¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

domingo, 31 de enero de 2016

Cubierta de "Justice League vs. Teen Titans".

He aquí la respuesta al interrogante que muchos tuvieron en estos días. "Justice League vs. Teen Titans" se estrenará en Digital HD el 29 de Marzo, mientras que las ediciones Blu-Ray Deluxe Edition, Blu-Ray Combo Pack, DVD llegarán recién el 12 de Abril. Como de costumbre, la película oscilarán entre U$S 19.98 y U$S 29.96 dependiendo del formato e incluirá extras sobre la próxima cinta del Nuevo Universo DC Animado así como documentales centrados tanto en la historia de los Jóvenes Titanes como en la historia de Trigon y Raven, dos personajes sumamente importantes para esta aventura.

Sinopsis.
Las fuerzas demoníacas de Trigon se infiltran en las mentes y los cuerpos de la Liga de la Justicia, enemistando a los super héroes veteranos con sus contrapartes juveniles.

El elenco contará con la presencia de actores de doblaje como Jason O'Mara (Batman), Jerry O'Connell (Superman), Rosario Dawson (Wonder Woman) y Christopher Gorham (Flash), Sean Maher (Nightwing), Stuart Allan (Robin), Jon Bernthal (Trigon), Taissa Farmiga (Raven), Jake T. Austin (Blue Beetle), Brandon Soo Hoo (Beast Boy), Kari Wahlgren (Starfire) y Shemar Moore (Cyborg).


Dirigida por Sam Liu, escrita por Alan Burnett y Brian Q. Miller y producida por DC Entertainment, Warner Bros. Animation y Warner Bros. Home Entertainment"Justice League vs. Teen Titans" formará parte de la actual franquicia animada de DC Comics.

No dejen de visitarnos en el futuro cercano para estar al tanto de todas las novedades en torno a este y otros proyectos de animación.

(Fuente)

sábado, 30 de enero de 2016

Mi nivel de Paint es cada día más impresionante.

Ya aparecieron en la película animada "Batman vs. Robin", se confirmó su eventual presencia en "Gotham" y se cree que serán los grandes villanos en el próximo mega evento de DC Comics, sin embargo un nuevo rumor señala que podríamos ver una referencia sobre la Corte de los Búhos, creación de Scott Snyder y Greg Capullo, en la esperada "Batman v Superman: Dawn of Justice".

Al igual que las especulaciones sobre la posible presencia de Darkseid en el film, esta teoría también comenzó con las fotos reveladas por Empire Magazine esta semana, más puntualmente con una imagen que nos muestra al avejentado y reacio Bruce Wayne tomándose un descanso de su implacable cruzada contra el Hombre de Acero para visitar el panteón de la Familia Wayne. Como verán en la esquina inferior derecha, el nombre de uno de los ancestros del Encapotado parece resaltar entre los demás. Pese a que solo alcanzamos a leer "--an Wayne", esto fue más que suficiente para que incontables internautas identificaran al difunto en cuestión como Alan Wayne.

En caso de que no hayan leído el arco "The Court of Owls" ("Batman" v2 #1 - #11) por algún motivo o que recién ahora hayan decidido adentrarse en los cómics del Hombre Murciélago, la Corte de los Búhos es básicamente una secta súper secreta que viene operando en Gotham desde hace cuatro siglos, utilizando la influencia de sus miembros en la élite local para moldear la ciudad a su gusto desde las sombras. Cuestión que en dicha historia descubrimos que Alan, el tatarabuelo de nuestro héroe, no solamente fue asesinado por ellos sino que además previamente fue torturado durante semanas en el Laberinto de la Corte, un lugar donde los Búhos encierran a sus enemigos para debilitarlos física y psicológicamente hasta llevarlos al borde de la locura, dejándolos así vulnerables para la estocada final. Como si sus métodos no fueran lo suficientemente aterradores, este perverso grupo de magnates lleva a cabo la mayoría de sus fechorías por obra de sus Talon, un ejército de guerreros cuasi-inmortales
capaces de las masacres más horribles que Ciudad Gótica haya visto.


Por supuesto que el hecho de que los nombres coincidan, si es que coinciden, y el hecho de que el año de la muerte de Alan en los cómics coincida con el año que vemos en la placa de mármol puede ser simplemente eso, una coincidencia, pues no debemos olvidar que esto es una mera teoría entre las miles de millones que abundan en Internet. También es cierto que nada puede sorprendernos después de que la gente empezara a creer que el Joker de "Suicide Squad" es Jason Todd pero, a fin de cuentas, hay que reconocer que esta idea tiene muchas más posibilidades de ser una realidad. No sería raro que Zack Snyder haya colocado este particular nombre ahí a modo de easter egg considerando que es un gran fanático de los cómics de Batman, ya en "Man of Steel" vimos referencias tanto al Bativerso como al Universo DC en general y este tipo de recursos siempre es bueno para incentivar la curiosidad de los fanáticos, aunque al mismo tiempo existe la chance de que esto sea algo un poco más complejo.

No es ningún secreto que los ejecutivos de Warner Bros. pretenden darle más participación a Batfleck tras ver lo que esta versión del personaje tiene para ofrecer, a lo cual hay que sumarle los rumores recurrentes sobre una película del Caballero Oscuro en solitario co-escrita y/o dirigida por el propio Ben Affleck, proyecto que todavía está en la nebulosa mas obviamente seduce al actor. Pero como los fans somos bestias insaciables, de una sola cinta pasamos a fantasear con toda una trilogía, porque así de malcriados nos dejó Christopher Nolan. Suponiendo que la trilogía se haga realidad eventualmente, cosa que en verdad no resulta tan descabellada teniendo en cuenta que sería un éxito comercial prácticamente arrasador, la jugada más acertada podría sería comenzar con la tan comentada adaptación de "Under the Hood" para establecer hechos y personajes básicos dentro de este nuevo Bativerso cinematográfico aprovechando que toda la información inherente al origen de Batman ya habría sido abordada en la mentada "Dawn of Justice". Para la segunda entrega podrían optar por basarse en "Hush", una historia que para bien o para mal dejó una marca importante en la historia publicitaria del Cruzado de la Capa. Ciertamente se trata de una trama algo compleja, sobre todo por requerir de muchos protagonistas, pero realizarla no sería muy difícil pues para ese entonces se presume el universo extendido de DC Comics estaría bastante nutrido en general. Recién ahí, con el mundillo del orejudo esté en su máximo apogeo, es que tendríamos las condiciones óptimas para llevar la obra de Snyder y Capullo a la gran pantalla, evitando entonces todos y cada uno de los grandísimos desaciertos que se cometieron en la horripilante "Batman vs. Robin".

Si bien por ahora no podemos hacer otra cosa más que especular, sería interesante ver qué piensan ustedes sobre lo planteado en esta nota. Las propuestas son atractivas y tienen muchísimo potencial, ¿pero cuál de todas ellas terminará llegando a nuestra sala de cine más cercana, si es que alguna lo consigue? Solo el tiempo lo dirá.

"Batman v Superman: Dawn of Justice", la secuela de "Man of Steel", con Ben Affleck como Batman, Henry Cavill como Superman y Gal Gadot como Wonder Woman, se estrena el próximo 25 de Marzo en Estados Unidos y el 24 de ese mismo mes en Argentina.

viernes, 29 de enero de 2016

Poster oficial de "Justice League Action".

Hace meses se venía especulando que Cartoon Network tenía entre manos una nueva animación encabezada por la Liga de la Justicia y hoy el proyecto es una realidad. Sin dar una fecha de estreno puntual o especificar la periodicidad del show, la famosa cadena televisiva infantil anunció que este año podremos disfrutar de "Justice League Action", una serie animada con capítulos de once minutos, al estilo de "Teen Titans Go!", que nos llevará a los rincones más remotos del Universo DC de la manos de sus más grandes héroes. Aquí la sinopsis:

"Batman, Superman y Wonder Woman liderarán a los super héroes de DC Comics contra sus peores enemigos en aventuras llenas de emoción, diversión y acción. No hay necesidad de esperar a que las cosas se pongan interesantes pues cada episodio de once minutos salta directo a la acción. Ya sea defendiendo a la Tierra, enfrentando invasores del espacio o combatiendo las fuerzas bizarras de la magia, el elenco rotativo de la Justice League está preparado para cualquier desafío."

Para terminar de fidelizar al público de entrada, esta propuesta viene acompañada de los legendarios Kevin Conroy y Mark Hamill en los respectivos roles del Hombre Murciélago y el Príncipe Payaso del Crimen, en compañía también de Diedrich Bader ("Batman: The Brave and the Bold") como Booster Gold y James Woods ("Justice League: Crisis on Two Earths") interpretando al cruel Lex Luthor.

Quizás el diseño de los personajes o la corta duración de los capítulos desanimen a los posibles televidentes, pero en lo personal creo que el programa puede llegar tranquilamente a ser un gran éxito siempre y cuando los creadores involucrados sepan explotar correctamente los recursos con los que cuentan. Puede que no sea nada revolucionario, y está claro que el show fue diseñado para aprovechar el éxito casi asegurado que tendrá "Batman v Superman: Dawn of Justice", mas ver a la encarnación tradicional de la Liga de la Justicia de nuevo en la pantalla chica es simplemente emocionante. Y en todo caso, si no les llegar a convencer esta propuesta transcurridos, recuerden que este año también se estará estrenando la segunda temporada de "Justice League: Gods and Monsters Chroniciles", el serial animado de Bruce Timm centrado en una versión más cruda del Universo DC.

Sam Register, presidente de Warner Bros. Animation, será el flamante productor ejecutivo de "Justice League Action", con Butch Lukic, Alan Burnett y Jim Krieg en el rol de co-productores.

Título: Heart Of Ice.
Guión: Ray Fawkes.              
Arte: Ramón Bachs.
Colores: Mat Lopes.
Letras: Corey Breen.
Arte de Tapa: Patrick Gleason, Mick Gray & John Kalisz.


En lo personal estoy conforme con este número después del desastre que fue el anterior, la cuarta parte de Robin War”por si no lo recuerdan. Un número que, como comentaba en su reseña, le dejaba una bomba al subsiguiente, que era nada más y menos que el final de la tan esperada saga. Sobre “Robin War” debo decir que el daño estaba hecho y que el muerto no se levantó.

A pesar de que esta es una entrega de transición, si se trata del Año de la Sangre pero no en tiempo presente. Damian relatará al buen Alfred una de sus hazañas junto a sus partners in crime (o más bien partners in atonement). Como fuera en el libro anterior, Ray Fawkes se encarga del guión, ahora acompañado por el catalán Ramón Bachs y el brasileño Mat Lopes, mientras que el equipo titular (Gleason, Gray, Kalisz) se encarga del arte de tapa.

La historia comienza con Alfred y Damian en la Bati-Cueva. El querido mayordomo está por cortarle el pelo al niño demonio y le pide al joven que mientras tanto le cuente de sus andanzas, específicamente de una historia que había mencionado durante la cena. Típica escena de peluquería.

Ante ustedes, el relato de la ‘Cuchilla Sin Sangre’.

Nos transportamos hacia una helada montaña china. Damian, Maya y Goliath están en un templo para devolver una lanza (la Cuchilla Sin Sangre, claro). Como uno se puede imaginar, en los lugares que el abuelo y madre de Robin lo hicieron meter durante sus misiones de Año de la Sangre, difícilmente no haya trampas o un comité de bienvenida. Lo segundo en este caso, unos guerreros híbridos entre monje Shaolin y ninja (total China, Japón, Corea, son todos lo mismo ¿no?). Los guerreros, Tiantang Zhanshi, no son humanos sino seres congelados (o de hielo o nieve, o algo parecido) que atacan a los no iniciados que pisen ese suelo sagrado. Se parecen un poco a los guerreros del Foot Clan, capaz que sea una forma de DC de inducirnos a comprar el crossover de Batman y las Tortugas Ninja, el cual recomiendo dicho sea de pas. Ah, no me pagaron por esto, va de onda nomás.

