¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

miércoles, 26 de febrero de 2020


Título: 'Infection Aftermat'
Guión: Joshua Williamson
Dibujos y Tintas: David Marquez
Colores: Alejandro Sanchez
Letras: John J. Hill
Arte De Tapa: Marquez y Sanchez

El número comienza con un crudo reproche (y posterior burla) del infectado Jim Gordon a Batman y Superman sobre la honestidad y luego se traslada a donde el número anterior nos indicaba esto se debía dirigir: Los Mejores Del Mundo debían afrontar las consecuencias de haber mantenido en secreto su investigación a Wonder Woman.

Al no poder dar con Diana, salen a buscarla y logran encontrarla en Aeaea, donde se enfrenta a una horda de criaturas (mitológicas, OBVIO). Mientras Diana se descarga con las bestias, les revela ya saber el estado de situación y si tienen una cura (ofuscada por lo que le pasó a Donna Troy, es decir, porque fue infectada por el Batman Who Laughs). También vemos a miembros de los diferentes equipos (Outsiders, Terrifics, reservas de la Liga, etc.) comentando con poca sorpresa el hecho de lo que Bats y Supes les escondieron algo.

Diana clama que si se siguen ocultando cosas entre ellos se va a hacer más difícil volver a confiar entre ellos; luego vemos a Batman y Superman combatiendo al crimen en sus ciudades y contemplando como muchas veces enfrentando tantas amenazas, no los deja considerar las pasadas y las consecuencias que pueden acarrear.

Bruce y Clark se reúnen en Gotham (Bruce planea hacer algo nuevo donde estaba la cueva del BWL) y deciden crear una base de datos de todos sus enemigos (¿no la tenían?) y luego pasan a interrogar a Gordon una vez más.

El epilogo nos muestra al General Zod encontrándose con Ra's Al Ghul, en 'buenos términos', aunque sentenciando que se quedará con los pozos de Ra's cuando acabe lo que trama hagan juntos.


LO QUE DEJÓ ESTE NÚMERO

El epilogo de lo que fue un evento que dejó sabor a poco, dejó sabor a poco también. El primer arco fue para preparar terreno para los eventos de "Year of The Villain: Hell Arisen", lo cuál molesta un poco. Usar un libro nuevo como un epilogo, más con los nombres involucrados, jode. Razón por cuál, suponemos, los venideros arcos serán autónomos. De hecho no sabemos mucho sobre el de Ra's/Zod, pero si sabemos que serán dos números con el genial Nick Derington en los lápices y eso ya es suficiente para ir haciéndonos grandes expectativas..

A fin de cuentas el arco se focalizó en la confianza, algo que deriva de lo que pasó en "Heroes in Crisis" pero que no afectó de manera TOTAL a los libros principales, aunque a estas alturas coexisten tantas inconsistencias entre el evento principal que por ahora manda en el DCU (Lex y los suyos) y los libros principales que ya poco importa. Quedará ver si a futuro en este libro Batman y Superman deberán lidiar con los otros héroes, y sobre todo Diana mirándoles de reojo.


Mayormente lo más rescatable fue el arte de David Marquez y Alejandro Sanchez, que nos brindaron buenas secuencias de acción y looks tenebrosos en los infectados.

martes, 25 de febrero de 2020

El niño mudo

Título: Orphans
Escritor: Tom Taylor
Artista: Fernando Blanco
Colorista: John Kalisz
Rotulador: Travis Lanham
Portada: Tony S. Daniel y Brad Anderson
Portada alterna: Joshua Middleton

El niño busca su voz.
(La tenía el rey de los grillos.)
En una gota de agua
buscaba su voz el niño.
No la quiero para hablar;
me haré con ella un anillo
que llevará mi silencio
en su dedo pequeñito.
(El niño mudo; Federico García Lorca)

Yo, niños que me leen, comencé a leer comics en la primera mitad de los '70.
Sí, soy el más viejo del staff del Blog. De hecho, podría ser el padre de la mayoría de ellos… o el tío que los abusaba, whatever
Yo crecí (y mi amor por Batman junto conmigo) con historietas autoconclusivas editadas por Novaro o EN. Episodios unitarios que llenaban mi avidez de saber más del Encapotado (aparte de eso, tenía el Batman del Dios West y las series animadas de Hanna-Barbera).
Y eso, en cierto modo, me marcó: Hasta hoy me acomoda enormemente el formato de historias de un solo número.


No puedo negar que hay arcos que me atrapan y los leo con disfrute a medida que van saliendo (como ocurrió con el anterior arco Cold Dark World” de “Detective Comics”), pero si me preguntan por mi formato preferido, el one-shot es el tren que yo abordo sin miramientos.
Y hoy toca reseñar uno de esos buenos y raros one-shot.
Orphans, a diferencia de lo que el título pudiera sugerir, no trata sobre algunos de los adláteres que Batman ha acumulado en sus ocho décadas de publicación, sino que apunta al niño sin máscara, el que es héroe pero aún no lo sabe. El que necesita amparo y cobijo.
Como Dick Grayson, el Robin por antonomasia. Como Jason Todd, que no sabía cuán desamparado era en realidad. Como Tim Drake, que siempre soñó sin saberlo quizá con ser el hijo de Wayne. Como Damian Wayne, quizá el más necesitado de ellos cuatro, aunque nunca lo admita.
Este número de “Detective Comics” comienza con una analipsis: Bruce Wayne niño haciéndose de rogar para asistir a la inauguración de un orfanato que llevará el nombre de su madre.
Así de sencillo, así de complejo.


