¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

viernes, 12 de febrero de 2016

PROCESS COMPLETE

Título: Superheavy, part nine
Escritores: Scott Snyder & James Tynion IV
Artista: Yanick Paquette
Colores: Nathan Fairbairn
Portada Alterna: Neal Adams

“Intrate per angustam portam: quia lata porta, et spatiosa via est, quæ ducit ad perditionem, et multi sunt qui intrant per eam”. (Evangelio según Mateo, capítulo 7 versículo 13)

Esta nueva entrega de “Batman”, a un paso del final de “Superheavy”, sólo podemos definirla como potente. Un verdadero golpe a nuestra mente y corazón.
En un número que transcurre casi íntegramente en un solo lugar, con apenas un par de personajes, toda la vorágine de acción, revelaciones y caracteres múltiples se ha visto condensada en lo que es quizá una de las expresiones más básicas y crudas de Batman: Él —o, más bien, Bruce Wayne—, Alfred y la Batcave.
Porque, cuando a la hora de definir —o redefinir— quién es o qué es Batman, todo se reduce a ellos dos dentro de las profundidades de una cueva.
Todo el capítulo es un solo gran momentum: contra las súplicas de Alfred, Bruce Wayne decide renunciar a su nuevo yo para volver a ser Batman.


Una encrucijada de dos vías: O ser Bruce Wayne. O ser Batman.
Desde el comienzo de “Superheavy”, dijimos que las intenciones de Snyder —acompañado del arte de Capullo— buscaban redefinir el concepto de lo que significaba ser Batman. Entendimos, en ese contexto, que el Rookie y BatGordon eran sólo un recurso, una herramienta para, a través de su experiencia, lograr entender a cabalidad por qué Batman es cómo es y por qué no es de otra forma.
Así mismo, como un modo de refrescar a un personaje con más de setenta y cinco años en el cuerpo, los autores intentaban recrear a Batman ya no como un ser motivado por el trauma en una seudo búsqueda de la justicia, que no era otra cosa que la vivificante venganza disfrazada: Batman habría de regresar para iluminar, para generar el cambio no en base al miedo en sus enemigos, sino por la esperanza que pudiera inspirar en alguien más.
¿Lo han logrado Snyder y Capullo?
Este capítulo-puente encierra gran parte de la respuesta. Apoyado por Tynion. su verdadero socio en el run de “Batman” todos estos años desde el lanzamiento de los New52, Snyder se la juega en un capítulo explosivo, casi caleidoscópico, donde Paquette —suplente de Capullo por meras razones de tiempo— se la juega por un dibujo ágil, con múltiples focos de atención que traducen los procesos mentales por los que Wayne pasa intentando recordar lo que un día fue.
¿Es un nuevo Batman el que cierra este episodio? ¿O es, en el fondo, el mismo de siempre?
Snyder —y lo digo a título personal— ha sido un gran escritor en el total de Batman. Aquejado, quizá, por un deseo de emular las megalíticas aventuras de Morrison, sus historias ya han marcado huella en el itinerario del Murciélago.


