¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

domingo, 22 de marzo de 2020


Si Superman fue el pionero; Batman el que encumbró el género y Wonder Woman quién lo diversificó, Robin es quien le dio ese dinamismo que nadie pensó que necesitaba, siendo hoy uno de los personajes más significativos dentro de la historia de DC Comics.

Y no nos referimos a un Robin en especial, aunque estoy seguro que la gran mayoría pensará en su favorito o el "por default", sino al "manto del petirrojo" como tal.  Al llegar a la octava década, sólo siendo opacado por la Trinidad (siendo que WW aún no no es octogenaria) es meritorio de un especial que celebre grandes momentos y deje plasmada la relevancia del manto de Robin y todos sus portadores.

Si bien este especial no es perfecto, tiene historias que son entrañables tanto en su narración como en su arte. De igual manera, es una tristeza que DC Comics se haya empeñado desde hace ya un par de años en deshacer poco a poco el legado de todos los alumnos de Batman, especialmente viniendo de iniciativas tan interesantes como We Are Robin, Batman & Robin Eternal y Robin War, que aunque tampoco fueron perfectas y tuvieron algunas críticas encontradas, ponían en el centro de la narrativa la gran importancia de ser Robin independiente a su rol con Batman. 

Aquí las historias:

Dick Grayson, Robin
Título: “A little nudge”
Guión: Marv Wolfman
Arte: Tom Grummett
Tintas: Scott Hanna
Colores: Adriano Lucas
Letras: Tom Napolitano

Nos remontamos a la época cuando Dick Grayson aún era Robin en activo, recibiendo reprimendas de Batman a diestra y siniestra, quejándose de su actuar en todo momento y cuestionando tanto sus decisiones como sus prioridades.

Esto no hace nada más que el joven Dick Grayson se cuestione sus actos, no por las decisiones que toma, sino por el momento en el que vive. Siente que ya no es necesario ostentar los colores brillantes y que es capaz de tener un criterio. Todo esto se ve interrumpido cuando un robo al Museo de Gotham inicia.

Durante el robo, y mientras Batman está peleando con los maleantes, Robin intenta proteger a un niño con la playera del Encapotado, pero no logra evitar que una bala roce su hombro.

Al final de todo el evento, el niño le agradece el que lo haya protegido y le admite que usó la playera de Batman porque las de Robin se habían terminado. Eso mueve profundamente al héroe quien decide emanciparse e iniciar su propio camino.

Todo esto sucede en el marco del cumpleaños 18 de Grayson, quien se siente también un poco decepcionado que Bruce no lo haya recordado. Sin embargo, conociendo al billonario, todos sabemos que ese tipo de cosas no se le escapan.

En realidad, el que Bruce haya sido tan incisivo y estricto con Dick se debió a que se dio cuenta que éste necesitaba un pequeño empujón ("a little nudge") para salir de su zona de confort y decidir por sí mismo la vía correcta para él. Así, el mismo Bruce reconoce que Dick es la mejor persona que ha conocido, ya que nunca ha sucumbido ni ante la depresión ni ante la venganza.


Dick Grayson, Nightwing
Título: “Aftershocks”
Guión: Chuck Dixon
Arte: Scott McDaniel
Tintas: Rob Hunter
Colores: Protobunker
Letras: Carlos Mangual

Tratando de recordar las aportaciones de Chuck Dixon durante los 90's a lo largo de todos los cómics de Batman, vemos directamente de la mente de éste una historia de salvación en el marco de una de sus historias: Cataclysm.

Gotham se está destruyendo poco a poco y al todo ser caos, los equipos de salvación y los héroes no son suficientes, sin embargo, siempre existe la forma de hacer más. Y es el propio Nightwing quien es capaz de salvar a una rescatista mientras ella intentaba salvar a otra persona dentro de un coche.

La situación parece salirse de control cuando un grupo de villanos hace que el acróbata tenga que tomar una decisión rápida y evitar que ellos cumplan con su malicia, dejando a la rescatista y a otra mujer dentro de un coche, a punto de caer de una estructura en ruinas.