De inmediato volvemos al presente y nos enteramos del escape de un joven de aquel orfanato, un muchacho llamado Miguel Flores. Una víctima, qué duda cabe, y que parece huir de algo.
Si hay un punto a destacar de este número es que su principal protagonista no es Batman sino Bruce Wayne. Claro, es el Encapotado quién se interesa por investigar la suerte del niño (a instancias de Lucius Fox, valga la aclaración), pero es Wayne quien ahonda en el asunto y usa al Murciélago como un instrumento o medio para llegar a su objetivo.
Se agradece la mano de Taylor en una historia que pareciera mínima y que sin embargo contiene un mensaje muy profundo que cala hondo no solo en Bruce Wayne como protagonista sino también en nosotros como lectores.
La inclusión de Damian no se siente forzada sino que prácticamente necesaria. Taylor, que nos deslumbró tanto tiempo con “Injustice” y recientemente con “DCeased”, se mueve con agilidad en esa cuerda tensa que es la relación padre-hijo de los Wayne.


La suerte de Miguel Flores es desdichada. Escapando para poder salvar a sus compañeros que están desapareciendo del orfanato, sólo encontrará la muerte a pesar de los esfuerzos de Bruce y Damian por encontrarlo y rescatarlo. Pero no será en vano: Wayne llegará al fondo del asunto y descubrirá una verdadera industria de tráfico de niños bajo los auspicios del tal Sr. Morrison, administrador del orfanato Martha Wayne.
Se goza de sobremanera el buen puñetazo que Bruce le propina al maldito. Ya quisiéramos ser nosotros quienes se lo propinásemos.
El capítulo termina con la reinauguración del orfanato, esta vez bajo el nombre de Miguel, el gran héroe de la jornada. Y acaba.
Así, corto y simple, pero apelando a sentimientos muy profundos y rescatando áreas de Bruce Wayne que entre tanta testosterona, capas y peligros cósmicos, se pierde.
Muchas veces escuchamos la cantinela de que Batman es el mejor porque es sólo un humano entre dioses. Sabemos que esa es una falacia del porte del Everest: cualquier número semanal que involucra al Murciélago da cuenta de que es cualquier clase de metahumano, pero nunca un humano común y corriente.


Por ello esta historia tiene tanto significado: Taylor nos muestra el verdadero lado humano de un héroe. El corazón que late bajo el pecho de Bruce Wayne y eso, niños, es de agradecer.
Del arte de Blanco, nada que decir. Acompaña al texto casi imperceptiblemente. Sabe ser dócil y sabe ser agresivo.
Otro número redondo para “Detective Comics”.
Tras toda la acción y el frío del arco anterior de TomasiOrphans es un justo y cálido descanso que se extraña muchas veces en el cómic mainstream.
Gracias, Taylor, por este numerazo.

lunes, 24 de febrero de 2020


Título: ‘Their Dark Designs’ – Part 4
Guión: James Tynion IV
Dibujos & Tintas: Carlo Pagulayan, Guillem March & Danny Miki
Colores: Tomeu Morey
Letras: Clayton Cowles
Arte De Tapa: Tony S. Daniel & Morey

Penguin ingresa al hospital de Gotham tras haber sido herido mortalmente por Deathstroke, y Batman sale a la cacería de los hit men que andan sueltos. Primer vemos como se encarga de Gunsmith en las calles mientras intenta que Lucius encuentre a Catwoman.

Cat con la asistencia de Harley Quinn se encarga de los henchmen de The Designer. El plan de Harleen es acabar con su ex Puddin, y viene investigando sus acciones (que vimos en los epílogos). Merlyn y Cheshire (en su pésima condición) llegan al cementerio a encargarse de las damas. Oculta, la tan esperada Punchline, observa.

En la base de Riddler, Batman se la raja a Mr. Teeth, pero le sorprende que el sitio no haya estado plagado de trampas o cosas por el estilo de Ed. La computadora de Ed muestra un vídeo donde finalmente se ve a Designer, no tiene audio pero Nygma hace unas señas con los dedos que Batman interpreta a la perfección (porque, como es un genio, se da cuenta que le deja una señal que radica en el conocido acertijo de “Edipo Rey” ;)). Ed fue abducido por el nuevo villano en la ciudad… Selina y Harley llegan al sitio buscando a Ed, pero se dan con Batman y Cat le pide disculpas por lo que hizo hace años.

Ah, también vemos el vehículo dujour, (o du-issue (?)) infaltable. Lucius nos presenta las Batiesporas (Batspawn), una flota de drones enviados a joderle la vida a Slade; ese outcome lo quiero ver ya.

El final nos muestra medio rostro de Punchline (como en la viñeta donde la vimos primero) en comunicación con el Joker. Le dice que encontraron el cadáver, pero la atención de Batman está en otro lado. Joker tiene otros planes por ahora y observamos que tiene fotos de los Robin con y sin sus disfraces (!).


LO QUE DEJÓ ESTE NÚMERO

Un número bastante dinámico con muchas revelaciones, donde vimos finalmente los debuts de Desinger y Punchline (en el caso del nuevo squeeze de Mista J, solo vimos como dije, su medio rostro, en la parte inferior).

