¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

jueves, 17 de agosto de 2017

Portada de John Paul Leon para "Batman: Creature of the Night" #1.

Los Bat-Books no paran de llegar y los amargos de siempre deben estar dándose contra el piso.

DC Comics parece más decidido que nunca a depredar los bolsillos de sus fans, especialmente de los Bat-Fans (¿los otros importan?), en la segunda mitad del año puesto que el 29 de Noviembre próximo llega un nuevo título basado en nuestro héroe, "Batman: Creature of the Night".

La mini-serie de cuatro capítulos en formato prestige propone algo un tanto distinto y eso ya la hace destacable desde el vamos. Situada en Boston en 1968, nos contará la historia de Bruce Wainwright, un niño que está obsesionado con El Encapotado y compartirá el horrible destino que Bruce Wayne tuvo cuando era pequeño, atestiguando el asesinato de sus padres a manos de un ladrón. Se supone que estamos enmarcados en el mundo real, donde los personajes de historietas son sólo eso, pero eventualmente una suerte de Hombre Murciélago aparecerá en las calles para cazar a los malhechores por las noches. ¿Será real lo que este joven Bruce está viviendo?

Doble página de "Batman: Creature of the Night" #1.

La historia correrá por cuenta de dos grandes como son Kurt Busiek y John Paul Leon. Busiek supo trabajar para DC en varios títulos como
"Action Comics", "Wonder Woman", "Justice League of America" y "Trinity" por nombrar algunos, aunque es reconocido sobre todo por "Astro City" (Image Comics). Asimismo, Kurt hizo una serie similar a la que nos compete en 2004 junto a Stuart Immonen, "Superman: Secret Identity", donde se narra la vida de un adolescente de Kansas llamado Clark Kent que descubre que puede volar e inclusive tiene súper fuerza, tratándose también de una historia situada en lo que podemos considerar como el mundo real.

El artista John Paul Leon actualmente trabaja en el cuasi-Bat-Book "Mother Panic" publicado bajo el sello de aventuras adolescentes de DC llamado "Young Animal" y en Los Nuevos 52 trabajó en el arco "The Terminal" de "Detective Comics" v2. Además ilustró la novela gráfica "Batman: Anarky" (1999) y en "Batman: Black and White" v2 (2003), entre otros trabajos vinculados al Caballero Oscuro.

Un pequeño dato de color: El niño que protagonizará esta historia se llama Wainwright, tal como Joshua de Wainwright, un ancestro templario de Bruce Wayne en el Elseworld "Batman: Dark Knight Dynasty" del año 2003. Curiosamente aquel relato gira en torno a Vandal Savage y, si están al tanto con "Dark Days"/"Dark Nights", saben que esto no puede ser una coincidencia *guiño guiño* (?) 

lunes, 14 de agosto de 2017


Quedan unos tres meses para que la película de La Liga de la Justicia llegue finalmente al cine. Se dijeron muchas cosas en torno al film, algunas de ellas resultaron ser ciertas y otras no tanto, sin embargo la cuestión es que quizás nunca lleguemos a saber a ciencia cierta qué tanto diferirá la cinta que veremos en Noviembre en relación a lo que se pensó originalmente.

Ben Affleck dijo que Joss Whedon es la mejor persona que pudieron haber elegido para reemplazar a Zack Snyder bajo las circunstancias que motivaron su alejamiento. Y eso no es poca cosa viniendo de uno de los productores ejecutivos del largometraje. Si, aunque ya nadie lo recuerde se supone que El Maldito Batfleck también está involucrado en el detrás de cámaras de "Justice League".

En los últimos días hemos leído rumores —de esos que son muy poco comprobables, pero bueno, en el DCEU parece que todo puede ser...— que hablan de cambios sustanciales en el producto final. Aseguran que Joss no vino a hacer unos ajustes con las tomas nuevasque escribió a pedido de Zack según sabemos— sino a hacer un reboot completo de la película, como dicen algunos medios. Cosa difícil de imaginar en los meses que restan aunque no podemos descartar que se hayan hecho cambios que puedan modificar, por ejemplo, el final.

Teóricamente el debut cinematográfico de La Liga iba a darse en dos partes mas luego hubo un cambio de planes en el proceso y tenemos entendido que ahora serían dos películas autónomas. Aún así, la nueva que escuchamos es que Whedon cambió el final por completo y no veremos un teaser de Darkseid con una suerte de final abierto que de paso a la secuela sino que tendríamos una conclusión más redonda, con Steppenwolf coronándose como la única amenaza indicustible de la trama. Que se puede dar, se puede dar tranquilamente, pero los constantes "oí que", "me dijeron", "tenía entendido", de los podcasters (¿así se dice?) son tan confiables como el sistema de seguridad del 
Asilo Arkham. Lo loco es que mientras escribíamos este post, diversos portales panquequearon con esta "noticia" —énfasis en las comillas—, así que en definitiva no se puede confiar en nadie hoy por hoy.

Según el actor Joe Morton, que interpreta a Silas Stone, el padre de Victor Stone a.k.a. Cyborg, los reshoots que se hicieron cambiaron bastante poco el tono de Cyborg, para hacerlo menos depresivo de lo que era en un principio. Y Morton sabe de esto porque es experto en cyborgs, ¿o ya olvidaron que creó a Skynet? Si, un chiste re quemado pero no podíamos no hacerlo.

Otros rumores apuntan a que estos cambios no buscarían acentuar el tono la película sino más bien para preparar el terreno para futuras superproducciones de la franquicia. En todo caso habría que aguardar a ver la película en vez de hablar tanto al pedo, ¿pero quién se fija en eso cuando los clicks valen más que la verdad?

En fin, lo que es casi seguro es que si la película fracasa será culpa de Zack Snyder porque las modificaciones realizadas fueron para mejorar su visión "inmirable" y no había tiempo como para hacer toda la película de nuevo. Ahora, si sale todo bien será gracias al capo de Whedon que vino a salvar el desastre de Snyder.

Como decía, hasta Noviembre será más de lo mismo con tantas idas y vueltas. Será cuestión de saber elegir sus fuentes de información y leer bajo su propio riesgo. 

sábado, 12 de agosto de 2017

Esta pequeña humareda sección servirá para analizar brevemente los aspectos que consideramos principales para entender lo que sucederá en "Dark Nights: Metal" y "Dark Matter", basándonos por supuesto en la información que obtuvimos tras la lectura de los one-shot "Dark Days: The Forge" y "Dark Days: The Casting".


LA VIDA ES COMO UNA HISTORIA DE DETECTIVES


Suponemos que "Metal" podría explicar cómo es que Batman dio con el descubrimiento más grande de su carrera, no obstante podemos hacer nuestras conjeturas pues sabemos qué motivó la investigación en primer lugar.

Después de regresar al manto del Murciélago por enésima vez en su historia publicitaria (véase "Superheavy"), imaginamos que Bruce 
decidió investigar a fondo el maravilloso Dionesium que le devolvió la vida tras su batalla definitiva con el Joker (véase "Endgame").

Como sabemos, el Dionesium es un derivado del Nth Metal, sustancia que hace metahumano a Batsyman descubrimiento que de seguro lo llevó de alguna manera a buscar a Carter Hall. El problema es que El Hombre Halcón por ahora está muerto (véase "Death of Hawkman"), así que probablemente su búsqueda lo condujo hacia la familia que posee la bitácora de Hall, familia que desciende directamente de Los Pájaros, una de las primeras tribus en la historia de la humanidad.

Con el diario en sus manos, es posible que Bruce descubriera algunas similitudes con ciertas cosas que le sucedieron a Carter. Por ejemplo, Hawkman contaba en "The Forge" que sufría horribles pesadillas y/o visiones apocalípticas durante sus múltiples resurrecciones, las cuales le hicieron descubrir que el metal thanagariano conduce una energía maligna cuya función es tratar de abrir la puerta para el ingreso de un ser malvado de un sitio desconocido al que por ahora conocemos como Multiverso Oscuro.

Batman pasó por algo parecido mediante pesadillas mortales donde versiones futuristas/bizarras de sí mismo caían enfrentando diversas amenazas (*) De hecho, vive esas pesadillas cuando intenta recuperar la memoria con su máquina backupeadora de recuerdos batmanezcos (?), algo que en su momento parecía puro relleno pero que ahora cobra una relevancia enorme.

Bruce sufre una serie de visiones en "Batman" v2 #49 (2016).

De esta forma, El Murciélago descubrió que el Nth está presente en nuestro planeta de varias formas, ya sea en elementos y armas de sus aliados o en sustancias como el Dionesium y los Pozos de Lázaro de Ra's Al Ghul y que, entre otras cosas, está presente en la sangre de varios seres humanos, siendo ni más ni menos que la razón de porqué existen los súperpoderes en La Tierra.

Sabiendo sobre esta dichosa presencia maligna que podría invadirnos y que Carter era quien velaba porque éste no se desatara, parece que Batman decidió tomar el lugar de Hawkman y no sólo continuó con su investigación hasta las últimas consecuencias sino que además replicó algunas de sus acciones, como convocar diversos aliados (Shiera y los descendientes de Los Pájaros en el caso de Carter, Mr. Terrific en el caso de Batman) y crear equipos ultra-secretos (los Blackhawks y los Challengers of the Unknown en el caso de Carter, The Outsiders y varios más que aún desconocemos en el caso de Batman) para que lo ayuden... Ah, y hasta capturar al Joker. Pequeño detalle, ¿no? Pero lo más importante de todo esto es que, así como Hall ha reencarnado centenares de veces para enfrentar a ese mal, Bruce creó su propia máquina de clonación para cumplir el mismo propósito a futuro.

Aún así, Batman es clave en todo esto. Quien trajo la maldad a los primeros seres humanos fue El Clan de Los Murciélagos y gracias a Batman se rompió el sello que contenía al mentado ente sombrío, poniendo en marcha un asedio inter-dimensional encabezado por "El Verdadero Padre de Batman" según lo describió el culto de monjes que vive en las profundidades de Gotham. Esto nos hace pensar si el destino del Encapotado fue servir a este ser desde un principio, lo cual implicaría que su "nacimiento" fue manipulado con ciertos fines puntuales que luego Bruce convirtió en algo diametralmente opuesto como es su lucha contra el crimen y la injusticia. Todo está por verse.

Algunas pesadillas datan desde antes de "Superheavy", antes del Dionesium, aunque claramente fue una mirada al futuro puesta por Snyder y Capullo a modo de Easter eggs (que también vimos en otros libros). Esto es importante aclararlo principalmente porque, de lo contrario, podría significar que Bruce ya tenía Nth en la sangre y no le vamos a dar de comer a los que dicen que es metahumano (?)

¿Tienen alguna duda? ¿Les gustaría sugerir otro tópico relativo para analizar en futuras entregas de esta sección? ¿Insultos? ¡No se olviden de dejarlos más arriba, en la caja de comentarios! 

miércoles, 9 de agosto de 2017

Buena presa se agarró Cazadora.
Cazadora

Título: “Spyral”, parte uno.
Escritor: Tim Seeley.
Artista: Javier Fernández.
Colorista: Chris Sotomayor.
Rotulado: Carlos M. Mangual.
Portada: Fernández y Sotomayor.
Portada alternativa: Casey Jones y Hi-Fi.

¡Sí! ¡Sí!
Huntress ha vuelto a la vida de Grayson. ¿No esperábamos eso desde que nuestro galán dejó Spyral y dejó la cena a medio cocinar con la morenaza esa?
Pero antes de entrar en lo suculentozo, hagamos la tarea: Hablemos un poco de Huntress.
Esta que tenemos hoy en día deambulando por Batgirl and the Birds of Prey, no es la primera Cazadora que ha conocido el Bativerso. No, ni siquiera desde el reboot del 2011.
Huntress hubo desde los albores de DC Comics.
Ya en la Edad de Oro, nos encontramos con la primerísima en portar el nombre.
Se trató de Paula Brooks y era del equipo de los villanos. Tuvo sus escarceos con Wildcat y acabó convertida en Tigress.

"Nightwing", a punto de ser una publicación R-rated.

Tras ella, y en plena Edad de Plata, conocimos una segunda versión: se trató de Helena Wayne Kyle, la hija de Batman y Catwoman de Tierra 2. A esa misma la pudimos reencontrar en el inicio mismo de The New 52, en las páginas de “Earth 2, huyendo por los pelos del ataque de Steppenwolf a ese mundo y desembarcando en Tierra Prima donde adoptó la identidad de Huntress y se unió a Power Girl —la Supergirl también fugitiva de Earth 2— protagonizando Worlds Finest”.
Tras el inicio de Earth 2: World’s End, ella volvió a Tierra 2 y, ya en Earth 2: Society, la vimos adoptar el manto de Batman —bien entrado el actual Rebirth—.
De vuelta a los ochenta, y tras “Crisis on Infinite Earths”, DC nos brindó una nueva versión. La Huntress cuyo nombre verdadero era Helena Bertinelli. Hija de un mafioso, decide adoptar el manto de la Cazadora para vengar la muerte de su familia a manos de un enemigo llamado Omerta.
Perseguida por el fantasma de una violación infantil, esta Huntress se convirtió en uno de los personajes recurrentes —y favoritos— vinculados a la Bati-Familia.
Justamente es esta Huntress la que asoma su ballesta por las páginas de nuestro Naigüín. Claro está, revisitada durante la serie anterior de nuestro héroe “Grayson”, donde se conservaron diversos aspectos de la Bertinelli original, pero pudorosamente se eliminó lo referido al secuestro y abuso que sufrió de niña.

Mmm... la vieja excusa del masaje.

¡Y listo!
Hecho el repaso de rigor, podemos adentrarnos en las pompas de Naigü… digo, en los vericuetos de este nuevo arco que sucede al de “Blockbuster”.
Titulado “Spyral”, para cualquiera que haya seguido el título “Grayson” el nombre les es más que conocido y su relación con Huntress, más que clara.
Sin embargo, para los lectores más avezados, o que llevan más años por estos lares Batmaníticos, hablar de Spyral es hablar de Morrison y no diré más.
El capítulo abre con un momento triste: el funeral de Giz.
Desatendiendo los consejos de Dick, el Run-Off hurgó más de lo necesario en las armas que The Second Hand está traficando y eso le costó caro.
Grayson se siente culpable y para retratar su tortura interna, nada mejor que ducharse delante de las cámaras para que nuestro laborioso Fernández —¡de vuelta por fin!— pueda dibujarlo en toda su culosidad.

Shawn vuelve a ser Defacer. Y no, Pygeon no está desnuda, es el color que le puso Sotomayor. Damn...

Justo para que Huntress haga aparición y luego de un forcejeo, decidan trabajar juntos para atrapar al asesino, un tal Gianni Dracul, que como todo italiano que se precie, está vinculado a la mafia y se ha ganado el apodo gracias a ciertos gustos transilvánicos que nada aportan a la trama, pero hacen un poquito más interesante al personaje, tanto como para que Nightwing y Huntress se trasladen a Italia en busca de su rastro.
Claro que en Blüd siguen pasando cosas: Shawn es tentada por Pigeon para que vuelva a las andadas y, aunque en un comienzo se niega rotundamente, el capítulo cierra con la malvivida colocándose la máscara de Defacer una vez más, en un par de viñetas que nos hacen agradecer el regreso de Fernández al título: Javier Fernández tiene el don de retratar a nuestros héroes —o villanos— en un lenguaje físico tan coloquial que logra una verosimilitud que sólo es advertida por los trazos de tintas.
No obstante, y como corresponde, la mayor parte de la acción se desarrolla en Palermo con nuestra flamante pareja de Vigilantes buscando al Gianni ese.
Claro que nuestro Dick es astuto —no por nada compartió conocimientos (y cama) con el mesmito Batman, el Mejor Detective del Mundo— y ya sabe que la Cazadora no es precisamente una altruista, sino que algo busca también; a saber, pistas para cumplimentar la venganza por la muerte de sus padres —súuuuper original—… o tal vez buscar al dueño del dedo que… Ups, de veras que en esta continuidad nadie le enseñó a la nena de papá lo larga y dura que es la vida…
Como sea, la investigación los lleva hasta un antro regido por un tal Argento —lo que viene a probar los eternos lazos entre la mafia siciliana y los miembros argentinos de este Blog, empezando por el editor—; lugar donde ambos tiene oportunidad de desentumecer los miembros viéndoselas por una parejita de la WrestleMania, a los que, obvioooo, vencen para, inmediatamente, interrogar al signore Argento; quien, como cualquier argento que se precie de tal, la suelta de inmediato —besos al staff del Blog—.
Cuento corto, llegan al apartamento del asesino a sueldo. Sólo que llegan bastante tarde: encuentran a Gianni ejecutado al más puro estilo mafia, virgen María incluida, lo que demuestra además los lazos entre el Vaticano, la mafia y la Argentina. Seguro que en cualquier momento nos salen con un Papa, che

La parejita de visita en Palermo.

Una revelación post mortem del finado les revela más de lo que hubieran esperado: este Gianni Dracul no era otro que el Agente 19 de Spyral.
2+2=4… y si Gianni trabajaba para The Second Hand, pero era un agente de… entonces… y Tiger que no contestaba las llamadas de Grayson… o sea que…
En una última viñeta de lujo, llega la revelación, la vuelta de tuerca y el cliffhanger correspondiente: The Second Hand es Spyral y el cerebro detrás de sus maquinaciones es nada menos que el mismo Tiger of Kandahar, el ex del Agente 37.
Gran inicio de arco. Seeley sigue luciéndose. Fernández en gloria y majestad. Sólo esperemos tener trabajo aún para seguir reseñando las siguientes partes de este arco —quizá el signore editor decida no hacer nada… ya saben, tengo un pendrive con información… sensible…—.
Como sea, miei fratelli, “Spyral” arrancó. Huntress está tanteando el “terreno” de Naigüín. El Agente 1 reaparece en plan malo. Sólo nos queda releer este magnífico número #26.
Y esperar no despertar con una cabeza de caballo sangrante entre mis sábanas…

martes, 8 de agosto de 2017

Esta pequeña humareda sección servirá para analizar brevemente los aspectos que consideramos principales para entender lo que sucederá en "Dark Nights: Metal" y "Dark Matter", basándonos por supuesto 
en la información que obtuvimos tras la lectura de los one-shot "Dark Days: The Forge" y "Dark Days: The Casting".

EL NACIMIENTO DEL MAL


Estos one-shot establecieron que la humanidad inicialmente estaba dividida en tres tribus puntuales: Los Osos, Los Lobos que aún no habían grabado "La Bamba" y Los Pájaros. Fue a partir de éstas que surgieron los primeros seres inmortales, o al menos los primeros que nosotros conocemos como tales.

Se trata de Vandar (Vandal Savage) en Los Lobos, Klarn (Immortal Man) en Los Osos y Carter Hall, cuyo nombre pre-histórico por ahora desconocemos, en Los Pájaros, quien eventualmente descubre que su origen data del amanecer de la especie y no del antiguo Egipto.

La exposición al Nth Metal se remonta a los albores de los tiempos, cuando un meteorito cayó en nuestro planeta y su radiación le otorgó habilidades espectaculares a estos individuos. Según parece Carter se diferencia del mentado dúo porque técnicamente es semi-inmortal, puesto que sí puede morir pero reencarna. Mientras tanto Vandar y Klarn, que luego se convertirían en rivales, directamente no pueden morir.

El dichoso metal extraterrestre básicamente es el elemento que trae la maldad a los primeros humanos, ya que no sólo acarrea la energía obscura que analizamos recientemente sino que ésta parece coptar a uno de los Pajaros, que abandona el grupo y creo el suyo, uno oculto y prohibido conocido como El Clan del Murciélago. Posiblemente sea la versión original de Hath-Seth, el enemigo mortal de Carter que, como bien sabemos, sirve a la misteriosa criatura suprema que reina en el Multiverso Oscuro.

Los Miagani en "Batman: The Return of Bruce Wayne" #3 (2010).

Los Murciélagos podrían ser los mismos Miagani, una tribu que tuvo un rol crucial en el run de Grant Morrison pero que fue creada en los ochenta por Jim Starlin y Bernie Wrightson en "Batman: The Cult". El hecho es que Murciélagos y Pájaros han estado en guerra desde entonces pero cada vez que Hall reencarna para enfrentarlos, parece que esta fuente de pestilencia cósmica se va haciendo más fuerte con el único objetivo de romper el sello que mantiene alejado al mentado ente sombrío, cosa que ya ocurrió, poniendo en marcha una invasión inter-dimensional inminente.  

En la actualidad se presume que tres de estos cuatro clanes continúan activos. Los Osos mediante Immortal Man y sus Immortal Men, que protagonizarán una serie homónima como parte de la iniciativa "Dark Matter" y tienen un vínculo con la familia Thomas. Los Pájaros de forma indirecta mediante agrupaciones creadas por Carter como los Blackhawks, que estuvieron en "All-Star Batman", y los Challengers of the Unknown, que también formarán parte de la Materia Oscura, y de forma directa mediante la enigmática familia que tiene/tuvo la bitácora de Hawkman. Los Murciélagos, asumimos nosotros, a través del culto de monjes que se esconde debajo de Gotham y, claro está, a través del mismísimo Batman. Que Savage anda dando vueltas por ahí es un hecho, mas de momento no nos queda claro su papel en el grand design de Scott Snyder, si es que tiene alguno.

¿Tienen alguna duda? ¿Les gustaría sugerir otro tópico relativo para analizar en futuras entregas de esta sección? ¿Insultos? ¡No se olviden de dejarlos más arriba, en la caja de comentarios! 

lunes, 7 de agosto de 2017

Blockbuster quiere comerse a Naigüín. Y quién no... ¡Ups!
Extra-sized Dick

Título: “Blockbuster”, finale.
Escritor: Tim Seeley.
Artista: Minkyu Jung.
Colores: Chris Sotomayor.
Rotulado: Carlos M. Mangual.
Portada: Brad Walker, Andrew Hennessy y Sotomayor.
Portada alterna: Casey Jones y Hi-Fi.

Tiger Shark debe estar cobrando como pez en el agua con tanta aparición en los comics estas últimas semanas.
Lo tenemos aquí, en nuestro nido llamado Naigüín, y lo tenemos en “All-Star Batman, ese cuchitril que Snyder se inventó para sí mismo.
Claro que en ambos casos, los morlacos que se gana son a costa de verdaderas pateaduras.
Para ver cómo lo ha tratado la vida en “The First Ally, pues váyanse al otro lado: Snyder los espera con galletitas, leche y un ego súper inflado.
Si quieren saber qué ocurre con Sharky en Naigüín, pues ya saben que este es el lugar. No tenemos ni galletas, ni leche, pero sí tragos fuertes y heavy metal —que es lo que escuchan los verdaderos amantes de Nightwing, sino ahí tienen a Marvel para escuchar “Despacito”… y cierren la puerta por fuera, que se me hielan los piececitos—.

Faltó sólo "Time in a Bottle" y  Quicksilver los demanda por copia

¿En qué íbamos? Ah, sí.
Qué manera de terminar este #25 —¡un año ya, a propósito!— con una gran imagen de Tiger Shark derrotado, encerrado en un acuario. Y Blockbuster —más bien, Roland Desmond— ufanándose de haberlo derrotado, quedándose de paso, con el Marcus Casino.
Casino, por cierto —y no quiero pecar de entrometido—, que cuenta con un nuevo groupier: un muchacho guapo y de culo turgente. Responde al nombre de Ricardo Tapia, pero sus amigos le dicen Dick… y sus chicas le dicen Yes!
¿Y qué hace nuestro Naigüín metido en laburo semejante?
¡Esperen un momento!
¿No les parece si vamos por orden y no van por ahí como ninfas tontas por el bosque desparramando información al tuntún? No ven que los sátiros están al acecho…

Principiemos por el principio… O por el final… El final del número anterior donde vimos estallar el submarino de Tiger Shark con la colección de villanos y nuestro héroe de pompas conspicuas incluido.

Ese habano... ¿es para el after?

Justo cuando jurábamos que Dick ya era alimento para los peces, descubrimos que el muñeco se lanzó sobre Clock King, ya que este portaba ese dichoso chaleco congela-tiempo que rescataron Naigüín y Wally West en el #21“Split Second para más detalle—. Alguna utilidad que tuviera ese vergonzoso capítulo de relleno…
Aun a riesgo de un colapso molecular, nuestro héroe se las amañó para extender el campo de acción del dispositivo y, así, en una fracción de segundo, rescatar a todos los del submarino: es que se pasa de bueno y no podía aprovechar la oportunidad de librar a la humanidad de un buen número de enemigos. En fin, cosas de héroes. Para acostarse con sus Bati-Mentores, ni una moral. Para matar criminales sicópatas, unas verdaderas beatas. Piff…
Como bello durmiente de cuento, Dick despierta en la orilla de la bahía gracias al beso de la M.I.L.F de Blüdhaven, la detective Svoboda.
En una relación cuya dinámica comienza a ser bastante interesante, policía y vigilante intercambian impresiones, información y saliva. Habrá que ver qué tendremos a futuro porque a este Ala nuestro no le faltan oportunidades con las féminas y una madura… una madura siempre se agradece…
Pero Naigüín, no lo olvidemos, ya tiene su queridaO tenía. Porque tras salvarse por un pelo de la muerte, no encuentra nada mejor que replantearse la vida e intentar arreglar las cosas con la odiosa Shawn, quien resulta aun más odiosa que de costumbre y le da el corte como si rechazar a Nightwing fuera cualquier cosa.

Salva tu dignidad, por lo menos...

¡Cero empatía de la pelandusca esa!
El pobre y heroico Grayson viene de arriesgar su vida y la otra no haya nada mejor que salir con caprichos de niñita malcriada y terminar la relación.
La verdad, es lo que esperábamos; pero queríamos darnos el gusto de ver a Naigüín expidiéndole el finiquito a la susodicha.
¿Y Tiger Shark?
Siendo uno de los rescatados por Grayson, sus intenciones no son tan románticos cuando parte a buscar a Blockbuster —casi olvidamos que este arco lleva su nombre— y se encuentra que el Hulkoso se ha adueñado del casino.
Lo que ocurre a continuación es sencillamente delirante. Un tigre y un tiburón mutados atacan a Blockbuster, que se los despacha en un santiamén.

Belleza a doble página

Parece baladí, pero las escenas de Jung son vibrantes y contundentes —pero no te pongas celoso, Fernández, que sigues siendo nuestro favorito—. Lo mejor de este arco a nivel visual.
Cuando Nightwing llega al Casino, Blockbuster ha vuelto a la normalidad y en una escena llena de diálogo hiriente, ambos se juran enemistad, amén de un amago de pelea —no, nenas, nuevamente la portada resulta una hipérbole—.
Blockbuster, y este era el objetivo de Seeley, vuelve a tomar su lugar en el Blüd como era antes del estropicio de The New 52.
Nightwing lo tiene en la mira —por eso se busca trabajo en el Casino, ¿ven que todo cuadra?—.

Las cartas sobre la mesa

Shawn se hace la estirada… y le hace ojitos a Pygeon.
Y Giz… bueno, Giz no le hace caso a Grayson y se pone a investigar más de lo necesario y… y le cancelan el contrato en el cómic —por lo menos a Tiger Shark lo apalean bastante, pero de seguro lo volveremos a ver—.
¿Les gustó este número?
A mí sí, y bastante.
Tiene muchas cosas sucediendo con Grayson y eso evita los rellenos argumentales. Shawn, visto de un modo más serio, puede volverse realmente interesante si se llega a transformar en antagonista de nuestro héroe. La presencia de Pygeon no es gratuita.
Blockbuster también será un recurrente: su obsesión por “limpiar” Blüdhaven ciertamente chocará con lo que Naigüín entiende por “limpieza”.
Los mismos Run-Off, tras la muerte de Giz, bien pudieran mutar en algo más.
Y tenemos a la detective Svoboda. Ahí juego todas mis fichas.

Ni los tatuajes lo salvaron al pobre Sharky

Y Tiger Shark, el apaleado. Quizá el tiempo de encierro en el acuario gigante lo haga meditar en su dudoso gusto por la ropa con animal print y regrese por su revancha. Al fin de cuentas, estos son los cómics y aquí, todos tienen su segunda chance. ¡Menos tú, Giz! Tú te moriste y es para siempre. ¡Caso cerrado!

jueves, 3 de agosto de 2017

I do not know you to waver

Título: “Intelligence”, parte 3 y 4 - Short Circuit/Ghost in the Shell”.
Escritor: James Tynion IV.
Lápices: Álvaro Martínez.
Tintas: Raúl Fernández.
Colores: Brad Anderson.
Rotulado: Sal Cipriano.
Portada: Yasmine Putri.
Portada alternativa: Rafael Albuquerque.

¡Oh que en el Seol me ocultaras,
que me mantuvieras secreto hasta que tu cólera se volviera atrás,
que me fijaras un límite de tiempo y te acordaras de mí!
Si un hombre físicamente capacitado muere, ¿puede volver a vivir?
Todos los días de mi trabajo obligatorio esperaré,
hasta que llegue mi relevo.

Si a alguno aún le quedaba alguna duda sobre la calidad del trabajo que Tynion está haciendo con “Detective Comics”, estos dos últimos números ciertamente han acabado por consagrarlo como el mejor escritor en este momento de los principales títulos que incluyen la participación directa de Batman y toda la mitología que le acompaña.
Con un arco centrado en la restitución de Jean-Paul Valley al lugar que tuvo desde su aparición en el Bativerso, Tynion no acaba de sorprendernos y enamorarnos con sus historias.
Sin embargo, “Intelligence” no es sólo Azrael como pudiera parecernos a simple vista: junto a la lucha con los demonios internos de Valley, hemos asistido a la lucha del mismo Batman con sus propios demonios que, como todos sabemos, son muchísimos y, por lo visto en estas entregas, a la lucha contra las dudas de ejecutor de la Orden de San Dumas, Ascalon.
La eterna batalla entre la Duda y el Conocimiento.


Batalla que casi alcanza su cota máxima en estos dos episodios.
Tras la derrota aparente de Ascalon, es hora de que este regrese a su hogar, a la Catedral Roja de la Orden que, al igual que muchas fortalezas del mundo de los cómics, está ubicada en algún sitio inaccesible del mundo; en este caso, los Alpes suizos.
Ascalon, esta entidad abocada a cumplir los dogmas de la Orden, se encuentra atribulado por la duda. El encuentro cara a cara con Valley ha resultado como la serpiente deslizándose, sinuosa, por el árbol del Conocimiento, sembrando la duda.
Ascalon, que no es más que una armadura al servicio de un software, se ha visto a sí mismo en su oponente, y el dogma —que, al final de cuentas, es una mera programación— ha entrado en contradicción.
Tiene preguntas… Y sólo su mentor puede responderlas.
De rodillas, penitente, implora a su Padre que le dé una señal, una respuesta a sus preguntas.
Respuesta que, como en todo dogma fundamentalista, sólo tiene su revelación en la dialéctica entre lo bueno y lo malo, lo sagrado y lo profano: Valley es anatema. Se ha corrompido. Debe ser destruido. Es el único modo de obliterar semejante abominación.
Ascalon, a ojos de su Padre, es la verdad revelada, pura. Valley es la verdad cegada, corrompida.
Ascalon es espíritu. Valley es carne.
La carne debe ser aplastada. El espíritu, alzarse.


Sin embargo, Jean-Paul Valley es más que un simple creyente infiel a su doctrina:
Es un hombre. Un hombre pensante, dotado de libre albedrío. Un hombre que ha descubierto que sus creencias —que tenía por absolutas e inmutables— son sólo un dogma implantado en su mente, las ideas de algún otro hombre como él. Ideas, por lo tanto, factibles de cuestionar y, si se prefiere, desechar.
Ése ha sido el camino que en gran parte ha tomado Valley en su nueva representación en el Bativerso: desde ser un creyente absoluto, hasta la de ser un apóstata por voluntad propia. Casi calcado de su primera aparición, con el aditivo tecnológico que ya hemos comentado en reseñas anteriores.
Pero las ideas, las creencias, esos demonios internos que todos cargamos, a veces como lastre que nos ata a la tierra, a veces como helio que nos remonta al cielo; ésos también vuelven a acosar a Valley.
El encuentro con Ascalon, la revelación de otro yo, también le ha tocado. Y ¿qué somos los hombres si no somos capaces de cuestionarnos, de dudar?
Sólo que en el caso de Jean-Paul… En su caso, tras una vida sometida al adoctrinamiento, a la programación literal de su mente, este tipo de fracturas del alma sólo pueden conducir a la desesperación. Desesperación que Tynion visualiza en un ángel-demonio corporizado que acosa, demanda e inexorablemente toma el mando de la psiquis de Valley, dejando que el fanatismo se sobreponga al razonamiento.
Y tenemos a Batman. Este hombre que gusta de vivir entre misterios en la oscuridad, el hombre que tiene un plan para todo.
Durante los capítulos de este arco, hemos sido testigos en primera fila de su relación con lo mágico y lo oculto a través de Zatanna, la siempre apetecible hija de Zatara —si se me permite el exabrupto…—.


La magia, en muchos sentidos, es un modo distinto de acercarse a lo divino y para Batman, su búsqueda es prácticamente una empresa espiritual, un sacerdocio autoimpuesto.
En cierto sentido, su cruzada hace honor a su nombre: una guerra de rasgos casi religiosos.
Batman, en su modo torcido, también se encuentra regido por dogmas y creencias que parecen inmutables y que, no obstante, debe poner en duda si quiere resultados, si quiere Conocimiento.
Sus sucesivos encuentros con Zatanna parecen por fin hacer mella en su casi impenetrable máscara; de tal suerte que, aun reticente, recurre a la magia de su amiga cuando la desesperación —que él nunca reconocerá— por saber de la suerte de Tim Drake sólo puede ser aliviada por una revelación, por un objeto sagrado. En este caso, la Esfera Gnosis. Y gnosis no es sino la palabra griega para Conocimiento, sólo que aquí referido a un conocimiento oculto, tal vez divino… tal vez demoniaco; el Conocimiento que entrega la Orden de San Dumas, el Conocimiento que entregan las artes mágicas.
Siempre reacio a las artes taumatúrgicas, Batman se entera que ésta ha estado más que presente en su vida y que, por medio de sus artes, varios episodios de su existencia se han desvanecido tras el velo impuesto por Zatara y otros servidores de las artes ocultas —increíble y sorprendente resulta, en este contexto, la aparición furtiva de Ra's al Ghul—.
Para bien o para mal, el Murciélago reconoce que ha llegado la hora de encarar tal Conocimiento, si quiere salvar a su discípulo amado.

Tú llamarás, y yo mismo te responderé.
Por la obra de tus manos sentirás anhelo.
Porque ahora sigues contando mis pasos mismos;
no vigilas otra cosa sino mi pecado.
Sellada en una bolsa está mi sublevación,
y tú aplicas cola sobre mi error.
Sin embargo, una montaña misma, cayendo, se desvanece,
y hasta una roca es trasladada de su lugar.

Tres caras de una misma historia, que Tynion amalgama de tal manera que, lejos de ser una lectura agobiante o críptica, sabe fluir entre páginas llenas de acción y acertados diálogos.
Con una puesta en escena casi cinematográfica —Martínez juega con las viñetas a doble página para entregarnos una imagen, se diría, widescreen—, Tynion construye su argumento, alternando a los protagonistas para reunirlos en uno de los finales con cliffhanger más emocionantes que nos haya tocado presenciar en mucho tiempo en las páginas de un cómic como este.


Por un lado, como hemos señalado, Ascalon regresa a la Catedral Roja lo justo para ser iluminado con el Conocimiento, o evangelio, impartido por su Padre, reafirmando su fe trastocada por la visión de Valley.
Éste, a su vez, conturbado por las cosas que él también vio al encontrarse con Ascalon, es acosado por su daimonion interno y acaba en una especie de éxtasis o delirio religioso donde se encuentra con el Conocimiento —en la perversa forma de un niño— que la Orden de San Dumas ha implantado tan en lo profundo de su mente que desarraigarlo conlleva un dolor inconmensurable.
La lucha casi bíblica entre carne y espíritu que, sin embargo, acaba ganando el espíritu en este caso. Espíritu que en esta historia es el mismo Conocimiento fundamentalista de la Orden.
Los intentos de Batwing y Batwoman por desentrañar los misterios de la armadura del ángel vengador se ven alterados cuando Ascalon se adueña de todas las armaduras disponibles y, cual Arcángel Miguel al mando de sus santos, se lanza contra la Bellfry para ejecutar la justicia divina contra el penitente Nomoz.
Pero la pelirroja Kane y el indómito Fox no se arredran, sino que buscan una solución, una piedra de Rosseta que les ayude a desentrañar los misterios tras la programación de la Orden. Respuesta que parece hallarse en los circuitos de Rookie, el cual no se ha visto afectado por las buenas nuevas de Ascalon y no se ha convertido en su prosélito.
Pero querer acercarse al Conocimiento tiene sus riesgos y el ángel vengador tiene más de una cara: Valley, completamente dominado por la doctrina ataca para impedir la blasfemia.
Enfrentados a un enemigo formidable, Batwoman y Batwing resisten lo mejor que pueden hasta que llega Orphan.


Pero este Jean-Paul Valley es la verdadera reencarnación del Azrael original de los ’90. Prácticamente imbatible, certero, fanático.
En estas escenas, Tynion empieza abandonar al Valley que nos introdujo “Batman and Robin Eternal, uno mucho más vulnerable y abatible, y nos devuelve a esa verdadera fuerza sagrada que nos hizo amar y odiar por partes iguales durante “Knightfall” y sus secuelas.
Estando las cartas echadas, sólo la repentina aparición de Batman y Zatanna logran detener al santo de la Orden.
Sólo queda una solución para detener el Armagedón inminente: transformar a este ángel vengador en el ángel salvador.

El agua ciertamente desgasta hasta las piedras;
su derramamiento se lleva el polvo de la tierra.
Así has destruido la mismísima esperanza del hombre mortal.
Lo subyugas para siempre de manera que él se va;
estás desfigurándole el rostro de modo que lo despachas.
Sus hijos reciben honra, pero él no [lo] sabe;
y vienen a ser insignificantes, pero él no los considera.
Solo su propia carne mientras [esté] sobre él seguirá doliendo,
y su propia alma mientras [esté] en él seguirá de duelo”.
(Job 14:13-22)

Es entonces que se abre ante nosotros la última página de estos dos hermosos episodios revelándonos lo que todo verdadero acólito de Batman ha esperado: el advenimiento de la armadura de Bat-Azrael.


Un verdadero anuncio de la segunda venida de Azrael, quien habrá de aplastar la cabeza de Ascalon y cerrar el ciclo apocalíptico que la sola presencia de Jean-Paul Valley susurra en nuestras cabezas.
Ahora sólo queda esperar el cierre perfecto de un arco perfecto que nos ha devuelto a un personaje caro a nuestros sentimientos. Y esperar cómo, teniendo ya a Bat-Azrael hecho carne entre nosotros, la historia sigue desarrollándose dentro de las páginas de “Detective Comics”.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Esta pequeña humareda sección servirá para analizar brevemente los aspectos que consideramos principales para entender lo que sucederá en "Dark Nights: Metal" y "Dark Matter", basándonos por supuesto en la información que obtuvimos tras la lectura de los one-shot "Dark Days: The Forge" y "Dark Days: The Casting".

HAWKMAN, POR HAWKMAN


El punto de partida de la gran investigación que condujo a Batman al descubrimiento más grande de su carrera es un diario que Carter Hall dejó en una de vida pasada, relatando una serie de estremecedores hallazgos sobre el Nth Metal y sobre su propia existencia.

Se supone que el origen de Hawkman se remonta al antiguo Egipto, con Carter encontrando una nave oriunda del planeta Thanagar que cambiaría para siempre su vida, la de su consorte Shiera y la del hechicero Hath-Seth al encontrar en su interior aquel metal que les dio habilidades increíbles. Seth los terminaría asesinando pero el dichoso compuesto extraterrestre les permitió reencarnar para volver a enfrentarse una y otra y otra vez.

No obstante, Carter eventualmente descubrió que su vida empezó en los albores del tiempo como parte de una de las tres primeras tribus de la historia, la Tribu de Los Pájaros. Uno de sus miembros, quizás Hath-Seth, los traicionó y formó su propia tribu, esta vez malvada, la Tribu de Los Murciélagos. Al parecer el Nth Metal llegó a la Tierra en ese entonces y se hallaba en el meteorito que convirtió a Klarn, el líder de la Tribu de Los Osos, y a Vandar, el líder de la Tribu de Los Lobos, en los primeros inmortales: The Immortal Man y Vandal Savage respectivamente.

Carter Hall relata su historia, viñeta de "The Forge" #1.

Durante sus siguientes reencarnaciones, Hall supo que el Nth conduce una energía oscura que intenta atraer una inconmensurable entidad maligna desde un lugar desconocido y de hecho otros inmortales han tratado de suprimir el poder del material durante milenios. En cierta forma, Carter parece estar destinado a ser el carcelero de ese mal a costa de su vida, ya que a pesar de continuar reencarnando parece no poder alejarse de él. La cosa es que aparentemente Hall nunca vio ni enfrentó la Oscuridad sino apenas a sus emisarios, mientras que ésta se hacía más y más poderosa. Con el paso de los años, Carter usó sus recursos para crear equipos de investigadores, soldados, espías y aventureros que le permitirían prevenir un potencial ataque y a su vez continuar estudiando esta lúgubre fuerza, y es que no cree necesario destruir el Nth Metal pues, más allá de su lado negativo, sabe que se puede usar para el bien estando en las manos correctas.

En definitiva, el Nth Metal es el engrudo que une a dioses, humanos, alienígenas, hechiceros y muchos otros tipos de seres pero no deja de ser el gran vector de un mal terrible, una presencia tan sombría que ni siquiera habita el Multiverso conocido y cada vez está más cerca de llegar al nuestro. Es por eso que Bruce, haciendo caso omiso a los escritos de Carter sobre "mejor no investigar este embrollo", tomará su posta y buscará no sólo descifrar el enigma sino además prepararse junto a los suyos para el inminente asedio de Los Caballeros Oscuros y el Verdadero Padre de Batman.  

¿Tienen alguna duda? ¿Les gustaría sugerir otro tópico relativo para analizar en futuras entregas de esta sección? ¿Insultos? ¡No se olviden de dejarlos más arriba, en la caja de comentarios!