Como bien sabemos, Dick no dejaría que algo malo pasara, y luego de detener a los maleantes, logra salvar el coche con el cable de extensión de una grúa, justo a tiempo para darse cuenta que la rescatista no podía moverse del lugar ya que estaba ayudando a la mujer a dar a luz. A lo cuál ella le pide su nombre para poder llamarlo igual que él: "Robin".


Nightwing & The Titans
Título: “Team Building”
Guión: Devin Grayson
Arte y tintas: Dan Jurgens & Norm Rapmund
Colores: Hi- Fi
Letras: Troy Peteri

H.I.V.E. ataca la Torre de los Titanes y se enfrente a Nigthwing, Arsenal, Donna Troy, Tempest y (Wally West) Flash. Todo esto es parte de un plan que los esbirros de Damien Darhk no pudieron ejecutar de la mejor manera. Dicho personaje seguramente resonará en aquellos que hayan sido seguidores del Arrowverse ya que lo llevaron a la pantalla a lo largo de varios episodios.

Mientras Darhk hace la retrospectiva de lo sucedido con los secuaces que lograron escapar de la paliza que los Titanes estaban propinando, se da cuenta que su gente no fue capaz de contrarrestar la forma de trabajar de los jóvenes héroes. Esto hacía muy complicado que pudieran activar cualquier recurso que el líder de H.I.V.E. les haya dado.

No obstante, a pesar de haber sido humillados por los otrora sidekicks de la Liga de la Justicia, Darhk logró aprovechar la distracción para robar un generador de energía de S.T.A.R. Labs. Y justo cuando estaba por cantar victoria, resulta que uno de sus esbirros era nada más y nada menos que Nightwing, quien como si nada, se infiltró para saber cuáles eran las verdaderas intenciones del villano.

Ante la mirada atónita de todos y en un guiño bastante simplón, le recomienda que para tener una mejor efectividad como equipo, que al menos tenga una noche de pizza para generar cohesión.


Dick Grayson, Agent 37
Título: “The Lesson Plan”
Guión: Tim Seely & Tom King
Arte: Mike Janin
Colores: Jeremy Cox
Letras: Tom Napolitano

En una de las misiones posteriores a aquella mal lograda historia llamada Forever Evil, Dick, o más bien, el Agente 37, está llevando una de sus alumnas de gimnasia de la escuela de St. Hadrians (suerte de fuerzas básicas de entrenamiento para la agencia Spyral de super espías) a una misión para recuperar material de prometio (el elemento que contiene material tanto radioactivo como mutágeno dentro del DCU, lo cual lo hace ligeramente distinto al prometio verdadero de la tabla periódica...).

Mientras Paris Pantoja se cuestiona porqué un maestro de gimnasia es el encargado de llevar la misión, el Agente 37 le comienza a narrar que es básicamente porque la Matron (en ese caso, Huntress) sabe que su preparación es un tanto peculiar, ya que su mentor fue alguien "único".

Así, vemos el ritmo del arte de Mikel Janin (de lo mejor de esta publicación), nos lleva a un ritmo bastante ágil entre los recuerdos del entrenamiento funcional de Batman y la ejecución de la misión para rescatar a una disidente de Atlantis en un submarino secuestrado por otra facción atlante.

La aventura llevará a Paris y Dick a Tanzania, ya que el prometio fue sustraído del lugar y esto al parecer es más grande lo que habían pensado, al grato tal que tendrán que pedir apoyo de Gorilla City. La Dra. Sionis, quien fue identificada como la disidente de Atlantis, al parecer es la hija del Rey NNamdi y pues, Dick siendo Dick, termina enamorándola... muy a pesar de las "reglas de vida" que Batman le dejó, en donde claramente expresa que no debe de apegarse tanto a las personas, a lo cual Dick, ante la insistencia de la gorila pelirroja sólo acepta lo que pueda pasar ¯\_(ツ)_/¯.