Tenemos detalles sobre Gunsmith y Mr. Teeth. Douglas Worth es un soldado malogrado devenido en mercenario y devenido en sicario, que fue expulsado de cada guerra en la que estuvo por usar armas experimentales sin permiso de sus superiores; su nombre proviene de haber creado un arma con elementos nada sospechosos en un aeropuerto para acabar con un blanco en una multitud y pasar desapercibido. Usa la bandera porque se siente un soldado no obstante.

Mr. Teeth (nombrado de The Tooth Eater fue llamado por la policía de Portland) les arranca los dientes a sus víctimas quirúrgicamente y del mismo modo se los introduce en el estómago; eventualmente decidió hacer de sus habilidades su modus vivendi.

Riddler dejó en clave alfanumérica mediante señas, la contraseña de su computadora a Batman. La clave era ‘esfinge’, y con ello Batman entendió que se refería al acertijo con el que Edipo vence a la misma, cuya respuesta era “el hombre”  (animal que camina en cuatro patas de mañana (de niño), dos en el día (de adulto) y tres en la noche (de viejo, con un bastón, claro)) y que le valió su incestuosa victoria (?). Con el código alfanumérico de hombre, accede a la misma. Lucius no puede creer que Batman haya adivinado eso… con razón lo quiere echar Batman.


Quinn nos revela que sabe algo planea Joker y por ello está limpiando sus rastros, a la vez con eso da una señal. Se nos dice que un henchmen llamado Artie es el cadáver y hasta hace una referencia, creo, a la primera aparición de Two-Face; en las épocas de Artie, con Joker quiso causar terror soltando su gas en los cines, pero en uno Two-Face hizo su aparición en las pantallas, para asustar y asaltar a los concurrentes. Me pregunto si  este Artie está ligado a The Designer.

Lo interesante es que parece que estos eventos, van a cruzarse con la ajenda del Joker, así que seguro será quien intentará detener a Designer o aprovechar las distracciones que los actos de este generen. Tal vez TD es un invento de Joker y es él quien de verdad creó este ‘diseño oscuro’.

Joker tiene planeado atacar a los Robin en lo que sería una remake de ‘Death Of The Family’ y su posterior juego final… confiamos en Tynion, pero sin olvidar lo que dijo George Harrison.

Excelente arte, aparecen Carlo Pagulayan y un par de páginas creo notar, donde Danny Miki (el mejor entintador  de Batman a mi gusto) logra imitar un poco el estilo de este. Guillem March sigue en gran forma con sus sensuales trazos en las damas. Pero lo de Pagulayan me pareció de lo mejor de todos los issues. Ojalá lo veamos pronto en otro batbook o volviendo en el principal. Obvio que todo amalgamado por el gran Tomeu Morey.

domingo, 23 de febrero de 2020

Frozen, o los peligros de una mujer emancipada

Título: “Detective Comics” #1012-#1016 - Cold Dark World
Historia: Peter J. Tomasi
Lápices: Doug Mahnke y Tyler Kirkham
Tintas: Jaime Mendoza, Keith Champagne, Christian Alamy, Mark Irwin, Mahnke y Kirkham
Colores: David Baron
Rótulos: Rob Leigh
Portadas: Guillem March, Arif Prianto, Mahnke y Baron
Portadas alternas: Ryan Sook, Tyler Kirkham, Paul Pope, Bruno Seelig y Kaare Andrews

"Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado".
(Francisco de Quevedo)

Tomasi… nuestro querido Tomasi. Casi como uno de esos hijos que a veces hacen las cosas bien y los amamos… A veces hacen las cosas mal y, ¡qué diablos!, igual los amamos…
Tomasi, insistimos, es algo así.
Desde que tomó las riendas de “Detective Comics” nos ha complacido… y nos ha decepcionado… Y aquí estamos apoyándolo porque está resultando de lo mejor que le ha pasado al título (no perdamos de vista que “Detective Comics” casi ha desaparecido del radar de los BatFans, oculto a la sombra de la imperturbable luz del Batman de King con sus desopilantes, extravagantes, imposibles, interminables, absurdas, burdas, pero innegablemente atractivas historias y arcos; amén de las ya incontables historias paralelas que nuestro Encapotado vive todas las semanas en las estanterías de DC Comics).
Gracias a esta suerte de “abandono”, “Detective Comics” puede ser una suerte de laboratorio para probar toda clase de historias para el Murciélago. Como una de amor… o de desamor… o de amor traicionado… No, no estamos hablando de BatCat, esa suerte de coitus interruptus que ya anuncia clímax (?) y babyshower: No, aquí estamos hablando de Victor y Nora Fries, esa eterna carta de amor que comenzó a escribirse en las animaciones de Timm y Dini y que encontró un merecido eco en los cómics del Bativerso.