Sin embargo, no nos abstraemos a los ripios que hemos hallado en más de una parte del camino, y hoy, al leer las páginas de “Batman” #49, no podemos evitar reflexionar si “Superheavy” realmente marcará la diferencia o será una larga vuelta al status quo.
Sabemos que cambios esenciales están fuera por grandes motivos comerciales de DC, pero, en el espacio en que puede moverse un escritor, ¿logra Snyder realmente devolvernos a un nuevo Batman?
Como no podremos verlo en acción sino hasta el esperado gran número #50, sólo cabe la especulación. Mas la especulación ha sido siempre la base de nuestras reseñas, intentando desentrañar qué late bajo las variopintas historias de nuestro héroe.
Basados en lo que podemos leer en este número, el temor nos asalta y más de una escena pareciese decirnos que, simplemente, Bruce Wayne seguirá siendo el Batman que conocemos, con la novedad de un rediseño exterior del Bati-Traje.
Aunque también podemos equivocarnos. Y esperamos que sea así.
Snyder no tiene mucho tiempo para elaborar al nuevo Batman en acción —se ha anunciado que dejará el título tras el número #51, junto a Capullo—. Por lo tanto, todo quedará en manos del nuevo escritor designado. Pero dentro del corto margen que le queda, deseamos que realmente haya marcado la diferencia.
¿Y qué tenemos que sea tangible en este número #49?
Tenemos, principalmente, a Bruce Wayne. El nuevo Bruce Wayne. El Bruce Wayne que siempre debió haber sido si su vida hubiese sido otra. Si aquella noche él y sus padres hubiesen regresado sanos y salvos a la mansión. Un hombre que se ha enamorado. Cuyas prioridades son otras y su enfoque está en continuar el legado filantrópico de su padre y madre.
Pero, tras la intervención de Duke Thomas, también es un hombre que sabe que, alguna vez, fue alguien más. Y el estallido de la violencia en Gotham le deja más que claro que, hoy, su única forma de salvar realmente a su ciudad es tomar una decisión: la de abandonar esta nueva vida y entregarse a las tinieblas de su vida pasada.
Lo que tampoco es contradictorio con este nuevo Wayne. Su relación con la sociedad a nivel de calle. Su relación amorosa con Julie Madison. Un montón de detalles le han enseñado lo valiosa que es la vida y, en el intertanto, ha aprendido lo que significa dar. Dar, incluso cuando el dar signifique sacrificarse a sí mismo.


Porque al entrar en la Batcave, él sabe que para rescatar a ese antiguo Batman, el nuevo Wayne debe morir. Y muerte es una palabra que se lee más de una vez en este número. De hecho, Wayne muere de nuevo para volver a renacer como Batman.
La sucesión de escenas mentales con las que inunda su cerebro en prosecución de ese símbolo que es el Murciélago, no sólo son un deleite para nosotros los lectores, sino que la clara expresión gráfica de lo que sucede a nivel cerebral con nuestro héroe.
Cuando todo termina, sólo se nos deja a un Batman despojado de máscara —y extrañamente de barba—, mirando con esa expresión que creíamos olvidada en él: un héroe abrazando la oscuridad para enfrentar al mal mismo.
De ahí, algunas de nuestras reticencias respecto del cambio real de Batman; pero, también, la emoción de tener de vuelta al verdadero Justiciero de Gotham.
Wayne debe elegir entre dos caminos —como queremos insinuar con el texto bíblico supracitado—, el ancho que le conducirá a una vida normal y la quieta muerte al final de esta; o el estrecho, que tarde o temprano le traerá la muerte, pero la vida eterna como héroe. Casi un parangón de lo que el héroe troyano Héctor debe enfrentar al poner su espada al servicio de la polis arrostrando la muerte o el huir, conservar la vida y dejar a su pueblo a la suerte de los sitiadores.
Sin embargo, Wayne no está solo en este proceso. A su lado está, como siempre, Alfred.


Un Alfred que se nos hace muy humano y frágil —a ratos, mejor versión que el Alfred combativo al que se nos está acostumbrando en recientes apariciones—. Un Alfred que no es otra cosa que un padre con el corazón roto por las decisiones de su hijo.
Sobrecogen sus expresiones que, vez tras vez, intentan detener a Wayne. ¿Qué padre quiere ver a su hijo sacrificarse a riesgo de su propia vida?
Alfred, quizá aún más que Batman, es un personaje que ha sufrido desde la muerte de los Wayne padres. Le ha tocado ser testigo en primera fila de las obsesiones que han gobernado la vida de su pupilo. Lo vio convertirse en este justiciero enmascarado. Lo vio enfrentarse a los mismos enemigos año tras año, mes tras mes. Y, ahora, que ha visto lo que sería un Bruce sin Batman, debe contemplar cómo vuelve todo el dolor que conlleva el manto del Murciélago.
Incapaz ya de obedecer a su amo, es la mano de Julie Madison la que debe poner todo en marcha. Sólo ella puede asesinar al nuevo Wayne, para que resurja el Wayne antiguo, el Wayne que no es sino la máscara con que se disfraza Batman de día. Casi pudiéramos asignar a la presencia de Madison, la personificación del deber sobre el querer. Ese deber que entristece a Alfred, pero que decide a Wayne.
Bruce y Alfred. Ambos y la Batcave como el escenario y el recuerdo de que la tragedia debe volver a ser representada una vez más.
El alcance de este capítulo, ya lo hemos dicho, no podremos constatarlo hasta tener el número #50 en nuestras manos.


