¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

viernes, 22 de marzo de 2019


Título: “Knightmares” – Part 5: “All The Way Down”
Guión: Tom King               
Dibujos y Tintas: Lee Weeks y Jorge Fornés
Colores: Lovern Kindzierski
Letras: Clayton Cowles
Arte De Tapa: Weeks y Elizabeth Breitweiser

Todo comienza con Batman en una terraza frente a un ¿imitador? de The Question. Lo que parece un animal antropomorfo yace muerto, un simple “¡beep beep!” resuena por parte del homicida y comienza una persecución de antología.

Hasta que Batsyman logre capturar a su presa atravesarán edificios, bajarán por escaleras, se van a enfrentar un par de veces y hasta van a caer por el Bar de Porky, con el propio barman llamando a rorbin dándole indicaciones de hacia dónde se fue el esquivo asesino.

Finalmente Batman logra su cometido en las alcantarillas y le quita la máscara al criminal, que resulta ser ni más ni menos que el Joker (!). Ante la pregunta de por qué mató al tal William Ernest Coyote, el Hombre Pálido simplemente usa una corneta para contestar con otro “¡beep beep!”.


LO QUE DEJÓ ESTE NÚMERO

Dos conjeturas puedo hacer rápidamente: el arte es descomunal pero, en términos generales, la historia no dice casi nada (literalmente, porque apenas si hay dialogo).

Digo “casi nada” porque la metáfora es algo obvia si nos ponemos a analizarla. La persecución comienza en un techo y luego, en espiral descendente, finaliza en una cloaca ya que al parecer Batman trata de recobrar su conciencia intentando dominar las pesadillas que le están induciendo y claramente está perdiendo en este momento. ¿Son los “beeps” el sonido de una máquina que monitorea su ritmo cardíaco? ¿O son simplemente una metáfora para indicarnos que su pulso baja cada vez más? En cierta forma esto nos recuerda un poco a "Batman" v1 #672 y #673, preludios de "Batman R.I.P." donde uno de los Fantasmas le dispara a Batman en el pecho para secuestrarlo, lo cual hace que su corazón se detenga durante cuatro minutos en los que experimenta diversas alucinaciones vinculadas con su vida hasta que lo reaniman para luego ser torturado. Claro que en este arco ya fue capturado y las pesadillas son la tortura pero ustedes entienden.

En el issue pasado parecía, según nuestras conjeturas, que Batman necesitaba recobrar su desconfianza (uno de sus motores si se quiere) pintando un escenario donde Selina Kyle mintió sobre sus razones para abandonarlo, con Vic Sage/Question actuando de interrogador. Entonces teniendo en cuenta que el asesino se parece al mencionado (mas sabemos que no lo es) y que lo único que intenta hacer es huir, podríamos interpretar esta persecución como una forma de decirnos que el avance que parecía haber hecho Bruce en la difícil lucha por recobrar su conciencia se fue al carajo, no funcionó.

Algunas reviews interpreta que el hecho de contestar con una corneta cuando Bats le pregunta al Joker el porqué del ¿innecesario? crimen apunta, en efecto, a que nada tiene sentido. Que no importa lo que Batman haga, los crímenes sin sentido en Gotham seguirán pasando. Siguiendo con nuestra teoría de que estas pesadillas están ahí para mostrarle al Murciélago el impacto negativo que su lucha tiene en los demás aspectos de su vida (familia, amor, quienes lo idolatran) así que podemos tomar de esta pesadilla como una insinuación de que su lucha es inútil.

Tom King nos vuelve a recordar lo bien que le ha ido con los Looney Tunes en su run. Sin mencionar a Porky (que intenta decir el nombre de nuestro héroe y sus más conocidos apodos pero su tartamudez se lo impide) y su bar, la persecución es un claro guiño al Correcaminos. Digo, es difícil no darse cuenta con su característico “¡beep beep!”. La victima del JokerQuestion se llama William Ernest Coyote y el nombre del famoso Coyote es Wile E. Coyote. Es medio jodido darse cuenta al principio que es el Coyote quien yace muerto a los pies de los dos protagonistas pero incluso parece tener puesto ¡¿un Bat-Suit?! Creo que todos recordamos un episodio clásico de los Looney Tunes donde el Coyote usa un traje de murciélago verde asimismo vale la pena recordar que en 2011, en el nuevo show de los Looney Tunes
se incluyó un corto en CGI del Correcaminos y El Coyote donde este último ordena un Bat-Suit y trata de usar Bati-Gadgets para atrapar a la veloz ave.


Antes de que Batman se meta en la alcantarilla, junto a la tapa de la misma vemos una suerte de pin amarillo con sangre¿Quién Easter eggea a los Easter eggs? ┬┴┬┴┤ ͜ʖ ͡°) ├┬┴┬┴

Además el momento previo al salto del Encapotado sobre este Joker 
enmascarado (¿no les recuerda un poco a Oberon Sexton?) es casi un homenaje a la chase movie noventera “The Fugitive”, protagonizada por un muñeco que se parece a Harrison Ford (?)

Tanto si te gusta cómo viene “Knightmares” así como si no te gusta, o si este issue te gustó o no, recién sabremos qué sentido total tiene (si es que lo tiene) cuando este arco finalice el próximo mes. Creo que Tom King logró dividir las aguas más que nunca ya que si todo esto te gustó quizás pienses que en realidad no debería ser así y si no te gustó podés llegar a dudar que algo te estás perdiendo y por ende termina disgustándote por no entenderlo. Si lo pensás un poco, este arco te desconcierta sin importar del lado en el que estés.

El arte es fenomenal, Lee Weeks y Jorge Fornés se complementar de maravilla. Weeks muestra lo camaleónico que puede ser (como ya lo hizo en “Heroes in Crisis” imitando el estilo de Clay Mann) y acá trata de mantenerse cercano al estilo del español. Cada vez que tocó Batman con King, Weeks la rompió toda. Ojalá no sea la última vez que lo veamos pasar por el Bativerso. La paleta de colores de Lovern Kindzierski logra una amalgama casi perfecta entre los dibujantes.

Párrafo aparte para Clayton Cowles. Siempre ignoramos el trabajo del letrista pues nos quedamos con que solamente rellenan los globos de diálogo y eso pero en un issue donde casi no hubo diálogo sino más bien onomatopeyas, el bueno de Clayton se lució. Inclusive podríamos decir que Cowles es el gran narrador de este número.

jueves, 21 de marzo de 2019


No hace falta que digamos que esta es para nosotros LA película, la que venimos esperando desde Julio del 2015, la que más esquiva nos viene siendo así que, a falta de grandes anuncios, vamos a repasar algunas de las cosas dichas por el propio Matt Reeves en las redes y otras deslizadas por los medios. Tomad con pinzas lo que dicen estos últimos.