Contextualicemos: dentro del evento de Year of the Villian, numerosos personajes malosos de DC están recibiendo el cumplimiento de un deseo.
Casi como una actualización del evento Underworld Unleashed del '95, Apex-Lex se ha presentado cual demonio Neron ante enemigos icónicos de cada superhéroe importante y les ha dado los medios para cumplir sus sueños —claro que en esta versión, Lex obedece los designios de la matrona Perpetua, amén de los desvaríos guionísticos de Snyder—.
Y como uno pudiera esperarse, el sueño de Mr. Freeze no es otro que volver a la vida a su eterna amada Nora.
¿Quién osaría en su sano juicio oponerse a tan romántico empeño? Bue… cierto Murciélago al que dejaron plantado en el altar… es decir, azotea…
Aunque también uno pudiera intuir que el reguero de mujeres asesinadas con hipotermia puede tener algo que ver. ¿Quién sabe?
El caso es que Apex-Lex le ha entregado una milagrosa fórmula para que Nora salga de su estado de criogenización y Fries, obviamente, debe probar el producto en conejillos de Indias, o sea, mujeres de características similares a su gélida cónyuge. Digo, es lo que cualquier científico serio ha de hacer, ¿no? Yo no me atrevo a culparlo por ello.
Batman, oficiándolas de detective (y haciendo honor al nombre de este título) suma 2 más 2 y ¡tate! ya sabe quién es el culpable.
Lo que no se imagina es que Fries también ha hecho algunos aditamentos en su ártico yo y ahora puede prescindir del traje y la claraboya que le mantenían bajo cero.


Más temprano que tarde se da el enfrentamiento, pero para ese entonces Mr. Freeze ha logrado lo imposible: sacar del estado criogénico a su esposa y poder abrazarla y besarla. ¡Anda! Que hasta el más duro de corazón se conmovería con la escenita, a menos, claro está, que se trate de Batman, al que dejaron botado con el vestido de novia puesto… (menudo detective que no vio venir eso, miau…).
Como los súper villanos suelen ser teatreros, la acción nos traslada a un teatro donde tiene lugar el choque de titanes que deja congelado a medio mundo y le revela a Batman que ahora ya no se trata de Mr. Freeze solamente, sino de Mr. y Mrs. Freeze.
Corriendo contrarreloj, Batman, ayudado por Lucius Fox y Alfredvivo aún por cosas rocambolescas de la continuidad de los comics—, lucha por encontrar el método de revertir la criogenización antes que sus efectos sean letales para las personas atrapadas en el "fuego cruzado" (nunca peor dicho, según el barómetro…).
El Murciélago llegará apenas a rozar la solución, ofreciendo heroicamente su brazo como test-dummie. Pero no todo resulta como se espera. Se acaba el tiempo. "¿Qué se puede hacer?", se pregunta nuestro amigo de orejas puntiagudas mientras ve su brazo bambolearse como pedazo de trapo.
La inesperada solución dejará a Batman congelado de la impresión: es el propio Fries quien le alcanza el antídoto.


¿Qué pasó?
Pasó que, como dijimos en un comienzo, esta es una historia de amor trágico (¿es que no prestaron atención a los primeros párrafos?) y la verdadera víctima y héroe aquí es el mismísimo Mr. Freeze.
Nora, como vienen haciendo la mujeres con nosotros los pobres e ingenuos hombres por siglos y siglos, al verse sanada, pronto se olvida de quién dio todo por rescatarla de las crispadas manos del hielo eterno.
No sólo le hace el desprecio a nuestro pelón romántico sino que lo remata traicionándolo sin la menor consideración por él.
Según el guión, y en un obvio intento de justificar a la malagradecida bitch, el mismo compuesto que ha vuelto a la vida a Nora, la está enloqueciendo. Sí… cómo no… seguro que eso la hace colocarse un pañuelo verde también y salir a protestar con las tetas al aire… psst
Estando las cosas como están, con una Nora desatada matando de frío a diestra y siniestra, Mr. Freeze recurre a su tradicional némesis para detenerla y, miren cómo se las gasta este romántico incurable, salvarla de una inevitable muerte.
Para convencer a Batman de sus sinceras intenciones, Fries le entrega la fórmula para sacar a la gente indemne de su letargo criogénico (y de paso revivirle el brazo lacio que cuelga a su costado). Y en una suerte de Starsky y Hutch de Gotham, Batman y Mr. Freeze unen fuerzas para detener a la creatura más abominable que puede existir: una mujer caprichosa y empoderada (que ni Lovecraft dio con un Primigenio tan ominoso).
Ahora el encuentro final es en un museo (hay que ver la clase de locaciones que se saca Tomasi).
Para estar a tono con las circunstancias, Batman se enfunda en una armadura especial con lanzallamas incluido, al cual no sabemos aún cómo llamar en el Blog: ¿Pyro-Armour? ¿La Estufa Caminante?


En fin, que se dan de tortazos en torno a la Bailarina de Degas, recordándonos que Nora era, de hecho, bailarina antes de la hipotermia aquella. Y justo cuando van a ganar los buenos, Mr. Freeze se acuerda de cuánto ama a su esposa, y esta se aprovecha con perfidia de él, dejándolo al borde de la muerte y escapando en el proceso —un día cualquiera en la vida de cualquier hombre promedio sometido a los designios diabólicos de su mujer—.
El epílogo nos muestra a Batman contemplando a Fries en estado criogénico en Arkham.
Nora, libre y desquiciada, planea su recién estrenada carrera criminal.
Un cambio de paradigma increíble que Tomasi nos ha servido de manera dúctil y atractiva. 
“Year of the Villian” ha sido el instrumento perfecto que en manos del autor se ha transformado en un arco que vale la pena leer y releer. 
Una historia con un desarrollo de personajes completo y que acaba modificando el status quo de uno de los villanos principales del Encapotado.
Difícil encontrar puntos muertos en la trama. Cada página es aprovechada al máximo y nos agasaja con cliffhangers precisos. Todo lo que ocurre es en pos de la trama. No tiene desperdicio y rehúye la solución fácil o el sobre explotado recurso del Deus ex machina al que nos acostumbró Snyder y que King copia con menos acierto que se predecesor.


