¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

jueves, 25 de mayo de 2017

Esperando Wonder Woman

A una semana del tan esperado estreno en cines de la primera cinta de Wonder Woman, nosotros en el Blog de Batman hemos querido sumarnos al ambiente de expectativa previa al evento.
Sí, ya sé que somos el Blog del caballero ése, ¿pero quién puede restarse a la ocasión? Nosotros no, por lo menos. Y si hay que justificar que hablemos de nuestra querida Amazona, bueno… fácilmente podemos echar mano de las secuencias en que hemos visto a Diana Prince y Bruce Wayne interactuar en “Batman v Superman: Dawn of Justice” y en los adelantos de “Justice League” y, no lo pueden negar, se ve que ese Batarang está buscando una tiara donde clavarse


Queremos hablar someramente, sólo para calentar motores, de la próxima película y nuestro acercamiento viene por el lado de las anteriores apuestas live-action que, aunque quizá algunos no lo sepan, no se limitan a la ya icónica serie de los setenta.
Pero antes, y como nos gusta hacer por estos lares —que si no, el editor nos echa la bronca—, repasemos un poco quién es esta superheroína que amenaza con convertirse en la reina del ecrán.

Orígenes

Cuando se habla del género de los superhéroes suelen mencionarse como piedras fundacionales a Superman y Batman. Y es cierto, ellos son la patada inicial de un invento que perdura hasta nuestros días y continúa creciendo. Pero… pero hay un “pero” que muchas veces pasamos por alto a intención —especialmente nosotros, los matriculados en este Blog que le encendemos velas al Murciélago—: ambos, Sups y Batsy, son personajes que se basaron en anteriores personajes del pulp: el kryptoniano tiene sus antecedentes directos en John Carter y los sueños locos de un súper hombre de Nietzche, y Batman en el Zorro, la Sombra e incluso el Fantasma.
Sí, ellos lograron conjugar lo que ya se venía haciendo en el rubro de lo fantástico y la ciencia ficción, y crear un producto nuevo e irrepetible que, como ya mencionamos, cimentó las bases de todo un género.
Sin embargo, en una medio predominantemente masculino, con qué facilidad olvidamos a la gran Señora de los superhéroes. La mujer que abrió un nicho donde antes predominaba la testosterona.
Cuando pensamos en Wonder Woman olvidamos que ella es, con todo derecho, la primera y original mujer superhéroe.


Hasta antes de ella, las mujeres eran simplemente las damiselas en peligro a las que el héroe de turno salvaba. Diana Prince, por el contrario, no necesitaba ser rescatada: ella era la valiente que ofrecía el pecho a las balas —perdonándome la expresión—. Y, mejor aún, no tiene antecedentes previos en las publicaciones de la época.
Creada por William Moulton Marston, vio la luz en las páginas del número #8 de “All Star Comics a fines del año 1941 y desde entonces ha sido un personaje indispensable dentro de DC Comics, hasta el punto de ser uno de los tres pilares que conforman la dichosa trinidad.
Hoy, aún si excluimos la película, es un personaje rápidamente identificable y, con toda seguridad, la única superheroína reconocida por toda persona en cualquier parte del mundo.
Aunque sus características han variado de versión a versión y de época en época, la esencia del personaje permanece inalterada: una Amazona que llega a nuestro mundo y se convierte en adalid de los desprotegidos.

Base mitológica

Cuando hablamos de Amazona, ¿de qué hablamos?
Para crear el background de Diana Prince, Moulton Marston tomó como referente al pueblo de guerreras más singular de la historia: las Amazonas.


Nacidas dentro de la mitología griega, las Amazonas aparecen en todo relato como guerreras implacables, verdaderas némesis de los hombres.
Ubicadas geográficamente en los inicios del Bósforo, en la parte asiática de Turquía, su historia es siempre abordada desde la aventura de algún otro héroe mítico que entra en contacto con ella.
Es así que conocemos a la reina Hipólita cuando Heracles la seduce para robarle un maravilloso cinturón o a la reina Pentesilea, que pierde la vida combatiendo contra Aquiles ante las puertas troyanas.
La tradición las designa como hijas del Dios de la guerra Ares y, por lo tanto, amantes de la caza y la guerra. Incluso se cuenta que, para manejar de mejor manera el arco, se cortaban el seno (algunos postulan que su nombre proviene de este hecho ya que mazos, en griego, significaría “privadas de un seno”). Despreciaban a los hombres, quienes sólo eran útiles como procreadores —aunque haya excepciones como el de la Amazona Antíope, a quien Teseo desposó y de cuya unión nació un hijo Hipólito—.


Cuando los conquistadores llegaron a la costa Este de Sudamérica, remontaron un ancho río en cuyos márgenes creyeron ver a las míticas guerreras. Debido a ello, denominaron al río “Amazonas.
Aún discurre por tierras brasileñas…

El camino a la película

Gal Gadot, como ustedes saben muy bien, no es la primera en portar los brazaletes. Pero tampoco Lynda Carter.
Ya en plena época a-gogó hubo una aproximación al personaje, quien, junto a Batgirl de Batman '66, conformaría una suerte de spin-off cuando los spin-off no estaban de moda. Pero eso sólo fue un proyecto que no pasó del papel.


Unos años después, en un dudoso intento de película para televisión, la rubia Cathy Lee Crosby portó el uniforme de Wonder Woman que, gracias a los olímpicos, no tuvo mayor repercusión —si no saben quién diablos es Cathy Lee Crosby, quiere decir que deberían estar tomando su leche y estudiando, niñatos, y dejarnos esto de los cómics a los adultos—.
Sólo entonces vino la musa de nuestros sueños húmedos de los setenta, nuestra querida Lynda Carter, que durante toda una vida fue nuestra única y gran Mujer Maravilla, Marvila, adquiriendo tal asimilación con el personaje que ha sido la piedra de toque para cualquier versión posterior que se ha querido hacer del personaje. Eso… hasta Gal Gadot… ¡Pero aún no llegamos ahí!


En un nuevo intento de resucitar televisivamente a la Amazona, por el 2011 llegó a realizarse un penoso piloto de una nueva serie protagonizada por la actriz Adrianne Palicki —que hoy por hoy, rompe corazones y huesos en “Agents of S.H.I.E.L.D. y que pronto veremos como la segunda de a bordo del Orville en la parodia de Star Trek” de Seth MacFarlane—.
Por aquel mismo tiempo, un paro del Sindicato de Escritores de Hollywood echó por tierra el proyecto de George Miller de llevar al ecrán a la Liga de la Justicia con Megan Gale en el papel de la Amazona. De aquel proyecto, sólo nos quedan algunas imágenes de diseño.


Todo eso, hasta ahora…

La película

Cuando Zack Snyder se sacó de debajo de la manga su “Batman v Superman: Dawn of Justice”, pronto una de las sorpresas mayores fue la inclusión de Wonder Woman en la entrega.
Las apuestas se hicieron rápidamente. Todos tenían su candidata ideal. La mía siempre fue Lucy Lawless.


Cuando se supo que Gal Gadot, una esquelética actriz —judía para más remate— sería la encargada de darle vida al personaje, todos quedamos atónitos.
Pataleamos, alegamos.
Y llegó “Batman v Superman: Dawn of Justice”. Y Gadot se robó la película… y nuestros corazones.
Hoy, vistos los múltiples avances de la cinta a estrenarse, leídos los comentarios favorables, viéndola a ella en acción, sólo podemos agradecer su presencia.
Y esperar con ansias su estreno.


De Lynda Carter a Gal Gadot —obviando lo olvidable—, Wonder Woman sigue pisando fuerte. La más famosa de las Amazonas llega el 2 de Junio (1º en Argentina). Tras su estreno, estamos seguros que el Universo Extendido de DC logrará la consolidación que tan esquiva le fue el año anterior.

9 Batcomentario/s:

Anónimo dijo...

"Cuando se supo que Gal Gadot, una esquelética actriz —judía para más remate— sería la encargada de darle vida al personaje, todos quedamos atónitos."

No entiendo bien el Judia para mas remate

mena dijo...

Estimado Anónimo:

Quiere decir que, además de ser flaca, Gadot es judía.
Bue... hoy por hoy ya no está tan flaca, pero te puedo asegurar que sigue siendo judía.

Sinceramente,
Mena

Ezequiel Castro dijo...

¿Y dónde está Megan Gale? ¿Y que la vida promiscua de Moulton Marston fue caldo de cultivo para el nacimiento de Dianita? Sr. Mena ud y yo tenemos que hablar... con pistolas al amanecer.

mena dijo...

Estimado señor Castro:
Su sionismo encubierto saldrá a la luz después que hablemos... Justo cuando usted esté quemándose en el horno y yo escuchando "Dance to the end of love" de mi amado Leonard Cohen.

maximiliano figueroa dijo...

"judía para más remate"??!! mmm... creo que eso lo pensaste vos solo

LauraLiche dijo...

1 no entiendo porque ser judía le parecía a alguien un problema, el que era super flaca si lo entiendo.
2 el Amazonas fue yamado así porque los colonos se encontraron con pueblos indígenas en donde las mujeres eran fieras y tenían el mismo poder político y social de los hombres.

mena dijo...

Sí. Y la soledad me pasó la cuenta: en vez de "judía" debí poner "israelí".
¡Haz de cuentas que escribí "israelí para más remate".
Caí en el clásico error se confundir religión con nacionslidad. Como con los habitantes de la India, a quienes llamamos hindúes en lugar de indios.
Hindúes sin los que profesan el hinduismo.
¡Geacias!

mena dijo...

Compañera Laura. Que Alá esté contigo.
Del primer punto ya me wxplayé en el anterior comentario.
Respecto al segundo, ¡interesante aporte!
Seguramente circula más de una versión sobre el origen del nombre del río Amazonas.

Billy dijo...

No entiendo lo de juBUENO. Y su creador murió a los pocos años, verdad?