¿INSPIRACIÓN?: Reeves contestó preguntas en Twitter hace unos días. En un momento le preguntaron si es cierto que "The Batman" (o como se vaya a llamar) va a tener aspectos de "The Long Goodbye" y "Chinatown", a lo que el realizador comentó que le encantan ambas películas. Curiosamente luego sube la apuesta respecto a la segunda cinta, asegurando a otro seguidor que la había visto "por millonésima vez" antes de "comenzar a escribir".

"The Long Goodbye" y "Chinatown" son dos filmes de la década de los setenta ('73 y '74 respectivamente), ambas consideradas (por lo menos el caso de esta última) como parte del género neo-noir y ese es el approach que le quiere dar Matt a su Bati-Película como bien ha dicho en varias ocasiones. Recordando que ya expresó querer explotar la faceta detectivesca del Encapotado, algo que no se vio totalmente desarrollado en todos los filmes del Murciélago, también se reportan escritos adicionales al guión con el objetivo de agregarle más acción.

AMBIENTACIÓN: Según cuenta Discussing Film, el Batflick estaría ambientado en los noventa, sin embargo debemos tomar esto con pinzas pues por ahora es apenas un rumor (de los tantos que hemos escuchado).

VILLANOS: El sitio antes mencionado reiteró que Penguin sería uno de los villanos principales. Reeves ya mencionó que veríamos unos cuentos miembros de la Rogues Gallery y de hecho se supone que al menos serían cuatro, con posibles cameos adicionales.


ACTORES JÓVENES: Del mismo escrito del sitio anterior se desprende que el protagonista tendría de 25 a 33 años. Se dijo que Matt quería un actor más o menos entre esas edades en su momento y que la WB quiere una cara conocida. Los twitteros tira-bombas de siempre (?) han instaurado nombres como Robert Pattinson (32), Nicholas Hoult (29) o Aaron Taylor-Johnson (28). Armie Hammer (favorito de la web) se encontraría en el rango de edad pero asegura que no estará envuelto en el film. También surgió la noticia de que NO hay una lista de actores, al menos por ahora.

Discussing Film sostiene que, por decantación, tendremos tanto a un Alfred como a un James Gordon más jóvenes (al menos que Jeremy Irons y J.K. Simmons, suponemos).

EL LOGO: De acuerdo al "periodista" Thomas Polito, el logo que viene circulando en los estos últimos días en la red social del pajarito sería una idea temporal. Nadie le cree pero él lo reporta con muchísima confianza así que vamos a hacer de cuenta que está en lo correcto (?)

INICIO DEL RODAJE: Respondiendo preguntas en Twitter, el director comentó que tienen idea de comenzar a grabar a fines de este 2019 y ahora un nuevo rumor, también cortesía de la muchachada humera de Discussing Film, asegura que las filmaciones podrían comenzar concretamente el 9 de Diciembre. ¿Querrá esto decir que tendremos novedades oficiales sobre el casting antes de mediados de año? Ojalá que si.

Bien, hasta ahí algo de lo que se viene escuchando recientemente. ¿Ustedes qué opiniones o expectativas tienen sobre el largometraje en cuestión? ¡Asegúrense de dejarlas en la caja de comentarios!

miércoles, 20 de marzo de 2019

Reseña: "Nightwing" #57


Título: “Heroes Without a Home”
Guión: Scott Lobdell, Zack Kaplan
Arte: Travis Moore
Colores: Tamra Bonvillain
Letras: Andworld Design

Algunos encontraremos un tanto forzado el hecho de que nos quieran imponer a Dick Ric Grayson desde el disparo de KGBeast. Quizá si la historia no se sintiera tan forzada no pasaría a mayores. Si existiera un aire de que puede llegar algo importante, si mínimo esto también tuviera relevancia en otros títulos.

Porque vamos a afrontarlo, sabemos que el Bats de Tom King es lo que más está llamando la atención en el Bativerso y que tiene sus propios problemas pero ¿ni siquiera darle una visita a su hijo pródigo? Por más culpa que sienta Bruce en esto, es exagerado hasta para él
alejarse tanto.

Se entiende que la idea de darle una segunda chance a Dick Grayson podría ser algo bueno (se notaba que el mismo Grayson quería algo así desde antes) pero, en éste caso, convertirlo en Ric para darle ese aire de miembro del Club de la Pelea y que se negara a sí mismo es algo que aún no termina de cuadrar. Es como si hubiesen hecho una mezcla entre el BruceLumberjack de barba y el ClarkBiker que por algún motivo a DC se le ocurrió ofrecernos antes de "Rebirth", y los que hayan leído esas etapas de Batman y Superman saben que no estamos hablando de una combinación muy buena que digamos.


Asimismo tras un largo y tedioso arco que tuvo como antagonista al Scarecrow, resulta que Ric ha decidido afrontar que el uso de sus capacidades como acróbata y su entrenamiento con El Murciélago se han quedado grabados en sus subconsciente y memoria muscular (que al parecer no fue afectada por el dichoso headshot), lo cual podría indicar que pronto veremos de regreso del original Chico Maravilla a su status quo tradicional. Ligero spoiler: al menos "Doomsday Clock" da un poco de perspectiva respecto a este asunto aunque esa es otra historia.

En este número… 

Ric, ya un poco acostumbrado a hacer de galán de paso de damiselas que bien podrían parecer en peligro pero que resultan tener muchas más agallas que él, se cuestiona su "intento" (porque todos sabemos en qué va a acabar esto) de relación con Bea, la guapa activista y bartender del tugurio que el peculiar taxista de Blüdhaven ha hecho su segundo (sino es que único) hogar.

Mientras tanto, la Detective Edwards comienza a aprovecharse de su identidad como Nightwing para resolver un caso ante la pasividad de su compañera, la Detective Svoboda, que solía tener una especie de relación similar a la de Batman y Gordon con Grayson antes de que éste decidiera cabecear una bala.

Cuestión que la ciudad de Blüdhaven está en el vértice de un cambio debido a la gentrificación que diferentes movimientos han provocado, lo cual hace un gran negocio de turno para el alcalde y la gente de poder al momento de vender espacios destinados al bienestar social para la construcción de un nuevo estadio. Sin embargo esto da pie a la aparición de La Hija del Joker, o una flamante versión de ella, quien planea hacerle frente a esta injusticia.

Lo que dejó… 

Una grata participación por parte de Barbara Gordon quien, como parte esencial de la vida de Grayson, hace acto de aparición para leerle las cartas a la novia de turno. La identidad de Ric parece que no despista a nadie y menos al líder de los Nightwings, el Detective Sapienza, aunque considerando que Richard se dibujó un antifaz con grasa para salir en sus andadas heroicas tampoco es de sorprender. Continúa la resignación del otrora Chico Maravilla de volver a la vida de héroe y pareciera que los propios guionistas estuvieran hablándole al público a través de los personajes para convencerlos de que así serán las cosas de ahora en más, que el Maestro Polla no volverá y habrá Ric para rato, cosa que absolutamente nadie quiere.