Después de sacarse a los guardias de encima, Damian se presta a ingresar solo al templo, advirtiendo a Maya que no podría acompañarlo. Robin le comenta que, cuando robó la cuchilla, fue acompañado por un grupo de guerreros de la Liga De Los Asesinos entrenados para no tener sentimientos (!) y ni ellos pudieron resistir lo que les deparaba templo adentro: Un ataque de frío directo al corazón, que claro que no detuvo a Damian porque es lo máximo. Aún así la figura que resguardaba la lanza, una especie de ser mágico, cobra vida a medias para no solo lanzar ese ataque sino para advertirle a Damian que algún día volverá y recibirá el doble de lo que dio y se llevó, y será de lo peor (¿volverían ustedes?).

NoBody no se iba a quedar de brazos cruzados claro, menos con el frío o, como decimos en Argentina, ¡el tornillo que hace afuera!. Dentro del templo, ambos jóvenes se las verán con la figura guardiana que lanzará un destello y posteriormente de sus ojos vapor (o humo, lo dejo a criterio de cada uno aunque me inclino por el vapor), y lo que vendrá después será bastante particular: cada chico deberá lidiar con su propio dopplegänger (!). Las copias serán bastante particulares, ya que serán versiones adultas o por lo menos más grandes de ellos mismos. En la batalla cada doble sostiene que va a vencer y reemplazar a su rival. Después de un acalorad combate, Robin entenderá que la forma de vencerlos es aceptándolos, sí, eso dije. Los dobles representan lo que los jóvenes estaban destinados a ser. Damian un monarca despiadado (por ejemplo Robin Copia le dice al original: “te destruiré y haré a mi familia orgullosa”) y Maya una asesina a sueldo que quería venganza por la muerte de su padre (ergo la cabeza de Damian: “ayudas al que juraste destruir” dice NoBody Copia a la verdadera).

Cada uno debe aceptar y convivir con lo alguna vez fue o estaba destinado a ser, pero sabiendo que ese destino fue torcido por decisión propia. Así cada uno absorbe a su doble, o esa esencia de maldad si quieren, y la batalla llega a su fin. El guardián les dirá que ahora cargan en su interior a La Cuchilla Sin Sangre, o en todo caso su magia, ya que Damian la devuelve aunque rota producto de la batalla. Ahora deben ser humildes y conocerse a sí mismos. Con todo dicho y hecho, a la salida los guerreros de hielo muestran sus respetos por la hazaña que nuestros queridos purretes llevaron a cabo. 

Alfred termina con sus tareas de coiffeur en perfecta sincronía con el fin del relato (esa si la vimos venir). Damian sabe que sus acciones de redención no han terminado. La historia finaliza con Damian sosteniendo el silbato de Goliath, a quien liberó anteriormente. El próximo número avizora reencuentro.

Bien por Fawkes en este número, es de fácil lectura y, si bien no tiene mucha acción o destrucción, los futuros dobles mágicos de lo que debió ser y no fue me pareció un muy buen toque porque en cierto modo suena a algo que Patrick Gleason pudo haber hecho.

El arte me parece bueno pero no a la altura de lo que viene haciendo Gleason, que no me canso de decir la está rompiendo junto con sus colaboradores artísticos. Los colores de Lopes hacen un buen complemento. El diseño de los personajes futuros me gustó. Damian tiene una vestimenta distinta (mezcla ninja/sherpa) y el detalle a resaltar de Maya futurista es el cabello largo, ya que su ropa no dista mucho de la actual. Goliath también enfrenta a su ‘yo malo’, de hecho los chicos lo encuentran asustado al final del libro como resultado de la pelea, al cual le falta el ojo derecho.

A la espera de Gleason y su banda, este número es bueno y Ray Fawkes puede redimirse un poquitín de lo que fue el quinto capítulo de “Robin War”.

jueves, 28 de enero de 2016

Hagan click en la imagen para descubrir la identidad del personaje.
Mucho se pirateó habló de "Batman: Bad Blood" en los últimos días, principalmente por ser considerada como la mejor entrega de la más reciente trilogía Batmaníaca animada de acuerdo a un gran sector del público, cosa que dice bastante considerando que las dos primeras dejaron muchísimo que desear en mi opinión. Y es que la película no solo introdujo a Batwoman y a Batwing con una descomunal dosis de acción de por medio, sino que en los últimos segundos nos sorprendió absolutamente a todos presentando a un personaje que, como dijimos en varias ocasiones, era una cuestión de tiempo para que apareciera.

SPOILERS A CONTINUACIÓN.

La figura en cuestión no es otra que la mismísima Barbara Gordon a.k.a. Batgirl, que curiosamente debutó con el controvertido look que hoy día porta en los cómics gracias a Cameron Stewart y Babs Tarr. El diseñador Phil Bourassa comentó en su momento que, si bien es partidario del atuendo tradicional, decidió apostar por este traje pues lo ve práctico y hasta realista si se quiere, acotando que sería una elección lógica para Babs si tomamos en cuenta que apenas está empezando a seguir los pasos de Batman y la Bati-Familia. En ese sentido, el director Jay Oliva nos invita a considerar que, así como el traje de Batwing es el traje 1.0 de Batman Beyond, este es el disfraz 1.0 de la pelirroja, estas son las bases a partir de las que irán construyendo la historia del personaje en futuras apariciones.

Claro que es muy pronto para saber cuándo o dónde nos volveremos a encontrar con Batichica en acción. Es cierto que mínimamente la veremos bajo identidad civil en la adaptación de "The Killing Joke", pero al mismo tiempo vale la pena remarcar que esta película está ambientada en un universo totalmente distinto. Lo bueno es que DC Entertainment, Warner Bros. Animation y Warner Bros. Home Entertainment parecen más comprometidos que nunca por establecer un costado teen dentro de su nueva franquicia animada, cosa que queda en evidencia con su nuevo proyecto: "Justice League vs. Teen Titans". Todavía no sabemos que nos depara el futuro en materia de animación y seguramente haya que esperar hasta la San Diego Comic-Con para tener más novedades, mas podemos quedarnos tranquilos porque sabemos que la presencia de los Jóvenes Titanes le garantiza un cómodo nicho a todos los miembros juveniles de la Familia, ya sea Nightwing, Robin o Batgirl. Este nuevo DCU animado va tomando forma de a poco y, a pesar de todo, da gusto poder ver su evolución.

En lo que a nuestra cobertura de estas películas respecta, les doy mi palabra de que este año nos pondremos al día. Es solo cuestión de coordinarnos y saber administrar mejor el tiempo, un tema que por el momento se nos complica bastante por falta de personal, pero ya le vamos a encontrar la vuelta. Por algo somos El Blog de Batman, ¿no?

"Batman: Bad Blood" ya está disponible en Digital HD y estará disponible tanto en Blu-ray como en DVD a partir del 2 de Febrero.


"Mommy's Little Monster"
Guion: Robert Hull.
Dirección: Kenneth Fink.

Theo Galavan está a un pequeño paso de obtener el control político sobre la ciudad; con el apoyo del respetado oficial de policía Jim Gordon, las cosas parecen ir viento en popa para el esbelto futuro alcalde, sin embargo, deberá lidiar aún con un último cabo suelto: el Pingüino, quien es también intensamente buscado por el G.C.P.D. Mientras tanto, tras lo ocurrido asu amiga Bridgit, Selina decide pasar tiempo con Bruce solo para descubrir que él ya está ocupado con alguien más, la rubia Silver St. Cloud; sobrina de Galavan y, por supuesto, su cómplice. Y por último, pero no menos importante, luego de haber asesinado accidentalmente a Kristen, Edward se ve obligado a luchar contra su contraparte más perversa y egocéntrica mediante una serie de puzles. ¿Logrará el correcto Edward vencer y recuperar su buen juicio, o será este un viaje de ida hacia la locura y la psicopatía? Creo que la respuesta se hace obvia cuando recordamos que estamos hablando de “Gotham”. Advertencia: hay spoilers.

Retomemos algunos acontecimientos. Galavan necesitaba poder de ataque para conseguir ponerme en marcha su plan, así que recurrió al único jefe de la ciudad: Oswald Cobblepot. Sin embargo, el Pingüino no estaba interesado en ser el matón de nadie, y se niega a colaborar con Galavan. Como último recurso, Theo manda a secuestrar a Gertrud Kapelput, la excéntrica madre de Oswald y, hasta donde sabemos, la única familiar con la que mantiene lazos. Teniendo amenazada la vida de su querida madre, Oswald acepta trabajar para Galavan, pero no sin antes maquinar un plan en secreto para encontrar y liberar a Gertrud. Ese momento ha llegado. Butch Gilzean se infiltró en el círculo de Galavan y logró obtener la ubicación exacta de la señora Kapelput cerca del puerto. Ahora Oswald, acompañado de Butch y dos hombres más, se dirige al puerto sin saber que en realidad Galavan lo está esperando, y que Tabitha “arregló” a Butch, quien ya no le es leal a nadie.

Habiendo refrescado la memoria, vayamos al inicio del episodio en sí. Luego de encontrar a su madre en lo que parece ser un depósito abandonado, Oswald no tarda en percatarse la presencia de Galavan y su letal hermana, por lo que ordena a Butch que le dispare a ambos para así poder liberar a su madre de una vez. Gilzean desenfunda su pistola, pero la apunta hacia los propios hombres de Oswald y les dispara a la cabeza a ambos, es entonces cuando Galavan le confianza que Tabitha ha remediado a Butch y que ya no está obligado seguir sus órdenes, sin embargo, es curioso notar que tampoco parece estar a la merced de los hermanos Galavan, por lo que el asesinar a los matones del Pingüino resultó ser un verdadero acto de voluntad por su parte. Viéndose rodeado, Oswald finalmente acepta la derrota, quedándole nada más que pedir clemencia por la vida de su madre. Galavan luce escéptico ante la propuesta, pero momentos más tarde le pide a su hermana que libere a Gertrud para así poder presenciar un conmovedor abrazo entre madre e hijo, el cual no dudaría mucho ya que Tabitha no tarda en lanzarle un puñal en la espalda a la anciana. Finalmente, Oswald se da cuenta de que su madre pronto morirá en sus brazos, y decide dedicarle sus últimos segundos de vida para pedirle disculpas por haberle fallado. Tras su muerte, Galavan le pide a Gilzean que mate a su antiguo jefe, pero este lo provoca insultando a su ancestral familia al llamarlos un montón de cobardes. Theo toma el arma por su cuenta, pero justo antes de jalar del gatillo, Oswald toma el puñal incrustado en la espalda de su madre y consigue herir en el cuello a Galavan. Tras este sorpresivo ataque, Oswald aprovecha la confusión para “renguear” hasta la ventana y salir airoso del casi fatal encuentro, más allá de que Tabitha no dudó en gatillarle mientras escapaba.


Terrible secuencia para abrir el episodio, ¿verdad? Las escenas de muerte siempre tienen ese “algo” y esta no es la excepción, sin embargo corrió con una gran desventaja: la muerte de Gertrud Kapelput se vislumbraba a lo lejos desde hace varios capítulos, por lo que no fue realmente una sorpresa. Pese a ello, la escena fue satisfactoria y se volvió realmente emotiva con la charla madre e hijo. Mi única queja al respecto se centra en la fuga de Oswald, ya que realmente no me explico cómo es que ninguna de las balas disparadas por Tabitha logró alcanzarlo, más teniendo en cuenta que ella es una experta asesina y tiradora, y que el Pingüino no es el tipo más ágil de mundo precisamente. Los tiros estuvieron ahí para llenar de dramatismo el asunto, pero al momento de la reflexión no cuadran muy bien; y a pesar de saber que las balas que le son esquivas a su objetivo son el pan de cada día en este tipo de series, no puedo evitar pensar que se las podrían haber ahorrado con tal de cerrar mejor el asunto. Pero en fin, si de disparos se trata, mejor esperar a unos párrafos más adelantes, aunque ya me estoy adelantando.

