¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

lunes, 13 de junio de 2016

Reseña: “Son of Batman”


Título: “Son of Batman”.
Año: 2014.
Duración: 75 minutos.
Basado en: “Batman & Son” (“Batman” v1 #655-#658). O eso dicen. Morrison se está revolcando en su tumba... o en su cama.

Hoy me toca reseñar la, tal vez, peor adaptación de Batman en la pantalla. “Son of Batman” tiene la honra de inaugurar un nuevo universo de animación para la franquicia Batmaníaca, y lo hace tomando la historia “Batman and Son” (“Batman” v1 #655-#658, 2006) de Grant Morrison y Andy Kubert para convertirla en una adaptación horrible.

Estamos enfrente de una animación tosca, llena de sangre y escotes que no funcionan para nada salvo que seas Ryan Reynolds y Morena Baccarin, donde la sangre y el escote funciona a la perfección, pero ¡esa es otra historia! y que cuentan realmente una pésima historia. Y no es que los cambios con respecto al cómic sean el único problema. Por ejemplo, que esté Nightwing en lugar de Tim Drake, no molesta. En parte porque hay que reconocer que nuestro pelado favorito no era un admirador de ese Robin (al punto que en los cómics no le da mayor importancia al final de “One Year Later” donde Bruce adopta a Tim), y por otra parte porque haciendo aparecer a Dick Grayson con Damian, ya comienza a dar pie a la dupla que tan feliz nos hizo en el cómic (y que veremos en formato animado en “Batman: Bad Blood”).

SPOILER A CONTINUACIÓN

La historia comienzo con el recinto de la Liga de los Asesinos siendo invadido por unos ninja que parecen más de Cobra que otra cosa. Mientras Ra’s Al Ghul repele balas de ametralladoras con una espada (sí…) y Talia derriba helicópteros con una ametralladora de flechas (no kidding), se presenta al gran villano de la película: Slade Wilson, a.k.a. Deathtroke. Según se revela, Slade era la mano derecha de Ra’s y heredero tanto de la Liga de los Asesinos y como del corazón de Talia, hasta que llegó Batman y arruinó todo. Ahora Slade quiere vengarse y tomar el control de la Liga, por lo que aniquila a Ra’s. Damian, mejor conocido como El Niño Demonio, pelea con él y le clava una espada en el ojo (no la vean con niños pequeños). Talia sigue derribando helicópteros con flechas y espadas hasta que Wilson decide huir. Acto seguido, Talia le dice a Damian que es hora de ir a Gotham para que ¡conozca a su padre!

En Ciudad Gótica, el Hombre Murciélago está peleando con un Killer Croc que se parece más a cierto villano de cierto trepamuros de la Casa de las Ideas mejorado genéticamente y recibe la ayuda de Talia para derrotarlo. Ya en su bote, la joven Al Ghul le recuerda a nuestro héroe la noche de pasión que pasaron a la luz de la Luna, y le presenta al fruto de dicha aventura: Damian Wayne Al Ghul, que se va a quedar una temporada con el padre. Bruce lo sube al Batimovil y le avisa al buen Alfred que va a ir a la Baticueva acompañado. Esa escena no ameritaría una reseña si no fuera porque… ¡El Batimovil tiene una foto de Alfred como contacto cuando lo llama! ¡Al diablo con las identidades secretas! Pensar que si alguien ve la agenda de contactos del Batimovil ya tiene todo lo que necesita…


Ya en la Cueva tenemos la parte emotiva donde Bruce presenta a Alfred y deja en claro que no es un mayordomo, sino un amigo. En la Cueva vemos el traje de Dick, pero no hay señales del de Tim ni el altar a Jason Todd, por lo que pareciera que en este universo no hubo más Robin una vez que Grayson se independizó. Aún así vale aclarar que los encargados de esta franquicia animada confirmaron en el pasado la existencia de Tim y Jason, aclarando además que eventualmente serán introducidos, aunque eso ya es harina de otro costal.

En otro plot de la película nos enteramos que el Dr. Kirk Langstrom estaba trabajando para los Al Ghul creando el famoso suero de Man-Bat para la Liga y que lo probaron con Killer Croc. Ahora que Ra’s murió el Doctor queda trabajando para Slade, que secuestra a su familia para darle una mayor motivación a la hora de crear el suero.