Tal parece que esta ¿nueva? Hija del Joker es ahora un intento de activista, o quizás esté usando eso como una simple y sencilla excusa para ir provocando caos a su paso, algo que definitivamente haría su "padre". Vaya uno a saber. Al menos sigue llamándose Duela (mas no sabemos si se apellida "Dent") y desconocemos si habrá algún vínculo con la versión previa que fue introducida durante el evento "Villains Month" en plenos New 52 aunque en definitiva mejor ni acordarse de esa lectura traumática.

Hace algunos meses nos habían prometido que se retomaría un poco la relación entre Babs y Grayson pero, fuera de aquél encuentro en un cuarto de hotel para hablar de la situación emocional de Bruce ("Batgirl" v5 #25), nada.

Ahora bien, quizá lo único que pudiera resultar interesante de todo esto es el aspecto gráfico. Quizá para algunos los trazos de Travis Moore puedan parecer no tan "de cómic" teniendo en cuenta que si en algo se caracterizaron los artistas que pasaron por este título es que suelen presentar diseños tanto poco realistas como poco estilizados visualmente. Habrá que ver si con la incorporación de esta nueva antagonista se mantendrá el aspecto gráfico en niveles decentes.

En fin, ésta historia, a menos que de un giro inesperado (y vaya que muchos lo estamos esperando), pareciera estar destinada a pasar sin pena ni gloria.

martes, 19 de marzo de 2019


El término "development hell", acuñado hace mucho tiempo ya, es una de esas etiquetas que ningún producto de Hollywood quisiera ganarse. En la industria se guardan dentro de esta triste etiqueta a aquellas películas que no consiguen salir de la fase de desarrollo para ingresar en la etapa de pre-producción propiamente dicha.

Ejemplos conocidos hay muchos, ("Grayskull", "Red Sonja", "Akira", "Gambit", el remake de "The Crow", y tantas otras) aunque en este caso, por supuesto, nos enfocaremos en una de las primeras películas anunciadas allá por 2014, cuando DC y Warner revelaron con bombos y platillos su ambicioso cronograma de películas que construirían su ambicioso Universo Cinemático: "The Flash", con Ezra Miller como protagonista.

La película en solitario de Flash ha estado en desarrollo mucho antes de que existiera el DCEU, incluso mucho antes del increíble boom del cine comiquero. La iba producir Jon Peters y se tenía en mente a Michael J. Fox para protagonizarla como Barry o Wally. Sí, así de larga es la pelea del Velocista Escarlata por dar el salto a la pantalla grande.

Para no extendernos demasiado, hablemos del pasado cercano y del (turbulento) presente del proyecto. Después del hitazo que significó "21 Jump Street", medio Hollywood se peleaba por sus autores, Phil Lord y Christopher Miller. Warner entonces consiguió que el dúo entregue un guión con intenciones de que también la dirijan y todo parecía estar encaminado hasta que LucasFilm y sus "Disneydólares" los convencieron de irse a realizar "Solo: A Star Wars Story", que en sí tuvo un largo historial de problemas.

La antorcha pasó entonces a Seth Grahame-Smith, quién antes de asumir la dirección iba a realizar una corrección al guión heredado de Lord y Miller. Unos pocos meses después, tanto el director y como el estudio comunicaban en buenos términos la separación y, para alegría de muchos, se anunciaba que el reemplazante de Grahame-Smith sería Rick Famuyiwa. A todo esto, Ezra Miller debutaba en "Batman v Superman: Dawn of Justice" y luego tendría un cameo en "Suicide Squad". ¿Todo ok? Pues no.

Después de "Dawn of Justice", y en menor medida "Suicide Squad", Warner se encontró en una terrible encrucijada: ¿Seguir o no seguir con un Universo Compartido? Para bien o para mal, Flash es aquel comodín que todos quisieran tener para arreglar universos caóticos. Una de las historias sagas más populares del personaje, la conocida
"Flashpoint", era la oportunidad ideal para corregir todo lo que sea necesario corregir y hacer borrón y cuenta nueva. Aunque había un problema: La obligatoriedad que tenía el estudio para lanzar "Justice League".

Famuyiwa aguantó las idas y vueltas internas todo lo que pudo hasta que finalmente, y (una vez más) por diferencias creativas, el proyecto quedó sin director hasta hace un año cuando Warner contrató al dúo John Francis Daley y Jonathan Goldstein (guionistas/directores de "Vacation" y co-autores de "Spider-Man: Homecoming") para hacerse cargo del guión y posiblemente la dirección de la película.

El dúo hablaba con mucha alegría y entusiasmo sobre sus intenciones con el proyecto, diciendo que buscaban dar con un tono similar al de
"Back to the Future" (Michael J. Fox regresa al proyecto en forma de fichas... de Marty McFly) y así lograr que una historia trágica y lúgubre se haga apetecible para toda la familia. ¿Final feliz? Pues no.

Colección que recopila las historias escritas por Morrison y Millar.

Ahora, después de tanto remarla, quien no estaría tan contento con las intenciones del equipo creativo es la estrella Ezra Miller, a quién primero parece no haberle agradado mucho convertirse en el comic relief en "La Liga de la Justicia" y que, por lo que se puede rescatar de las notas que cubren las noticias al respecto, parece querer ir más a tono con la visión de Zack Snyder para y contar una historia mucho mas oscura de lo previsto.

Con todo el ánimo del mundo, (Miller tiene todas las ganas de seguir siendo el Flash de esta generación) y quizás como esfuerzo final para permanecer en el DCEU, el actor convocó al maestro Grant Morrison para armar y presentar un boceto de guión de ser posible esta misma semana con la esperanza de que sea del agrado de Warner. Morrison no necesita presentación alguna, y menos aún en este Blog, aunque es cierto que muchos desconocen su breve paso por la franquicia de Flushman en la segunda mitad de los noventa, época en que escribió varios números de la serie de cabecera del protector de Central City junto a ni más ni menos que Mark Millar.

¿Será posible que el estudio vuelva al tono polémico de sus inicios, dándole la espalda a la nueva visión optimista y alegre que le esta dando tanto éxito desde "Wonder Woman", pasando por "Aquaman" y, si las críticas tempranas son acertadas, con "Shazam!"? La verdad parece poco probable que el DCEU retroceda ahora que por fin esta dando pasos sólidos hacia adelante aunque también es cierto que no todas las películas tienen porqué ser family-friendly y que el hecho de tener una trama "oscura" no necesariamente significa que se desvirtúe la esencia del personaje protagonista.

Esperemos que todo se resuelva de la mejor manera ya que, aunque personalmente me inclino por Grant Gustin y el Flash del Universo Televisivo de DC, considero que Ezra Miller es un gran actor, con potencial para ser un Barry de lujo siempre y cuando esté respaldado por el material adecuado.

Sigan atentos al Blog para más actualizaciones.

lunes, 18 de marzo de 2019


¿Se acuerdan allá por 2015 (¡cómo pasa el tiempo!) cuando se supo que luego de la esperada "Batman v Superman: Dawn of Justice" llegaría a nuestras salas favoritas "Suicide Squad", expandiendo el hasta entonces prometedor DCEU?

Muchos se sorprendieron por la elección de este poco conocido (más allá del fandom) equipo como siguiente bloque de construcción del Universo Extendido de DC, y no pocos reaccionaron con un fuerte escepticismo (a la postre justificado) ante la noticia. Sin embargo, un director con un sólido trabajo previo, un elenco de primer nivel y un primer tráiler completo que rompía todo al compás de Queen y su Rapsodia Bohemia ilusionaron tanto a los fans comiqueros como al público casual.

Lo que pasó luego es historia conocida. "Dawn of Justice" dejando a todo el mundo con un desagradable sabor de boca, responsables del estudio entrando en pánico y metiendo mano por donde podían y la compañía encargada de realizar el "espectaculatrailer" forzada in extremis para armar un corte potable para el estreno en desmedro del director David Ayer.

¿Por qué entonces, después del desastre que significó esta película, bien catalogada como un monstruo de Frankestein, sin pies ni cabeza estamos todos esperando la secuela? Simple: JAMES GUNN.

Diga lo que diga quién sea que se los diga, la sola presencia de James Gunn ha sido capaz de transformar a este proyecto de innecesario en imperdible, no solamente por que Gunn es un brillante guionista y director sino porque el Escuadrón es un equipo hecho a su medida.

¿Qué se sabe hasta ahora? Oficialmente muy poco, extraoficialmente hay varias cuestiones para ir desglosando.


De momento sólo se habría confirmado el retorno de Margot Robbie. Problemas de fechas habrían causado que Will Smith decline volver y, en su lugar, DC y Warner estarían cortejando al británico Idris Elba para reemplazarlo. Will Smith nos cae bien a todos pero la verdad esto es ganancia neta; si no me creen busquen la serie "Luther" y disfruten. A su vez ni Viola Davis (Amanda Waller) ni Joel Kinnaman (Rick Flagg) están confirmados. Sí es seguro que el Joker de Jared Leto está OUT no solo de esta película también del DCEU.

¿Y entonces cómo se completa el Skwad? Las versiones más creíbles
apuntan a que Gunn va a inspirar su trabajo en las tiras de los '80 de John Ostrander y Kim Yale, por tanto muchos personajes aún más oscuros y desconocidos serían parte del equipo, incluídos Ratcatcher (se dice que sería mujer), Peacemaker (Gunn quiere a su amigote Dave Bautista para el rol), Polka-Dot Man o Mr. Polka-Dot (muchos de entrada propusieron a Michael Rooker, otro amigo del realizador, para este papel) y el gran King Shark (a quien de seguro ya conocen gracias al Arrowverse)

A esto debemos sumarle el rumor de que Warner estaría buscando "acomodar" algún personaje más familiar a esta nueva formación del equipo y, dada su popularidad gracias al show de "The Flash" y a su participación en las dos películas animadas del Task Force X, parece que Killer Frost sería la elegida.

Otro cambio radical se vería en Deadshot, ya que en esta etapa de los cómics Floyd Lawton estaba en una espiral de autodestrucción "suicida" (valga la redundancia), lo cual ya de prepo lo aleja de la versión edulcorada y paternal de Smith. Claro que otras versiones apuntan a lo contrario, hablando de una posible relación con tintes paternales entre Lawton y la supuesta Ratcatcher femenina, así que habrá que esperar un tiempo más para tener detalles concretos al respecto.

En cuanto a la trama los rumores sugieren que el equipo tendría una misión de búsqueda, infiltración y sustracción de algún objeto de valor. Las versiones que circulan hablan desde localizar minas del Nth Metal, ir a Khandaq (encuentro con Black Adam mediante) o incluso un auto-sabotaje a cargo de Waller. También comenzó a circular otra especulación luego de saberse que la película se filmará bajo el título de producción "El Dorado" y es que, trazando un endeble vínculo con el mito de aquella legendaria ciudad sudamericana, los fanáticos más conspiranóicos no tardaron en vincular a los peores héroes del mundo con Santa Prisca y, por consiguiente, con Bane. Claro que en general los títulos de producción no suelen significar nada o al menos no son tan obvios así que tomen esto como puro humo, pero es curioso que el nombre del famoso Bati-Villano siga surgiendo constantemente desde el 2016 cuando se trata de esta secuela. Sea cual sea la misión, Gunn parece que hará todo lo posible por alejar a su Escuadrón de una mega desastrosa situación apocalíptica, y nos parece una muy buena decisión.

Estén atentos al Blog para todas las novedades de este proyecto.

P.D.: ¡Por Bruce Wayne y todos los santos, por favor, que sea buena!

sábado, 16 de marzo de 2019


Título: “A Grim Knight In Gotham”
Guión: Scott Snyder y James Tynion IV
Dibujos y Tintas: Eduardo Risso
Colores: Dave Stewart
Letras: Sal Cipriano
Arte De Tapa: Jock

A diferencia de lo que pensábamos, este one-shot continúa donde nos quedamos en el capítulo anterior. James Gordon fue secuestrado por el Grim Knight y es llevado por las cloacas de la ciudad con una bolsa en la cabeza hasta un sitio específico donde (supongo) podrá activar el sistema que Batman bautizó como “Last Laugh” ya que sólo puede ponerse en marcha con su autorización y la de Bruce Wayne.

Mientras se dirigen hacia aquella locación misteriosa, James trata de razonar con el Trigger Happy Batman, intentando comprender cómo puede ser que esté del lado de un ser tan perverso como el BatJoker. Esto nos da pie al origen del Grim Knight.

En alguna Tierra del Multiverso Oscuro, Bruce Wayne ve morir a sus padres a manos de Joe Chill, sin embargo la torpeza del ladrón hace que las perlas del dichoso collar se mezclen con la basura que había en el suelo y descarta el arma para buscarlas. Ahí es entonces cuando el pequeño la recoge y, sin dudarlo, acaba con el criminal. Un Bruce adulto ya es experto en el manejo de todo tipo de armas pero no sabe cómo direccionar su lucha hasta que ve un murciélago irrumpir por su ventana, dándole así la inspiración que buscaba. Acto seguido acaba con el animal. Años más tarde este Batman armado hasta los Bati-Dientes logró eliminar a todo villano en Gotham y tiene dispositivos a lo largo y ancho de la ciudad que le permiten controlar todo lo que le plazca para así poder encargarse de quien se lo merezca.

Su historia le llevó a enfrentarse al Jim Gordon de ese mundo cuando este le declaró la guerra a sus métodos. Tras descubrir su identidad y conseguir el apoyo del alcalde (¡Harvey Dent en modo Two-Face!), lo atrapó en la Mansión Wayne frente a las fuerzas de seguridad de Gótica, lo que para el GK fue una tremenda humillación teniendo en cuenta que todos le temían a más no poder.

De todos modos el Grim Knight le asegura a Jim (el de Tierra 0) que lo suyo es un acto de piedad, que lo salvó de lo que el Batman Who Laughs verdaderamente quería hacerle. El GK se dispone a ejecutarlo de un tiro en la cabeza pero entonces el Murciélago Risueño se hace presente y lo evita tal cosa. El Comisionado le pregunta porqué un ser que sólo existe para causar daño impediría que el Caballero de la Muerte consume su venganza, a lo que el BWL clama que su ayudante quería matarlo de la forma más fácil por pura compasión mientra que él tiene planeado someterlo a un destino peor que la muerte.


LO QUE DEJÓ ESTE NÚMERO

En líneas generales me gustó este especial aunque hay detalles que quedaron ahí que quizás no fueron lo que esperábamos. Para empezar el número no sólo estuvo abocado al origen del GK sino que retoma un poco la historia de la mini-serie principal, dando la sensación de que no llega a dedicarle el tiempo necesario a ninguna de las dos tramas.

Gordon trata de razonar con BatShot (?) porque, suponemos, cree que todavía puede haber algo de bondad en su interior al no haber sido corrompido por el mismísimo Joker como ya saben quién aunque lo cierto es que no sabemos cuál es la motivación del GK para unirse al BWL, contrario a lo que esperábamos descubrir en estas páginas. 
Los Batmen Oscuros que lo acompañaron en “Dark Nights: Metal” 
vieron a sus mundos perecer y buscaron una segunda oportunidad viniendo a Tierra 0 pero este Batman sólo parece querer vengarse de Gordon. En ese sentido no fui fan de la forma tan simplona en la que el GK cayó ante su Jimbo, asimismo no sabemos qué más aconteció en torno a su enemistad tras los hechos de este número como para 
que el Caballero de la Muerte acceda a venirse con un villano hasta 
Tierra 0 a matar a otro Gordon. Esa respuesta se supone que llegaría acá porque imaginamos que justamente por eso hicieron este tie-in y no fue así. Digo, ¿su Tierra pereció? ¿Acaso su Comisionado murió antes de que pudiera eliminarlo con sus propias manos y se quedó con ganas de vengarse sea como sea? Vaya uno a saber.

Si tuviera que apostar diría que el destino de Jim (el de Tierra 0) será el motivo de un conflicto entre los trastornados Batmen. El BWL de seguro quiera hacerle un tratamiento al estilo “The Killing Joke” 
mientras que GK simplemente lo quiere ejecutar para ahorrarle el sufrimiento. Cada uno en la suya, mas la realidad es que ambos aún lo necesitan para desactivar el sistema Last Laugh.

Nos quedamos pensando a qué se refiere el GK cuando le dice al BWL que este Gordon “no puede enfrentarse a esto, no es el mismo, no es capaz de soportar lo que nosotros…”. Pareciera que ambos le hicieron algo al Gordon de la Tierra del GK ¿pero qué podría ser TAN extremo como para no querer repetirlo?


Por supuesto que lo más atractivo de las Tierras alternas es ver los cambios en los personajes o cosas que puedan haber pasado, aunque en definitiva no estamos hablando de un invento muy original cuando nos referimos al GK. Ya desde Thomas Wayne de “Flashpoint” (que anda entre nosotros actualmente) hasta Dick Grayson recientemente en “The Gift”, un Batman armado y homicida no es novedad y menos en la última década. The Dawnbreaker también nace con un Bruce que confronta y mata a Joe Chill mas en este caso se hizo un gran trabajo moldeando el origen en base a “Year One”; detalles como el murciélago siendo baleado tras romper la ventana, haber quemado vivos a los miembros de la élite en lo que sería la declaración oficial de guerra ante el crimen o que Arnold Flass estuviera de acuerdo con la existencia de Batman me gustaron mucho. Por otra parte me dio la sensación que esta versión no es tan hábil en el combate mano a mano como el Bats posta y se fía demasiado en sus armas ya que fue entrenado por mercenarios y asesinos, lo que explicaría porqué fue detenido por Gordon sin mucho problema, no obstante sería una explicación muy poco inspirada.   

Otra curiosidad a destacar es que, si bien aquí lo muestran como algo un tanto más extremo, la idea de un Batman que controla toda la ciudad desde su Cueva recuerda al de “Kingdome Come”.

Tenemos a Harvey Dent como alcalde (con el rostro arruinado por Batman) y a Rupert Thorne como juez aparentemente aunque todos los demás villanos parecen haber sido eliminados, de hecho Red Hood fue ultimado y nunca hubo un Joker. Pero a pesar de toda su maldad y su afán de deshacerse de cualquier persona que se interponga en su camino, no eliminó a su Jimbo pues quería aleccionarlo mostrándole que sus métodos servían y al final le salió el tiro por la Bati-Culata. Tampoco pudo matar a Alfred cuando éste renunció pese a que solo hubiera bastado con tocar un botón para hacerlo volar por los aires como si fuera miembro del Suicide Squad. De hecho el propio Alfred fue clave para que Batman fuera detenido por Gordon (¿en todo caso no debería culparlo a él también?). En base a ello podemos ver que quizás este Batman no sea “el más peligroso de todos” como nos lo quieren vender y pueda tener un despertar de conciencia que lo lleve a enfrentarse con su malvado co-equiper.

En definitiva esto todavía sigue y veremos hacia dónde nos lleva. Queda solamente admirar el magnífico trabajo de Eduardo Risso y su siempre distintivo toque que ya veníamos extrañando en el Bativerso. El colorista Dave Stewart también hizo un trabajo magnífico sobre los trazos del argentino, sobre todo cuando vemos que los flashbacks tienen un estilo acuarela que le agregan una atmósfera estupenda al relato.

viernes, 15 de marzo de 2019

Reseña: "Batman: Damned" #2


Título: “Batman: Damned ", libro 2
Escritor: Brian Azzarello
Arte y portada: Lee Bermejo
Portada variante: Jim Lee y Alex Sinclair
Rotulado: Jared K. Fletcher

Si algo puede definir a este título es "caos". Y no precisamente por el contenido de la historia o el arte sino por el hecho de que DC ya no supo qué hacer con una línea que pintaban para ser algo bastante interesante. Faltaría ver lo que Miller/Romita Jr. y Snyder/Capullo 
se traerán entre manos en los próximos meses para Black Label con "Superman: Year One" y "Batman: Last Knight on Earth" porque del resto de los anuncios aún no hubo noticias.

Sea lo que sea, el hecho de que Dan DiDio se mostrara apenado por una publicación que se salió de las manos y que el otro co-publisher medianamente más respetado (más por sus labores artísticas [cuando las entrega a tiempo] que otra cosa), Jim Lee, admitiera que las correcciones a la primera publicación y el re-trabajo de la presente han sido las causas de los retrasos, terminan por opacar algo que un buen grupo de fanáticos esperaba. Vamos, que leer a esa pléyade de artistas no es algo de todos los días.

En fin, a la historia…

Comenzamos con una conversación bastante sarcástica y amena entre El Caballero Oscuro y el Fumador empedernido favorito de todos acerca del constante desorden que se vislumbra en el mundo, más en lo particular, en Gotham

El hecho de que Constantine pretenda increpara al Encapuchado es algo que siempre divierte y más cuando le cuestiona si es aún capaz de sentir algo. Acto seguido, cambio drástico de conversación hacia la incomodidad que le genera a Batman el saber que algo está pasando alrededor de la figura del Joker y no llegar a comprenderlo, a lo cual el timador inglés parece tener una pequeña pista o, más bien, un sitio que puede servir de algo para aclarar la mente del Murciélago.


Eso los lleva a un club nocturno llamado La Caverna que nos muestra a un peculiar Jason Blood (o su nombre de rapero, J Blood) y una versión que no resulta tan agradable (ni para el rap, ni para los fans de cómic) de EtriganBatman sabe que para encontrar respuestas necesita cuestionar a este intento de rapero (¿en serio? ¿J Blood Dee Mon?), algo que intuye que va a terminar mal cuando todo el público se muestra dispuesto a dispararle a quemarropa para defender a su ídolo.

En un intento algo desesperado, Boston Brand aparece para tratar de limar las asperezas pero lo único que consigue es incomodar tanto al rapero como a nuestro héroe quien, molesto por la cercanía de un arma en su rostro empuja a Deathman. Justo cuando el arma cae al suelo, una serie de explosiones comienzan. El caos se desata.

Como si eso no fuera suficiente, en medio de todo esto nuestro héroe tiene un momento con la extraña mujer del final del tomo anterior (que parece ser una versión de Enchantress), dando a entender que su existencia, secretos y el significado del "daño" que muestra Bruce durante esta historia terminarán hilvanándose en el tercer y último libro. Cuestión que nuestro héroe se da cuenta que todo esto no es una coincidencia pues advierte de una Bati-Señal con la sonrisa del Joker brillando en el cielo nocturno de la ciudad y sabe que eso no es algo de fiar.

Mientras toda la gente corre despavorida, Brand identifica que aún hay gente dentro de uno de los edificios en llamas y se dirige junto al Murciélago al lugar pero se da cuenta que es más "disfrutable" volver a sentir que se quema (suponemos que al ser un espíritu, ese tema de "sentir" no es algo normal).

Ahí, el mismo vagabundo que provocó la persecución que luego derivó en la mentada escena del Bat-Penis en la entrega previa le confiesa saber "la verdad". Dicho esto, el Mejor Detective del Mundo empieza a interrogarlo de la mejor manera que sabe: A punta de golpes. Sin embargo esto no surte otro efecto más que un derrumbe de un par de vigas, dejando al Caballero Oscuro inconsciente hasta que Etrigan 
decide salvarlo mas no por simpatía sino para prolongar su tortura.


Constantine, que no movió un dedo para ayudar, le recuerda a Bruce que hay algo más importante que salvar a alguien de un edificio en llamas y que esa es precisamente la razón por la que está en llamas. Así es como Bats se dirige hacia la base de GCPD, donde se enfrenta a los esbirros del Hombre Pálido, quien resulta ser ni más ni menos que ¡Harley Queen!

Al parecer la ausencia su querido Puddin' ha terminado por trastocar la mente de la otrora terapeuta, quien luego de un intercambio de golpes, batazos y jeringas, logra despertar algo bastante incómodo dentro del Orejas Puntiagudas, al punto que comienza a ahorcarla sobre la Señal. Así termina la entrega.

Reflexiones finales…

Si bien parte del preámbulo de la historia nos muestra una versión un tanto diferente de Thomas Wayne que quizás no sea fácil de digerir para cualquiera, tenemos la esperanza de que sea una decisión con fines narrativos concretos y no simplemente para causar shock en el lector. Además al ser "Damned" algo fuera del canon tradicional, los autores pueden darse el lujo de hacer y deshacer como les plazca.

Hasta acá, lo que venimos viendo de esta versión de los Wayne previo al asesinato (que, dicho sea de paso, casi siempre aparecen vestidos con las mismas prendas en los flashbacks) plantean una visión que va totalmente en contra de todo lo que Bruce juró proteger aunque, de nuevo, tratándose de un Elseworld todo puede pasar.

En algún que otro momento se ha jugado con la idea de que Bruce era un niño que sufría bullying (especialmente en los juegos de la Saga Arkham) pero el poner en entredicho las virtudes de lo que lo rodeó en la infancia resulta intrigante. No es un concepto innovador, de hecho en los últimos años se ha explorado en diversas plataformas la idea de que sus padres (sobre todo Thomas) no hayan sido figuras ejemplares como Bruce o la propia comunidad de Ciudad Gótica los recordaba, mas tiene su potencial. Solamente esperemos que sepan cómo darle un cierre al asunto ya que aún hay muchas interrogantes que merecen ser respondidas...

¿Qué pasó con el Payaso? ¿Qué planes tiene el Spectre (encarnado en el dichoso vagabundo) para nuestro héroe? ¿Qué sucedió entre los padres de Bruce antes de morir? ¿Sobrevivirá Harley o Batman estará por dar el paso que por años ha tratado de evitar?  Y la pregunta más grande de todas: ¿qué tan emocionalmente dañado está Bruce para que parte de sus respuestas las pueda obtener mediante la interacción con alguien como John Constantine?

miércoles, 13 de marzo de 2019


Título: “Knightmares” – Part 4: “Cat”
Guión: Tom King
Dibujos y Tintas: Jorge Fornés
Colores: Dave Stewart
Letras: Clayton Cowles
Arte De Tapa: Mikel Janín

Se acabó la pausa en “Knightmares”, ya es hora de volver a los trillados Bati-Sueños.

The Question interroga a Selina Kyle al mejor estilo película policial y eso nos conduce a algunos relatos pasados de Selina. Así Catwoman recuerda su primer encuentro (insistiendo que fue en las calles, con Vic Sage respondiendo que, según Batmanfue en un bote) y hasta una situación ambigua (de las que sobran en la laaarga relación entre Bat y Cat) en la que ella fue contratada por Two-Face para un robo pero en verdad se encargó de distraer a Batsy para que no sospechara que Dent le estaba tendiendo una trampa, aunque de todos modos ella termina por darle una mano.

La Gata hace hincapié en la existencia de la nota que dejó antes de no presentarse en La Boda y también le recuerda a Vic que, a pesar de todo lo que pasó entre ellos, siempre terminan volviendo a estar juntos. Sin embargo Sage quiere respuestas pues el tema de la nota no le cierra.

Si Batman, como afirma The Question, es el mejor de todos y, como afirma Cat, puede hacer lo que sea entonces podría ser feliz siendo Batman, por lo tanto el hecho de que Selina no se casara para no debilitarlo no sólo no tiene sentido sino que es una contradicción. Claramente Bruce no es el mismo desde la fallida Boda, está a la merced de un gran plan para hacerlo caer y esta vez parece no tener escapatoria o plan alguno que lo ampare, como siempre suele tener. Entonces Selina admite que sus razones ¿¡son falsas!?
  

LO QUE DEJÓ ESTE NÚMERO

Desde el gran número anterior me parece que estamos en presencia de Bats intentando dominar sus sueños lúcidos, librando una suerte de guerra mental contras sus pesadillas donde la mejor (y posiblemente única) herramienta a su alcance es tratar de moldearlas a su favor para encontrar respuestas o, en el mejor de los casos, liberarse de la máquina en la que está atrapado.

Creo que si repasamos lo sucedido en las dos primeras partes del arco veremos que se basan en pesadillas que, aunque inducidas, agobian mentalmente a Bruce, asimismo tanto en este número como en el anterior parece que nuestro héroe intenta hacerles frente.

En ese sentido debemos recordar que elaboró su propio Constantine para que fuera el mensajero de las malas noticias, proyectando este fragmento de su subconsciente para advertirse a sí mismo que está metido en un sueño y que terminará trágicamente. Así parece ser que Batman asimila la pérdida de Selina en aquel sueño donde poco a poco se iba "perdiendo" al imaginar cómo hubiera sido su vida de casado con Cat. Como ya mencionamos en varios análisis previos, si tenemos en cuenta lo que sucedió en "The Button", esta serie de pesadillas parecen mostrarle a Batman lo malo que es ser un héroe y recalcan el hecho de que nunca alcanzará la felicidad mientras sea uno.


Ahora tenemos a Bats elaborando un interrogatorio entre Question (nunca más precisa su elección) y Catwoman (imagino que no se pone a sí mismo en esa situación porque sabe que esa NO es Selina Kyle en realidad). De todas formas en aquel escenario de film noir o policial negro que plantea Batman, Cat es representada como la indomable dama que siempre se sale con la suya, fumando, desinteresada y fría, cualidad que vale destacar ya que queda ilustrada perfectamente en los diálogos cuando Sage le dice que ambos se aman y ella contesta 
“me gustó su cara y a él la mía”.

Conforme avanza la lectura va dando la sensación de que el Detective necesita desesperadamente de una de sus fortalezas más grandes en esta lucha por dominar sus pesadillas, que es su naturaleza cínica, su naturaleza de desconfiado, la que le hace prepararse para todos los escenarios posibles de todas las formas posibles. Ya saben, Batman piensa en todo” y demás. Entonces vemos que poco a poco comienza a desconfiar de Selina e incluso casi que la ve como una cómplice de todo este entramado organizado por Bane (cuando en realidad no es así... a menos que...). Así se va haciendo claro que esta situación representa otra de las pesadilla de Batman, quizás la mayor pesadilla que lo aqueja actualmente: que Selina lo haya dejado plantado para herirlo. Bruce sabe que el mandamás de Santa Prisca está jugando con él que su padre lo atacó mas aún no sabemos si en su actual estado puede comenzar a unir los puntos ya que, de hecho, no hay forma lógica aún para Batman (y para nosotros menos) de conectar a su padre con Bane. Por lo tanto para poder dominar su mente y poder conjeturar primero deberá conquistar sus pesadillas, conquistar su propia mente.

En lo personal considero que este número sin dudas es el mejor en lo que va del arco y que la idea de poner a Jorge Fornés para este una historia estilo "Year One" (con flashback y todo) fue una excelente idea. Junto a Fornés tenemos a Dave Stewart haciendo un soberbio trabajo en los colores en lugar del magnífico Tomeu Morey, que nos venía deslumbrando durante las últimas semanas en el crossover "The Price". Indudablemente una dupla artística que eleva todo lo que toca.

martes, 12 de marzo de 2019

La cartita bajo la manga… ¡de nuevo!

Título: “Detective Comics” #994 a 999: “Mythology”
Historia: Peter J. Tomasi
Lápices: Doug Mahnke
Tintas: Jaime Mendoza, Mark Irwin y Christian Alamy
Colores: David Baron
Rotulado: Rob Leigh
Portada: Mahnke, Mendoza y Baron
Portada alterna: Mark Brooks, Gary Frank, Brad Anderson y Brian Stelfreeze

Everybody knows that the dice are loaded
Everybody rolls with their fingers crossed
Everybody knows the war is over
Everybody knows the good guys lost
Everybody knows the fight was fixed
The poor stay poor, the rich get rich
That's how it goes
Everybody knows”.
[Leonard Cohen]

Tras la gran decepción que resultó el arco de James Robinson, que prometía devolvernos al Batman detective que muchos añoramos, pero que en cambio sólo nos entregó una historia paupérrima, repetitiva y anodina; todos esperábamos la incursión del gran Tomasi en el título madre de nuestro querido Murciélago.
Se conjugaban varios elementos que nos llevaban a mirar con optimismo este denominado Countdown al #1000: aparte del hecho mismo de acercarnos al milenario número —que, dicho sea de paso, no significa el número 1000 de Batman, sino el de la revista que lo vio nacer en su número #27—, Tomasi prometía una aproximación al mito que representa nuestro héroe desde una perspectiva tanto histórica como visionaria. Revisitaremos lo clásico para dar nueva luz sobre Batman, parafraseando lo que el autor mismo dijo antes de comenzar el arco “Mythology”. Gran desafío pensando en tooodo lo que se ha escrito y dibujado —y reinterpretado— del paladín de Gotham.


Así que abordamos su primera parte con la confianza que da un escritor probado en el Bativerso.
¿Lo logró? Debemos admitir que el primer número no defraudó. Por el contrario, resultó intrigante e, incluso, inquietante.
¿Qué era tan relevante en el número #994?
Dicho a grandes rasgos, de entrada vemos al mismísimo Caballero Oscuro titubear ante la reproducción exacta del asesinato de sus padres:
Whoever killed these innocent people made sure they had the same foundational bon estructure and ethnicity as my… Martha and Thomas Wayne
¿Cuántas veces hemos visto tan conmocionado a Batman hasta el punto de ser víctima de un muy emocional lapsus linguae?
Aquel as my…” me vendió la idea y devoré el resto del número.
¡Este sí que era un misterio! Por fin estábamos ante una buena idea, una trama de enigmas que, sí o sí, debía potenciar las dotes de detective del Murciélago y, como se publicitaba, entregarnos nuevo entendimiento sobre las fuerzas que operan bajo la icónica capucha de murciélago.
El ataque de una bestia ignota, un monstruo cuyo objetivo era la doctora Leslie Tompkins, nos confirmó la sospecha inicial: este era un ataque de alguien que conocía a la perfección a Batman ¡y a Bruce Wayne!


