¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

domingo, 28 de marzo de 2021


Guion: James Tynion IV
Dibujos & Tintas: Guillem March
Colores: Arif Prianto
Letras: Tom Napolitano
Arte De Tapa: March & Tomeu Morey

Joker vuelve a tener su propio título, tras haberlo tenido durante la Bronze Age durante un año. Veremos si ahora de la mano de James Tynion, dura más que eso.

Este libro se va centrar en Jim Gordon, reciente recuperado de todo lo que le pasó (suponemos que es así). Jim nos refresca sobre el ataque a Arkham (el A-Day), y nos cuenta como va su vida de retirado. De todos modos el alcalde Nakano le pide ayuda para localizar a Joker, ya que tienen videos de él saliendo de Arkham antes del ataque (Jim lo sabe porque su amigo ya le informó de eso), pero no está interesado.

James ve a Joker en todos lados, su rostro lo acecha, y nos venimos a enterar que James Jr. cometió suicidio. Por temor a volver a ser usado por El Payaso, puso fin a su vida. Jim no ve un rumbo claro en su vida, no quiere entrar al negocio de la investigación privada (donde Harvey Bullock lo quiere convencer entrar), pero su vida cambia cuando es abordado por una atractiva y clásicamente elegante y enigmática joven mujer y su más enigmático e inquietante guardaespaldas. Quiere que se suba a su limusina para hablar de Joker.


El nombre de la joven es Cressida, y en la mansión de unos amigos de su flia, le muestra a Gordon fotos que ni Batman tiene del Payaso. Fueron tomadas en un aeropuerto privado de Gotham, donde el villano secuestró un avión (y aniquiló al personal) perteneciente a una (¿otra?) flia amiga de Cressida; esto puede atraer atención que esta gente no desea, a tal punto que creen que Joker ya hizo demasiado y van a tomar cartas en el asunto.

La mujer entonces le revela sus intenciones, salvo por Batman, no hay mejor hombre para cazar al siniestro Payaso, y por cazar significa eliminarlo de una vez por todas. Lo localizaron en Belice, y Gordon tiene unos días para decidir su acepta el trabajo, 25 millones si lo cumple con todos los gastos pagos durante. 

En el pequeño país antes mencionado, Joker observa un periódico que lo tiene en primera plana, en una mansión en la que masacró a todos sus ocupantes.




Título: "Punchline: Chapter 1"
Guion: Sam Johns & Tynion IV
Dibujos &  Tintas: Mirka Andolfo
Colores: Romulo Fajardo Jr.
Letras: Ariana Maher

La continuación de aquel olvidable one shot de Punchline sigue acá. En ese especial, se veía como a través de un podcast, convencía a la juventud principalmente, de que era una víctima del Joker y que todo lo que había hecho con él no había sido bajo su control. Mientras, Leslie Thompkins se presta en el juicio a Alexis Kaye, a demostrar lo contrario; en la carcel, Punchie se le planta a la líder de la Royal Flush Gang (o será una rama femenina de la misma), para marcar territorio. 

Mientras Harper Row lidia con la distancia que tiene con su propio hermano (que está del lado de Alexis), Leslie le pide que vuelva a ser Blue Bird y de esta manera poder investigar en la Universidad, el pasado de una Alexis que parece no haber sido tan brillante en esas épocas.


LO QUE DEJÓ ESTE NÚMERO

Bien bien. Apenas 9 issues (con un decimo que vio la luz de forma digital hace algunos años) tuvo el libro propio del Joker entre 1975 y 1976, a pesar de nombres importantes relacionados.

Ahora James Tynion viene a contar una interesante historia de Gordon, saliendo a cazar al archi rival de Batman y tiene más que razones personales para traer su cabeza y hacerlo además para retirarse en grande. Pero por supuesto, las dudas sobre algunas cosas florecen.

¿Bane de verdad está muerto? (Jim no lo cree), aparentemente Jeremiah Arkham también. ¿Y que tal James Jr.? Tiene el suficiente cerebro como para fingir su deceso. Pero también, esta mujer y sus "representados" es obvio que tienen negocios turbios y algún otro interés de seguro, además de la muerte de Joker.


Pinta interesante, más siempre digo, Tynion con Batman a largo plazo la caga (vean su run sino), al menos con el personaje en sí. Pero sin Batman puede hacer algo mejor que tirar colorinches villanos ridículos. Veremos.

Punchline me da la sensación que no pudo tener el mojo que le adjudicamos de entrada. El personaje a pesar de estar en pleno desarrollo parece estancado y me da la sensación de que si tiene esa fama esperada, va a ser por el golpe de efecto fuera de los comics (apareciendo en películas o alguna serie, videojuego o algo así). No pinta nada interesante la backup, pero recién empieza y esperamos nos sorprenda.

En el apartado artístico March en gran forma junto a Prianto, dieron algo muy bueno y seguro la periodicidad va a beneficiarlos. En el caso de Punchline, Andolfo y cia alternaron viñetas buenas con flojas.

lunes, 22 de marzo de 2021


De todos los surreales eventos que he vivido en el último año y medio, creo que estar escribiendo la reseña del hyper hypeado y publicitado Snyder Cut es el más increíble. Estamos hablando de una película que llegó a ser tabú, teoría conspirativa a la par del terraplanismo y, de nuevo, momento surreal a la par de una pandemia mundial sacada del libreto más apocalíptico de Hollywood.

Me sorprende también, por que yo me encontraba en el lado escéptico del espectro, no solo por dudar de la posible existencia del mentado corte, si no, tal vez, más por el hecho de poder (o querer) aceptar que Joss Whedon (y por extensión el Comité Warner) no podrían haber alterado cuantiosamente el trabajo de Snyder. ¿Qué quiero decir con esto? Que la desilusión que me generó la "Josstice League" fue tal, que supuse y luego asumí que lo que había visto era tanto culpa de Joss como de Zack.

Luego la historia conocida: Un rumor acá, un tweet allá, declaraciones cruzadas entre los "trajes" de la Warner, Snyder finalmente sobrepuesto a la mayor tragedia que un padre puede vivir empieza a hacer eco de las declaraciones de gente involucrada en la producción de SU versión (y de otros que estuvieron en la toma de poder a cargo de Whedon y Geoff Johns) y empieza a compartir evidencia no solo de que el Comite re hizo casi la totalidad de su película, pero que además una versión cuasi terminada de su corte existe.

