¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

martes, 5 de julio de 2016

"Soy una amazona."

La primera vez que había leído este back-up luego de finiquitar y degustar el cómic principal, sinceramente me había parecido lo más flojo del apartado en su totalidad, algo vacío y soso, tal vez incluso el más dentro de lo que fueron los Dark Knight Universe Presents hasta la fecha. Eso me sucedió hasta que leí por segunda oportunidad con el objetivo de redactar esta reseña, cuando me di cuenta que hay algo realmente interesante en él. Digo, de por sí ya teníamos el arte de Frank Miller, que será del goce máximo para los fans pero hay muchos otros que lo odiarán en igualdad de porcentaje, pero no es una lectura tan prescindible como lo suponía en una primera impresión. Quiero decir, en comparación a las otras ediciones aún cuenta con un argumento muy pobre y con escaso contenido, pero le aporta novedades claves al personaje que protagoniza en esta ocasión que probablemente condicionen el futuro de la serie, en mayor o menor medida. Déjenme que me explique luego de nuestra clásica advertencia.

SPOILERS A CONTINUACIÓN.
 
Cuando me enteré de que este cómic complementario iba a estar centrado en la Supergirl de Frank Miller, me pregunté, ¿no había uno ya? Y revisando me encontré con que en realidad el que estaba pensando era un mini-cómic de Wonder Woman, pero que los soliloquios típicos que conducen estas páginas en realidad estaban dichos por las dos, madre e hija, por lo que fue protagonizado por ambas, aunque al no llevar el nombre de Lara en la portada supongo que el presente que hoy nos trae aquí es totalmente legítimo. Y, a decir verdad, este fue algo extraño porque por primera vez no está conducido por ningún monólogo profundo e interno, sino que simplemente somos testigos (no omniscientes) de la secuencia y, teniendo en cuenta lo que logré percatarme, me parece que fue algo premeditado. Tanto Brian Azzarello como Miller buscaban que no sepamos exactamente qué le está sucediendo a la hija de Clark Kent y Diana Prince en este momento exacto, porque probablemente ni siquiera ella sepa, pero es muy importante que sintamos que pasa algo dentro de ella.


Un pequeño relato de amor de tinte adolescente es el que usa el creador de Sin City para que representar y marcar esta alteración en la personalidad de esta ambigua metahumana, que es de su pertenencia ciertamente, a partir de sus actitudes que, si las comparamos con las que tenía previamente, han cambiado bastante. De buenas a primeras, esta joven "mestiza" tenía una posición fascista y demagoga para con los humanos pero no olvidemos que eso debe a que, gracias a ellos, ella tuvo que pasar gran parte de su vida siendo una incógnita, y que su edad no le permite definir si sigue los pasos de su padre o los de su madre, que tienen personalidades e ideologías completamente distintas, o bien dirigirse por un tercer camino donde puede cernirse por encima de la humanidad o ser una superheroína como le es predestinado.

 Los kandorianos que liberó alimentaban sus deseos amorales y misántropos, pero una vez que se enamora o, al menos, siente atracción por uno de ellos, resulta que es un completo idiota y que la lleva a ponerse del lado de las personas. Y, oponiéndose a lo que le decía a su progenitora tiempo atrás, ya no se posiciona como una kryptoniana sino como amazona. Probablemente eso no dure mucho, no sabemos bien hacia donde va, y ella mucho menos, pero sigue buscando su camino, su bando, y eso probablemente sea un factor importantísimo de cara a la resolución de The Dark Knight III: The Master Race.


Como dije al comienzo, si te consideras devoto al arte que profesa Frank Miller esta lectura te va a deleitar con el apartado gráfico y su estilo caricaturesco-abstrácto, caso contrario, si no es de tu agrado lo que la eminencia del Noveno Arte viene haciendo desde la década pasada, tampoco lo será en esta oportunidad. Lo más interesante es que Alex Sinclair se suma al juego brindándonos unos colores que se antojan, por momentos, premeditadamente descuidados que se hacen inherentes a las figuras desproporcionadas y carentes de fondo. Por otro lado, aparecen elementos característicos del autor, como una escena romántica-violenta que fusiona besos con golpes, y también se busca constantemente hacer sugestiva a Lara consiguiéndolo con creces.

No puedo cerrar esta disertación sin mencionar el hilarante homenaje a la portada de Action Comics #1, con un superhumano aterrorizando a algunas personas inocentes cuando su auto verde -bastante vintage para los tiempos que corren- es lanzado por los aires. Una pena para los que no se hayan percatado del guiño, porque a varios les sacará una simpática sonrisa.

En fin, un cómic que en un comienzo, a mi criterio, era bastante vacío y flojo terminó revelando en una segunda lectura varios elementos muy interesantes e imprescindibles para quien venga siguiendo el hilo argumental de DK3, bastante cargado en conceptos para su extensión. Felicitaciones Frank, lo hiciste otra vez. Espero que Dark Knight Universe Presents siga siendo su espacio para desenvolverse con esta libertad.

Puntaje: 7,5 de 10.

Y esto fue todo por hoy, pero atentos porque mañana se vienen las novedades comiqueras de la semana, que prometen y mucho. No se olviden de dejar su bienvenida opinión en los comentarios. ¡Jokersaludos!

0 Batcomentario/s: