¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

jueves, 12 de diciembre de 2019

Temporada de Crisis

Título: "Crisis on Infinite Earths" (1985 - 1986)
Guión: Marv Wolfman, George Perez
Lápices: George Perez, Jerry Ordway
Entintador: Dick Giordano, Mike deCarlo
Colorista: Anthony Tollin, Tom Ziuko
Rotulado: John Constanza

Sobre un asteroide flotando en la nada, tres figuras miran cinco mundos, cinco realidades, cinco Tierras, coexistiendo a un mismo tiempo, en un mismo espacio.
Son una mujer llamada Harbinger y dos hombres, Pariah y Alexander Luthor.
Bajo ellos, a su vista, Tierra 1, Tierra 2, Tierra 4, Tierra S y Tierra X se encuentran al borde mismo de su desaparición en los abismos de la Anti-Materia.
¿Cómo llegaron a ese punto? ¿Qué rol han jugado esos tres personajes? ¿Quién ha puesto en riesgo estas Tierras?
Justo cuando acabamos de ver la tercera parte del crossover del Arrowverso titulado "Crisis on Infinite Earths" (reseña en camino) no podemos evitar mirar hacia atrás, hacia mitades de los años '80, cuando se gestó la original "Crisis"; evento que, como nunca antes ni después, cambió el panorama de los cómics para siempre.
¿La han leído?
Considerado un momento de inflexión insoslayable para todo fanático de los cómics, no haber leído "Crisis on Infinite Earths" es, a estas alturas, una omisión imperdonable.
En estos tiempos que corren, cuando la gran masa de fans de cómics no son, en realidad, más que meros fanáticos de las películas que con suerte han leído la entrada al cine, vale la pena recordar que los cómics, como fuente original y originaria, son y serán siempre la auténtica y única piedra de toque para dirimir lo que es y lo que no es correcto respecto a los super héroes.
Por ello hemos escrito esta breve semblanza sobre lo que fue y lo que significó "Crisis" en DC Comics para, a la luz de este, poder de paso resaltar los aciertos y los desaciertos de la versión televisiva de esta semana.


A nivel editorial, "Crisis" fue gestada por el editor Dick Giordano y el escritor Marv Wolfman como una manera de ordenar las diversas continuidades que a principios de los '80 enrevesaban la lectura de los cómics de DC.
Todo, por cierto —y para variar— era culpa de The Flash, quien había descubierto accidentalmente la existencia de una Tierra paralela en el ya legendario "The Flash" v1 #123, donde Barry Allen conoció a Jay Garrick. Era principios de los '60 nos encontrábamos en pleno apogeo de la Edad de Plata de los cómics. Se decidió, por tanto, colocar como habitantes de la Tierra 1 a todos los personajes de esa palpitante Edad. Y a los de la Edad de Oro, hacerlos ciudadanos de Tierra 2. Con ello, por ejemplo, teníamos a los originales Superman y Batman como parte de Tierra 2, y a los que se publicaban en los '60, como parte de Tierra 1.
En vista del entusiasmo que generaba entre el público ver a todos sus superhéroes juntos, DC creó su primera crisis, titulada "Crisis en Tierra 1". Al año siguiente hubo una "Crisis en Tierra 2".
Pronto se creó la costumbre de organizar estos eventos anuales altamente esperados por los lectores. Por ejemplo, para una siguiente "Crisis" se creó una Tierra 3, con las contrapartes malvadas de los paladines de la justicias. Y así en adelante.
Además, se crearon otras Tierras para añadir a personajes que llegaban de otras editoriales. Los casos más emblemáticos son los de Tierra S, que contenía a Captain Marvel y todos los que provenían de Fawcett Comics. O Tierra X, hogar de los Freedom Fighters, provenientes de Quality Comics.


