¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

viernes, 13 de mayo de 2016

Reseña: “Gotham” 2x20 - “Unleashed”



"Unleashed"
Dirección: Paul Edwards.
Guión: Danny Cannon.

“Debe haber sido raro ver a tu hermano muerto aparecer vestido como un ninja de tiempos medievales”

El GCPD y Jim Gordon, que sigue como “outsider”, se prestan a revolver la oficina de Hugo Strange pero resulta que el hábil doctor logró vaciar sus archivos antes, alegando que simplemente estaba ordenando la oficina. Mientras tanto, y después de haber descubierto lo que pasa en el sótano de Arkham, un muy perturbado Nygma (si, eso dije) regresa a su celda con la idea de escaparse antes de terminar como uno de los experimentos que vio en la instalación.


Como vimos en el episodio anterior, el regreso de Galavan no es visto de forma negativa por todos, y es que Oswald Cobblepot está envalentonado por el regreso de entre los muertos del ex-Alcalde, ansioso de conseguir una segunda y definitivamente más personal venganza en nombre de su madre, la finada Gertrud Kapelput.

Bruce vuelve a las calles, con el objetivo de contactar a Selina.  

Jim y Harvey, por su parte, ingresan a los aposentos de Butch justo en el momento en el que Tabitha Galavan se dispone a abandonar el lugar. Obviamente los muchachos necesitan su ayuda para encontrar a su hermano. Es allí cuando les explica que Theo está actuando como el legendario músculo de la Orden de San Dumas, Azrael, e incluso sugiere que, al haber descubierto que la espada que portaba era falsa, seguro buscaría la verdadera, la cuál está enterrada junto con su abuelo en una cripta familiar.

Ya reunido con Cat, Bruce intenta persuadirla de que lo ayude a irrumpir en Arkham para desentrañar los turbios planes de Strange (qué chicos, ¿eh?). De esta manera es como Selina se entera de que su amiga Bridgit, que hasta donde ella sabe está muerta (recordemos lo ocurrido en los capítulos "By Fire" y "Scarification" de la primera mitad de esta temporada), está allí internada y que podría incluso ser víctima de los experimentos que se suscitan en el Asilo ya que, como Bruce le cuenta, otros supuestos muertos que fueron allí han vuelvo a las calles de Ciudad Gótica con nuevas y peligrosas identidades. Cat finalmente accede, pero dice irá sola pues ya sabe cómo entrar (!)


En el cementerio de Gotham, mientras Jim y Harvey agregan a su prontuario el saqueo de tumbas, Azrael hace su entrada. La tumba había sido abierta y la espada sustraída, mas Theo Azrael (?) no está de humor, ni bien de la cabeza, para pedirla amablemente. Después de sacarse de encima a Bullock y Gordon, Galavan parece más preocupado por hacerse con la espada que por matar a Jimbo, que es su misión primordial. La espada está en manos de su hermana, quien intenta razonar con él para que recuerde su verdadera identidad. Si bien en el capítulo anterior Theo ya vio algunos flashes de su vida pasada, no es hasta que habla con su hermana que recuerda la misión original de la Orden de San Dumas: matar al último Wayne. Dicho sea de paso, también recuerda la traición de Tabitha y la apuñala. Acto seguido, Azrael abandona el lugar y sale a buscar a Bruce. Jim tiene que robar una patrulla para ir hacia la Mansión Wayne ya que el pícaro de Azrael le pinchó los neumáticos de su auto. De camino, Gordon alerta a Alfred sobre el asesino desquiciado que va a por el joven amo Wayne, pero ya es demasiado tarde.

En una de mis escenas favoritas de todo el capítulo, Cat ingresa por un conducto de aire a Arkham y, en medio del camino, se encuentra con Ed Nygma. De esta manera se produce un intercambio de información de entrada/salida del loquero entre los mencionados.

Mientras Butch cuida a Tabitha en el hospital, devastado por su estado de Tabitha, recibe una visita inesperada. Oswald llega con un ramo de flores y le solicita ayuda a su ex superior/secuaz para eliminar a Galavan, prometiendo (o algo así *guiño guiño*) dejarlo en paz a él y su novia después de que Theo caiga.