¿Es este un nuevo Batman?

Esperemos que Snyder/Capullo no nos hayan hecho andar todo este trecho para volver a un principio inalterado. Confiamos en que podremos distinguir las sutilezas de este Batman renacido. Tras casi cinco años a cargo del título principal de la editorial, no podrían despedirse de otra forma.

Probablemente más de uno se esté preguntando que ha pasado con The Dark Knight III: The Master Race en cuanto a su publicación puesto que, si bien ha habido noticias sobre el título últimamente, ya hace bastante salió el segundo número y no obtuvimos una nueva entrega hasta el momento. Pero tranquilos, paren las rotativas y bajen las antorchas. Obviamente no se canceló pero aún así las noticias no son muy favorables para sus seguidores.


Resulta que todos los números venideros de esta tricuela han sido resolicitados por DComics. Aún sin saber para cuando estará disponible la tercera edición, dado que se presumía que salía el 9 de Marzo pero según Bleeding Cool lo hará el 24 de este mismo mes. En consecuencia, y como era de esperarse, eventualmente sucederá lo mismo con todas las entregas subsiguientes, y la cuarta parte verá la luz el 16 de Abril, mientras que la quinta lo hará el 18 de Mayo.

Si estuvieron prestando la suficiente atención se habrán percatado de que Marzo queda vacío y disponible, y así seguirá porque no se llenará con nada. La parte más extraña e inexplicable de la noticia, es que la precuela Dark Knight Returns: The Last Crusade, que la íbamos a leer supuestamente en la semana entrante, tendremos que seguirla esperando sentados pues tiene fecha para el 30 de Abril, y no contendrá las 64 páginas prometidas inicialmente sino solamente 48. No quiero decir nada, pero esto seguramente signifique que recién se comenzaron a realizar las ilustraciones y que no hace mucho acabaron con el guión. Un aplauso por la organización.

Me gustaría decir que estos datos por fin responden el gran interrogante que plantea el título del post, pero la triste realidad es que leyéndolos nos preguntamos con más razón: ¿Qué pasó -y pasa- con The Dark Knight III: The Master Race? Podríamos comenzar a especular con montones de cosas y teorizar distintas razones, pero simplemente quiero decir que esto es sin dudas otra muestra de muchas de la horrible organización editorial de DComics, a la que probablemente se deba que estén al borde a la ruina, y bien merecido se lo tienen si siguen maltratando a sus personajes y descuidando los pocos éxitos que generan, como el que hoy nos trae aquí. Ojalá que la espera valga la pena a la hora de leer el nuevo cómic, poder saber como sigue y termina la historia... Si es que no acaba como otro All Star Batman and Robin, the Boy Wonder. Por otro lado, también quiero creer que no hubo un cambio argumental de última hora, dadas las referencias al terrorismo islámico y los recientes ataques de ISIS en París, personalmente lo dudo pero nunca se sabe. Sea como fuere, así están las cosas. ¡Jokersaludos!

jueves, 11 de febrero de 2016


Título: "Jokers" (parte uno)
Guión: Lee Bermejo.
Bocetos: Rob Haynes.
Arte: Jorge Corona.
Color: Trish Mulvihill.
Letras: Jared K. Fletcher.
Portada: Lee Bermejo.
Editora asociada: Rebecca Taylor.
Editor: Mark Doyle.

Si bien Grayson fue el personaje más afectado tras La Guerra de los Robin, este número hace hincapié de lleno en las consecuencias que este evento tuvo para nuestros protagonistas, consecuencias que en su momento pudieron pasar desapercibidas pero que evidentemente surtieron efecto. Lo curioso es que, a diferencia del primer arco, éste no se enfoca en la desconfianza que los adolescentes sienten hacia los adultos, y más específicamente hacia sus figuras paternas, sino en los efectos que éstas tienen directa o indirectamente en sus vidas. En ese sentido, estas veintitantas páginas no son más que una seguidilla casi constante de tragedias y desilusiones signadas por lazos de sangre.