Buscando a Wilson, Damian se encuentra con su mano derecha, Ubu. Damian comienza a pelear con él para que le diga dónde encontrar a Deathstroke y, ante la negativa de Ubu, opta por matarlo pero justo cuando está por dar el golpe final aparece Nightwing para detenerlo. Malherido y todo, Dick sale vencedor en un salvaje combate y llama a Batman para que se haga cargo de su odioso y malcriado hijo. De regreso en la Baticueva, Batman le explica por qué no debe matar y que la venganza no es la respuesta a nada. Deciden ir en búsqueda del Dr. Langstrom, a quién logran salvar y les da pistas sobre el sitio donde tienen atrapada a su familia, que Damian reconoce como una de las bases de la Liga de los Asesinos. Vuelan al sitio y rescatan sin problemas a la familia del Doctor. La hija de Langstrom abraza a Robin para agradecerle el rescate, pero usa el momento para darle un dispositivo que le dejó Deathstroke para él.


En el dispositivo Slade le devela su paradero, diciendo que tiene secuestrada a Talia y que lo espera sin su padre para pelear mano a mano. Damian logra escabullirse de la Mansión Wayne mas Dick 
casualmente descubre el paradero de Wilson en una base petrolífera al Norte de Escocia. Damian llega nadando a la misma y se hace camino hasta una sala oculta en las profundidades, donde además de Slade con su madre hay una Foza de Lázaro. Wilson tiene un arma apuntándole a la cabeza de Talia y se dispone a disparar una vez que Damian queda desarmado, aunque Talia se sacrifica por su hijo justo en el mismo momento en que Batman llega para poner las cosas en orden.

Bruce se queda con la malherida Talia mientras que Damian persigue a Deathstroke y comienzan a pelear. Slade le quiebra el brazo y le clava una espada en el otro, pero Damian sigue luchando. De nuevo en la Foza, Bruce sumerge a Talia en la misma para que se cure. Una vez que ella se revitaliza van en búsqueda de Damian, que estaba a punto de matar a Slade pero finalmente decide no hacerlo porque él es el hijo de Batman, es ¡Robin! Igualmente lo dejan tirado ahí mientras todo explota y ellos salen eyectados por una salida de emergencia, así que técnicamente tampoco lo salvaron. Pero bueno, detalles, detalles...

Ya en la escena final Batman le pide a Talia que lo deje a Damian con él para poder educarlo y darle el cariño que claramente le faltó en su entrenamiento como Al Ghul. Fin. Por suerte se ahorraron una escena post-créditos, porque no hubiera podido aguantar ni un minuto más.

La "Talia Sarli"

Como ya dije, la animación no es buena. La falta de presupuesto es evidente, el guion es pésimo y es evidente que trataron de salvarlo con sangre, mucha sangre, y el escote de Talia, obviamente. Es más, cuando Bruce la sumerge en la Foza de Lázaro le quedan las gomas flotando cual Coca Sarli. True Story. 

No entiendo realmente el excluir a todo el público infantil de estas animaciones, pero es algo que ya reseñamos también en las películas de La Liga de la Justicia.
 
A favor, los diseños son buenos. El traje de Batman se ve intimidante y la máscara está muy bien lograda. Creo que eso es todo lo positivo, lo siento.

Si no quieren verla, no lo hagan y tomen esta reseña como base para sentarse a ver “Batman vs. Robin” ¡que reseñaremos próximamente! (No, no tiene nada que ver con la saga de Morrison, esta secuela nos lleva a los New 52 y a la Corte de los Búhos, pero ya hablaremos de ello).

2 Batcomentario/s:

Eladio Garro dijo...

Viendo la película me hizo olvidar que era una "adaptación" del clásico de Grant Morrison, hasta que ver a Damian ser Robin hizo que la cinta se fuera para abajo.
Fácilmente puedo considerar a "Son Of Batman" una de las peores películas de Batman que he visto (junto a Batman & Robin y The Dark Knight Rises), y el peor film animado del personaje.

Billy dijo...

Coincido, en líneas generales una floja, flojísima película. Basta ver los planos iniciales en el templo de Ra's y compararlos con cualquier escena de The Flashpoint Paradox para darse cuenta de que la animación palidece. Lo más rescatable, los diseños de Phil Bourassa (Young Justice) y alguna que otra interacción entre los personajes que apenas sirven para esbozar una mueca.