Y de un villano pasamos inmediatamente a otro, Edward Nigma. Contar al detalle todas sus peripecias no tendría sentido, además de que sería engorroso explicar cada puzle y su respectiva solución; así que me limitaré a lo importante: dar mi opinión sobre el manejo del personaje en este capítulo. Aquellos que recuerden el dramático final del episodio anterior, sabrán que Nigma terminó estrangulando a su amada Kristen por accidente, luego de tal fatídica noche, Edward despierta en su departamento solo para descubrir que su descenso hacia la locura había comenzado y parecía no tener retorno. Ya no se trataba únicamente de ver la visión de su contraparte “maligna”, sino que ahora esta faceta macabra suya había conseguido tener el control de su cuerpo durante su descanso nocturno e influir así drásticamente en su vida. Afrontémoslo, el hecho de que su “psicosis” haya podido controlarlo mientras dormía suena demasiado bizarro, incluso para los estándares de Gotham. Es una completa ridiculización a los trastornos de personalidad que, a lo sumo, le correspondería desarrollar a Harvey Dent. Y como si la propia situación no fuera lo suficientemente absurda, los diálogos que se producen entre los dos Edward se esfuerzan en remarcar la incoherencia y estupidez de todo esto, un recurso que busca la aceptación del televidente tras la explicitación de los hechos.

Una vez que se termina de digerir y aceptar (o no) lo acontecido, llega el momento de los puzles y se podría decir que es la primera vez que vemos al Riddler en acción. Sobres con signos de interrogación grabados en ellos, juegos de palabras, egocentrismo y un completo desagrado por la ley; todo está ahí, de alguna forma, aunque claro, siempre hay que recordar la situación que hay de por medio y es ahí cuando quizá se pierda la magia al pensar en esa absurda contraparte de Edward. Al final, luego de haber resuelto los puzles y de encontrar el cuerpo de Kristen que había sido escondido por su otro "yo", Nigma tendrá que decidir si controlarse, o dejar que su locura, su psicosis lo domine para siempre. Esta última escena está bastante bien de hecho, y dejando a un lado los malogrados efectos a los que nos tienen acostumbrados las escenas de Edward con sus delirios, lo cierto es que la interpretación de Cory Michael Smith es lo suficientemente sólida y al final nos termina convenciendo. Además, todo esto representa el final de toda aquél insoportable asunto de la doble personalidad, así que bienvenido sea el nuevo Edward.


Llego el momento de hablar de la trama principal, lo que hila y une al resto; y claro está, tiene a Galavan como protagonista. Tras haberse enterado que su candidatura para la alcaldía de la ciudad resultó en todo un éxito y que pronto asumirá su puesto, decide hacer uso de sus privilegiados recursos de ante mano y se dirige inmediatamente hacia el G.C.P.D. para denunciar un intento de asesinato por parte del Pingüino, recuerden que tiene su herida en el cuello como prueba del ataque. Galavan, Gordon, Dent, el capitán Barnes, todos se encuentran reunidos en la oficina de este último. Dent le informa a los presentes que el juez le ha otorgado poderes adicionales a la alcaldía, lo que permitirá a Galavan decretar un toque de queda para así poder buscar al Pingüino tocando puerta por puerta. Esto no es bien visto por Jim, que considera dicha medida como una especie de ley marcial que terminará propagando miedo entre los ciudadanos. Sin embargo, el capitán Barnes está de acuerdo en utilizar todo recurso legal que este a su disposición, y le concede su completo apoyo al futuro alcalde de Gotham. Una vez finalizada la reunión, Galavan tiene una pequeña charla con Gordon en donde lo increpa sobre su reticencia y le recuerda que fue él quien lo buscó por ayuda, dejando entrever una sutil amenaza que Jim capta al instante.

Más tarde, Bullock le informa su compañero que ciertas fuentes confirman la presencia de Butch Gilzean en un bar, donde se rumorea que se ha independizado del Pingüino y busca formar su propia banda. Mientras esperan dentro del coche el momento ideal para entrar al bar, Gordon nos demuestra que sabe sumar dos más dos, y le enumera a Harvey toda la lista de coincidencias que han tenido que acontecer para que Galavan obtuviera la alcaldía. No obstante, a Bullock dos más dos le da con coma y se muestra escéptico acerca de la tiranía del nuevo alcalde electo. Finalmente, la llegada de un repartidor de pizza al bar les da el pie de entrada a los detectives, que irrumpen con pistolas en mano negándole tiempo alguno a Butch y sus muchachos para reaccionar. Jim lo interroga con la esperanza que le diga la ubicación del Pingüino, pero Butch señala que es libre y que ya no es el matón de nadie. En ese momento, la voz de Víctor Zsasz resuena desde la calle anunciando que ha venido por Butch Gilzean, y que todos aquellos que no desean morir a manos de él y sus soldados son libres de retirarse en los próximos sesenta segundos. Los colegas de Butch toman rápidamente la decisión de irse, dejándolo solo junto a los detectives, que estaban dispuestos a sonsacarle algo al antiguo lacayo del Pingüino, sobre todo Jim. Bajo amenaza de ser entregado a Zsasz, Gilzean habla sobre el chantaje de Galavan hacia Oswald, el secuestro de su madre y todo lo que lo ha obligado a hacer a raíz de ello, desde los asesinatos a los postulantes para alcalde hasta los incendios. Es entonces cuando la cuenta regresiva de Zsasz llega cero, dando así inicio al momento con más tiros y por lo tanto más desopilantemente absurdo del capítulo. Una balacera arremate contra el bar, provocando que Gordon y Harvey respondan con más tiros a ciegas. Como si fuera poco, en un momento los detectives toman una metralleta pesada cada uno, y disparan a diestra y siniestra como si de una película de Rambo se tratase. Finalmente, Zsasz anuncia su derrota desde la calle y abandona el área. Antes de que Jim se diera cuenta, Butch también se había ido. Por supuesto, pese a la gran cantidad de plomo que viajó por los aires, nadie resultó herido.

Seamos francos, la escena fue divertida, pero divertida no es lo mismo que coherente y necesaria. Para empezar, no se explica por qué Zsasz y su ejército no entran al bar en primer lugar, prefiriendo disparar a ciegas desde el exterior, simplemente no tiene sentido, más considerando lo intrépido que es nuestro calvo asesino. Pero no es realmente el comportamiento de Zsasz el más errático, sino el de Jim y Harvey, pero sobretodo Jim. Bullock a estas alturas hace lo que quiere, siempre ha demostrado ser un detective que no le teme a las consecuencias y está dispuesto a cruzar la raya de la ley; pero con Jim es diferente, porque hace un par de escenas atrás lo vimos extremadamente preocupado por la posible ley marcial que impondría Galavan, y el miedo que esta esparciría en la población, pero ahora resulta que no tiene ningún cuestionamiento a la hora de tomar una metralleta y disparar a ciegas hacia la vía pública. No es ni necesario tener dos dedos de frente para reconocer que esta escena fue acción gratuita y sin sentido. Hasta la propia participación de Zsasz es cuestionable si nos ponemos a pensar en todo el poder que ha perdido Oswald. Si lo tuvo a mano todo este tiempo, ¿por qué no le encargó los asesinatos de los postulantes para la alcaldía en vez de arriesgar su pellejo? ¿Por qué no se lo llevo al muelle al momento de liberar a su madre y así asegurarse más poder de ataque? No sabe/no contesta.


Se acerca el clímax: fiesta de asunción de Theo Galavan como nuevo alcalde. En ella Galavan estará expuesto y es por ello que, bajo el miedo un posible ataque por parte de la banda del Pingüino, el capitán Barnes designa varias unidades para asegurar el área, incluyendo a Jim y su escuadrón especial de novatos. Prefiero no spoilear esta escena ya que es interesante como todo se desenvuelve y culmina. Un tenso e interesante trío de intereses entra en disputa, los de Jim, Galavan y Oswald, por supuesto. A pesar de que era obvio que Galavan no sería asesinado esa noche, la acción de esta escena sí que se disfruta, y su conclusión entra dentro de lo aceptable, que es más de lo que se puede decir de cualquier tiroteo, sobre todo habiendo venido del anterior. Lo importante es que al final, Gordon tiene suficientemente claro quién es el verdadero enemigo de la ciudad, y le declara la guerra a Theo Galavan, cara a cara. Así es como se demuestra que el personaje es un badass con pelotas sin necesidad de metralleta en mano.

Por último, me queda hablar de Bruce, que pese a no haberlo nombrado hasta ahora, sí que tiene sus minutos en pantalla. Lo vemos desarrollando su amistad son Silver, pero lo más interesante es cuando Selina aparece como una tercera en discordia, y la astuta rubia no se lo piensa ni un segundo en amenazarla y pedirle que no vuelva. Recuerden que Silver forma plante del plan de Galavan, y la usa para espiar a Bruce y asegurarse que cuando llegue el momento, hago lo que él quiere: que le venda Wayne Enterprises. No hay mucho más que decir, salvo que la enemistad natural entre Silver y Cat se vuelve obvia, aunque interesante, además de que es una buena oportunidad para apreciar el lado más perverso la sobrina de Galavan. En un determinado momento el drama entre los tres es sumamente excesivo, pero en fin, cuando hay mujeres involucradas el techo es el límite.

En conclusión es un buen capítulo, mantiene el ritmo general de la temporada. Presenta cuotas de acción un tanto injustificadas, pero para aquellos que se dejen llevar lo disfrutarán sin cuestionar. Nigma finalmente ha salido del caparazón, y a partir de aquí, todo lo que veremos de él provendrá del peor lugar. Gordon finalmente le declara la guerra a Galavan, y nos hace pensar en los sucesos del próximo capítulo. Y como si esto fuera poco, no hay que olvidar la muerte de la madre de Oswald, que por supuesto, ya no será el mismo luego de esto. Capítulo movido, sin dudas, con su pro y sus contras, pero sumamente entretenido. ¡Hasta la próxima reseña!

Nota: 8.0/10.

miércoles, 27 de enero de 2016

TAKE ME TO MY CAVE

Título: Superheavy, part eight
Escritor: Scott Snyder
Lápices: Greg Capullo
Tintas: Danny Miki
Colores: Fco Plascencia
Portada variante “Adult Coloring Book”: Dave Johnson

La sicología infantil nos enseña que los niños tienen la obsesión de ver aquellas cosas que les interesan, vez tras vez. Una de las razones que se dan para este comportamiento es la necesidad verdadera de controlar un mundo que, desde su perspectiva, les parece inmenso e ignoto. La repetición de patrones, en este contexto, les da el sentido de seguridad que necesitan para desarrollarse.
Esta acción, así mismo, logra que el conocimiento se asiente en sus mentes de mejor manera. “La repetición, se dice, es la madre de la retención”.
Pero no sólo es conocimiento lo que los niños logran aprehender —sí, así, con hache—, sino que también graban las emociones que aquello conllevan, las cuales, si han sido placenteras, divertidas, etc., ellos querrán rememorar al ver de nuevo lo que, en un principio, les causó tales sensaciones.
Los lectores de cómics —más bien, de cómics de superhéroes— también experimentamos algo parecido: vez tras vez, en especial si llevamos muchos años leyéndolos, nos encontramos con argumentos repetitivos, con historias que nos evocan a alguna anterior. Pero no podemos evitar leerlas, aunque sabemos cómo acabarán —porque ya lo hemos visto antes, iteradas hasta el cansancio—.