La llegada del crudo invierno a Ciudad Gótica nos da la pauta de que ha pasado un tiempo desde la última vez que vimos a los Petirrojos callejeros y todo parecería indicar que la vida no fue muy generosa con la pandilla. La atención cae rápidamente sobre Duke Thomas que, ahora alejado del vigilantismo, está enfocado únicamente en encontrar a sus padres. Como recordarán, el mismísimo Duque de la Muerte secuestró a los Thomas para "recrear" el momento en el que Joe Chill mató a los Wayne, situación que obviamente se fue al demonio durante la epidemia que vimos en "Endgame", y desde ese entonces el intrépido joven ha estado buscando desesperadamente a sus progenitores. Decenas de hospitales y varias semanas después, Duke se da cuenta que no consultó ninguna institución mental y parte raudo hacia una de ellas: el Psiquiátrico Miller *guiño guiño*

Mientras tanto Dre Cipriani descarga su ira contra una banda de malhechores que estaban a punto de atacar a una pareja, ira que no solo proviene de perder a su padre en medio de un conflicto con las grandes familias mafiosas locales sino de ver a su madre pasar de pareja en pareja en un burdo intento por recomponer su vida. Izzy Ortiz tampoco la está pasando muy bien, ya que su madre hace oídos sordos a su ardua labor para venerar a su primogénito recientemente fallecido (a manos de un Talon) sin darse cuenta que su hijo no era más que un despreciable criminal de poca monta. Por otra parte nos encontramos con Dax Chill, que por lo general se queda trabajando hasta tarde en su taller mecánico para evitar a su madre alcohólica, que al parecer habría recurrido al vicio por culpa de su cónyuge. La única que la sacó relativamente barata es Riko Sheridan, que no tiene ningún problema con sus padres adoptivos pero que aún sufre cierto nivel de acoso por parte de policías reacios que siguen desconfiando de los adolescentes que visten los colores de Robin. Oh, ¿mencioné que todas estas situaciones son supervisadas en mayor o menor grado por el propio Alfred? El tipo no se dignó a asomar la nariz en "Robin War" pero bien que ahora hace la gran Droopy para aparecer mágicamente en todos lados. Bien ahí, Alfred, bien ahí.

Sin embargo, el verdadero protagonista de esta entrega es Johnny Bender, mejor conocido como Smiley. Se trata de un adolescente al que sus padres obligaron a hacerse una cirugía estética a la edad de 12 años ya que padecía Síndrome de Moebius, una enfermedad que provoca parálisis facial. Como habrán visto al leer el cómic, la cirugía no dio resultado y Johnny terminó básicamente con una expresión casi idéntica a la del Príncipe Payaso del Crimen. A esto debemos sumarle el hecho de que el señor y la señora Bender siempre se preocuparon más por cuestiones materiales que por sus hijos, con lo cual Johnny terminó refugiándose bajo las ideologías del Joker para darle sentido a su vida, para buscar una figura paterna que lo guiara por el mundo, cuestión que evidentemente lo llevó por mal camino. Luego de ser expulsado de dos colegios y pasar tres veces por un reformatorio en dos años, Smiley terminó de perder los estribos y mató a sus padres, marcando así el nacimiento de un nuevo Joker.

Debo decir que es bastante curioso lo que decidieron hacer con este personaje. Por un lado hay quienes no podemos evitar sentir cierta empatía por Smiley, pero al mismo tiempo sus caprichos típicos de puberto resentido lo convierten en un ser verdaderamente despreciable. Está claro que Lee Bermejo lo quiere caracterizar como un adolescente descarriado que justifica sus acciones diciendo que el mundo fue injusto con él y sigue sin cuestionamiento alguno la lógica de ídolos falsos, siendo así la antítesis hecha y derecha de los Petirrojos, no obstante creo que el problema de Smiley radica en su origen. No estoy diciendo que su origen necesariamente sea malo, a lo que voy es que darle un origen tan específico a un personaje que representa la esencia del Joker es contraproducente sabiendo que Mr. J se caracteriza por no tener uno. Claro que hemos visto ciertos fragmentos de su vida pasada en varias historias pero la gran mayoría coincidimos en que tener un pasado multiple choice, como bien dijo en "The Killing Joke", hace del Payaso Psicópata no solamente uno de los mejores villanos del Bativerso sino de la industria en general. Es por esto que la introducción de Smiley me generó sentimientos encontrados, y creo que más de uno estará de acuerdo conmigo, pero todavía es muy temprano para opinar al respecto. Así como Duke y compañía tuvieron que recorrer el camino del héroe para llegar a donde están, Johnny Bender tiene por delante un largo, largo trecho.