El arte, en manos de varios artistas, es eficiente y logra algunas viñetas dignas de colección.
El diseño de Nora Fries —a un paso de replicar a un Borg del universo Star Trek— es acertado. Transmite parte de la esencia del personaje y, siendo la versión femenina del de Victor Fries, no pudo estar mejor imaginado.
¡Gracias, Tomasi!
A veces, lo mejor pasa lejos de los títulos más notorios y “Detective Comics” es una muestra de ello.
Gran arco. Voy a leerlo de nuevo. Vale la pena. Aunque me muera de frío…

sábado, 22 de febrero de 2020

Scott, ¿tuviste algo que ver?

La gran noticia que sacude al mundo del Noveno Arte por estas horas es el despido (aunque algunos apuntan a una renuncia) de Dan DiDio como Co-Publisher de DC Comics, y nos preguntamos cuál será la verdadera razón.

Envuelto en polémica, para muchos Dan fue el verdadero villano del DCU y para otros fue un hombre que llevó a la editorial a otro nivel a la editorial. Tal vez, sin importar de que lado estén, ambos lados no estén equivocados. Dicho esto, Jim Lee continuaría en solitario la tarea de publicista, a la vez que seguirá siendo el Director Creativo de DC.

Más allá de que muchos fans pensemos que acá hay una suerte de "rey puesto" y pensemos que tal vez sea Scott Snyder quien tome su lugar, aparentemente hay cambios que DC planea que irían contra el estilo de Dan.

Se comenta que la razón del despido tendría que ver con que Dan "no fomenta" un buen ambiente laboral y de hecho muchos editores se han ido en el ultimo tiempo. Algunos creen que "5G" (la iniciativa de la que venimos hablando hace tiempo donde los héroes tradicionales dejarán sus mantos a otros jóvenes, aunque seguramente no por mucho tiempo) podría ser la razón para correrlo, mas se cree que tal sacudón podría afectar las ventas.

Por esto último es que creemos que Snyder puede ser una razón de la salida. Ciertas fuentes aseguran que DiDio quería que "Death Metal", la secuela de la exitosa mini-serie "Dark Nights: Metal", sea parte de los preludios de "5G" y Snyder no quiso, y contra todo pronóstico tal parece que salió con la suya. Claro que la saga podría llegar a tener algún indicio ya que se pensó como un evento celebratorio de los 85 años en general de DC pero se ve que no será ni por asomo lo que Dan tenía en mente.

"Generation Zero: Gods Among Us", el primer preludio de "5G".

De acuerdo a un rumor, la editorial planea traer escritores del ámbito de la TV y del mundo de la animación, que obviamente sean fanáticos de los cómics, y no buscar escritores más "clásicos", mas DiDio es un conocedor de la historia de los cómics y de DC y sería un impedimento para el cambio de paradigma. A propósito del pasado de la editorial, una de sus defensoras fue Nickyla nieta de uno de los co-creadores de DC, Malcolm Wheeler-Nicholson. Una historiadora especializada en DCNicky estaba contenta de ver cómo Dan consiguió que "New Fun Comics" #1 (la primera revista de cómics con material nuevo y no reprints de los diarios donde participó MWN) vaya a ser reimpresa. Como verán, muchos intereses cruzados de por medio.

A todo esto "5G" no se cancerlaría, ¿pero sigue igual?

El evento que pretendía cambiar el Universo DC para el 2021 debería empezar en octubre. Parece que se hará pese a todos los problemas internos que está atravesando la editorial por estos momentos, pero no podemos dejar de preguntarnos si se desarrollará como se planeó, cosa de la que tampoco sabemos mucho.

¿Lo atrasarán para repensar el planteo? ¿Será más corta de lo que se planeaba? Algún que otro delirante se anima a sentenciar que DC morirá si la iniciativa "5G" fracasa y los portales más clickbaiteros del ambiente no tardaron en salir incluso con pavadas como que Marvel planeaba comprar DC, cosa que obviamente ni Warner Bros. ni AT&T permitirían que suceda. Las cosas no funcionan de esa manera. Sí es posible que la movida se reduzca en duración e incluso que reduzcan su impacto editorial para no generar una reacción adversa por parte de las comiquerías y de los lectores, porque obviamente esto no deja de ser un negocio y perder dinero es lo último que se busca, aunque por ahora todo es incierto.

¿Ustedes qué opinan de todo esto?

lunes, 17 de febrero de 2020


Título: ‘Their Dark Designs’ – Part 3
Guión: James Tynion IV
Dibujos & Tintas: Guillem March
Colores: Tomeu Morey
Letras: Clayton Cowles
Arte De Tapa: Tony S. Daniel & Tomeu Morey

Catwoman excava una tumba en plena lluvia mientras logra comunicarse por una línea secreta con Riddler. Cat quiere saber si el desgraciado Ed sabe si lo que están atravesando de verdad es lo que el tal The Designer tenía planeado. Al parecer Joker no era parte original de plan, pero en algún momento entró sin que los demás lo quisieran, y Selina encuentra su cuerpo (!) en esa tumba o al menos uno que simula ser el Payaso. Nadie sabe de su paradero pero si de que un grupo de gente disfrazada de payasos fueron incinerados en el parque de diversiones de la ciudad.