Cuando las muertes de superhéroes se hicieron populares —comenzando con aquella de Superman a principio de los noventa—, pronto pudimos adivinar un patrón que se repite, una y otra vez.
Apenas sabemos que un héroe cualquiera morirá, ya adivinamos que volverá tras unos números.
Pero nosotros no somos niños —espero hablar por la mayoría— y el caudal de emociones que podamos sentir ante un evento, va mermando a medida que leemos y releemos la misma historia: Cuando Superman murió, fue noticia internacional, trascendió el mundillo de los cómics —de hecho, en mi país, fue titular de periódicos—. Todos nos sentimos conmocionados y corrimos a comprar los siguientes números para saber qué ocurriría a continuación.
En cambio, hace unos meses, cuando Batman murió al terminar el arco “Endgame”, poco y nada se supo en el “mundo exterior”. Sólo los que seguíamos la historia de Snyder y Capullo, dimos cuenta del suceso a través de las redes sociales, pero completamente sabedores de que pronto tendríamos a Wayne/Batman de vuelta —¿o hubo algún neófito de los comics que creyese lo contrario?—.
¿Qué nos motiva, entonces, a ver y rever las mismas historias? Obviamente nuestras motivaciones pueden asimilarse a la de los pequeños: la necesidad de pertenecer a un terreno que conocemos y controlamos —algo cercano a la evasión de la realidad que el arte ha tenido como una de sus funciones desde que algún cimmeriano estampó su palma en la pared de alguna cueva ibérica—. Pero, obviamente, hay diferencias —o así esperamos, para no sentirnos tan ridículos—: nos gusta ver historias que se repiten en un ciclo interminable, sabedores del final, pero curiosos de conocer cómo se alcanzará aquel clímax.


Porque ahí radica la gran diferencia entre un preescolar visionando por infinitésima vez tal o cual película, y nosotros leyendo un cómic: el niño necesita la repetición exacta de lo que ha visto an­tes. Nosotros —aunque suene horriblemente pretencioso— ambicionamos encontrarnos con un desarrollo novedoso, incluso cuando el inicio y el desenlace ya nos sean conocidos.
Y es lo que ha ocurrido con “Superheavy”: en cuanto tuvimos a Batman muerto, supimos que volvería; pero no sabíamos cómo y eso nos indujo a devorar todas las partes ya publicadas de este arco.
Snyder, no cabe duda, es un escritor con oficio. Sabe construir una historia. Sabe manejar el tempo —sí, sí, también ha cometido errores en arcos anteriores, no somos ciegos a ello—. Y “Superheavy” ha sido un muestrario de sus más aguzadas armas en el arte de narrar. Uno pudiera pensar, en vista de las noticias de esta última semana, que busca despedirse a lo grande del título.


Quizá, lo primero que nos llamó intensamente la atención respecto a Wayne/Batman, es que Snyder desde el primer número nos dijo que el héroe estaba vivo. No se sacó de bajo la manga un regreso inesperado, jugando con posibilidades. Simplemente cambió las reglas del juego y posicionó a Wayne como protagonista al capítulo siguiente de su muerte.
Anteriormente ya hemos repasado las circunstancias que envolvieron la vuelta a la vida de Wayne. Lo que Snyder quería plantearnos no era la muerte de un hombre y su posterior resurrección —hecho bastante trivial en el mundo comiquero comercial—. Snyder quería hablarnos sobre la muerte y resurrección de un mito: el mito de Batman.
Mediante varias tramas paralelas: la introducción del incomprendido Rookie y su aún más incomprendido ocupante BatGordon, la aparición de Mister Bloom, un enemigo nuevo y formidable, la vida normal alcanzando a Wayne de la mano de Julie Madison, los desvelos de Alfred, un mayordomo/padre, por proteger a su amo, las investigaciones de un ahora trascendental Duke Thomas, los laboratorios subterráneos de Powers buscando aquel metal súperpesado… Todo ello confluyó lentamente para llegar a este número #48, antesala de las dos últimas partes de este arco.
Queríamos ver cómo Batman volvería. Hoy somos espectadores privilegiados de uno de los más originales regresos de la muerte de un superhéroe: es el mito, el símbolo lo que vuelve a la vida; renovado, cambiado, motivado por nuevos deseos.


Llévame a mi cueva, ordena en la última página de este número un decidido Bruce Wayne, mientras un dolido Alfred Pennyworth se dobla de dolor.
¿Qué nos llevó hasta este punto?
Infinidad de veces se ha argumentado que Batman es el creador de The Joker. Hoy, pareciese que un también amnésico Joker es el que da el empujón final para la creación de este nuevo Batman. Una suerte de do ut des en que cada uno ha entregado algo para que el otro sea.
Si pudiésemos definir en una sola palabra este número #48, quizá la más apropiada sea subidón. De un número a otro, reaparición de The Joker mediante, todo se ha acelerado… Y no es que queramos hacer una clara referencia al Acelerador de Partículas que se pone en movimiento en este número amenazando con tragarse Gotham completa. Más bien hablamos de cómo Snyder manejó la trama, bordeando su núcleo, como un animal esperando lanzarse contra su presa, para, activado el catalizador —en un principio Duke, pero definitivamente The Joker—, arremeter con un escalamiento de la acción, de los acontecimientos, para llevarlos a un clímax que, no nos cabe duda, habremos de disfrutar a cabalidad.
Gotham vuelve a estar al borde del peligro. Mister Bloom se revela en su verdadera naturaleza. BatGordon es llevado a las cercanías de la muerte. Duke enfrenta una verdad dura. Alfred llora porque hizo todo lo que pudo y no fue suficiente. Y Bruce Wayne reclama lo que es suyo. No por un trauma. No por una venganza. Sino por decisión propia. Porque sabe que esa es su realidad. Lo que el niño debió ser. Un héroe dispuesto a dar la vida si es necesario para demostrar que sí se puede. Que los problemas no nos pueden ganar.


Take me to my cave, ordena. Y, en realidad, está sentenciando: Yo soy BATMAN. Ése soy yo. Y esta es mi ciudad.

Batman ha vuelto.

La verdad que no sé que voy a hacer con esta serie. Que tenemos que cubrirla es un hecho pero, después de atrasarme por diversos motivos, me es imposible ponerme al día, más aún teniendo otras dos series mensuales para reseñar. Trataré de ver cómo me las arreglo o, de última, si alguien se ofrece para darnos una mano no tiene más que dejar un comentario aquí mismo o comunicarse por Facebook.




"Batman and Robin Eternal" #17 ya está disponible a USD 2.99.

La mejor parodia de James Bond de todos los tiempos.




"Grayson" #16 ya está disponible a USD 3.99.

Puede que la Guerra de los Robin haya terminado, pero ahora los Petirrojos deberán enfrentar, quizás, una amenaza mucho peor. Y es que lógicamente, en una ciudad donde hay una pandilla de héroes callejeros, también debe haber una pandilla de villanos adolescentes para hacerle la vida imposible. ¡He aquí el origen de los Jokers!




"We Are... Robin!" #8 ya está disponible a USD 3.99.

Llega la conclusión del primer arco argumental de la serie y, después de quedar boquiabiertos con el número anterior, estoy seguro que nos esperan muchas más vueltas de tuerca en estas veinti tantas páginas.




"Black Canary" #7 ya está disponible a USD 2.99.


Puede que la gran mayoría de ustedes ya esté al tanto de esto, pero vale la pena repasarlo en caso de que haya algún que otro distraído en la audiencia y para poder decir que tenía razón en caso de que mis predicciones se cumplan en algún momento. La cuestión es que este Lunes vimos fotos nuevas de la esperada "Batman v Superman: Dawn of Justice" gracias a la más reciente entrega de Empire Magazine, siendo que una de ellas nos llamó poderosamente la atención por presentar a la versión apocalíptica de Batfleck, más conocida como Knightmare Batman, observando una representación gigantesca de la letra Omega tallada en el suelo y todos sabemos que cuando ese símbolo aparece, el aterrador Darkseid no debe estar muy lejos.

Aquí hay varias cosas por analizar, así que vayamos por partes. Lo de Darkseid no es ninguna novedad considerando que se viene hablando de él desde que comenzaron a surgir rumores de una posible película de la Liga de la Justicia hace unos tres años. Ahora que sabemos que habrá no solo una sino dos cintas dedicada a los pesos pesados del Universo DC Cinematográfico, lo lógico sería que el amo y señor de Apokolips aparezca al menos en una de ellas simplemente por ser su rival más conocido. Claro que si quisieran hacer algo más fiel a los cómics, Zack Snyder y compañía podrían presentar a Starro como su gran antagonista dado que fue la primer amenaza que enfrentaron al debutar en las páginas de "The Brave and the Bold" v1 #28 (1960), pero no me parece que sea una elección adecuada a nivel comercial.

Ahora bien, hay quienes aseguran que Darkseid de hecho aparecerá en la mentada "Dawn of Justice" basándose no solo en dicha imagen sino también en las palabras del diseñador de producción Patrick Tatopoulos, que en su momento comentó que Doomsday, personaje revelado en el tercer trailer del film, no sería el villano definitivo puesto que la Trinidad se las vería con "una amenaza todavía más grande" en su primera aparición en la pantalla grande. Esto suena convincente por el simple hecho de que sería increíblemente estúpido revelar al malo más malo de la historia en un trailer, aunque por otro lado tenemos que preguntarnos si realmente será Darkseid quien protagonice el tercer acto de la película teniendo en cuenta todos los personajes que van a aparecer y las múltiples tramas por desarrollar. En ese sentido la movida más inteligente, aparte de plantar easter eggs a lo largo de la cinta, sería adelantar su hipotética llegada a la Tierra por medio de alguno de sus súbditos o de sus hijos, como Orion, Kalibak, Steppenwolf o Desaad, quizás incluso animando a los héroes a tratar de detenerlo cuando finalmente aparezca. Existe la posibilidad de que efectivamente entre en escena y se enfrenta a Batman, Superman y Wonder Woman, seguro, el tema es que, por más que la pelea esté bien ejecutada y que el CGI sea convincente, sería por demás de anti-climático que después de tanta anticipación aparezca sólo con ese fin, sin mencionar que la posibilidad de ser derrotado ahí nomás queda descartada de lleno por una cuestión de lógica. Claro que también podrían hacer la gran Marvel y mostrarlo al final pero esa sería la alternativa menos original, por lo cual me inclino hacia la posibilidad de un residente de Apokolips llegando a nuestro planeta para proclamar el eventual arribo del dictador. Creo que un suceso de estas proporciones sería más que suficiente para derivar en la creación de la Justice League, ¿no les parece?


Divagues aparte, algo que no me termina de cerrar es que la imagen en cuestión pertenece a una supuesta pesadilla del Murciélago. Gracias al segundo trailer y un teaser pudimos recopilar grandes piezas del rompecabezas que representa esta secuencia, llegando a la conclusión de que se trata de un catastrófico futuro cercano en el que Superman es un déspota hecho y derecho, mientras que Batman está dispuesto a todo con tal de detenerlo, inclusive si eso significa asesinar a las fuerzas paramilitares controladas por el extraterrestre del orto. Sin embargo una escena del tercer trailer incluyó, aparte de los soldados del Hombre de Acero, a unas misteriosas criaturas aladas que dejaron especulando a más de uno. Un gran sector de los espectadores se limitó a decir que podría tratarse de una suerte de "súper soldados" ya sea del bando de Batfleck o del Kryptoniano, algunos hasta se animaron a pronosticar que se trata de los Batboys del Universo Dark Knight de Frank Miller, pero hay quienes creemos firmemente que se trata ni más ni menos que de Parademons, la conocida raza de alienígenas que conforma el ejército de Darkseid.

Lo cierto es que, sean o no Parademons, el Omega gravado en el campo de batalla y las columnas de fuego apuntan claramente en una misma dirección, lo raro es que la presencia de estos elementos en el subconsciente del Cruzado de la Capa indicarían que conoce con lujo de detalle el trasfondo del supervillano de ojos carmesí, cosa que resulta llamativa siendo que teóricamente conoce sólo a un ser del espacio exterior y no proviene de Apokolips sino de Krypton. Siguiendo esta línea de pensamiento, y asumiendo que esta secuencia tenga lugar antes de la mención o aparición tentativa de Darkseid, creo que no se trata de una pesadilla de Batman sino de una visión de Wonder Woman, muy por el contrario de lo que afirmaron Snyder y el diseñador de vestuario Michael Wilkinson. ¿Por qué? En primera instancia hay que tener en cuenta que no toda la información en torno a estos hechos es necesariamente correcta y, por otra parte, debemos recordar que aún no sabemos cuál será el papel específico de la Princesa Amazona en "Dawn of Justice". Es verdad que Bruce Wayne y Diana Prince se verán cara a cara en la gala organizada por Lex Luthor, donde también estará presente Clark Kent dicho sea de paso, pero algo me dice que la hija de Hippolyta y Zeus se sumaría a los encapotados no precisamente para enfrentar a Doomsday sino para advertirles de un posible futuro devastador donde el mundo sería invadido por las fuerzas Darkseid, futuro que bien pudo haber visto por su cuenta o por medio de algún oráculo de Isla Paraíso, pues no hay que perder de vista el hecho de que la magia existe oficialmente en el universo extendido de DC Comics, cosa que veremos con más detalle en "Suicide Squad". Es bastante rebuscado, si, pero a la vez tiene sentido y hasta resulta más creíble que la llegada de un heraldo de Apokolips, así que no lo descartaría como posible catalizador para que la Trinidad empiece a reclutar otros héroes de cara al futuro.

Sé que quizás sea mucha información infundada para digerir y que probablemente ninguna de mis teorías se cumplan al final, pero especular de esta forma me parece tan divertido que no quería dejar de compartir mis ideas con ustedes. Personalmente me quedo con la segunda, pero me encantaría saber cuáles son sus teorías sobre la tan rumoreada pesadilla de Batman y sobre las pistas que apuntan a la presencia de Darkseid. ¿Creen que las cosas se darán de esta forma? ¿Tienen teorías propias? ¿Será otro el villano que nuestros héroes deban enfrentar en el tercer acto de la película? ¡Hagan sus apuestas!

martes, 26 de enero de 2016


Hace días empezó a circular el rumor de que Scott Snyder podría dejar "Batman" para volver a "Detective Comics" como consecuencia de los cambios que traería aparejado el supuesto relanzamiento de DC Comics. Pese a que todavía no hubo ninguna confirmación oficial en torno a estas especulaciones, el propio Greg Capullo confirmó la partida de su colega desde Twitter, dejando anonadad a más de uno. Horas más tarde Snyder se hizo presente en la red social del pajarito y, si bien se mantuvo bastante críptico, agradeció tanto a Capullo como a sus fans por el apoyo incondicional que vienen recibiendo en el mentado título durante los últimos cuatro años, agregando además que la ausencia de Greg se extenderá solo por unos seis meses, siendo que el dúo dinámico de la editorial volvería a unir fuerzas para lo que describen como "el proyecto más grande que hemos hecho para DC".

Reitero, todavía no estamos en condiciones de asegurar nada pero, asumiendo que mis teorías sean ciertas, no me sorprendería que Snyder y Capullo se hagan cargo de la hipotética mini-serie que daría comienzo a un mega evento protagonizado por el Parlamento de los Búhos en Septiembre. Después de todo les correspondería por derecho siendo los creadores de estos míticos y aterradores villanos.


Por otra parte Bleeding Cool, principal fuente de rumores tras la inminente movida editorial de DC, puso sobre la mesa la posibilidad de que Marc Silvestri podría ser el nuevo dibujante de "Batman". Luego de participar en el primer volumen de "Batman: Black and White" hace casi veinte años y haber sido considerado como potencial participante de "The Dark Knight III: The Master Race", tendría sentido que el rumoreado artista finalmente despliegue su talento en el Bativerso. El único problema es que, según se dice, "Batman" pasaría a ser quincenal y dudo que Silvestri pueda mantener ese ritmo a menos, claro, que venga trabajando ya hace meses en este proyecto, pero dudo que DC haya planificado este relanzamiento con demasiada antelación. En cualquier caso, sería la primera vez...

¿Qué habrá de cierto en todos estos rumores, si es que hay algo de cierto? Supongo que tendremos que esperar para averiguarlo, pero mientras tanto me gustaría saber qué opinan ustedes sobre estos posibles cambios editoriales. ¡La sección de comentarios es suya!


La nueva franquicia animada de DC Comics continúa expandiéndose a pasos agigantados y en esta ocasión seremos testigos de la ansiada introducción de los Titanes en "Justice League vs. Teen Titans".

Por lo que podemos ver en este adelanto, la película se centrará en los jóvenes mientras buscan la forma de liberar a la Liga del control de Trigon y, aunque no lo vemos en ningún momento, me animaría a decir que el propio Nightwing será quien se encargue de formar el equipo en primer lugar para enfrentar esta amenaza. Claro que aún es temprano para empezar con las predicciones, así que habrá que esperar a tener una sinopsis oficial y un poco más de info concreta.

Dirigida por Sam Liu, con guión de Alan Burnett y Brian Q. Miller, y las voces de Jason O'Mara (Batman), Jerry O'Connell (Superman), Sean Maher (Nightwing), Stuart Allan (Robin), Jon Bernthal (Trigon), Taissa Farmiga (Raven) y Kari Wahlgren (Starfire), entre otros, se presume que "Justice League vs. Teen Titans" llegará en Blu-ray, DVD y Digital HD en la primavera de los Estados Unidos, que vendría siendo el invierno para nosotros en el hemisferio sur.

lunes, 25 de enero de 2016


El título de la entrada es bastante claro, pero aún así los invito a que me acompañen en este repaso por los puntos clave en torno a lo que el Universo DC podría enfrentarse durante este año. Eso si, tengan cuidado porque habrá spoilers de "Robin War". Quedan advertidos.

Para entender cómo viene la mano tenemos que retrotraernos al final del mentado evento, al final de La Guerra de los Robin. Resulta que los recientes conflictos ocurridos en Ciudad Gótica no eran más que una pantalla ideada por la Corte de los Búhos para atraer la atención de Dick Grayson, actual Agente 37 de la organización de espionaje internacional conocida como Spyral. Con el excelso acróbata por fin a su merced, los chicos malos lo obligaron a asumir el rol del Hijo Gris a cambio de la vida de Damian Wayne, mientras que la secta expandió sus horizontes hacia las ciudades más importantes del globo, convirtiéndose en el Parlamento de los Búhos. Está claro que se traen algo entre manos, algo descomunalmente grande, ¿pero qué?

Hace dos semanas Tom King, principal encargado de "Robin War", habló sobre el final de la historia y sin rodeo alguno dijo que es la antesala de un ambicioso proyecto que afectaría al resto del DCU. Si bien aclara que los Búhos pasarán a segundo plano por unos meses, hasta concluir con el tema de Spyral asumo, esto es algo que él y Tim Seeley, su co-guionista en "Grayson", vienen discutiendo desde el comienzo de la serie. Está claro que Dick no podrá escapar a su destino como el máximo campeón del Parlamento de los Búhos y, siendo uno de los pilares fundamentales de este vasto universo ficticio, habrá que ver cómo su nuevo status quo afectará a todos los que lo rodean. El guionista reveló además que estuvo charlando con Scott Snyder y Geoff Johns para empezar a darle forma a esta propuesta que probablemente se concrete en la segunda mitad del 2016, asegurando que apuntan a preparar un evento épico como los del Viejo Universo DC. No sé que tanto pueda confiar en sus palabras luego de lo decepcionante que fue el crsossover de los Petirrojos, pero esto ya es un hecho y hay que ir mentalizándonos de a poco.

La semana pasada también nos llegó algo de información que bien podríamos considerar como pistas al respecto. El Martes se revelaron las solicits para el mes de Abril y nos enteramos que "Garyson" #19 no contará con la presencia del equipo creativo original conformado por los mentados King, Seeley y el excelso dibujante español Mikel Janín, sino que en su lugar estarán Collin Kelly y Jackson Lanzing ("Batman and Robin Eternal") como guionistas, con Carmine Di Giandomenico ("Robin War") a cargo del apartado artístico. Como no podía ser de otra manera, el fandom se enloqueció y fue necesario que los autores salieran a aclarar los tantos desde Twitter. Por su parte, Lanzing dijo que hará solo una pequeña cantidad de números junto a su compañero Kelley siguiendo los lineamientos generales y las tramas establecidas por los autores originales, mientras que King y Seeley afirmaron que eventualmente volverán, aclarando además que este break era 100% necesario para que ellos pudieran continuar trabajando en "algo grande" relacionado con el buen Dick. Sumando esto a lo que nos enteramos gracias a la entrevista, está bastante claro que Lanzing y Kelley probablemente se encarguen de ponerle un punto final al tema de Spyral, dejando el camino libre para que King y Seeley nos presenten la antesala de este (no tan) misterioso proyecto. En ese caso, la pregunta del millón sería si el evento en cuestión transcurrirá en "Grayson" y las demás series de DC se unirán más adelante sin perder su independencia o si harán la gran "Forever Evil", relatando los hechos principales en una mini-serie, convirtiendo a casi todos los títulos de la editorial en tie-ins e incluso publicando spin-offs totalmente innecesarios. Si tuviera que elegir me inclinaría más por la segunda opción pues, a pesar de no ser la movida más adecuada, es la más lógica a nivel comercial y todos sabemos que, hoy por hoy, DC se preocupa más por sus ganancias que por la calidad de sus productos, cuando en verdad debería estar preocupándose por ambas cosas por igual. Pero bueno, eso es harina de otro costal.

Por otro lado, el Viernes a última hora comenzó a resonar con fuerza el rumor de que podría haber un nuevo reboot o relanzamiento en puerta. Ante todo, vale la pena destacar que se trata de dos cosas distintas, pues un reboot implica reiniciar todo desde cero, mientras que un relanzamiento plantea básicamente darle una lavada de cara a las propuestas, reemplazar algunas series por otras y, sobre todo, publicar muchos #1. En resumen, lo que Marvel hace cada unos pocos meses. Siendo este escenario el más probable y asumiendo que esta especulación sea cierta, se presume que esta movida se concretaría en Junio. Desde Abril hasta ese punto se publicarían solamente tres números de "Grayson" y dudo que la trama de Spyral se resuelva tan pronto, así que mi apuesta va directo para Septiembre, que marcaría casualmente el quinto aniversario de los (ya extintos) New 52 y sería una buena excusa para un llevar adelante otro mega evento.

Asimismo, no tenemos que olvidar que el pasado Diciembre también nos llegó data en relación a lo que DC tendría preparado para el Free Comic Book Day. Bah, en verdad no llegó nada concreto, pero si nos dijeron que publicarán un adelanto de un "proyecto demasiado grande como para anunciar" en por ese entonces, prometiendo que revelarían más detalles acerca el mismo recién en Febrero. Con esta popular celebración estipulada para el 7 de Mayo, quizás podría tratarse de un primer vistazo a los potenciales cambios que llegarían al mes siguiente o bien una suerte de secuela de "Robin War" que a la vez sirva como precuela para lo que ocurriría en Septiembre, pero lo cierto es que es muy temprano para especular al respecto.

Los indicios están, es obvio que se viene algo prometedor y que casi seguro involucre al Parlamento de los Búhos, sin embargo está claro que tendremos que esperar para recibir respuestas concretas. Entre tanto me gustaría saber su opinión, claro está. ¿Les gustaría que los Búhos arrementan contra todo el Universo DC? ¿Piensan que sería mejor incluir otra amenaza para el rumoreado evento y dejar a los Búhos como villanos exclusivos del Bativerso? ¿Qué clase de peligro creen que los Búhos realmente podrían representar para los pesos pesados de DC? ¿Y cómo les parece que se las arreglará Dick Grayson para salvar a todos, asumiendo que pueda? ¡Hagan sus apuestas!

sábado, 23 de enero de 2016


Guión: Tom King.
Arte: Randolph, Martínez, Giandomenico, Pugh, McDaniel.
Color: Sotomayor, Lopez, Lopes.
Letras: Tom Napolitano.
Portada: Khary Randolph.
Portada variante: Lee Bermejo.
Editora asociada: Rebecca Taylor.
Editor: Mark Doyle.

Esperaba que mi primera reseña del 2016 nos encontrara en mejores circunstancias PERO NO. Dado que en estos días vi muchas críticas favorables sobre este cómic, antes que nada aclaro que lo que leerán en la presente entrada es una opinión netamente personal. Dicho esto, desgraciadamente me veo en la obligación de ser sincero con ustedes y decirles que el final de La Guerra de los Robin me pareció por demás de decepcionante. ¿Quieren saber por qué? ¡Pasen y lean!

Resumen con spoilers.

Tras una breve recapitulación de los hechos desde la perspectiva de un Robin callejero que ya no se cree Robin, retomamos el cliffhanger del olvidable "Son of Batman" #7: Damian Wayne, consagrado como el nuevo Hijo Gris de la Corte de los Búhos y escoltado por un grupo de Talons, intercepta a Red Hood, Red Robin y los demás Petirrojos mientras trataban de huir de la Academia de Gotham. Anonadados por semejante sorpresa, los adolescentes tratan de hacer entrar en razón al iracundo Hijo de Batman, quien simplemente se limita a dejar inconsciente a todo el que se cruce en su camino, alegando que ya hizo el sacrificio necesario como para terminar con este absurdo conflicto. Así y todo, nuestro obstinado Duke Thomas se niega a caer sin pelear, dando paso a un impresionante combate mano a mano al que se suman cada vez más Robins, Talons y policías, transformando el campus de la famosa Academia en un auténtico campo de batalla.

Entre tanto, Grayson continúa lidiando con Lincoln March y los Búhos en el Laberinto de la Corte. El supuesto hermano de Bruce Wayne explica que Damian aprovechó el frenesí causado por la fuga de los Petirrojos para llegarse hasta el lugar y tratar de acabar con dicha organización, aunque en verdad terminó aceptando ser su nuevo Hijo Gris para evitar que liberaren un grupo de Talons de elite diseñados para arrasar con la ciudad en un abrir y cerrar de ojos. Como buen hermano mayor que es, Dick exige que liberen al pequeño Damian, pero la Corte solo está interesada en que el suculento espía se convierta en su campeón para reclamar el destino que tuvo la suerte de evitar durante todos estos años y, para asegurarse que Grayson no tuviera más opción que aceptar la oferta, Lincoln revela que usaron la máscara de Búho de Damian para colocar una serie de nanobots explosivos en su rostro. Ese era el verdadero plan de Lincoln, el plan que le valió su libertad tras ser capturado por la propia Corte unos meses atrás, y por supuesto que el Agente 37 terminó aceptando.

De regreso en la superficie, un apaleado y ensangrentado Duke Thomas finalmente logra razonar con Damian, que de un momento para otro cambia de actitud y se une a los Petirrojos y a los agentes del G.C.P.D. para derrotar inexplicablemente a los Talon. Es así como las autoridades recobran la confianza en los Robin callejeros, Duke comienza a dudar sobre la cruzada de los Petirrojos pero al mismo tiempo encuentra un confidente en el mentado Hijo de Batman, Dick reúne la evidencia suficiente como para entregar a la corrupta concejal Noctua ante la justicia y la Corte de los Búhos se vuelve internacional, convirtiéndose en el Parlamento de los Búhos y coronando finalmente a Grayson como su flamante Hijo Gris. Ahondaría más en los spoilers pero la verdad que no tengo ganas, así que pasemos a la parte más importante de esta reseña.

Opinión.

Si bien es probable que la gran mayoría de ustedes haya pasado de la introducción directamente a este segmento, hay una cosa muy clara y es que no me gustó este cómic. Como ya dije, en la web predominan los comentarios favorables en torno a la conclusión de "Robin War" y estoy seguro que muchos ya se prepararon para saltarme a la yugular después de lo que acaban de leer, con lo cual me permito recordarles y advertirles que se preparen porque a continuación no solo empezaré a quejarme, sino que voy a pasar a fundamentar mi descontento de manera exhaustiva. Quedan advertidos. Los que me conocen saben que en general suelo ser bastante conformista cuando se trata de historietas, prefiero disfrutar de lo que el mercado tiene para ofrecer sin chistar demasiado y de paso aprovecho para olvidarme un rato de mis problemas, creo que muchos de nosotros optamos por hacer eso, el tema es cuando un evento nos genera demasiadas expectativas. Claro que hay casos y casos. Tenemos, por ejemplo, "Convergence", una propuesta que desde el vamos prometía ser una cochinada y terminó siendo una super cochinada, un evento que tranquilamente podríamos calificar como la definición de "cero expectativas". Otra clara muestra de ello ocurrió durante "Zero Year", con un crossover que nadie pidió y nadie recuerda más que para criticarlo. Ahora bien, por otro lado tenemos casos como la propia Guerra de los Robin, eventos que arrancan con toda y no paran de sorprendernos durante sus dos primeros actos solo para empezar a desinflarse estrepitosa e inexplicablemente a medida que la trama se va acercando a su final. Hay quienes intentarán justificar esto diciendo que cualquier historia tiene altibajos y si, es algo común independientemente de la calidad de la historia en sí misma, pero una cosa son los altibajos y otra cosa muy distinta es que los encargados del evento en cuestión empiecen a sacar situaciones absurdas y giros de trama tirados de los pelos de la galera. Tras haber releído la saga de principio a fin para tener una visión más clara del panorama, estoy convencido de que en cierto punto los guionistas involucrados en el proyecto se vieron superados por la cantidad de tramas y personajes, con lo cual tuvieron que solucionar todo mágicamente con el poco espacio que les quedaban. Lo más probable es que las cosas no hubieran salido tan mal de tener al menos otro capítulo disponible para hacer hincapié en ciertos detalles básicos que pasaron totalmente desapercibidos en vez de rellenar páginas con peleas absurdas durante los últimos números, pero a esta altura no sirve de nada pensar en qué habría pasado.

Así como en el primer número de "Robin War" quedé impresionado por la caracterización de Damian Wayne, en esta oportunidad no entiendo qué quisieron hacer. Quedó claro que el niño optó por sacrificarse tal y como lo haría su padre, ¿pero qué es eso de creerse realmente parte de la Corte de los Búhos? ¿Me van a decir que el plan maestro del hijo del estratega más grande del Multiverso era simplemente renunciar a todo y unirse como si nada a una de las sectas más perversas que ha visto el Universo DC? Como si eso no fuera suficiente, volvieron a cometer el mismo error de los capítulos pasados y lo convirtieron en un pequeño recipiente de odio y quejas como no se veía hace mucho años. Quiero decir, todos lo conocemos, sabemos exactamente como es, pero al mismo tiempo sabemos que el personaje ha evolucionado muchísimo en este último tiempo y su terquedad se complementa con una enorme sensatez, motivo por el cual me parece sencillamente irrisorio que haya querido renegar de su rol como Robin sin más para convertirse en el peón de la Corte y que además haya tenido un cambio de mentalidad extremadamente radical luego de agarrarse a las trompadas con Duke Thomas e intercambiar diálogos bastante obtusos. Todo bien con Duke, me encanta el personaje y me gusta que Scott Snyder lo haya convertido en la voz de la razón de Bruce Wayne en "Batman", pero que encima haya hecho razonar milagrosamente a Damian y que de alguna forma lograra resistir un combate mano a mano con él siendo apenas un vigilante callejero es una ridiculez argumental entre tantas otras.

Ojo que si hablamos de inconsistencias narrativas no podemos dejar de mencionar la más grande e imperdonable de todas, que es el hecho de que un grupo de policías comunes y corrientes junto a un puñado de adolescentes inexpertos derrotaran como si nada a una horda de Talons. A ver, por el amor de Barbatos, a ver: como lector y seguidor de los Petirrojos callejeros entiendo que sea necesario dejarlos bien parados, incluso casi en una posición de privilegio, ante las autoridades y la opinión pública, pero NO HAY FORMA de justificar que la constante ineptitud galopante del G.C.P.D. y la vehemencia de los Robin hayan sido suficientes para neutralizar definitivamente casi a una legión de verdugos inmortales con poderes regenerativos que Batman y la Bati-Familia apenas pudieron derrotar en su momento, no sin antes terminar al borde de la muerte en más de una ocasión. Si vos me dijeras que tras escapar Red Hood, Red Robin y compañía, o incluso Damian que claramente tuvo el tiempo suficiente como para llegarse hasta la guarida de la Corte, optaron por ir en busca de cualquier tipo de arma o herramienta para criogenizar a los Talon, que hasta el día de hoy es su única gran debilidad conocida, no habría absolutamente ningún problema. Es más, me hubiera conformado con que alguien descubriera que atravesar cualquier objeto en el cerebro de los Talon retrasa considerablemente su factor curativo, pero ninguno de los chicos buenos se molestó siquiera en contarle a sus compañeros cuáles eran los únicos dos métodos realmente efectivos contra estas criaturas. Todavía me cuesta entender cómo un guionista tan talentoso como Tom King pasó por alto semejante detalle, no me cabe en la cabeza que un profesional que supuestamente sabe lo que está haciendo y está al tanto de lo ocurrido recientemente en la franquicia dentro de la cual está trabajando sea capaz meter la pata de esa manera. Quiero decir, ¿cómo puede ser que ni siquiera se haya molestado en darle al menos un par de líneas a los Robin originales, que claramente sabían como luchar contra esta amenaza, para aconsejar a sus compañeros? ¿Cómo carajo se puede obviar el único detalle verdaderamente esencial de la trama? Cualquier lector podría pensar al menos en cinco formas de solucionar fácilmente este problema en menos de un minuto y, claro, ustedes podrán decir con mucha razón que es molesto cuando alguien ajeno a cierto proyecto se pone a despotricar diciendo que lo podría haber hecho mejor, no obstante en este caso uno encuentra más consuelo pensando en cómo habría resuelto el problema en cuestión que en ver cómo lo resuelven en el cómic. Ya en el momento que Grayson descubrió que la Corte estaba detrás de todo esto podría haberle advertido fácilmente a Gordon acerca de la posibilidad de que resurgan los Talon y de cómo neutralizarlos pero no, claro que no, la pelea épica entre los Robin y la policía contra los sicarios ancestrales se resolvió sencillamente a las trompadas. A. LAS. TROMPADAS. ¿Pero saben qué pasa? Lo que en un principio resultó cautivador sobre esta historia es lo que le terminó jugando totalmente en contra puesto que, en el afán de crear un conflicto centrado exclusivamente en los Robin, el equipo creativo y los editores dejaron de lado a otros héroes locales como Batwoman, Batgirl, Bluebird, Spoiler e incluso a Alfred o al apoyo que Dick podría haber recibido de Spyral o Midnighter, desechando muchas posibilidades lógicas y muchas maneras de solucionar rápidamente inconvenientes como los que acabo de mencionar en este párrafo mastodóntico. Quiérase o no, el tiro al final les salió por la culata.

Oh, y hablando de Alfred... ¿DÓNDE RAYOS ESTÁ ALFRED? Desde un primer momento me sorprendió su notoria ausencia en esta historia considerando que no solo tuvo un rol casi central en "We Are... Robin!" sino que fue él quien rescató a los Petirrojos callejeros de morir a manos de un Talon en la antesala del evento. De hecho, una de las cosas que más me atrajo de esta propuesta fue saber que los Robin originales chocarían de algún modo con los nuevos Robin y que Alfred, teóricamente, quedaría en medio. Eso era precisamente lo que todos queríamos ver, lo que todos estábamos esperando, encontrarnos con el buen Pennyworth rindiendo cuenta ante Dick, Jason, Tim y Damian por su reciente comportamiento errático como benefactor de Duke Thomas y compañía. Sin embargo el confiable mayordomo no asomó la nariz en ningún momento, ni siquiera fue capaz de mandarle un SMS o un Whatsapp a sus protegidos para decirles como sobreponerse a los Talon, ni mucho menos fue siquiera capaz de rastrearlos para luego rescatarlos cuando estaban presos. Acá es donde nos volvemos a toparnos con el problema que mencioné unos pocos renglones más arriba, y es que su ausencia es simplemente ilógica teniendo en cuenta lo que Lee Bermejo viene haciendo con el personaje desde mediados del año pasado. Obviar por completo esta posible trama fue otro de los grandísimos errores quienes coordinaron este evento, ya que perdieron la oportunidad de escribir un encuentro que bien podría haber quedado para la posteridad. Una pena total.