"El que nunca muere", es el Gorila detrás de esto y descubre su plan para usar el prometio para provocar una extinción en masa. A punto de iniciar la batalla, la SkullGirl le pregunta al Agente 37 si tiene alguna otra enseñanza de su mentor que le gustaría compartirle. A lo que éste responde que es sólo la más importante de todas las enseñanzas de vida: "ignora todo lo que tu mentor te enseñe y haz lo mejor siendo tú mism@".


Jason Todd, The Red Hood
Título: “More Time”
Guión: Judd Winnick
Arte: Dustin Nguyen
Colores: John Kalisz
Letras: Steve Wands

El arte de Dustin Nguyen quizá no les agrada a algunos, pero en esta historia escrita por quien nos dio una de las mejores animaciones del DCU, Batman: Under the Red Hood, hace las veces de una vibra nostálgica y con suficiente solemnidad como para lamentar que dure tan poco.

Vemos la historia deambular en dos tiempos, cuando el pequeño Jason Todd era aún Robin bajo la tutela de Batman y ahora que es Red Hood y se guía a sí mismo tratando de hacer lo que el Encapotado no puede.

Jason (niño) le da un obsequio a Bruce por su cumpleaños: es el reloj roto de su padre, mismo que ha ensamblado pieza por pieza según Alfred le cuenta a escondidas a un inexpresivo cumpleañero.  Jason ha hecho su mejor esfuerzo por hacer que el reloj esté bien presentable, pero él mismo admite que no lo ha hecho funcionar correctamente porque es un reloj automático.

Ante esto, Jason sabe que Bruce no lo usará tanto, por lo que necesita preparar el mecanismo para que no necesite ser usado todo el tiempo o que le estén dando cuerda para el funcionamiento. Por lo tanto, necesita tiempo para prepararlo correctamente, así que sigue siendo su regalo, pero no se lo va a dar hasta que esté listo.

Ahora, años después, Batman se acerca al Batmobile, y encuentra un regalo. Lo abre. Es el reloj. Jason por fin logro hacerlo andar, a pesar de tantas cosas que ambos han pasado a lo largo de los años. Red Hood le desea un feliz cumpleaños, una vez más.

Francamente una de las historias más entrañable de este volumen de aniversario.


Tim Drake, Robin III
Título: “Extra credit”
Guión: Adam Beechen
Arte: Freddie E. Williams II
Colores: Jeremy Colwell
Letras: Rob Leigh

Sabemos perfectamente que Tim Drake es uno de los héroes más inteligentes y preparados del DCU, y precisamente por eso, cualquier maestro o director que haya tenido la oportunidad o necesidad de darle un consejo siempre se va a preocupar por maximizar sus capacidades.

Este título dibujado por Freddie E. Williams II, quien nos diera el apartado visual de Batman/TMNT, además de haber trabajado precisamente con Tim en el 2006 cuando éste aún tenía su título propio.

La historia es bastante sencilla, pero no por eso menos interesante: Tim es citado por el nuevo consejero de Gotham City High school, quien está preocupado de saber que el alumno destacado quiere entrar a la fuerza policial.

Lo que el sujeto pretende es hacerle ver a Tim que su capacidad va más allá de eso y que no tiene que tenerlo como única opción. Algo que este sujeto desconoce en absoluto, es precisamente que Tim puede dominar cualquier actividad en la que se mentalice, así que el papel de estudiante que no le preocupa la vida es el que nuestro héroe tiene que tomar.

Al final, el consejero se siente satisfecho al haber "convencido" a Tim de dedicar un poco de tiempo a una actividad extra que le enriquezca más a nivel personal y que le ayude a decidir sus siguientes pasos.

Sin duda es un mensaje bastante interesante el de ésta historia y es algo que de nuevo, muestra la gran ineptitud de DC Comics al no aprovechar a un personaje tan bien redondeado como lo es Tim Drake.


Tim Drake, Red Robin
Título: “Boy Wonders”
Guión: James Tynion IV
Arte: Javier Fernandez
Colores: David Baron
Letras: Carlos Mangual

Cuando la etapa Rebirth fue anunciada, así como la decisión de dejar Detective Comics a James Tynion IV, fue algo que colectivamente fue aceptado de manera positiva por muchos, algo raro para la época y para lo que DC Comics estaba haciendo o prometía hacer.