Después de detener a Cheshire, Batman quiere saber qué sucedió en The Black Block y para su sorpresa los asesinos más que escaparse fueron secuestrados (por Penguin, claro). Otro de los excitantes inventos de Lucius Fox se nos presenta (The Echo); cuando Batman pide por un vehículo, un dispositivo en su cinturón le es presentado por Lucius, que le permite tomar cualquier vehículo y convertirlo en un Batmobile (mediante camuflaje óptico y que además le permite mejorar un poco su rendimiento). Catwoman por otro lado, después de hablar con Ed, sabe que deberá revelarle la verdad a Batman y eso podría tener consecuencias… de repente, una voz sale desde el cadáver del supuesto Joker (como sucede con el tipo al inicio del arco), es Designer quien nos revela que fue detenido por Cat cuando su plan iba a comenzar y vuelve para vengarse, un grupo de enterradores (!!) aparece y Selina recibe un palazo y comienzan a enterrarla viva.

Penguin se llevó (con ayuda de caros agentes de Black Block) a los asesinos a un frigorífico, donde ofrece a Deathstroke pagarle lo que quiera (y a los demás el triple de lo que recibieron) para que se vayan de la ciudad, pero Slade tiene otros planes y se libera y también a sus secuaces, pero Batman irrumpe y se enfrenta a ellos. Slade le corta el cuello a Oswald, sabiendo que Batman intentará salvarlo y no ir tras ellos. Mientras se desangra, Oswald cuenta detalles sobre la existencia de The Designer, que él y los otros villanos conspiraron con el mencionado, y que lo de los asesinos es para mantenerlo ocupado mientras se cocina el plan perfecto, y cuyo objetivo es matar a Bruce Wayne (!!!).

Desde el cuerpo del supuesto Joker la voz del Designer le pide a Selina que no intente levantarse, pero sorpresivamente a su ayuda acude Harley Quinn.  



LO QUE DEJÓ ESTE NÚMERO

Obviamente el climax se está dirigiendo a lo que podrá pasar cuando Catwoman le revele a Batman lo que le ocultaba (o Bats lo descubra antes de que se lo diga). Un adelanto de la tapa de “Batman #94” (final de este arco), nos hace tener un poco de incomodidad, viendo que podrían separarse ambos… digo, tanto se vino cocinado desde ‘I Am Suicide’ hasta acá, y a muchos la sola idea que los separen ahora, ya les molesta (habrá que esperar).

Batman ya sabe que hay un misterioso villano que no conoce tras esto y del mismo no sabemos si será el original o un sucesor, ya que Catwoman lo habría matado en su momento. Si vimos el poco inspirado look que tendrá.


Ahora, es obvio que el cuerpo del supuesto Joker es algo que nos hace pensar mucho. Ya vimos al mismo preparando su plan, por lo que nos preguntamos cuál es la idea de ese señuelo (si es que lo es y no hablamos de otro Joker vivo y el verdadero esté muerto… veremos).
Harley será sabemos, una aliada de Batman en los siguientes issues, y seguro, estamos todos esperando que se vea cara a cara con Punchline, la nueva novia de Mista J.

Los avances fueron pocos, pero el arco sigue siendo muy prometedor, hubo un poco de acción, un loco gadget vehicular y en mi opinión, el mejor issue que ha dibujado Guillem March y hasta acá.

domingo, 16 de febrero de 2020


Título: "The Batman's Grave", Chapter 5
Guión: Warren Ellis
Artista: Bryan Hitch
Tintas: Kevin Nowlan y Bryan Hitch
Colores: Alix Sinclair
Letras: Richard Starkings

En lo que parece ser el segundo acto de esta intrigante historia, ni Hitch ni Ellis piensan darnos un descanso de la acción...

Habiendo detenido al Dr. Hellfern luego de una investigación que nos demostró que en el DCU existen cosas peores que Siri, Alexa y Cortana (y que, casualmente, son creadas con tecnología de LexCorp), no queda de otra más que dar seguimiento a las pocas pistas que hay.

Y todo lleva a Arkham y a la mencionada "Scorn Army" (o su traducción en español, "Armada del Desdén").

Al parecer Gordon ha encontrado indicios de algo que quizá se le está escapando a Batman, pero sabe que es más que necesario compartirlo para encontrar un hilo conductor mucho más sólido. Lo cita en en Asilo para poder explicar los puntos de la mejor manera... Y como no es que Bats ande dejando su número a cualquiera, tiene que encender la Bati-Señal para captar su atención y dirigirlo al recinto...

Una vez llegado al lugar, Batman comienza a percibir que algo está sucediendo. Aunado a la plática pasivo-agresiva de Jeremiah Arkham, quien sería el alcalde o celador principal del lugar. Este sujeto comienza una breve indagatoria acerca de la estabilidad y bienestar de nuestro héroe, algo que sabemos que no necesariamente es de su agrado.


Y aquí comienza a ponerse interesante el asunto...

Gordon ya está en en lugar listo para interrogar a Eduardo "El Come-Caras" Flamingo, quien fuera el sujeto que Bats capturó en el segundo número de ésta saga. Al parecer todo está conectado...

Si recordamos el primer número de la historia, unos policías fueron atacados por un grupo de maleantes y fueron salvados por Batman. Tanto este hecho, como el encuentro con Flamingo, las personas encontradas muertas, la aparición de Hellfern... todo parece que está conectado con la Scorn Army. Pero la pregunta más grande es ¿quiénes son ellos?

Justo cuando Bats va a comenzar el interrogatorio con Flamingo, uno de los "celadores" le dispara por la espalda a nuestro héroe y mata al asesino antes de que éste puede reaccionar. La Scorn Army acaba de entrar a Arkham. Misteriosamente, Jeremiah desaparece de la escena.


Nuevamente el dueto de creativo nos regala una serie de páginas llenas de acción. Todo indica que dicha armada está tratando de atacar a algo o a alguien, y por los vínculos de las personas que se han encontrado, parece ser a elementos del sistema de justicia, en este caso en particular, Gordon sería el siguiente...

El momentum sigue. Si bien el arte tuvo ciertos altibajos, quizá por la misma dinámica y secuencia de los movimientos de Batman, se mantiene en una nota alta.

Ya tenemos un vestigio que todo va uniéndose y aún no llegamos a la mitad de la historia. Bats y Gordon están en Arkham y al parecer un ejército clandestino está por tomar tanto las instalaciones como la situación a su alrededor. Si pudieron acceder a mentes como la del Dr. Hellfern y hackear sistemas de LexCorp para dar forma a sus planes, bien pudiera seguirnos sorprendiendo el vertiginoso ritmo de todo esto.

Eso si, nos hizo falta Alfred en éste número, al menos aquí sigue vivo...


Título: Batman- Pennyworth R.I.P. (One-shot)
Guión: James Tynion IV y Peter J. Tomasi
Arte: Eddy Barrows, Eber Ferreira, Chris Burnham, Marcio Takara, Diogenes Neves, David Lafuente y Sumit Kumar
Colores: Adriano Lucas, Rex Lokus y Nathan Fairnbarn
Letras: Travis Lanham y Tom Napolitano
Arte De Portada: Lee Weeks y Mat Lopes

Alfred Pennyworth ha muerto.

El Encapotado, tratando de encontrar fuerzas de un lugar bastante afectado de su corazón (y seguramente de su mente), trata de encontrar una razón más para seguir siendo Bruce Wayne ante la multitud. Alfred ya no está entre la multitud que es recibida durante la apertura del Hospital Infantil Alfred J. Pennyworth.

La BatFamily está consciente que el motor de lo que los hacía llamarse familia ya no está entre ellos.

Entre todos, Damian es el que más culpable se siente, ya que fue él quien observó cómo Bane rompía el cuello al Mayordomo inglés.

Tim no logra concebir su propio sentir, ya que le emocionaba estar en la ciudad junto a los demás, pero sabía perfectamente que eso era una situación bastante similar a la que vivió cuando conoció a Bruce y se volvió (¿Red?) Robin (Batman #436, 1989).

Jason, siendo la oveja (roja) negra de la familia, tenía prohibido acercarse al evento (suponemos que viene por su anterior nexo con el Iceberg lounge (Red Hood: Outlaw #32), lo que lo llevó a volverse una especie de socialité del bajo mundo. Pero siendo quién es, tenía que acercarse a despedirse de una de las pocas personas que siempre le tuvo fe a pesar de todo.

Barbara, sabe que su posición es bastante diferente a la de los demás, ya que siempre ha sido una "extranjera" a la dinámica de la familia extendida Wayne, pero que sabe que la única manera de lidiar con eso, es la única que Bruce no va a querer tomar.

Y finalmente, Ric Grayson, quien no tiene la más remota idea de lo que está pasando, pero que intuye que tiene que estar ahí porque Alfred estuvo con él cuando comenzó su andar alejado de la familia que no recuerda.

Y así, la BatFamily entró a un bar...

A manera de respeto por el alíado caído, Bruce se aseguró de encomendar Gotham a Catwoman, Batwoman, Signal y Orphan, todo para que pudiera reunirse con los Robins y Batgirl y así, honrar la vida de quien ayudó a criar al heredero de los Wayne y mantuvo cuerdos a todos los que convivían con él en sus facetas con o sin máscara.

Tim se aseguró de preparar un bar en una de las zonas más dejadas de la ciudad, tanto en el aspecto de seguridad como de telecomunicaciones (lo cual nos deja extrañando todo el tremendo potencial del run de Tynion en su etapa en Detective Comics y esa visión a futuro de lo que Batman y la familia podría ser).

Y como era de esperarse, los Robins comienzan a discutir entre ellos: Damian no puede evitar hacer referencia a lo sucio del lugar (sabiendo que es heredero de dos fortunas enormes, no es de sorprender), Ric se siente y muestra distante a todo y todos, Jason se mantiene con la coraza de no evitar sentimientos a flor de piel, Tim piensa que sólo él tiene la respuesta al problema y Barbara que todos están sesgados por la misma relación que han mantenido por años y que ella es la única que tiene la perspectica distinta... 

Aunque estoy seguro a muchos nos gustaría un cómic donde todos los aliados de Batman se la pasaran discutiendo cosas tanto mundanas como complejas, es el mismo Caballero Nocturno quien interrumpe la aireada plática, seguido de Damian, quién pide un ginger ale para hacer el primer brindis por Alfred. Por alguna razon, Ric como bartender pudiera ser más atractivo como comic que como el sufrido Cabbie que viene siendo en su título... 

Así, todos los miembros de la familia comparten sus momentos favoritos con Alfred: 


Damian recuerda que Alfred siempre le cubrió las espaldas a pesar de estar castigado por Bats. 

Tim, que era Alfred quien siempre hacía lo imposible por apoyar los esfuerzos de todos, incluso si eso implicaba entrar a la GCPD para rescatar artilugios.

Jason que fue él quien se aseguró de hacerle entender que era parte de algo más grande y que es precisamente esa realización lo que los hace relevantes en sus propias vidas y las de los demás. 

Barbara es quien lanza el comentario más elocuente, ya que está tanto agradecida por Alfred de ser una persona detallista con una gran capacidad para hacer sentir bien a los demás, pero tambien hacer consciente a todos que la pérdida del otrora agente del MI6 es sólo uno de los tantos problemas que la ciudad está enfrentando desde la llegada y caída de Bane

Uno a uno los aliados de Batman se van, dejando en claro que este tipo de cosas, son más duras que enfrentar a toda la galería de villanos junta para Bruce. Eso lo puede hacer sin vacilar, pero, el escuchar y sentir gracias a las experiencias de los demás, es algo que aún no queda del todo claro cómo lo puede o lo podrá hacer (si es que pasa). 

Tanto Tim como Jason le mandan mensajes muy duros: estarán ahí para apoyarlo, para hacer lo que sea por y para él, pero es él mismo quien tiene que aprender a pedir ayuda y quien tiene que reconocer que no es el único que está sufriendo todo esto, y que hasta que se de cuenta de eso y sobretodo, que use su inteligencia para arreglar todo lo que está pasando, la situación es y será la misma siempre. 

Damian, como buen heredero de los genes Wayne, tampoco puede lidiar con todo. Bruce no lo sigue y eso sólo nos hace pensar que el siguiente enfrentamiento entre ellos en próximos números de Teen Titans dejarán muchas secuelas a su ya muy afectada relación. 

Barbara intenta hacer entender a Bruce que a pesar de haber sufrido en un periodo muy corto la invasión del Grim Knight, del Batman Que Ríe, de Bane y de que el mismo Jim Gordon fuera infectado por el Multiverso Oscuro, que todos necesitan al Batman capaz de despertar lo mejor en las personas. 


Finalmente, Ric se une a la mesa donde sólo ha quedado Bruce inmerso en sus pensamientos. 

Como si ese vestigio de Dick quedara, despierta algo de sentimentalismo en el Encapotado, quien recuerda que la mejor historia que Nightwing compartía con Alfred es una que vinculaba toda la historia de Batman, desde el momento en que los Wayne se casaron, fueron asesinados, nació Batman, surgieron el resto de los héroes y finalmente, cuando Damian murió, era algo que Alfred llevaba consigo mismo para recordar que a pesar de todo lo malo que pasó y estaba pasando había algo que siempre sería un consuelo: "la vida y muerte de los Wayne, no sólo ha salvado a Gotham, sino a todo el mundo a lo largo de los años y muy seguramente, de saber que eso sería el resultado, los Wayne estarían más que satisfechos y orgullosos de sacrificar sus vidas". 

Este Ric sabe que de ser Dick, posiblmente habría logrado que los demás se quedaran. Pero, como hemos venido expresando en las reseñas de Nightwing, no es malo el que tenga una "mente en blanco" y pueda ver las cosas desde otra perspectiva: sabiendo lo que sucede, ¿quién en su sano juicio quisiera ser parte de la BatFamily?

Ric se despide pidiendo a Bruce que haga el trabajo que sólo él sabe hacer, para honrar la memoria de Alfred. 

¿Qué nos deja este título?

 A pesar de contar con elementos bastante buenos, y de mezclar un arte bastante dinámico (en lo personal, el estilo de Burnham me fascina y me remonta a los momentos dolorosos de la muerte de Damian en Batman Inc.), tiene algo que no termina de alinearse o de mostrarse pleno. 

El hecho que Ric siga siendo Ric, es incómodo. El saber que la BatFamily ya sólo es en nombre y que posiblemente faltará mucho para ver otra reunión (no creemos que vaya a suceder sino quizá en el punto álgido de Joker War, y más por necesidad que por ver un evento menos tumultuoso). 

La presencia de Alfred quizá no debiese ser tan llamativa para los demás, pero en este número ni siquiera vemos un ápice de sentimiento por parte de Bruce, ni por la persona que lo crió ni por su propio hijo. 

No hace tanto ruido lo anterior, porque la historia está escrita por Tynion, quien abiertamente admitió que usará a un Batman mucho más "quemado" tanto por el esfuezo físico como por la incapacidad de sentir (dadas las situaciones que no le darán ni un momento de respiro). 

Sabemos que no será permanente esta situación y que posiblemente falte bastante para que podamos entender el panorama completo, sólo que, como in- memoriam, este one-shot no se sintió tan solemne.