Antes de seguir también me gustaría hacer hincapié en el tratamiento que recibió BatGordon. Aparte de las series involucradas en este crossover, los que vienen leyendo "Batman" y "Batgirl" saben que Geri Powers y las autoridades locales vienen utilizando a BatGordon a gusto y piacere por ser una herramienta del sistema, asignándole específicamente la tarea de arrestar a todo héroe adolescente que se le cruzara o incautar su equipamiento en un intento por mantener a raya la creciente actividad de los vigilantes anónimos. Por supuesto que Jim no estaba muy contento que digamos con su asignación, sobre todo porque sabía que esencialmente se estaba enfrentando a un grupo de niños, y esto fue abordado de lleno en la primera mitad de la saga, siendo que en la segunda mitad apenas le dieron un puñado de páginas donde tuvo una charla interesante con Grayson y luego pasó a quedar en tercer plano, apareciendo solo cuando la pandilla de Robin necesitaba ganar tiempo. Esto es algo que no solo atenta contra el trabajo de Bermejo sino contra lo que Snyder viene haciendo con el ex-Comisionado, ya que me parece totalmente innecesario arrastrar al personaje a esta historia y ponerlo en un lugar por demás de comprometedor solo para después dejarlo olímpicamente de lado. Como si no fuera suficiente con haberlo ninguneado de esa forma, lo único sobresaliente que aquí le tocó a Jim fue un apretón de manos denegado por Damian. Básicamente es así cómo podríamos resumir su participación en este relato, como una cordialidad de King y compañía para con el personaje, una oportunidad de continuar profundizando en su rol actual en el Bativerso, que a último momento fue denegada descaradamente. 

Lo que ocurrió con la pandilla de Petirrojos callejeros tampoco fue precisamente de mi agrado, en especial porque solo uno de ellos murió. Tampoco es como si quisiera que los borraran del mapa definitivamente pero seamos realistas: con el Departamento de Policía de Gotham y la Corte tras ellos, tendrían que haber muerto unos cuantos. En vez de simplemente apresarlos, King y compañía podrían haber hecho un interesante paralelismo con la brutalidad policíaca que azota a la sociedad todos los días, especialmente en Estados Unidos, o demostrar que los Talon no siempre son obedientes o precisos en sus ejecuciones, inclusive podrían haber utilizado el Laberinto de la Corte para encerrarlos y enfrentarlos unos contra otros mientras su sanidad y sus aptitudes físicas se iban desvaneciendo con el paso del tiempo, obteniendo así a su nuevo Hijo Gris de una forma mucho más práctica y efectiva que al encerrarlos en un edificio con poca protección, muchas fallas de seguridad y vías de escape de fácil acceso. Al margen de las rutas que podrían haberse tomado para hacer las cosas un poco más interesantes, el dedicarle demasiado tiempo a los Robin originales y a los protagonistas de "We Are... Robin!" dejó prácticamente sin vos ni voto al resto de la numerosa pandilla, que son justamente quienes necesitarían un poco más de participación directa en la ciudad considerando que también son una parte importante de este movimiento. Está perfecto, si hubo algo bueno que salió de "Robin War" es que los gothamitas finalmente aceptaron a los Petirrojos como una parte más de su excéntrica comunidad, ¿pero qué sentido tiene esto cuando sus aventuras se enfocan solo en cinco de los cientos de miembros que tiene este equipo? No se crean que me estoy yendo por las ramas, mi punto es que la mentada serie de Lee Bermejo debería darle un poco más de bola al resto de los Robin después de este evento, porque creo que en verdad se lo merecen y sería una buena forma no solo de aprovechar este milagroso cambio en su status quo, sino que además el convertir "We Are... Robin!" en una suerte de serie antológica le daría muchas más posibilidades de sobrevivir a futuro. En lo particular pienso que sería una movida excelente tanto narrativa como comercialmente.

Algo que no me quedó del todo claro, y los invito a corregirme si estoy equivocado, es que aparentemente Duke Thomas y Riko Sheridan se besan en el climax de la batalla contra los Talon, cosa con la que estoy totalmente en desacuerdo. Duke es un personaje demasiado trágico como para tener relaciones humanas sanas, el propio Batman ya nos enseñó mucho de eso a lo largo de los años, mientras que Riko es un personaje inocente y con una mentalidad que no me parece lo suficientemente desarrollada como para meterse en temas amorosos. En ese sentido creo que los más indicados para tener un romance serían Dre Cipriani e Isabella Ortiz, sus personalidades chispeantes y pasionales hablan por sí solas, aunque a decir verdad preferiría que mantuvieran los temas amorosos al margen en este caso particular. Después de todo, si algo hemos aprendido es que los sentimientos solo sirven para nublar el juicio y causar problemas en este rubro. Algo que tampoco me convence demasiado es la reacción de Duke sobre el final del número. Después de todo lo ocurrido, después de lo que lograron mágicamente creo que, en vez de estar dudando tanto, debería estar más decididos que nunca en continuar su misión, en continuar protegiendo a los inocentes del mal que se habita en las calles de Ciudad Gótica, honrando la memoria de sus compañeros caídos en el proceso, cosa que también se extiende a sus compañeros, por supuesto. Pero bueno, se ve que era necesario que haya un nuevo conflicto emocional para darle algo de profundidad al próximo arco argumental de "We Are... Robin!" y supongo que esto es lo mejor que se les pudo ocurrir para hacer tiempo hasta que Scott Snyder revele el destino final de los padres de Duke en "Batman".

Que los últimos siete párrafos no los engañen, todo lo que estuve mencionando fueron solo pequeñeces a comparación de lo que sigue, a comparación de lo que decidieron hacer con Dick Grayson y con la Corte de los Búhos. Desde un principio pudimos intuir que, como ya es su buena costumbre, el Agente 37 terminaría siendo el gran mártir de esta historia por verse obligado a aceptar la propuesta de Lincoln March para salvarle la vida a Damian, que ahora tiene una bomba en su cabeza because comic logic, am I right? Reconozco que en cierto modo es una forma de comenzar a cerrar el círculo que Snyder y Kyle Higgins iniciaron al revelar que Dick era descendiente de William Cobb en pleno climax del crossover "Night of the Owls", es algo con lo que todos sabíamos que eventualmente íbamos a tener que lidiar pero a la vez esperábamos que las cosas fueran un poco más orgánicas. Más allá de eso, lo que muchos no se dieron cuenta aún es que este cambio en el status quo de Grayson lo convierte en un triple agente, pues recordemos además que llegó a Spyral por pedido del mismísimo Batman y que también está haciendo de las suyas como parte de la mentada agencia de espionaje. Todo bien, me encanta el rol que King y Tim Seeley le dieron al personaje dentro del Universo DC y me parece que "Grayson" es una de las mejores series que la editorial publicó en MUCHO tiempo, sin embargo también considero que sumarle el peso de otra organización sobre su espalda ya es sobre explotarlo en demasía. Además, ¿cómo influye esto con el actual "trabajo" de Dick? Los que vienen siguiendo su serie saben que el estúpido y sensual acróbata está dispuesto a todo con tal de destruir Spyral, ¿pero llegará incluso al extremo de usar los recursos de la Corte contra ellos? ¿Será que su gran plan es simplemente venderle el alma a un demonio con tal de derrotar al anterior? Y si Grayson es lo suficientemente "inteligente" como para querer manipular a la Corte, ¿será que ellos ya tienen prevista esta jugada y han tomado las medidas necesarias para mantener a su nuevo Hijo Gris a raya? Por otro lado, hay que tomar en consideración la amenaza mutua que representan estas organizaciones y qué tanto sabe una de la otra. En ocasiones anteriores vimos que Kathy Kane Luka Netz se infiltró ni más ni menos que en las filas de la Corte de los Búhos para seguir de cerca los movimientos de Grayson, ¿significa esto que todavía tiene algún tipo de participación en la organización? ¿Y qué sabe la Corte sobre Spyral, si es que sabe algo? Sea como sea, todavía hay muchos interrogantes por resolver y mucho desarrollo por delante para el buen Dick, así que solo me limitaré a esperar y a mantener, por ahora, mi idea de que lo están sobre explotando descaradamente.

Habrán notado que en ese último párrafo usé varias veces la palabra "organización" para describir a la temida Court of Owls, y es que realmente se ha convertido en eso. Ya no estamos ante una simple secta super secreta sino que, con su expansión, la Corte pasó a convertirse en una organización criminal global como tantas otras dentro de la vasta historia del DCU, cosa que va totalmente en contra del concepto que introdujo Scott Snyder a principios de los New 52. Lo que resultó cautivador de entrada acerca de la Corte es que se trataba de un grupo reducido de personas influyentes en la elite de Gotham que venía manejando los hilos de la ciudad desde hace siglos sin que el propio Batman lo supiera, incluso hasta el día de hoy una gran parte de la ciudadanía, y sobre todo las autoridades, siguen sin reconocer su existencia a pesar de que los Talon azotaron las calles de Gótica en dos oportunidades, no obstante los editores y guionistas a cargo de "Robin War" decidieron de la noche a la mañana tirar por tierra esta simple pero fantástica propuesta para extender las ramas de la Corte hacia todas y cada una de las ciudades más importantes del planeta. Podrán decir que esta expansión tiene sentido y puede, PUEDE, que tengan razón, pero eso no quita el hecho de que DC haya transformado la adición más significativa de Snyder en la mitología de Batman en algo diametralmente opuesto a su idea original. Si bien esta movida no debería sorprendernos considerando la forma en que DC se desgració (por no decir otra palabra más subida de tono) en todo el trabajo que Grant Morrison había hecho en la franquicia al reiniciar su universo en pleno desarrollo de "Batman, Inc.", borrando en el proceso gran parte de todo lo que había hecho, es algo que deberíamos tener en cuenta si queremos analizar objetivamente la situación. Al igual que con el tema de Dick siendo el Gray Son de la Corte, todavía es muy pronto para opinar sobre su pasaje a lo que ahora conocemos como el Parlamento de los Búhos, así que prefiero reservarme hasta poder opinar con fundamentos un poco más sólidos.

Ya que estamos con el tema de la Corte, hablemos del (para nada) querido Lincoln March. Creo que hablo por la gran mayoría de nosotros cuando digo que seguimos con ganas de ver la resolución entre la riña Lincoln/Bruce desde el final de "Court of Owls", más aún tomando en cuenta lo decepcionante que fue su cameo en "Batman Eternal", pero no sé si esta sea necesariamente la mejor forma de hacerlo. Pese a que muchos odiamos el final de su breve participación en la mentada serie semanal, con el tiempo llegamos a aceptar que ese era su destino y que no lo veríamos por un largo rato, solo para después volver a aparecer de un momento a otro como el gran deus ex machina de los guionistas. Como ya establecimos en el resumen, todos y cada uno de los hechos tras la Guerra de los Robin fueron obra suya, siendo que con este maquiavélico esquema logró recuperar su libertado, cosa que dentro de todo tendría sentido de no ser por el pequeño detalle de que EL TIPO ESTABA CONGELADO. Si hacen memoria recordarán que Lincoln traicionó a la Corte de los Búhos tras matar a sus líderes, robarles su dinero, robarle el "suero de la inmortalidad" y tratar de destruir su Laberinto, razón por la que ellos mismos se encargaron de capturarlo y criogenizarlo para enseñarle una lección. A esto hay que sumarle también el hecho de que la Corte siempre se caracterizó por ser extremadamente inteligente, con lo cual me cuesta creer que de un día para el otro se les ocurriría descongelar a March para ver si casualmente tenía algún plan malvado en mente y mucho menos que aceptaran liberarlo tras oír la propuesta, sabiendo que es solo cuestión de tiempo para que Lincoln vuelva a tratar de acabar con todos ellos para apoderarse de la organización, y pudiendo ejecutar la movida perfectamente por su cuenta sin necesidad de tenerlo merodeando por ahí. Llámenme obsesivo pero sabiendo como se maneja la Corte, al menos bajo el mando de Snyder, me parece total y absolutamente ilógico que hayan tomado esta decisión. Está claro que deben tener bien vigilado a March ahora que se ha convertido básicamente en su mascota, e intuyo que en determinado momento pasará a ocupar un rol muy similar al que Mr. Minos tuvo en el primer arco argumental de "Grayson", pero vuelvo a reiterar mi total descontento en torno a esta decisión incoherente. Al margen de esto, hay que considerar que la jugada de la Corte implica que de algún modo estaban al tanto no solo de la supervivencia de Grayson sino de su actual posición dentro de Spyral, algo que sería interesante que expliquen más adelante. Sea cual sea el caso, en nuestro análisis de "Son of Batman" #7 dijimos que esta trama en particular necesitaría una explicación por demás de satisfactoria para no dejar un gigantesco manchón en el lienzo de "Robin War" y por desgracia fue todo lo contrario, pues cualquier lector de huesos amarillos y con un mínimo de sentido común sabría que la participación de March no era esencial y que simplemente lo incluyeron a modo de carnada creativa para ese sector del público que se conforma con historias berretas y vacías.

Realmente se me hace casi imposible juzgar el guión objetivamente viendo tantas, pero tantísimas cosas que me indignan. A nivel técnico podríamos decir que King hizo un buen trabajo, ya que la estructura del cómic es lo suficientemente dinámica como para que los cambios de locaciones constantes no sean tan molestos y los diálogos de los personajes están bastante bien escritos, pero después nos topamos con todas las inconsistencias que vengo mencionando y nos damos cuenta que no se trata más que de un final pésimo escrito a los apurones. Leyendo el evento de una sentada podemos notar leves inconsistencias narrativas, aunque la mayor se dio entre el final del quinto capítulo y el comienzo de éste, siendo que de tener a Grayson semi inconsciente y a punto de morir por órdenes de Lincoln March pues la Corte ya había encontrado a su Hijo Gris en el pequeño Wayne, pasamos a tenerlo en perfectas condiciones, observando el momento en el que Damian asumió el susodicho rol y listo para enfrentarse a March, quien por algún motivo sigue insistiendo en que ahora Dick debe aceptar su destino como el campeón supremo de los Búhos. Reitero lo que dije más arriba: está claro que en determinado momento las cosas se salieron de control y se aprecia el intento de los guionistas por no demostrarlo, mas las fallas de este evento que en un primer momento parecía gozar de una planificación milimétrica empezaron a notarse cada vez más con el correr del tiempo. Palabras más, palabras menos, todos los escritores involucrados podrían haber hecho un mejor trabajo y lo saben, especialmente King que, con este final paupérrimo, deshizo todo lo bueno que había hecho al principio.

El arte es otro aspecto de esta revista que me genera sentimientos encontrados. Ya el primer número contó con tres dibujantes más de los que supuestamente debía tener, mientras que aquí contamos con un total de cinco. Cinco dibujantes para ilustrar 38 páginas de un cómic que debería ser un 10/10 absoluto considerando el marketing y los numerosos preparativos detrás de este evento. No sé ustedes, pero para mi esto es algo inaceptable. Khary Randolph, que tendría que haber sido el único artista a cargo de estos dos one-shot, dibujó apenas cinco míseras páginas, el español Álvaro Martínez, uno de mis favoritos personales, se encargó de siete maravillosas páginas protagonizadas por Grayson y la Corte de los Búhos, a Carmine Di Giandomenico le tocó plasmar la épica batalla de los Petirrojos y el Departamento de Policía contra los Talon a lo largo de una decena de páginas, Steve Pugh ilustró media docena más y finalmente lo tenemos a Scott McDaniel con nueve páginas. Siendo que casi todos ellos participaron previamente en el evento, es lógico que hayan querido darles su lugar en este número cuando se dieron cuenta que Randolph no llegaría ni por asomo a completarlo por su cuenta, sin embargo nos toca recaer en lo mismo de siempre: Que haya cinco artistas en lugar de uno no significa que el panorama sea mejor sino todo lo contrario, pues disposiciones como ésta arruinan por completo la consistencia gráfica que este cómic debería tener por costar cinco dólares. Si me dijeras que todos hicieron un trabajo impecable podría tomármelo mejor, pero ni siquiera eso. Salvo por Giandomenico y Martínez, la falta de tiempo afectó considerablemente al resto de los ilustradores y de sus respectivos entintadores, y no hay que tener una mirada muy aguda para notarlo. Encima de todo agarran y le dan NUEVE PÁGINAS a McDaniel, un dibujante que pasó de ser excelente en la década de los '90 a convertirse en uno de los "profesionales" más desprolijos e inconsistentes que vi en mucho tiempo. No sé si estará muy necesitado de trabajo o si tendrá algún tongo con DC, pero claramente este tipo no tendría que haber estado involucrado en este evento bajo ningún punto de vista. Ojo que como portadista es bueno aunque como dibujante de interiores deja mucho que desear a esta altura del partido. Continuando con las cosas que afectan a la continuidad visual de la historia, también debo destacar que todos los artistas se tomaron INCREÍBLES libertades a la hora ilustrar los atuendos de los Robin y de los Talon, salvo por Grayson que hay que ser muy papa frita para pifiarle con su traje, y lo mismo pasó con el colorista Mat Lopes que, al igual que en "We Are... Robin!" #7, pintó a los Talon de blanco en vez de negro. Por cierto, ¿vieron a William Cobb en la secuencia de Martínez? Hubiera estado bueno que realmente esté presente, lástima que el atuendo de los Talon JAMÁS se repite y, si la memoria no me falla, Cobb teóricamente sigue rondando por ahí tras el final de "Arkham War". En definitiva, la falta de tiempo y de coordinación hizo estragos en todo sentido.

La charla final de los Bat-Boys originales en la Cueva tampoco fue muy satisfactoria que digamos. Esencialmente lo que hicieron con Grayson en esa secuencia fue convertirlo todavía más en un proto-Bruce Wayne, como vienen haciendo desde hace meses en "Batman and Robin Eternal". Los tres Robin menores no solo desconfían de él (desconfianza que se suma al hecho de que les mintió acerca de su "muerte"), sino que Dick decide ocultarles arbitrariamente todo lo ocurrido en el Laberinto de la Corte y prácticamente les echa en cara lo que hizo por ellos. Siendo que uno de los objetivos principales del personaje siempre fue, en casi todas sus versiones, salir de la sombra de Batman, demostrar que puede ser mejor persona que él, demostrar que es líder confiable y querible, ¿qué sentido tiene que ahora se empeñen en querer hacerlo cada vez más parecido a su otrora mentor? ¿Será esta medida, al igual que muchas de las que mencioné previamente, la más indicada para Grayson en esta etapa de su carrera? ¿Será ese el destino que indefectiblemente le espera por asumir la vida y los riesgos que asumió? Solo el tiempo lo dirá.

Por cierto, ¿no se supone que Batman inundó el Laberinto en el final de "Court of Owls" y permaneció así hasta no hace mucho, como vimos en las páginas de "Batman" v2 #38 y #39? Si bien esto puede pasar desapercibido por muchos, siempre me pareció un recurso interesante por ser la marca que el Encapotado dejó en la historia de la agrupación, y el hecho de que el lugar ahora esté prácticamente como nuevo indica que la Corte estuvo haciendo remodelaciones y que liberó a March hace menos de un año o que King también obvió este detallito, aunque prefiero quedarme con la primera opción.

No me malinterpreten, que por ahora no me convenza el enfoque que quieren darle a la Corte no significa que no esté emocionado por su regreso. El arco argumental que vio nacer a la secta fue una de las mejores cosas que salieron de los New 52 y también uno de los mejores trabajos de Scott Snyder, superado solamente por "Black Mirror", aunque desgraciadamente quedó relegada a un segundo plano entre las historias del Joker y "Zero Year", siendo James Tynion, alumno estrella de Snyder, el encargado de continuar expandiendo parte de su mitología en "Talon" y "Batman and Robin" #23.2: The Court of Owls. Claro que las cosas volvieron a salir mal cuando los cambios creativos acarreados tanto por "Forever Evil" como por "Convergence" obligaron a ambos guionistas a renegar los pocos planes que podrían haber tenido para ellos y, al final, todo lo que vimos fue un cameo super random de Calvin Rose/Talon en el último número de "Batman Eternal". Ese es quizás el problema de todo esto, que Snyder no tuvo más remedio que alejarse de la Corte y sus personajes quedaron en las manos de gente no muy idónea para manejarla, cosa que terminaremos de comprobar a lo largo del 2016 con la supuesta y constante presencia de la organización a lo largo y a lo ancho del Universo DC. Así y todo, al mismo tiempo la editorial se encuentra ante una posibilidad única de terminar de atar todos los cabos que vienen quedando sueltos desde hace años, como la pelea definitiva entre Batman y Lincoln, la resolución de todo lo que quedó pendiente en "Talon", incluyendo el regreso del mentado Calvin, de
Casey y Sarah Washington y de Felix Harmon a.k.a. The Gotham Butcher, el regreso de William Cobb, el notorio ancestro de Dick Grayson, junto a todos los demás Talon que supuestamente andan libres por ahí y la culminación de la historia que prometió liberar al Primer Talon, que al parecer es el peor de todos ellos. Calculo que los nuevos planes de DC para la Corte chocarán un poco con todo lo que acabo de mencionar, pero sabemos que las cosas pueden salir bien con el debido planeamiento. Asimismo, hay quienes aseguran que el Thomas Wayne, Jr. de Tierra 3, mejor conocido como miembro del Sindicato del Crimen bajo el alias de Owlman, podría estar detrás de toda esta movida viendo que fue el único villano que quedó en libertad tras "Forever Evil" y que tenía una clara obsesión con el Dick Grayson de Tierra 0. Esto podría tener algo de sentido considerando que pasaron como dos años desde la última vez que lo vimos y que, tras realizar un pacto secreto con el propio Lex Luthor hace no mucho, recién volvió a aparecer este mes bajo la pluma de Geoff Johns, aunque por otro lado creo que sería complicar las cosas demasiado. Parafraseando un popular tema de los Redondos, serían tantos los cocineros que joderían la sopa (aunque admito que tener a dos Thomas Jr. en un mismo lugar sería irónico e interesante).

Conclusión.

Después de mucho analizar, quejarme y divagar, creo que todos llegamos a la misma resolución: La Guerra de los Robin podría haber sido muchísimo mejor de lo que terminó siendo solo con un poco más de coordinación y otro capítulo para darle sentido a las incoherencias que vengo mencionando. Queda claro que esta historia se centraba en los Petirrojos, principalmente en la facción callejera, aprendiendo a superar las dificultades que se les presentaran en el camino pero al final fueron los propios guionistas quienes no pudieron superarlas. En términos simples, "Robin War" fue un descarado McGuffin diseñado para que el primer Robin siga alejándose de la Bati-Famila tras unirse al Parlamento de los Búhos puesto que lo demás quedó más o menos como antes y, viendo las cosas desde ese ángulo, nos damos cuenta que todo esto fue super innecesario porque tranquilamente lo podrían haber hecho en "Grayson" más adelante. No acostumbro a dar puntajes porque la calificación numérica no me parece justa pero, si tuviera que hacerlo, tanto este número como el evento en general se llevarían un cinco. Me cuesta mucho decir esto porque estaba lleno de ilusiones pero este crossover fue una porquería.