Cuando las admisiones por parte del estudio empezaron, y estoy hablando de gente en cargos altos, no del sonidista o el ayudante de VFX, gente con poder de decisión en el estudio, ya la cosa pintaba diferente. Todo lo que se había dicho al rededor del lanzamiento del corte teatral en 2017 empezaba a caerse por su propio peso (por lo general es lo que sucede con las mentiras).

Pasamos a la siguiente etapa de la puja/lucha entre Snyder y el estudio (fans mediante, claro está): Queremos ver la versión de Snyder. Debemos entender que este "movimiento" si bien en su núcleo estaba liderado por los fans más hardcore del Snyderverse, también consiguió el apoyo de muchos indiferentes amantes de los cómics, del cine en general que simplemente no pudieron tolerar que al equipo de superhéroes más poderoso, más icónico y más conocido del mundo (sorry Vengadores, las cosas como son) le hayan faltado el respeto de una manera tan grosera.


La cosa empezaba a cambiar, la tensión subía y se llegó a un punto de ebullición en que o Warner mandaba a matar a Snyder o Snyder tiraba la soga, y se convertia en un recluso marcado para siempre por su intento de que un estudio major admita que había metido la pata, y lo había hecho hasta el fondo. Para sorpresa y alegría de (casi) todos se anunciaba el estreno de "Zack Snyder's Justice League".

En ese momento, yo personalmente, luego de los festejos iniciales caí de nuevo en ese desagradable lugar en el que Whedon y el comité me habían dejado. Ese lugar desolado lleno de desilusión, bronca, frustración... y mi cabeza no lograba calmarse: ¿Y si la versión de Zack era peor? Digo, en algún momento, alguien (varios alguienes) tuvo en frente ambas versiones y dijo "vamos con la de Joss" eso debería significar (está claro que no) que se eligió la mejor versión disponible. Por tanto, mi temor, como me quería convencer era "justificado".

En medio de todo el debate, la lucha iniciada por Ray Fisher en contra de Whedon, Johns y pesos pesados de la Warner a los que acusó entre otras de cosas de generar un ambiente tóxico de trabajo en el cual el acoso y la falta de respeto eran moneda común y además se dedicaba sistemáticamente tiempo de ensuciar y menospreciar la labor de Zack Snyder y su equipo de trabajo que en su gran mayoría dio un paso al costado o fue "renunciada" de sus labores.

Detalles más y detalles menos, HBO Max le da 70 millones de dólares a Zack para completar su visión. Algunas fuentes sostienen que se llegó a los 100, pero sea como sea le dieron mucha pasta para terminar su película. Esto me lleva a preguntarme: ¿Si su versión era tan mala, como es posible que, más allá de los fans estén rompiendo las pelotas, que se le entregue MÁS plata aún para terminarla? Si el corte de Snyder era "inmirable" o "desastroso" como algunos lo definieron, ¿Cómo justificar tremendo desembolso?

Este es un escueto resumen de todo lo sucedido entre el estreno de la versión teatral de la Liga y el día de hoy cuando podemos finalmente disfrutar de la visión de Zack Snyder. Y si, digo disfrutar, por qué esta versión es un festín para los sentidos. Le toma cinco minutos ser mejor que la versión de Whedon, le toma treinta minutos regalarnos a las mejores Amazonas y la mejor Mujer Maravilla hasta la fecha, y para la hora y treinta minutos, es ya sin duda la mejor película que DC ha hecho hasta la fecha.


Mis temores completamente disipados, pero en su lugar, una gran bronca acompañada de una tremenda frustración y una simple pregunta: ¿Qué demonios pasaba por la cabeza de los ejecutivos del estudio cuando aceptaron la versión de Whedon como la versión que debía ofrecerse al mundo? 

El viaje de Zack Snyder hasta punto de total reivindicación de su visión, de su plan maestro (tal vez no total, ya que si todo se mantiene como hasta ahora esta película es lo último que veremos del Snyderverse como tal) refleja en el mundo real los viajes épicos de nuestros héroes que atraviesan todo tipo de tragedias y pruebas hasta convertirse en los héroes en quienes podemos depositar nuestras esperanzas, nuestros sueños y nuestra creencia de que el mundo puede ser un lugar mejor.

Y no solo el director, también los actores cuyo trabajo fue rebajado a niveles caricaturescos y que en su momento no tuvieron la posibilidad de decir nada con respecto a la paupérrima calidad del producto teatral.

Entonces, ¿Qué tan diferentes son ambas versiones? La respuesta es "nada" y "completamente" al mismo tiempo. Nada por qué el esqueleto de la trama es el mismo en ambas versiones, y cuando digo el esqueleto me refiero a la forma más básica de la estructura de la película: Superman ha muerto, las Mother Boxes se despiertan, Steppenwolf viene en busca de las Cajas en nombre de Darkseid, Bruce Wayne reúne a la Liga y se dan cuenta que no son suficientemente fuertes para vencer, Superman regresa, la Liga vence. Esa es la trama de ambas películas, aunque usted no lo crea. En la escuela de cine me enseñaron que se pueden hacer dos películas con la misma idea, que lo que cambia no es el QUÉ si no el CÓMO. Nunca antes prueba tan clara de aquello. 

Es aquí, en el plano de la ejecución donde nos encontramos con dos películas completamente diferentes. Es cierto que Whedon se encontró con un guion establecido, la película filmada y nunca sabremos cuanto fue realmente él, y cuanto Johns y compañía los que ejecutaron esa destrucción del material original de Snyder. Personalmente, lo más frustrante de la versión teatral es sentir que le faltaron completamente el respeto a los personajes, ya no desde el punto de vista de Snyder o Whedon... desde el punto de vista de la Liga. Fue un ultraje, una cuasi-parodia donde los héroes mas grandes del mundo se convertían en caricaturas edulcoradas de Hanna-Barbera y todo lo que se había construido hasta ese momento era tirado abajo por puro capricho: Batman suicida pero en modo niño caprichoso que hizo una travesura, forzado a vender humor fuera de lugar, Superman re construido forzosamente en un chiquillo cuya cara parece presa del pero ataque de acné kryptoniano, una Diosa guerrera sexualizada hasta el hartazgo (chiste de caerle encima reciclado de Ultron incluído) y despojada de todo el poder y majestuosidad que "Batman v Superman: Dawn of Justice" y su película solista le habían dado, un Flash cobarde y atolondrado y un Cyborg.... que estaba ahí. El único que de alguna manera zafó del desguace fue Jason Momoa, probablemente por ser Jason Momoa...o tal vez por qué su película en solitario ya estaba entrando en producción.. o quien sabe por qué. 


El resultado es el conocido por todos, una cinta totalmente olvidable, donde curiosamente lo poco rescatable -lo sabemos ahora- era lo que Snyder había rodado. ¿Y cómo lo sabemos? Por qué gracias a gente mejor que yo y su fuerza y su empuje y sus ganas, Snyder pudo llevar su CÓMO a la pantalla y pudimos comprobar que si bien su estilo y su visión nunca serán para todos, siempre será polémico y arriesgado, que busca deconstruir algo muy conocido y darle un forma única, pero que sobre todo que conoce, honra y adora a estos personajes. El respeto que les brinda, entendiendo que el panteón de DC siempre ha sido equivalente a las mitologías de nuestras culturas, que siempre han sido criaturas más grandes que la vida y por sobre todo más grandes que el medio en el que se desarrollen y jamás atadas a la posesión de nadie pero al mismo tiempo siendo de todos.

El Snyder Cut es una película de Zack Snyder, hecha y derecha, algunos lo verán como algo malo otros como algo bueno. Yo solo puedo sugerirles a todos la vean y juzguen por ustedes mismos. Evalúen el poder y la integridad de una idea, la voluntad de una visión, y los COJONES (wink, wink, Jared) para ejecutarla. Repito, Snyder no siempre será para todos, es su estigma y su compromiso de autor, tampoco lo busca y parece que no le importa. El busca contarnos una historia sobre como los dioses volvieron a caminar entre nosotros, y como los miramos y los seguimos hacia el Sol. 

¿Con qué diferencias nos encontramos en este corte? Esa debe ser la pregunta que la mayoría se hace. Y si bien es una pregunta entendible, yo no puedo hacerle justicia al laburo de Snyder simplemente comparando su corte con el teatral, sería comparar mis dibujos de palitos con la Capilla Sixtina. Sí, así de abrumadora es la diferencia entre una película y otra. Como suele decirse, una película es tan buena como su villano, y vaya si Steppenwolf cumple, no solo por su diseño actualizado, mucho más atemorizante que el cartón prensado de Whedon y la obvia amenaza que supone tener la presencia constante de Darkseid manejando sus hilos, lo que verdaderamente mejora la presentación de Steppenwolf es el hecho de que tiene verdaderas motivaciones para lograr la Unidad de las Mother Boxes y estas motivaciones van más allá del típico "villano que tuerce su bigote".

Del lado de nuestros héroes, TODOS absolutamente todos tiene sus arcos narrativos restaurados de forma épica que refleja su crecimiento como individuos, como héroes y como equipo. Los más agradecidos, seguramente Cyborg y Flash, personajes condenados al ridículo y al estereotipo más bajo en el corte teatral, convertidos ahora en individuos inexpertos, si, pero capaces y PODEROSOS, al nivel de que Barry es capaz de aguantarle un uno a uno a Kal-El (aunque sea por unos segundos, es un tremendo logro, ya que Supes también retorna en modo powerhouse).

El caso de Cyborg merece un análisis aparte, que seguramente llegará, dado que la forma en que es tratado en el corte teatral contra su gran arco en el Snyder Cut llevan a pensar que las decisiones que se tomaron contra el personaje deben de una manera otra estado relacionadas con temas raciales o similares, ya que desde el punto de vista creativo no hay justificación que valga.


Otro gran beneficiado en esta versión es el "mundo". ¿Qué quiero decir con esto? Que los personajes secundarios, las relaciones, los lugares, todo lo que tiene que ver con la construcción de este universo se potencia, se valora y tiene su razón de ser. De nuevo, no estoy hablando de gustos, siempre van a haber decisiones que gusten a unos y disgusten a otros, no se puede complacer a todos. Pero si creo que tratar a estas historias con este nivel de veneración, respeto y cuidado transciende lo subjetivo del gusto individual, y uno, incluso en el grupo del NO ME GUSTA será capaz de valorar la calidad superior de esta entrega.

¿Por qué no entro en más detalles sobre la película? Por qué creo firmemente que todos debemos disfrutar de esta experiencia tan libres de impresiones como sea posible (cosa que, dicho sea de paso, es lo único que puede criticarle al aparato publicitario de HBO: ¡demasiada exposición, loco! Dejen algo sin mostrar). Hay muchas sorpresas esperando en las cuatro horas de metraje así que no pierdan más tiempo y denle "play".

Ustedes se lo merecen, y por Dios que Zack se merece que disfrutemos de algo que costó tanto, y que nunca entenderé cómo fue negado e incluso forzado al olvido, enterrado como un paria. Por suerte para todos la "Liga de la Justicia de Zack Snyder" ha visto la luz, y nosotros con ella.

¡Que película, la p*** madre!

Y para terminar obviamente no puedo dejar de mencionar la fabulosa escena Knightmare que en 10 minutos más o menos logra convertir a Leto en un Joker a la altura del Batman de Affleck, si eso no es prueba suficiente de que Snyder la tiene re clara.


domingo, 14 de marzo de 2021



Leyendas urbanas

Título: “Batman: Urban Legends”

Portada: Hicham Habchi

Bien, bien… Vamos por parte.

Ya está aquí el mentado “Infinite Frontier”, esta suerte de sopa de sobras: mezcla de las ideas del exiliado Didio y el tour de forcé provocado por la mano ganadora de SnyderScott, que no Zack… En algún momento tenemos que dejar de hablar del director, ¿no creen? Estamos aquí por los comics, no por las películas—, pero con el sutil toque de másdelomismo al que nos tienen acostumbrados las dos editoriales más importantes del mundo de los superhéroes.

Y tenemos “Urban Legends”… Una serie que apuesta por un cuarteto de historias con continuación que permite explorar, aparentemente fuera de la exasperante continuidad —lo justo para provocar esas discusiones anodinas sobre lo que es canon y lo que no es—, la vida de algunos de nuestros héroes habituales.

Tomen asiento, esto será rápido y prometo no excederme —el editor me mira entre asustado y amenazante desde su rincón recordando cuando hablé de pañuelos verdes, Pablitos Ruiz y otras rarezas inclusivas—.

Vámonos con la que, a mi juicio, es la mejor de las cuatro historias contadas —y posiblemente del editor, que por algo la colocó abriendo el show—.

Cheer

 

Escritor: Chip Zdarsky

Artistas: Eddy Barrows y Eber Ferreira

Artistas de las analepsis: Marcus To

Colores: Adriano Lucas

Rotulados: Becca Carey

 

Debo confesarlo desde ya: si llegué a leer “Urban Legends” no fue porque me interese ver cómo DC sigue expandiendo su capital editorial, que en ese plano importa solo lo comercial y no lo artístico; fue simplemente porque Zdarsky estaba ahí.

Sí. Twittero odiado, a mí bien poco y nada que me importa lo que postee ahí. A mí me interesa como contador de historias y para mí, fan incondicional de Daredevil —salten, niños rata. ¡Un marvelita infiltrado!—, su run de estos dos últimos años con el Vigilante ciego ha sido de lo mejor que se ha hecho dentro del cómic mainstream —los premios obtenidos lo avalan—. Mientras a nuestro Batman lo llevaban de allá para acá de la mano de los artificios de King, Zdarsky construía lentamente una potente historia que aún apasiona y que, hay que decirlo también, cuenta con la ventaja de trabajar con un personaje de segunda línea y mucha libertad de desarrollo —algo que al Murciélago le pena, limitando y condicionando lo que se puede hacer con él en muchos aspectos—.

¿Y qué tal le fue con esta historia sobre Red Hood, Batman y sus ya trillados encuentros y desencuentros?

Ya lo dije: la mejor historia del cuarteto.

Un cómic que bien pudiera ser un traspiés nada novedoso, en las manos de Zdarsky resulta intrigante y, de alguna manera, un vistazo fresco a la nada fácil vida de Jason Todd.

Usando el recurso de la analogía, el guion repasa la relación amor odio del Encapotado y el Palancazo, centrando la atención en el encuentro fortuito del Vigilante escarlata y un niño víctima de unos padres entregados a una droga que, según las investigaciones, parece creación del Scarecrow —presumiblemente muerto—. Sí, un niñito que es reflejo de Red HoodBlue Hood, se bautiza a sí mismo el pequeño en algún punto y que seguramente servirá a Zdarsky no solo para profundizar en los graves errores que Batman ha cometido en su relación con sus adláteres —“quien se acuesta con niños, amanecerá meado”, reza el dicho (no pun intented… bueno, sí)—, sino para ayudar a entender a Todd que esos errores son inevitables y que, queriendo hacer el bien, muchas veces se termina haciendo más daño.

De hecho, el cliffhanger —que no revelaré aquí por si alguno recién se anima a leer “Daredevil”… ¡perdón!, “Urban Legends”— es un golpe al ego autocompasivo de Todd y que, irremediablemente, le llevará a enfrentarse cara a cara con su mentor, cuyas culpas también son un sabroso aliño.

¡Ah! Y tenemos a Alfred.

El arte principal de la historia tiene esos negros que requiere un argumento que pretende hurgar en rincones oscuros. Contrastes que, a pesar del excelente color de Lucas, me hubiese gustado verlo en blanco y negro —¡traumas míos y qué!—. Y el arte de las analepsis… Ah, lo mejor a nivel visual. To se luce. La viñeta tiene un sabor clásico, casi de la Golden Age.

¡Simplemente un cómic redondo, con la suficiente intriga, con un approach inteligente a un tema manido dentro del Bativerso, y que nos deja ansiosos por su segunda entrega!


Sr. Zdarsky, bienvenido a DC. Sabía que no me defraudarías —más encima, el tipo te responde cuando lo acosas… o sea, le escribes por RR.SS.—.

Si mañana le dan carta libre para un ´titulo como “Batman” o “Detective Comics”, podríamos llegar a tener esas historias que necesitamos con urgencia para revitalizar a nuestro héroe gothamita preferido.

Sin embargo, no olvidemos que “Cheer” es el primer título de 4.

Luego viene...

New Roots

 

Escritora: Stephanie Phillips

Artista: Laura Braga

Colores: Ivan Plascencia

Rotulados: Deron Bennett

 Vuelve Harley Quinn a protagonizar una historia —hay que ver que las editoriales abusan y reabusan de los personajes que más venden—. Y como corresponde a estos tiempos de modernidades en la alcoba, nos encontramos con la ex del Joker sufriendo por la ausencia de Poison Ivy —gran personaje que, como muchos otros, ha acabado de comparsa perdiendo relevancia—.

De las 4 partes de “Urban Legends”, está es la más débil y, de hecho, no tiene continuación. Es solo Quinn llorando por Ivy. Analepsis y presente se intercalan en una historia que casi ni es historia. Mejor lleva el tema la serie animada de Harley que con su humor desenfadado ha sabido forjar una relación más natural entre las dos villanas que las que te quieren meter los comics con fórceps.

Oh, me avisan por interno que ya no son villanas… son antiheroínas… Parece que es inapropiado tratar a las mujeres de malvadas… ¡Qué más nos tiene deparado este siglo XXI dominado por el matriarcado!

Sigamos mejor, que luego tengo que ir a acostar a los niños, sino la jefa se enoja… ¡glup!

The Caretaker

 

Escritor: Brandon Thomas

Artista: Max Dunbar

Colores: Luis Guerrero

Rotulados: Steve Wands

 

Black Lighting, Katana, Metamorpho

¡Llegan los Outsiders!

Sin Batman —por el momento—, pero llegan… O, más bien, escapan.

Esta es mi segunda mejor historia: corta, directa, vertiginosa… y entretenida.

Es verdad que la revitalización del título prometía bastante —no olviden que “Outsiders” ha conocido ediciones memorables y trascendentales en la historia de DC—, pero al final se quedó en solo otro título vinculado al Murciélago que se lee para ver qué tal y eso…


Pero aquí, dentro de “Urban Legends”, ¡se agradece!

Tras la oscura historia de Red Hood, y la innecesaria de Quinn, esta es un gustito agradable.

Mencioné que es muy corta: básicamente vemos a Katana, Black Lightning y Metamorpho escapando en algunas escenas, y en otras, a Black Lightning y Metamorpho encerrados en un calabozo —¿o no?—.

No se puede adelantar mucho porque su cliffhanger es grandiosamente inventivo y sorpresivo.

Hay que leer qué sigue y cómo desfacen el entuerto —como decía nuestro Quijote—.

Guion ágil y conciso. Dibujo más que apropiado. “The Caretaker” es como el whisky que nos tomamos a media tarde, después de una siesta generosa, escuchando a Beth Hart con el volumen en 11 —tú me entiendes, Ezi—.


Y nos fuimos con la última…

 

“The Long Con”

 

Escritor: Matthew Rosenberg

Artista: Ryan Benjamin

Colores: Antonio Fabela

Rotulados: Saida Temofonte

 

Cuarta y última historia…

¿Por dónde empiezo?

Grifter. ¡Qué buen personaje que es Grifter! O que era…

¿Recuerdan Wildstorm durante los ’90? Esa creación de Jim Lee que marcó tendencia en esos locos años de tipos supermusculados armados hasta las caries… Bien, a mí me encantaba: ese grupo de superhéroes que hacían lo necesario —y recalco lo necesario— para afrontar los enemigos de cada capítulo.

Zealot, Deathblow, Apollo, Midnighter, Batallion, Mr. Majestic, Spartan, Void, Warblade, Grifter… Agrupados como los WILDCats, y más tarde derivados en “The Authority”, el universo Wildstorm era muy entretenido, exagerado y rompedor —Warren Ellis llevó la historias a un punto en que influenciaron a toda la industria comiquera post 11 de septiembre—.

Hasta que Jim Lee tuvo la genial idea de vender la franquicia a DC a cambio de un buen puesto dentro de la casa editorial.

Aquí es donde se me complica la cosa.

¿Recuerdan ese constructo llamado TheNew52, montado justamente por Lee en asociación con Didio?

Bien, se les ocurrió que Wildstorm debía unirse a DC y todos los personajes formar parte de una bonita vecindad —y aún estamos pagando las consecuencias—.

Grifter, como Apollo y Midnighter, acabaron siendo unos secundarios que poco conservaban de la mística que los caracterizaba cuando fueron creados. Grifter era menos que El Gaucho —y El Gaucho es fan de Pablito Ruiz, así que saquen cuentas— por ponerlo en términos duros. Y su presencia, desde entonces, ha sido deslavada y desaprovechada llegando a ser casi un personaje desconocido para quienes lo conocimos hace casi 30 años.

Pero ahora tenemos esta historia de manos de Rosenberg y, guau, aquí parece haber algo.

De hecho, abre con una escena del pasado que nos recuerda los comienzos de Cole en el Team 6 junto a su hermano Max, con cameo de Deathblow incluido; para luego abocarse al presente, en Gotham, con Grifter haciéndolas de guardaespaldas de Lucius Fox y, cómo no, cruzando caminos y arañazos con Batman.

Y tenemos al Cole Cash del pasado. Personaje turbio, canchero y mala suerte. De hecho, se le ocurre meterse con el Penguin y, al parecer, con la mesmita Nora Fries —en su primera aparición desde que le clavara el puñal por la espalda al hombre que dedicó toda su vida a encontrar la cura para ella y revivirla. Que de mujeres ingratas está pavimentado el infierno. #NiUnoMenos—; y eso lo llevará irremediablemente a involucrarse en una muerte que, vistas las cosas como son, bien parece justicia divina, pero que Batman comenzará a investigar con un sospechoso en mira: ¡el desgraciado Grifter!

Yo aún no puedo sentirme cómodo con Wildstorm dentro de DC, sin embargo no puedo negar que esta historia es una muy buena forma de usar a un personaje de ese universo en conexión con nuestro Detective favorito.

¿Se mantendrá a la altura? Grifter se lo merece hace rato. Esperemos que sea así.

Y esas, si es que llegaron hasta acá, son las 4 historias del primer número de “Urban Legends” y este es mi análisis. Medio trasnochado y con harto de autocensura para que al cutis del público no le dé urticaria, que ni maricón puede decir uno hoy en día sin que salte el paladín de los derechos y los chuecos de las minorías oprimidas y blablablablá.

¿Leyeron ustedes el número? ¿Qué les pareció? Déjennos sus opiniones en los comentarios que aquí en el Blog, todos tienen voz… —ya sabes, Gina Carano, aquí está tu casa…—.

domingo, 7 de marzo de 2021



Título: “Abstract Holidays"

Guión: Dan Jurgens 
Arte: Ronan Cliquet
Colores: Nick Filardi 
Letras: Andworld Design

Aunque tardó un rato, aquí está el último número de Nightwing antes de cambiar de equipo creativo y darle pie a Tom Taylor y Bruno Redondo. 

Antes de compartir comentarios sobre eso, pasaremos a compartir un poco de la historia...

Navidad a la Batman

Cualquier lector pensaría que pasar Navidad con Batman sería un sueño hecho realidad, pero cuando se trata del primer heredero al manto, no es algo fácil y menos cuando apenas se está recuperando de las últimas huellas de la Joker War, de haber sido el infame Ric Grayson y de una vida con Bea que no tenía futuro (reseña anterior). 


Batman invita a Dick a celebrar las fechas con el remanente de la Batifamilia, pero éste aún duda de lo que hará... La plática casual es interrumpida por dos crímenes que recién se reportan, una revuelta en Arkham y un reporte de un robo bastante específico en una empresa tecnológico. 

Mientras Bats se dirige a controlar la situación en Arkham, Nightiwing se hace cargo de un par de ejecutivos muy molestos con el hackeo que acaban de sufrir. En el momento en que apenas recaba las evidencias, Dick se da cuenta que hay manera de rastrear a los responsables cuando se encuentren en el sistema de la compañía y al parecer son lo suficientemente tontos para hacerlo nuevamente mientras el héroe se encuentra en las premisas. 

Nightwing sale en la búsqueda de los responsables, topándose con un peculiar Santa Claus en la calle, que también es víctima de robo por los ladrones informáticos. En el fragor de la batalla, Nightwing se da cuenta que algo está mal, ya que dichos ladrones simplemente robaron la empresa en sitio, no pudieron hacer el hackeo. Y se da cuenta que el rastreo fue solo un despiste. Sin embargo, siendo discípulo del mejor detective del mundo no tardaría en darse cuenta quién está detrás de todo al interrogar a uno de los ladrones.

Santa Claus resulta ser una madre de familia que vive en una comunidad bajo un puente, junto a su hija pequeña. Dick no tarda mucho en encontrarla, y lo hace ante la mirada atónita de la niña quien le pregunta si arrestará a su madre. Nuestro héroe solo quiere escuchar su parte de la historia, ya que no hace sentido que teniendo la posibilida de robar mucho más dinero a la compañía solo tomó una cantidad que parecía ser muy específica. 

Y si, resulta ser el dinero que la compañía no le pagó a la mujer cuando la echó a la calle. Ella solo quería la  compensación que le corresponde por ley. Ante esto, y al ver la situación en la que vive la comunidad bajo el puente, Nightwing la cita al día siguiente...

Luego de mandar por ella, la mujer y su niña son recibidas en un complejo habitacional por Bruce Wayne y Dick Grayson, quienes le piden que tanto ella como la comunidad con la que vive se muden al lugar, todo pagado mientras logran estabilizarse, gracias al empleo que Bruce le consigue.  

Al final, un brindis con la Batifamilia en un final agridulce a este run... 


Pensamientos de fin del run...

Ver una reunión casual entre Babs, Tim, Dick, Damian, Ace y Bruce, brindando por Alfred no es algo que se vea todo los días. Sigo argumentando que Jurgens no necesariamente tiene la culpa de los giros que tuvo que dar la historia, pero si pudo haber hecho algo más. Hubo momentos bastante innecesarios y aunque el arte llevado por Cliquet y Moore terminaba salvando muchas veces, al final, tener que soportar giros narrativos absurdos fastidiaba. 

Podemos estar conformes con que dejó de existir el asqueroso traje del Cabbie y la patrulla de Nightwings. El romance con Bea sabíamos que no iba a perdurar. 

No puedo negar que termina de una forma agridulce. Un final apurado, pero que demuestra que Nightwing es y seguira siendo uno de los héroes más completos de todos por su gran sentido de humanidad, resiliencia, capacidad de reinventarse y sobre todo, superar sus traumas (aunque siempre le salga uno nuevo...). 

Veremos qué es lo que Taylor y Redondo traen entre manos... 

viernes, 5 de marzo de 2021

 


Título: "The Cowardly Lot" - Part One
Guión: James Tynion IV
Dibujos & Tintas: Jorge Jimenez
Colores: Tomeu Morey
Letras: Clayton Cowles
Arte De Tapa: Jimenez & Morey

El librillo comienzo con el nuevo manga-nizado (?) Scarecrow haciéndole la que le hicieron a Alex De Large, a, ¿Bruce? (!). Si, en unos meses sabremos como Batman cayó en las manos de Johnatan Crane. Bats se habla a sí mismo, para mantenerse concentrado mientras el Dr. parece hablarle a otros que ven el procedimiento.

Volviendo a un tiempo antes, Batman persigue por las calles de Gotham a unos bien organizados ladrones de arte, que responden a The Unsanity Collective, un grupo de ex internos de Arkham que (vaya novedad) quieren abrir los ojos a Gotham. Vemos también a la tan anunciada Miracle Molly, comentando a los suyos de que pronto Batman verá lo que ellos también.

Con la llegada de Ghost-Maker, rápido detienen a los maleantes, todo vigilado por Babs, de nuevo como Oracle; ah, Harley llega tarde para sumarse a la acción.


Vemos también al peculiar Simon Saint, quien le presenta al alcalde Nakano su idea de una fuerza policial que se encargue de las máscaras... el tal The Magistrate.

Mientras boxea con Ghost-Maker, Bruce deduce que la idea de TUC, es que el miedo se esparza por la ciudad. Por ello roban y atacan a dueños de los medios. 

Nakano regresa a su casa con malas vibras de la reunión con Saint. Prende la TV y escucha que su nivel de aprobación está en baja, tras el vemos un lúgubre espantapájaros (!!).




Título: "Demon Or Detective?" - Part 1
Guión: Joshua Williamson
Arte: Gleb Melnikov
Letras: Troy Peteri

En la nación de Markovia en lo que parece ser un mega lujoso hotel, un grupo de guardaespaldas son derrotados fácilmente. Quien hace el delivery de golpes es Damian, y busca a su madre. Esta lo recibe de forma agridulce, ya que por un lado parece alegre de verlo y que regrese a ella, pero por otro, considera que volvió derrotado, sin nada, a buscar la ayuda de su madre.

Damian decide que tomará su lugar como heredero de Ra's, y de repente son sorprendidos por The Lazarus League, otro grupo de asesinos que viene a probarlos/matarlos. No muestran ser un gran desafío para ellos... no obstante uno logra atrapar a Talia y ponerle un cuchillo en el cuello. Su madre le pide a Damian que mate al guerrero, pero solo vemos un chorro de sangre y no sabremos aún de quien.



LO QUE DEJÓ ESTE NÚMERO

Después de lo que en mi opinión, viene siendo el peor run de Batman en mucho tiempo, ahora Tynion reparte y da de nuevo. Veremos si su juego le sale mejor.

Digo, más allá de lo desastroso que fue 'Joker War' y aburrida su setup, recordemos que había planes que debieron cambiar (por lo que aparentemente iba a ser 5G y evolucionó a Future State) y según James, quizás algún día cuente sus planes reales para el final que no fue de JW... de todos modos, a sabiendas de que se trata de uno de los mejores guionistas de DC, y que tuvo que cambiar casi sobre la marcha, Tynion hizo un trabajo mediocre.

Ahora en teoría está en su salsa, con su libertad creativa, y veremos su puede repuntar... personalmente me cuesta creer, pero espero que así lo haga. Más viendo los horribles saldos de anime-manga/videojuegos que parece estar concibiendo como nuevos personajes.

Este número estuvo repleto de personajes; desde el nuevo Scarecrow, pasando por Simon Saint (una especie de Steve Jobs con hidrocefalia que parece villano de un beat 'em up noventero), la primera aparición de la repulsiva Miracle Molly, el Unsanity Collective (really?) y su Master Wyze.

A ver, las páginas de Scarecrow con Batman/Bruce, atrapado en una silla de ruedas como en la famosa escena de Hannibal, ¿se supone que deben darnos algo así como miedo? Esperemos que el camino a descubrir como Batman llegó ahí no sea muy largo y penoso (para nosotros, digo).

Babs se ve bien como Oracle, y gusta el hecho de que pueda volverse a poner el traje cuando quiera; otro detalle que me gustó es que el nuevo Batmobile se parece a una mezcla entre la legendaria coupé de Neal Adams y el muscle car que tendrá el Batman de Matt Reeves.


Si no leyeron Infinite Frontier #0, se supone que Crane está involucrado en toda esta estrategia de miedo colectivo, entongado con Saint y seguro financian o algo a Unsanity Collective o algo así. Además en ese número se nos habló del "A(arkham) Day", donde Joker liberó su toxina matando a varios internos y empleados (entre ellos a Bane, a menos que sea otro engaño, no parece, pero...). Y Por eso, se supone hubo una fuga y esos son los loquitos que andan por la calle. Se supone atacan a dueños de medios para que el miedo se esparza más mejor.

Honestamente creo que el desafío de Tynion es que Scarecrow sea más interesante, y con ese look, no sé. Digo, MUCHO para hacer con lo que es el personaje no hay, siempre está secuestrando a alguien para experimentar con sus cosas. Ya lo hizo con Batman hace 9 años y no sé si podrán superar lo que tal vez haya sido su mejor momento (del personaje).

Visualmente todo bien, Jimenez y Morey son una dupla probada, pero con Tynion al lado en este libro, medio que no me llama la atención el arte si es bueno o no, ya que no veo que venga salvando este barco.

La backup de Damian parece interesante, tal vez el plan es unificar en lo posible los dos títulos principales de Batman como era en tiempos ancestrales (?)... pero tener que seguir dos libros para una backup, en este momento, no da. Deberían tener cada uno SU backup.

Para concluir, Tynion se queda como por 3 años más y espero que por amor de Barbatos repunte o van a ser laaaaargos estos venideros años, como pedo de serpiente.

martes, 2 de marzo de 2021


Guión: James Tynion IV
Arte: James Stokoe
Letras: Clayton Cowles
Arte De Tapa: Derrick Chew

Antes de empezar la nueva etapa (de regreso a lo mensual) nos quedaba postear esta... no daban muchas ganas igual (?).

Acá se nos cuenta (en detalle) algo que ya sabíamos: el origen de Clownhunter tiene algún paralelismo con el de Batman, pero en este caso, fue Joker quien lo dejó huérfano.

Lo vemos acudiendo a Bao a la clínica de Leslie Thompkins, donde Batman mismo le recomendó ir. Allí le relatará a la Dra mientras es curado de sus heridas su historia: sus padres tenían un restaurant de comida vietnamita donde Joker y Harley llegan. Al terminar decide Joker darles una propina a los dueños por no cobrarle, y les arroja su gas. Le deja dinero a Bao y le dice que los padres son una carga... luego Batman en la escena le promete (le obsequia un batarang como símbolo de tal cosa) que hará justicia.

Con el paso del tiempo y los constantes ataques del Payaso, Bao pierde la fe en Batman; la gota que rebalsa el vaso se da cuando lo que conocemos como la 'Joker War', uno de sus descarriados seguidores quema a una mujer en su edificio y al ver como nadie puede ayudarla, se enfurece, ata el batarang a un bat y hace su improvisado traje y sale a cazar payasos.

Finalmente después de que Bao se desahoga, Leslie lo invita a su curso de manejo de ira y le revela su identidad.


LO QUE DEJÓ ESTE NÚMERO

Bastantes páginas para tan poco.

En definitiva se dijo algo de lo que ya sabíamos, pero no se nos dijo si Bao previamente tenía un entrenamiento o algo... definitivamente en Gotham cualquiera puede ser un héroe.

El cinismo de Leslie está haciendo que me caiga cada vez peor le personaje cada vez que sale.


Y bueno, mucho más que eso no nos deja. De por sí el personaje no invita a seguirlo demasiado y desgraciadamente Tynion tiene para rato en el libro.

El arte de Stokoe está bueno pero como viene siendo una constante con James IV, no salva el maldito issue.

lunes, 1 de marzo de 2021

 

Título: 'Finale'
Guión: Mariko Tamaki
Dibujos & Tintas: Dan Mora
Colores: Jordie Bellaire
Letras: Aditya Bidikar
Arte De Tapa: Mora

Hannah, la hija del casero de Bruce (o Jeff), vemos trabaja para/con The Magistrate que están buscando que el camuflaje de las armaduras de los Peacekeepers sea lo mejor posible; Hannah recibe el llamado de su padre alertándola de que su inquilino está haciendo cosas sospechosas en el techo. Hannah llega para ser tranquilizada (literalmente) por Bruce. Y será llevada junto con su padre a un lugar seguro. Resulta que Hannah también quiere destruir a The Magistrate, desde adentro.


Cuando Batman llega al cuartel general de TM, Hannah se había escapado de la safe house y estaba roabando la info necesaria para su cometido. Ahí entre las explosiones y una bomba que va a explotar en 4 minutos, la joven es alertada por Bats y este es atacado por Peacekeeper - 01.

La pelea va un rato pero la idea de Bruce era solamente demorar todo, para que la bomba se llevara todo...



 Título: "Run Red Hood, Run"
Guión: Joshua Williamson
Dibujos & Tintas: Giannis Milonogiannis
Colores: Jordie Bellaire
Letras: Troy Petteri

Tras verse como nueva cabeza a ser cazada, Jason huye del lugar antes de que Ravager pueda olvidarse de su relación; le aseguran que debe ser un error, que en unos días se solucionará, pero bueno, hasta que llegue donde puedan solucionarle, las fuerzas de TM le persiguen y logran herirlo.

Decide Jason usar el casco de Red Hood a ver donde lo lleva, y así lo guía hasta la guarida de White Rabbit, quien estuvo usando la tecnología de Mad Hatter para reclutar soldados para enfrentarse a TM. Rose se hace presente pero Jason es controlado para enfrentarse a ella, aunque esta logra dañar el casco y liberarlo.

Las fuerzas de  TM llegan, Rose y Jason escapan, y ella lo reclama como su presa para que de esta manera no les hagan caso; luego supuestamente lo de Jason se arregla con un Peacekeeper ofreciendo pagarles a ambos por las molestias y por encontrar a WR; luego Jason encuentra una moto nueva y habla con un desconocido que lo podrá ayudar a salir de la ciudad junto a Rose.



LO QUE DEJÓ ESTE NÚMERO 

Si pensaba que "The Next Batman" era malo, esto sinceramente lo superó con creces. Definitivamente Tamaki no tiene idea lo que hace. Su mala película neo noir independiente terminó de la peor manera.

Si esto sucede en ese futuro que tal vez no pase o si pasa en esa Tierra nueva presentada en 'Death Metal #7', lo peor de todo, es que le dejan el camino allanado a Jace para que sea nomás el Detective de esa Tierra/futuro.

El final absurdo y tan poco emotivo fue repulsivo. Este mal redux a la inversa de "Zero Year" vivirá para mi como uno de los peores comics de Batman jamás hechos. Así que esperemos que no esté mucho tiempo la Tamaki en Tec, porque sino seguirá destruyendo el legado del Murciélago (algo que James Tynion hace sin mucho esfuerzo).


Lo de Red Hood, fue para setear su próximo libro junto a Batman o tal vez, ese "Deathstroke Inc" que se anunció (solo se mencionó una isla de Slade, a la que irán con Rose). Entretenida historia, pero por desgracia DC hace otro uso vago de WR, que era un personaje TAN prometedor. El arte está bueno, salvo por las caras de las que ya me quejé anteriormente.

En fin... Dios nos libre de lo que Mariko le va a hacer a nuestro Bats... pobre Dan Mora. 

 


Título: Chapter 3 - ' Games'
Guión: Mariko Tamaki
Dibujos & Tintas: Dan Mora
Colores: Jordie Bellaire
Letras: Aditya Bidikar
Arte De Tapa: Mora


El CEO de una de las empresas que Bruce investiga, fue asesinado mientras jugaba golf virtual. Por otra parte Bruce ayuda a su paranoico casero a instalar una de sus antenas. Pero obviamente es para usarla el mismo para su nuevo pasatiempo: casería de nano drones.

Al ser descubierto, escapa de los drones y se da con el nuevo muchacho en mallas de la ciudad: TimJace alias "salvo asesinos y violadores de The Magistrate" Fox. Solo para lecturarlo de que no ande haciendo cosas peligrosas y, eso es todo... siempre tan útil el pequeño Fox (?).


De vuelta en su nueva guarida, analiza lo que sacó de unos de los drones y así descubre que están vigilando todo (duh!) pero ignorando lo que hacen los Peacekeepers; así que sale a dar una vuelta por la ciudad y descubre que su nueva casa está totalmente vigilada , ¿lo descubrieron? 


Título: "No Future - Part 2"
Guión: Matthew Rosenberg
Dibujos & Tintas: Carmine Di Giandomenico
Colores: Antonio Fabela
Letras: Andworld Design

Huntress no recibe la visita de Grifter de la mejor manera, pero sus impulsos se calman cuando Luke le da el dinero. Pero son emboscados y la huida se da entre balas y explosiones. Veil los espera y quiere la cabeza de Cole, Huntress hace un negocio con ella para usar su territorio y llegar al sitio donde ocultan un submarino que podrá sacar a Luke de Gotham.

Pero todo al final era una trampa de ¡Luke! para que atrapen a Huntress. Estaba dispuesto a dejar a Cole huir, pero se arrepiente y regresa; habiendo engañado a Veil con el dinero, se lo da a Helena, y la logra meter al submarino, y comprarle tiempo para que escape. Ante la furia de Luke, Cole termina arrestado, pero contento de lograr ayudar y arruinar a quien lo engañó.


LO QUE DEJÓ ESTE NÚMERO

Lo malo de este libro es que probablemente la autora cree que está marcando época con esa idiota idea neo noir independiente del detective caído en desgracia. La diferencia es que no se ve envuelto en algo más grande de lo que fue contratado para hacer o que fuera engañado por su patrón.

Bruce usa el batbelt cuando sale a la calle, y al parecer, no hay signos de que use camuflaje óptico así que NADIE se da cuenta de que Bruce anda por ahí, ¿NI EL PROPIO FUCKING MAGISTRATE?

Y si hay miles de drones dando vueltas por todos lados, ¿NO se le pudo ocurrir al mejor detective del mundo que podían estar buscando en el lugar donde menos tecnología se supone hay su potencial escondite?


La aparición de Foxito 2 (?), fue tan idiota que hasta Sean Murphy parece un experto en la mitología de Batman. Ni siquiera quiso saber quien era ese tipo que llevaba un logo del Murciélago en el pecho, ¿tan baja está la vara para los nuevos reclutas que ni sentido común tienen? Boeee, con el nuevo encapotado eso más que obvio es.

La historia de Grifter estuvo mejor que lo que se vio en estos tres issues, pero ese desastre con los tiempos de cada historia molesta. O sea, Luke cambió su libertad por la cabeza de Huntress, pero no sabemos porqué Luke sería detenido por The Magistrate... si eso se verá en otro libro, nos enteraremos no por una reseña acá (?).

Gran arte en los dos casos, Dan Mora merecía un Batbook pero no esta cochinada.