Pero ojo, Smiley no estará solo en la cruzada que está a punto de emprender. Esta historia no representa únicamente el surgimiento de un nuevo Joker, pues también marca el inicio del movimiento que eventualmente se convertiría en los Jokerz que conocimos en "Batman Beyond". Actualizar a esta agrupación para convertirlos en los nuevos enemigos de los Robin callejeros me parece una movida brillante por parte de Bermejo, cosa que además le agrega otra interesante capa a la confusa continuidad del actual Universo DC. Algo me dice que el grupo de maleantes que atacó Dre forma parte de una pandilla todavía más grande y que ellos serán los seguidores de Smiley, guiados por los caóticos ideales anarquistas del Hombre Pálido. No creo que haya sido una mera coincidencia que terminaran sufriendo bajo los puños de un Petirrojo, aunque todo está por verse.

En contraposición a Johnny Bender lo tenemos al mentado Duke, que por fin logra encontrar a sus padres. Lo malo es que ambos sufrieron efectos irreversibles a causa del Gas de la Risa, en especial Mamá Thomas, con lo cual no podemos hacer otra cosa que ver a nuestro valiente protagonista devastado ante semejante panorama. Creo que éste fue sin dudas uno de los momentos más emocionales en toda la serie, aunque vale la pena remarcar que estos hechos no pegan ni con moco respecto a lo ocurrido recientemente en "Batman", donde
Daryl Gutierrez es el encargado de revelarle a Duke el paradero y la situación de sus padres. No sé si habrá sido un error de coordinación entre los guionistas o si se trata de una cuestión exclusivamente cronológica, y estoy seguro que casi nadie lo habrá notado, pero son detalles como éste los que DC tiene que empezar a considerar más seriamente si quieren construir una continuidad decente. He dicho.

Otra trama a la que debemos otorgarle el beneficio de la duda es la potencial relación amorosa entre Duke y Riko. Como ya les comenté en una reseña previa, me parece que esta serie no debería incluir elementos románticos de ningún tipo, menos cuando se trata de una relación entre dos personajes que, al menos desde mi punto de vista, no deberían estar juntos. Duke es un personaje demasiado trágico como para tener relaciones humanas sanas, el propio Batman ya nos enseñó mucho de eso a lo largo de los años, mientras que Riko es un personaje inocente y con una mentalidad que pareciera no estar lo suficientemente desarrollada como para involucrarse de esta forma con otra persona, mas está claro que el joven Thomas necesitará todo el cariño y el apoyo posible dadas las circunstancias. Sigo pensando que es algo por demás de innecesario, pero por el momento le doy mi voto de confianza a Bermejo. Espero que no lo desperdicie.

Divagues aparte, lo mejor de este capítulo fue definitivamente el regreso del equipo artístico regular. Carmine Di Giandomenico y Mat Lopes se lucieron el mes pasado, pero el trabajo de Haynes, Corona y Mulvihill es difícil de equiparar. Entre la impecable diagramación de las páginas de Haynes, cuya influencia se nota cada vez más en "Batgirl", dicho sea de paso, el soberbio expresionismo que Corona le otorga a los personajes y la notable paleta de colores de Mulvihill, esta entrega me pareció excelente. Realmente no estoy seguro de poder expresar con especificar por qué me gustó tanto este número, quizás sea por el dramatismo, quizás sea por la intensa atmósfera gráfica que se fue gestando página a página, pero definitivamente tiene un no sé qué que, para mi, lo destaca por sobre los anteriores.

Detalles más, detalles menos, el segundo arco de "We Are... Robin!" comenzó con toda y no puedo esperar a ver cómo se desarrollan las cosas. No sé qué pasará con el mundillo del Caballero Oscuro tras "Rebirth" pero todo parecería indicar que, por suerte, Duke Thomas y sus amigos todavía tienen muchas pero muchas historias por contar. "Jokers" es un relato que particularmente tiene mucho potencial, una historia que podría ser mucho más de lo que promete si hacen todo lo opuesto a lo que hicieron en "Robin War", y esperemos que así sea.

Antes de presentar una queja, tengan en cuenta que probablemente estemos ante lo último que veremos de la película antes del ansiado estreno de Batman v Superman: Dawn of Justice y, lejos de hacer grandes revelaciones, cosa que a esta altura podría haber afectado nuestra experiencia en el cine, logra que la espera sea mucho menos pacífica, porque luego de haber visto este estupendo adelanto probablemente nuestro hype esté sobrepasando las nubes. Pero basta de palabras, pueden verlo por ustedes mismos a continuación.


En estos escasos minutos de metraje seguimos confirmando las impresiones que teníamos sobre los soberbios protagonistas, más específicamente de Batman, cuya naturaleza agresiva y paranoica al mejor estilo Frank Miller no para de sorprendernos. Como novedad, vemos que la relación amorosa de Clark Kent y Lois Lane se desenvolverá con total libertad, también habrá que estar atentos porque hay una entre Bruce y Diana en potencia. Y, claro que sí, los últimos segundos del video serán un deleite para todo Batmaníaco

Batman v Superman: Dawn of Justice, la secuela de Man of Steel, con Ben Affleck como Batman, Henry Cavill como Superman y Gal Gadot como Wonder Woman, se estrena el 25 de Marzo en Estados Unidos y el 24 de ese mismo mes en Argentina. ¡Jokersaludos!

Portada variante de "Batman" #50, por Dave Johnson.

El aclamado guionista neoyorkino confirmó que el quincuagésimo primer número de "Batman" marcará el final de su legendario paso por esta serie. Casualmente éste también será el último número de Greg Capullo como dibujante regular del título pues, como sabíamos, se tomará un tiempo para trabajar en otro proyecto con Mark Millar.

"Para mi, el #50 es un número normal y el #51 es una carta de amor para nuestros fans y para Batman", comenta Snyder. "Es lo más tranquilo que he escrito, no necesariamente porque sea un número feliz sino porque no tiene tantas viñetas. Es una lectura realmente liviana, es una chance para que Greg dibuje este cierre con broche de oro antes de tomarnos un descanso. Con el #50 es lo opuesto, queríamos que fuera el número más explosivo, alocado y lleno de emociones que hemos hecho. Espero que cumpla con ese objetivo."

Aún no queda claro qué lugar ocupará el escriba dentro de la empresa en un futuro cercano pero es curioso que haya decidido irse antes de completar cincuenta y dos entregas en la serie, como todos creíamos. Así y todo, Scott mencionó en más de una ocasión que Capullo solo estará alejado de DC Comics durante seis meses y que luego volverá para emprender juntos un misterioso proyecto que bien podría estar relacionado con el Bativerso, tema que abordamos recientemente. Al margen, esto también plantea una gran incógnita respecto a quién o quiénes se harán cargo de "Batman" #52, que supuestamente sería el último número de cara al rumoreado relanzamiento de la editorial.

Por desgracia esta noticia no confirma ni desmiente la posibilidad de que Snyder regrese a "Detective Comics" como se viene especulando, aunque lo mejor será esperar tranquilos porque de seguro habrá más novedades concretas sobre "Rebirth" entre este mes y el próximo.

Un pequeño adelanto de "Batman" #50, cortesía de Capullo.

Ya que hablamos de "Batman" #50, vale decir que hubo un cambio en relación a la solicit original. No se preocupen, la entrega seguirá girando en torno al regreso de Bruce Wayne como el Encapotado y a su team-up con BatGordon para salvar a Ciudad Gótica del malvado Mr. Bloom, pero a esta aventura tenemos que sumarle un epílogo de ocho páginas escrito por Snyder e ilustrado por Yanick Paquette, responsable del reciente "Batman" #49. Esto obviamente se traduce en un aumento en el precio del cómic, que pasará de USD 4.99 a USD 5.99 por un total de cincuenta y seis páginas. Nada mal, eh.