Pero más temprano que tarde, ello trajo un problema: pronto teníamos una u otra versión de nuestros héroes, historias que se contradecían, continuidades que no eran tal.
La solución era simplemente adjudicar esos hechos a una Tierra distinta, multiplicando el Multiverso a niveles astronómicos —nunca mejor dicho—.
Con el correr de los años esto comenzó a jugar en contra de la propia compañía. Incluso atentaba contra la incorporación de nuevos lectores que se encontraban con una verdadera pelea de gatos al interior de las multi-historias de los personajes.
Se sumaba a ello el éxito de la compañía vecina que mantenía un solo universo cohesionado y cuyas historias tenían un sesgo más “realista” al abordar al superhéroe tanto en su mundo heroico como cotidiano.
¿Cuál era la solución? Reunir a todo este universo de realidades en una única realidad.
Y quién mejor que Wolfman junto a su colaborador George Perez para acometer semejante proeza —ambos, recuérdenlo, habían dado el batacazo con "The New Teen Titans" unos cuantos años atrás—.
Desde su primer número —"Crisis" fue una serie limitada de 12 números— el éxito estuvo garantizado.
Con la enorme garantía de tener todos los personajes del catálogo a su disposición, no dudaron en destruir universos completos e incluso matar a muchos queridos personajes: si se iban a cambiar las cosas, debían hacerse en serio.
Y se cumplió lo cometido. Los universos se fundieron. Una sola Tierra prevaleció.


Se reiniciaron, a propósito de esto, las historias de muchos de los personajes, se cambiaron sus orígenes y, a veces hasta sus personalidades o poderes.
Su impacto fue tal, que hasta nuestros días, en la historia de DC Comics se habla de pre-"Crisis" y post-"Crisis".
Para la compañía,"Crisis" fue su mayor éxito en muchas décadas.
¿Y qué significó para nosotros los lectores? ¿De qué va, a grandes rasgos, la historia, el cómic que seguimos por doce emocionantes números?
"Crisis" parte con un personaje clave, el Monitor. Su figura, en sombras al principio, apareció casi un año antes en las páginas de "New Teen Titans" y, de tanto en tanto, lo vimos aparecer en diversos cómics, siempre desde un satélite, monitoreando la Tierra y proveyendo de soporte a diversos villanos. A su lado, una leal Lyla le acompañaba en su acometido.
Wolfman ha señalado que la génesis de ese personaje se halla en su propia infancia, cuando soñaba con historias que reunían a todos los superhéroes que él seguía. Wolfman niño inventó un carácter al que llamó Librarian, que luego sería el Monitor que conocimos.


Esta "Crisis" da inicio con la desaparición de Tierra 3. Entonces se nos explica que Monitor en realidad estaba testeando a los héroes y villanos de todas las Tierras para que fueran sus campeones que salvaran al Multiverso del ataque de la Anti-Materia. Lyla asume la forma de Harbinger, heraldo que deberá visitar diversas Tierras para colectar a este grupo variopinto de héroes y anti-héroes que darán la batalla contra Anti-Monitor, el opuesto de Monitor en esta historia.
Junto con ver cómo Tierra 3 es engullida para siempre, aparece en escena otro personaje, Pariah, un hombre condenado a observar impotente como desaparece cada Tierra. Pronto se nos revelará que su nombre verdadero es Kell Mossa, científico imprudente que causa la liberación del Anti-Monitor y la destrucción de su propia Tierra, pero que es rescatado y dotado de inmortalidad por el Monitor para servir a un bien supremo más adelante en la trama.
También vemos cómo en Tierra 3 el gran héroe de esa realidad, Lex Luthor, envía al espacio a su hijo para que se salve en una pequeña nave espacial. Junto a su esposa Lois Lane, replican la despedida que el mismo Kal-El tuvo en su momento, y logran que el niño Alexander Luthor atraviese el velo entre la Anti-Materia y la Materia, convirtiéndose en el único ser capaz de transitar entre ambos mundos.
Ese niño será rescatado por el Monitor y crecerá milagrosamente para jugar un papel decisivo en el apoteósico final de la historia.


El primer equipo reunido —serán varios en distintas etapas de "Crisis"— deberá proteger de los guerreros fantasma del Anti-Monitor a una gigantescas Torres Vibracionales cuyo fin es detener el avance de la Anti-Materia. Horquillas —como el Monitor las llama— que han sido desde muy antiguo colocadas en diversas Tierras y tiempo para dar la pelea en el momento en que el Anti-Monitor se alzara en su cruzada destructiva.
Vez tras vez, los esfuerzos de nuestros héroes resultarán frustrados, nuevos equipos se formaran, pero aun así verán no sólo como las Tierras siguen desapareciendo sino como distintas realidades y tiempos se entrecruzan.
Tras la muerte de Monitor a manos de la mismísima Harbinger —controlada por el Anti-Monitor—, Alexander Luthor, crecido milagrosamente, toma un rol más protagónico.
Es entonces que Harbinger utiliza su energía para encerrar en un pequeño universo contenido a las cinco Tierras, para ganar tiempo mientras se logra derrotar al Anti-Monitor. Es entonces que estos tres personajes se encuentran suspendidos en un asteroide, sin Monitor como guía, gastando las últimas fichas para evitar lo ya inevitable.
En la lucha contra el Anti-Monitor muchos caerán: Dick Grayson/Robin de Tierra 2, Huntress/Helena Wayne, Supergirl/Linda Lee y The Flash/Barry Allen, entre otros. Siendo las de Supergirl y la de The Flash las más emotivas y épicas de todas: ellos dan su vida por salvar a los demás. Renuncian a su propia existencia, para preservar la de los otros.
Aparecerán aún más personajes sorprendentes, como Superboy de Tierra-Prime, el único superviviente de su mundo —y ya saben cómo se las gastará un par de años después—.


El mismísimo The Spectre luchará con Anti-Monitor. Diversas fuerzas y alianzas se crearán. Todo el mundo mágico de DC aunará fuerzas. Los mismos Súper Villanos, que en un primer momento intentarán sacar ventaja de la situación, comandados por Brainiac y Lex Luthor —no confundir con Alexander—, formarán un improbable equipo para detener a Krona en el pasado, aquel hombre de ciencia que desde su planeta natal Oa causó la creación del universo negativo, del planeta Quard y, en último caso, del Anti-Monitor.
Nuestros héroes mismos viajarán al inicio de los tiempos para derrotar a la amenaza antes de la creación misma del universo conocido. Muchos caerán. Pero el valor prevalecerá y la indestructible voluntad de todos logrará lo imposible: destruir al Anti-Monitor y despertar a una nueva Tierra donde todo habrá confluido en uno. Las distintas realidades y distintas Tierras vueltas una sola.
Un nuevo amanecer que alumbró los caminos de nuestros héroes hasta que… Bueno, hasta que el germen del Multiverso comenzó a hacer de las suyas nuevamente… pero eso ya es otra historia.
Si ya han visto las tres primeras partes del crossover de The CW, notarán como muchos de los hitos que marcaron la "Crisis" del '85 son citados o versionados para la televisión —con el presupuesto de una serie de TV además—. Sin embargo, ya comenzado el hiato de vacaciones, no veremos la resolución de esta "Crisis" hasta mediados de enero.
Mientras tanto, nos quedamos con esos guiños a la "Crisis" original de los cómics. Disfrutamos esos cameos que nos están regalando —en realidad, lo único destacable, a mi juicio—. Y aprovechamos la coyuntura para no olvidamos que todo nace, casi treinta años atrás, en las páginas de un cómic que fue parteaguas en su época y que aún hoy sigue ejerciendo su influencia porque, y no nos cansaremos de repetirlo, para nosotros siempre serán primero los cómics, luego los cómics y, finalmente, los cómics.


Todo lo demás, sólo versiones que disfrutamos y sobre las que discutimos, pero que no son la fuente única y original de los personajes que tanto amamos.
Estas pocas líneas no logran hacerle ni una mínima justicia a lo que "Crisis on Infinite Earths" fue y es pero queríamos repasar someramente aquel evento, más que nada para recordar, nuevamente, que en el corazón de los verdaderos fans de Batman y toda la troupé de superhéroes y súper villanos, es el cómic nuestra Biblia, nuestra Palabra Sagrada.

1 Batcomentario/s:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Una idea absurda para arreglar problemas de guiones, tal vez causando más incoherencias, se convirtió en una gran saga. Que he leído.
Así que no puedo ser descalificado.
Tiene el drama de los sobrevivientes que al perder su mundo, se quedaron sin pasado. Y en algún momento nadie recuerda a los que sacrificaron.
Se está adaptando en un crossover de series.