Bruce regresa a la Mansión y, sabiendo el peligro que corren, se preparan junto a Alfred para la inevitable llegada de Azrael pero, como podrán imaginarse, el asesino arribó sin problema alguno. Theo entonces se presenta ante Pennyworth, solicitando que lo conduzca a su protegido. Alfred contesta con unos disparos a quemarropa y empieza el mano a mano. Bruce, atrapado en medio de esta disputa, toma una espada y se la arroja al mayordomo para que se bata a duelo con Azrael. FUCK YES!!! De más decir que el combate es fiero y que el buen Alfred es un hueso duro de roer, pero el loco asesino logra arrojarlo por una ventana y se da a la persecución de Wayne. Arrinconado en el garaje, Bruce decide distraer a Azrael y, cuando éste cree haberlo encontrado pero en cambio descubre sus zapatos en el suelo a modo de señuelo, súbitamente Brucie enciende uno de sus autos y lo embiste, llevándoselo hasta la entrada de la propiedad.


Como era de esperarse, Bruce no encuentra rastros de su asesino, y hace algo que en las películas de terror es de manual nadie debe hacer: se baja del auto a comprobar lo ocurrido y, como sucede en dicho género, el desquiciado aparece por detrás para enlazarlo del cuello con el látigo que le robó a su hermana. Cuando se dispone a dar fin al joven, Gordon llega finalmente al lugar y le pone varios tiros encima. Pero ¡oh sorpresa! el asesino se levanta, herido y todo, y Jimbo se queda sin balas. Alfred llega a tiempo para presenciar lo que parece ser su fin y, como si ya no hubiera suficientes invitados al baile, el Pingüino hace su aparición estelar para regodearse un poco. ¿Por qué? Porque, después de decir unas palabras, a su lado aparece Butch con una bazooka (!) y despedaza al implacable guerrero. Es así como las aventuras del renacido Galavan acaban. O eso creemos...

En Arkham, Selina usa toda su habilidad para lograr no ser vista y encontrar el ascensor para ingresar a la instalación secreta del lugar, mejor conocida como Indian Hill, no sin antes atestiguar los horribles resultados de los jueguitos de Strange, ademas de escucharlo hablar con su asistente, la Sra. Peabody, de que deben mudar el circo a otro lado de manera inmediata ante el inminente regreso de la ley.

Después de esto la joven da con un sector en el que encuentra cuerpos calcinados y algún tipo de escafandras. Y si, como se imaginan, es el lugar en donde Bridgit Pike, la pirómana amiga de Cat, ya fue reconfigurada y convertida en Firefly, como ella misma se presenta. Los últimos del episodio muestran a Selina siendo atacada por Pike con su lanzallamas ante la atenta mirada de Hugo y su compinche.


OPINIÓN.

Capitulazo. Tuvo de todo.

Un detalle para los amantes del fan service: Mientras están auto desalojando el Asilo Arkham, Selina logra a ver una suerte de mutante gigante y verdoso que claramente parece ser la versión del Gothamverso de Killer Croc, aunque algunos piensan que podría tratarse de Solomon Grundy. Esto, por supuesto, sin mencionar el cliffhanger que representa el final con la aparición de Firefly.

El regreso definitivo al ruedo de Pingüino es otra cosa esperada.

Muy buena representación de Azrael que, en sus dos episodios, fue como si hubiésemos visto por primera vez a Batman en la serie por su forma de operar. Como siempre digo, ver a Alfred peleando es motivo de celebración, más aún esta vez por hacerlo con espadas ❤

Un poco de humor de la mano de un par de chascarrillos de Nygma, Harvey y Butch, éste último mencionando, ante la llegada de la policía a su guarida, lo fácil que parece ser acceder a ella por todos. Señor Gilzean, en todo caso es el segundo, porque claramente el lugar más fácil de penetrar en Gotham es el cuartel general del GCPD.

La presentación de Bucth, bazooka en mano, para dar (segunda) muerte al nuevo y mejorado Theo se da musicalizada al son de unos buenos power chords, esa escena que rogamos ver en una película de acción en cable los Sábados a la noche cuando no tenemos nada mejor que hacer e Internet no se copa tampoco. Ya saben, esas películas bien de macho (?)

En definitiva casi, casi le doy el puntaje máximo y de hecho, si lo pienso un poco más, lo hago. Hasta acá llegamos.

PUNTAJE: 9/10 

1 Batcomentario/s:

Mariano Romero dijo...

Volvió el Pingüi, carajo!. Muy buen capítulo, aunque me chocó un poco la forma en que muere Azrael Galavan (yo no creo que vuelva), pero supongo que eso abre las puertas a la posibilidad de ver a Jean Paul Valley Sr. en un futuro, o a Michael Lane!.
Muy buena reseña. Un saludo.