Ésta historia sirve de telón al momento en que Tim evalúa la propuesta de Bruce de ayudarlo a crear algo nuevo para Gotham.

Una vez que recibe la propuesta de Bruce, comienza a cuestionarse qué hacer a partir de ese momento. Para eso, decide acercarse a las únicas personas que pueden entender la carga que ese tipo de situaciones puede representar: el resto de los Robins.

Al visitar a Nigthwing, éste le recuerda que es él quien debe guiar la siguiente generación de héroes. Red Hood, por quien saltó a escena en primer lugar luego de que éste perdiera la vida a manos del Joker, le recuerda que ahora que han aprendido las cosas del mejor de todos, es su responsabilidad seguir siendo mejores que él. Pero de todos, la conversación con Damian, el Robin actual fue la más clara de todas: luego de haber entrenado con Batman, liderado a los Teen Titans, y ganado batallas imposibles, puede hacer lo que le dé la gana.

Acto seguido, el protocolo de los Gotham Knights comienza a tomar forma.


Stephanie Brown, Robin IV
Título: “Fitting In”
Guión: Amy Wolfram
Arte: Damion Scott
Colores: Brad Anderson
Letras: Andworld Design

Usando el estilo que para muchos de los asiduos de Batman no es nuevo, Damion Scott nos da una versión bastante infantilizada de Stephanie Brown.

La historia nos lleva a un momento antes de War Games, en donde Stephanie se está acostumbrando a la vida como Robin y a los niveles de exigencia de Batman al momento de entrenar y llevar una vida dedicada al combate al crimen.

La joven Robin se da cuenta que no puede mantener la concentración adecuada al no tener un traje hecho a su medida, sino heredados de los anteriores Robins.  Esto provoca que Bruce decida diseñarle uno en especial para prepararse ante cualquier adversidad, misma que se detona antes de enfrentar a Firefly, quien está tomando como rehén a todo un parque de diversiones.

Stephanie se mete en problemas y por poco termina provocando que Firefly la queme, pero logra soltarse justo a tiempo para derrotarlo. Obviamente Batman la reprende por lo descuidada.

A pesar de haber sido regañada, este hecho y el del ajuste del traje, provocó que Bruce hiciera un cuarto de cambio específico para ella y que de ahora en adelante ella es Robin en activo.

En lo personal, aunque la historia no es tan mala y el estilo se acopla a ella, hubiese preferido a Carrie Kelly...


The Super Sons
Título: “My Best Friend”
Guión : Peter J. Tomasi
Arte: Jorge Jiménez
Colores: Alejandro Sánchez
Letras: Rob Leigh

Una de las cosas que nos gusta echarle en cara a Brian M. Bendis es el corte prematuro de la serie Super Sons, donde veíamos mes a mes la desventuras de Jon y Damian con historias de Tomasi y arte que Patrick Gleason en su momento y de Jorge Jiménez en otro nos deleitaban al por mayor... Sin duda una bocanada de aire fresco que se agradeció en su momento. Pero no... Bendis tenía que arruinarlo todo, pero en fin, esa es otra historia...

Jon tiene una asignatura que lo invita a escribir sobre su mejor amigo. Al saber esto, es obvio que Lois Lane va a querer entrometerse dándole consejos sobre cómo redactar correctamente.

Lo que acontece en las siguientes páginas es toda una oda a esa mancuerna tan entretenida que hacen de Jon y Damian las mejores versiones de jóvenes héroes posible: ambos tienen esa amistad/ enemistad que los mantiene tanto juntos como buscando la manera de superarse mutuamente. Jon sabe que puede confiar en que Damian estará para él cuando lo necesite, ya sea para apoyarlo o simplemente para cuidarlo.

Hace una alusión a Superman, argumentando que éste le comentó que tan sólo un par de meses puede representar toda una vida en la edad de Jon. Y eso es lo que hace especial la relación, que siente que es Damian quién lo conoce mejor que nadie y que es el tipo de hermano que le gustaría tener.