Terminamos el #994 barajando nombres en la mente: ¿Sería el Doctor Hurt? ¿Sería el hermano de Bruce, resucitado por enémisa vez por los Búhos? ¿Sería Hush?
Los siguientes números dieron mayor solidez al argumento: alguien atacaba a aquellos que, de una u otra forma, habían ayudado a construir el mito de Batman, y, de paso, Tomasi tenía la oportunidad de ejercer con habilidad sus dotes de escritor para deconstruir la figura del Murciélago brindándonos la oportunidad de dar relevancia a aspectos y relaciones que, como lectores, damos por sentado y que de común se nos pasan de largo: ¡algo impagable al acercarnos no sólo al #1000 de "Detective Comics" sino a los 80 años de existencia del Vigilante.
Tomasi despliega a través de los distintos capítulos de Mythology a esas personas que rodearon la creación de Batman. Mentores, cuidadores, maestros se presentan ante nosotros:
Primero, la réplica del asesinato de Thomas y Martha, acto fundacional en la carrera del Murciélago.
Luego Tompkins, la mano cálida y femenina que ayudó a enfocarse a un devastado niño Bruce.
¡Alfred! ¿Quién puede igualar la importancia de la figura de Pennyworth en la familia Wayne y, en especial, en el pequeño Bruce?
Kirigi, el maestro Ninja.
Henri Ducard, el maestro Detective.
Thadeus Brown, el original Mr. Miracle, maestro Escapista.
Jason Blood, Etrigan, maestro Ocultista.
Silas Stone, maestro Científico.
Todos, de algún modo, piezas de ese gran puzzle que es el Murciélago hoy en día.
Todos, por supuesto, amenazados mortalmente por este monstruo mutante que parece ser la sombra de Batman y que evoluciona tomando la forma de todos los más destacados enemigos que Gotham —y decir Gotham es decir Batman— haya tenido que afrontar. Un modo acertado y gráfico de recordarnos a aquellos que —como el documental Necessary Evil nos dejó en claro hace unos años— son el yunque en la cuál se forja la identidad del superhéroe.


Mientras la trama avanzaba y con cada nuevo giro nuevas preguntas saltaban, en la mente de todos quienes somos lectores regulares de los títulos del Bativerso empezó a formarse la idea del sospechoso ideal: la aparición de esta bestia multiforme no era fortuita y nos recordaba en gran medida a las criaturas surgidas de la torcida mente del Dr. Hugo Strange en el arco Night of the Monster Men”¿Sería él, entonces, la mente tras este orquestado y fatal ataque?
Como debe ser en toda buena historia de detectives, Strange también resultó ser una pista falsa. ¡Un excelente movimiento de pista y despiste!
¿Quién, entonces, podía ser el ideólogo siniestro detrás de este formidable plan que ya comenzaba a desgastar sicológicamente con nuestro paladín?
A estas alturas, seamos sinceros, más de alguno se preguntaba, inquieto, si el último número no nos golpearía en la cara con un final tipo Deus ex Machina —tan caro a Scott Snyder durante su run— pero Tomasi estaba a cargo, debíamos mantener la esperanza en una resolución a la altura de lo que Mythology nos había entregado hasta ahora.
Y… no obstante… a pesar de todo… fue así.
Completamente ilusionados por una historia que era todo intrigas y pistas que se escabullían ante la mirada impotente de Batman; el #999 cerró con el peor final de todos:
Nuevamente una carta o naipe sacado de debajo de la manga para decirnos Ey, todo lo estaba soñando Batman.


¿Cuántas veces ya nos han jugado ese truquito?
La primera vez que vimos algo parecido fue en Robin Dies at Dawn!”, del año '63 y fue una sorpresa en su momento: Batman y Robin son llevados a un mundo extraño donde el Joven Maravilla muere ante su mentor, pero todo resulta ser las alucinaciones de Batman dentro de una cámara de aislamiento.
Morrison retomaría esa idea en su run y, de hecho, los eventos del año '63 pasarían a ser canon. Sin embargo, en virtud de todo lo que hizo Morrison re-versionando eventos de la época dorada y plateada de los comics, se entendía el recurso —que, de hecho, tendría importantísimas repercusiones en Batman R.I.P.”—.
Luego vimos algo similar al inicio de Batman: Endgame” —casi en la despedida de Snyder del título—; pero ya no tenía gracia el chiste.
No obstante, antes de sacar una conclusión adelantada, debemos decir que el #999 se destaca dentro del arco como un gran número por recordarnos la verdadera motivación tras la existencia del Caballero Oscuro y a la vez por actualizarla en cierta forma, demostrándonos quizás de la manera más visceral hasta la fecha los extremos que Bruce Wayne está dispuesto a alcanzar con tal de que nadie más pase por lo que él tuvo que pasar; cuestión fundamental para la concepción del personaje que uno muchas veces da por sentada por costumbre o que se pierde en la vorágine que engloba hoy en día al Bativerso, pero que aún así vale la pena recordar porque es, en definitiva, el motivo principal por el que todos —al menos a mi parecer— leemos las aventuras del héroe.
A final de cuentas, lo prometido era revisitar la historia del Murciélago y, en ese camino, iluminar nuevas facetas de un héroe cuyo entorno distintivo es la obscuridad. Y eso, Tomasi lo cumple con creces.
Lo que reprochamos de este final es que el Deus ex Machina se está volviendo un recurso sobreexplotado por el género y, dada la importancia de la fecha, ¡el Countdown al #1000!, es algo que uno no se esperaba, sobre todo en un arco que fue emocionante, absorvente e  inquietante como Mythology.
Además, para una historia de detectives, este es el peor final que uno pueda imaginar: llevarlo a uno por el laberinto de misterios que el arco entrañaba para acabar descubriendo que nada había pasado realmente… Uff… Eso no se veía desde que trajeron a Bobby Ewin de vuelta a “Dallas diciendo que toda una temporada sólo había sido una pesadilla de Pam
Decepcionó Tomasi para mi gusto en ese aspecto. Hizo lo único que no podía hacer en un momento histórico en los comics: jugar con una historia excelente, pero de final tramposo. Mas, como mencionamos antes, descolló y cumplió lo prometido: tras el cierre de Mythology, hemos renovado nuestra pasión por Batman y esperamos otros 80 años más llenos de aventuras e historias como las que hemos tenido desde siempre.
¿Otro aspecto a destacar? El arte impecable de Mahnke. Perfectamente acorde con la historia entre Noir y Sci-Fi adornaba hermosamente con su multiplicidad de líneas tejiendo un tramado acorde con la misma historia que se nos contaba, emulando en la viñeta esa suerte de telaraña y maraña en que toda buena historia de detectives suele aprisionarnos.


Desgraciadamente, a nuestro criterio, un mal final arruina una historia buena, aunque esta haya cumplido sus objetivos primero. ¿Qué nos queda al dejar ya el "Detective Comics" #999 atrás? Que nada llega a compensar una espera de tres meses para la conclusión que tuvimos. Ni grandes momentos como ver la HellBat nuevamente en acción, logran salvar a Tomasi de una historia que, repetiremos por siempre, no comenzó mal —¡todo lo contrario!—, ni menos tuvo un mal andar —tuvimos grandes momentos a distintos niveles—, pero cuyo desenlace es tan anticlimático que transforma el arco completo de “Mythology” en una suerte de dados cargados o batalla amañada antes de pelearse, como magistralmente escribió el mentor espiritual de nuestro Blog: Leonard Cohen.
Sin embargo, también hemos de reconocer, como el Maestro Cohen repite en su canción: quizá es nuestra culpa también por ilusionarnos tanto con un producto que ya tantas veces no nos ha satisfecho y eso… eso todo el mundo lo sabe.
Everybody knows