dispone a crítico uno de los malos hábitos de Bruce: El exceso con el alcohol, y lo hace haciendo un chiste acerca de la casi nula posibilidad de una próxima generación en el linaje de su familia y la herencia en lo que la bodega se refiere.

Muchos están desacuerdo con el nuevo modus operandi de Batman, y uno de ellos es el mismo Alfred, quien remarca la violación a los derechos civiles que está cometiendo (en el cómic, él se llega hasta burlar de los derechos, alegando que se vuelve loco cada vez que los lee), a esto nuestro héroe se excusa respondiendo "Somos criminales, Alfred. Siempre lo fuimos. Nada ha cambiado". Esta línea de diálogo es un recuerdo que Superman tiene en The Dark Knight Returns, rememoraba el momento en el que los superhéroes eran perseguidos por las asociaciones de padres y eran llevados a declarar, ahí fue cuando pronunció esta inoportuna frase. No obstante, no es la única vez que se menciona, este dicho se repiten en Dark Knight Strikes Again y All Star Batman and Robin.


Uno de los momentos más recordados de la novela gráfica es en el que Batman hace uso de un rifle para extender una soga entre las dos torres más altas de la ciudad que están siendo amenazadas por un aparentemente rehabilitado Harvey Dent, y con Ben Affleck volvimos a ver al personaje portando un arma del mismo calibre y apariencia aunque con otro fin, que es el de colocar un rastreador al camión que estaba transportando la kryptonita destinada a LexCorp.

El Batmovil por otro lado cuenta con todo un arsenal capaz de disparar cuantiosas descargas de balas y explosivos, pensados para, bien que mal, causar daños mortales. La primera vez que hemos visto un automóvil con el prefijo "Bati" que cumplió con estas características fue el del retornado y cincuentón, el cual tenía un tamaño mastodóntico y una estructura más cercana a un tanque del ejercito en vez de los coches elegantes que anteriormente se estilaban. El diseño del nuevo Batmovil cinematográfico es, sin embargo, un híbrido de perfecto balance entre esa brutalidad y la elegancia.

A diferencia del susodicho material referencial, el film tiene como centro de controversia al Hombre del Mañana, sobre el que se abren diversos debates que se extendienden a través de todos los medios de comunicación. En The Dark Knight Returns se parodiaba la banalización de las noticias en los telediarios, mostrando la decadencia del medio con frenéticas secuencias de cuadros que exponían el distinto trato que recibía una misma noticia depende del canal que lo esté cubriendo, sacándole importancia, seriedad y objetividad a la misma. Fue un recurso muy innovador en su época y aquí se homenajea con un repaso por los distintos canales de televisión que hablan acerca de la figura controversial que resultó ser el pilar primordial de DComics.


Cuando la sangre termina de hervir, y las diferencias entre Batman y Superman culminan por fin en la batalla entre los gladiadores más grande del mundo, era de esperarse que en ese momento más que en ningún otro los guiños al cómic de Miller abundaran. Desde el vamos, el Caballero Oscuro para dar pelea se protege con una armadura que tiene exactamente el diseño salido claramente de las viñetas. Pero con eso no es suficiente para estar al mismo nivel del ser más poderoso en el universo conocido, por eso mismo antes de comenzar a dar puñetazos lo debilita con diferentes trampas que posicionó tácticamente, probándolo con armas de fuego, distorsionando sus sentidos al exponerlo ante imposibles frecuencias sonoras y, por supuesto, lanzándole granadas de kryptonita cuyo contenido lo sintetizó él mismo. En el símil comiquero sucede lo mismo, las armas de fuego provienen del propio Batmovil conducido por Carrie Kelley, las fuertes descargas sonoras son realizadas por el propio Batman con un arma especial y en vez de granadas, lo que se le lanza al Boy Scout es una flecha de kryptonita lanzada por un retirado Green Arrow.

Estos factores dan pie a un caudal de referencias mucho más directas, como por ejemplo llevar milimétricamente algunas viñetas a la pantalla grande, como por ejemplo la de aquél rememorado puñetazo cortesía del Murciélago. No obstante, Snyder también se permite jugar e ir más allá, por ejemplo haciendo que la patada que Batman le pega a Superman en la cara no suceda, dado que este último consigue detenerla justo a tiempo. Por supuesto también hay otras frases que se transfieren del guión de Miller al de Chris Terrio, como "Es hora de que aprendas lo que significa ser un hombre" y, aunque muchos esperábamos la que utilizaron para anunciar el film, en el momento en que el Hombre tiene a  Dios su merced se pronuncia la oración que culmina con "El mundo solo tiene sentido cuando le obligas a tenerlo".


La película prosigue con el rescate de Martha Kent efectuado por el propio Batman, cuyos motivos son algo cuestionables, pero en fin, aquí también encontramos varios guiños. Cuando salta del Batwing para irrumpir en el edificio donde la mujer tocaya a su madre se encuentra cautiva, rompe un gran ventanal, la toma nos remonta al momento en el que un murciélago rompe una ventana de la mansión Wayne y ayuda a su dueño a tomar una decisión. Dado el gran número de matones, se ve obligado a utilizar el factor sorpresa entrando al lugar desde el piso de abajo, rompiendo el piso de madera, esto sucede en el cómic, específicamente en la misma escena de los dos policías y el individuo delictivo torturado, solo que allí lo hizo para agarrar a uno de sus tantos objetivos de la pierna y, paso siguiente, darle la "bienvenida al infierno". Todos recordarán esa impactante escena en la que un pequeño grupo de Mutantes tenía secuestrado a un bebé y Batman lo salva, rompiendo una pared del departamento donde lo tenían, robándole el arma a uno de los violentos jóvenes y disparandole directamente a la cabeza del que amenazaba con matar al niño... Esto ocurre casi exactamente igual, sólo no es un bebé sino Martha y la mutante que la debería tener agarrada es KGBeast. El director admitió no haberse animado a que el disparo sea directamente a la cabeza, aunque originalmente estaba planeado de esa manera, en cambio el tiro se dirigió a un tanque que el villano tenía en sus espaldas que lo hace volar en pedazos. Si eso lo hace sentir menos culpable...

Por último, en la pelea con Doomsday un encuadre imita la mítica portada de The Dark Knight Returns #1. Por otro lado, nos encontramos con un Hombre de Acero cadavérico flotando en el espacio exterior, cuando queda expuesto a un misil nuclear, cuyas facciones y fortaleza vuelve a su estado normal gracias a la energía que el Sol le provee. Este renacimiento también lo vimos en el Noveno Arte, sólo que allí no se sacrificó para que los humanos puedan atacar al demonio creado por Lex Luthor, sino que lo hizo para preservar la integridad de Estados Unidos cuando los soviéticos intentaron atacar con un misil de las mismas connotaciones. Digan lo que quieran sobre la relación entre el creador de Sin City y Superman, pero esta es una de las escenas más significativas del último jamás hechas y me parece muy bien que la hayan destacado.

"I believe you".
Y hasta aquí todo lo que hemos podido notar y recopilar, como ya dije, si tienen algo que aportar no duden en hacerlo. ¡Nos estamos leyendo! ¡Jokersaludos!

1 Batcomentario/s:

Kike Leal dijo...

Me agrado mucho tu post. Había elementos del filme que hacen referencia a TDKR, que no había captado. También creo que hubo cosas que bien pudieron haber sido tomadas de los Comics de La muerte de Superman y de Injustice, y tal vez también de Flashpoint