Al final, muy seguramente después de haber hecho su propia tarea, Damian aparece en el cuarto de Jon y lo despierta para ir a patrullar.


Damian Wayne, Robin: Son of Batman
Título: “Bat and Mouse”
Guión: Robbie Thompson
Arte: Ramon Villalobos
Colores: Tamra Bonvillain
Letras: Tom Napolitano

Batman comienza la noche cuestionándose las cualidades que se esfuerza por inculcar en su familia: el sentido de pertenencia a la propia familia, la amistad, la lealtad y el honor.

Eso lo lleva a preocuparse por Damian, quien ha decidido irse a patrullar a una torre en Brooklyn liderando a los Teen Titans, aunado que las pocas veces que han coincidido lo ha sentido más que distante y frío. Sabe que tiene algo oculto y se preocupa por lo que pueda ser.


Mientras tanto Robin, está consciente que su padre no confía del todo en él, ya que desde aquella última discusión luego del evento de No Justice, él sabe que los métodos tanto de la Liga y especialmente de su padre, no son los adecuados: él ahora se ha dedicado a borrarles la mente y darles nuevas vidas para que no sigan dañando a los demás, ya que es la única manera de hacerlos cambiar.

Tanto Robin como Batman pretenden engañarse mutuamente con tecnología holográfica, pero Bruce logra encontrarlo. Eso hace que resienta que su propio hijo no confía en él.

Ambos están tras la pista de un villano que ha estado robando material para trabajar con I.A., lo cual podría poner en riesgo a mucha gente. Encuentran a Quietus, quien en su momento fuera parte del Leviathan de Talia Al Ghul, y el dúo dinámico tiene que enfrentarse a un gran grupo de robots.

Batman pretende cuidar a Robin de los ataques, pero éste no hace caso, igual de obstinado que su padre. Damian está tan ensimismado en su propio método que se la pasa pensando en lo que Batman hará al final con Quietus: sólo le dará un paseo por prisión para que eventualmente retorne a afectar a ciudadanos inocentes.

Ya no sabemos si las voces en off son Batman y Robin o  Bruce y Damian, ya que el mandamás de la decadente BatFamily sabe que su hijo tiene secretos en sus propios secretos; Damian recuerda con dolor que fue él mismo quien le dijo que no era compañero de Batman, sino hijo de Bruce, pero éste reniega de ambos títulos. No obstante, ambos guardan un dejo de duda tanto para ellos mismos como hacia el otro. En el fragor de la batalla que van perdiendo, Bats llama al Batmobile para rescatarlos...


Ambos quieren decir cosas que no se atreven y ambos continúan su camino con sendos nudos en la garganta. Batman decide que es tiempo de ser un padre para Robin.

Finalmente, Robin siente Batman sólo ve en él decepción, pérdida, a alguien indigno. Esto se pondrá feo rumbo al Teen Titans Annual #2.

Conclusiones

Sin duda, éste número es bastante sólido. Quizá exageraron al darle más historias a Dick Grayson y al dejar fuera a Carry Kelley o a alguna de las otras versiones (¿Matt McGuinnis?), pero al final es un compendio que tiene de todo. Algunas historias sirven de hilo conector para entender algunos temas de arcos ya publicados o como para ver el panorama actual. 

Nuevamente, es una terrible pena que este aniversario llegue en el momento en que Dick Grayson no existe, Jason Todd no tiene un lugar claro ni en la BatFamily ni en ningún otro lado con sus Outlaws y Tim pasa a ser todo menos el héroe que en verdad es gracias a Bendis. 

Quizá el que ha mantenido cierto ritmo ha sido Damian, pero nos han vendido esa confrontación con Batman desde hace tanto que ya muchos preferiríamos ver otra cosa. (No hago referencia a Stephanie, porque su actualidad es más que nada para regresar a un fan favorite, pero admitámoslo, no hay un trasfondo tan interesante para contar de ella). 

En fin, este compendio de historias en verdad es para disfrutar y darnos cuenta que aunque Batman y Robin nunca morirán, éste último dejó de necesitar a Batman desde hace mucho tiempo. 

0 Batcomentario/s: