Reseña: “Detective Comics” #956 - “League of Shadows”, última parte

Lazos familiares

Título: “League of Shadows”, parte 6: “Finale: The Duel”.
Escritor: James Tynion IV.
Artista: Marcio Takara.
Colores: Marcelo Maiolo.
Rotulado: Sal Cipriano.
Portada: Eddy Barrows, Eber Ferreira y Adriano Lucas.
Portadas variantes: Rafael Albuquerque.

Fueron seis intensas partes.
“League of Shadows” no sólo viene a cerrar un primer supra-arco que iniciara con Rebirth y la vuelta a la numeración original de la serie insigne del Murciélago —hablamos de Rise of the Batmen—.
Rápidamente Tynion IV nos introdujo en su proyecto, nos dio a conocer a los actores de la trama y sembró las semillas para el arco actual, que finaliza en este número #956.
“League of Shadows” comenzó como un simple susurro, un mito urbano en el que ni el mismo Batman creía. Un error que le golpeó en la cara, pillándole completamente desprevenido.
Pero a través de las distintas fases del trabajo de Tynion IV, nos hemos dado cuenta de que “Detective Comics” es mucho más que la historia de un equipo y, si bien Batman es el aglutinador natural, este título ha servido para desarrollar a los otros integrantes. Y si hay algo que define a “League of Shadows”, ese algo —o alguien— es Orphan… o, como hemos aprendido, Cassandra Cain.


Porque “League of Shadows”, más allá del ataque contra Gotham, es la pelea entre una madre —Shiva, sanguinaria líder de esta Liga— y una hija —la misma Cassandra Cain—.
“League of Shadows” es, por lo tanto, LA historia de Cassandra.
Desde que la redescubrimos en las páginas de “Batman & Robin Eternal, quisimos reconocer al personaje que tanta relevancia tuvo antes de The New 52.
Ahora, Tynion nos está regalando esa oportunidad.
Este Finale está cargado de emoción y acción a partes casi iguales pero la acción está, obviamente, sublimada a la emoción. Emoción, entiéndase bien, no en el sentido barato de alguna producción chapucera juvenil sino en el sentido primario de la expresión: ese tipo de emoción que sólo se pueden encontrar al interior de las familias, con sus disputas, sus querellas, sus peleas, pero también sus afectos, sus cariños, sus amores.
Cassandra era sólo un instrumento de matar, calibrado, aceitado y puesto a punto con la precisión de un cazador preparando su arma para ganar algún preciado trofeo.
No tenía voz —tanto en sentido figurado como literal— porque lo único que se necesitaba de ella era que actuara cuando se le ordenara. Un proyectil en su cámara listo para dispararse al apriete del gatillo.


Tuvo un padre —por lo menos en sentido biológico—, pero que sólo resultó ser el bastardo que la entrenó.
Y también tuvo una madre… aún peor que el padre.
Ahora se encuentran… y chocan.
Porque gracias a la “familia” que Cassandra ha encontrado dentro del equipo de “Detective Comics”, ella ha encontrado su propia voz y, más importante todavía, ha tomado una decisión: ella será un arma para salvar a sus compañeros, para detener la locura.
¿Es un arma? Pues también será el que elige un blanco, que apunta y aprieta el gatillo, pero no matará.
Porque ella es Cassandra Cain.
El número anterior nos dejó con ella enfrentando a su madre, tras derrotar a la entera Liga. Una labor a primera vista infructuosa, pero que es bellamente coronada por el apoyo del equipo completo.
Cassandra y su familia contra la mujer que la engendró.
La opción de la ex-Orphan es no matar y está dispuesta a dar su propia vida para mantener esa declaración de principios.


Las páginas, bellamente ilustradas con trazos gruesos, negros y rodeados de un rojo violento, de alerta; son el escenario de este enfrentamiento final.
Batman, Batwoman, Batwing, Azrael son los comparsas, pero no la estrella principal.
Ese papel está reservado para Cassandra.
Aunque el movimiento, los cuerpos agitándose son la tónica de las viñetas; sin embargo, lo más importante es el diálogo entre madre e hija. Una verdadera batalla intelectual en la que sólo puede salir ganando una.
Y la balanza se inclina a favor de Cassandra y le demuestra a su madre lo equivocada que está.
Descubrimos, entonces, que Shiva no es una asesina por que sí. También tiene una razón. También fue manipulada. Se cree engañada y busca su propia declaración de principios.
Tynion tiene el gran acierto de volver a poner en escena a Ra’s al Ghul para sellar el destino de Shiva, pero también para volver a reclamar la posición que durante tantos años de tibios argumentos lo han transformado en un enemigo menor.
Al Ghul fue concebido como la contraparte natural de Batman. El Moriarti de Holmes, al decir de su creador.
Durante años vagó como un personaje ocasional, siempre supeditado a otros personajes.
Ahora parece volver a reclamar lo suyo —merced a apariciones en paralelo en otros títulos—.
No obstante, él también es un personaje secundario —aunque se perfile como un potencial y gran enemigo a futuro—. “League of Shadows”, insistimos, es el arco de Cassandra Cain. Ella es el eje principal de esta historia y es ella quien ha evolucionado durante las páginas que duró.
Mención aparte merece la, a esta altura, famosa última página de este cómic y su modificación en vista del retraso en la publicación de “The Flash” #22, la cuarta y última parte de The Button.
Al leer el epílogo de “Detective Comics” #956, nos encontramos con Batman y Batwoman conversando.


El diálogo gira en torno a la desaparición del Coronel Kane y la participación encubierta de su ejército de Batmen, pero también sobre al Ghul y la investigación vinculada con la magia que emprenderá Batman para derrotar a su enemigo.
Originalmente, y cuando se suponía que “The Button” ya habría concluido, este epílogo tenía lugar tras esos eventos del crossover y el diálogo entre los primos giraba en torno a Tim Drake y lo que pensaba hacer Batman para rescatarlo de la prisión del misterioso Mr. Oz, habiendo tenido la confirmación de que su antiguo compañero está vivo.
DC Comics intentó detener la filtración, sin embargo, merced a Internet, ya es vox populi lo que, lejos de desilusionarnos, aumenta nuestra excitación por el evento “Rebirth” completo y también por “Detective Comics” mismo.
Mientras tanto, nos quedamos con lo que indica el adelanto. Spoiler alert!

Es hora de que otro personaje crezca en las páginas de este magnífico título de la Bati-Familia.

Comentarios