La verdad es que por estas horas no podemos estar seguros de nada. 
Snyder y Capullo dejarán "Batman", si, ¿pero qué significará esto para la continuidad de la serie? ¿Caerá en manos Tom King y Marc Silvestri como aseguran ciertas fuentes extraoficiales? ¿Será posible que Scott no vuelva a escribir al Murciélago de Gotham hasta que Greg vuelva en el último trimestre del año? ¡Hagan sus apuestas!

"Batman" #50, de Scott Snyder, Greg Capullo, Danny Miki, Fco Plascencia, Yanick Paquette y Nathan Fairbairn llega el 23 de Marzo, justo a tiempo para el estreno de "Batman v Superman".

miércoles, 10 de febrero de 2016

Mientras las verdades del pasado salen a la luz, los Bat-Boys tratan de hacerle frente al sanguinario ejército juvenil que Mother puso en acción para acabarlos. ¿Será este el final para los Hijos de Batman?




"Batman and Robin Eternal" #19 ya está disponible a USD 2.99.

Para que Batman viva, Bruce Wayne debe morir.




"Batman" #49 ya está disponible a USD 3.99.

Con Dinah Lance desaparecida tras sus encuentros recurrentes con la misteriosa ninja blanca, el destino de Black Canary, la banda de rock más peligrosa del Multiverso, se encuentra en la cuerda floja.




"Black Canary" #8 ya está disponible a USD 2.99.

Segundo capítulo de "Yearbook", un recopilación de historias cortas centradas en los distintos personajes de la Academia y diseñada para darnos un pequeño respiro de cara al próximo gran arco de la serie.





"Gotham Academy" #15 ya está disponible a USD 2.99.

martes, 9 de febrero de 2016


Victor Fries no es el único villano que llegó para quedarse en esta temporada de "Gotham", dado que BD Wong debutará próximamente encarnando al mismísimo Hugo Strange. Conocido por valerse de su agudo intelecto para hacerle la vida imposible a Batman en cómics y video juegos por igual, sin mencionar que le robó la identidad en más de una ocasión, esta encarnación del célebre psiquiatra cumplirá un doble papel a lo largo de los próximos meses pues será el responsable del Asilo Arkham y además actuará como cabecilla de Indian Hill, un oscuro proyecto destinado a experimentar con los criminales y lunáticos de la ciudad para convertirlos en criaturas peligrosas.

Dejando de lado lo conveniente que resulta ocupar estos dos roles al mismo tiempo lo cierto es que, estéticamente, se ve por demás de fiel a las versiones más icónicas del personaje. La incógnita reside en su propósito y en las consecuencias que sus acciones tendrán a futuro. Si bien el terreno pertenecía a jefes mafiosos como Carmine Falcone y Sal Maroni, los laboratorios subterráneos allí ubicados pertenecen a Wayne Enterprises, compañía conocida por tener más matufias de las que uno creería, con lo cual debemos asumir que Strange trabaja para el "lado oscuro" de la misma. De ser así, ¿quién sería realmente el malo de esta historia? ¿Y cuál sería el propósito de usar criminales genéticamente modificados para intentar destruir la urbe que viene alimentando a la compañía con sudor y lágrimas desde hace siglos?


Las cosas, sin embargo, se ponen más interesantes cuando incluimos al mentado Mr. Freeze en la ecuación. Sabemos que su objetivo principal será tratar de salvar a su amada de morir a causa de una enfermedad terminal, mas todo parecería indicar que no cuenta con los recursos necesarios, recursos que bien pueden encontrarse en Indian Hill. Esto me lleva a pensar que Victor podría transformarse en uno de los antagonistas de Strange junto a Gordon y al G.C.P.D. o, por otro lado, también puede ser que Strange lo utilice como una suerte de sicario a cambio de ofrecerle el debido tratamiento a su esposa, dos opciones que seguramente terminarán mal. Son simples ideas mías pero, dado el rumbo que viene tomando la serie, no me sorprendería que al final se terminen concretando de alguna forma.


Me hubiera gustado terminar esta entrada acá pero desgraciadamente me queda una noticia más por comentar: el regreso de Fish Mooney. Claro que esto no es ninguna sorpresa considerando que la vimos en el más reciente midseason finale, aunque hay quienes todavía teníamos fe de que se quedara durmiendo con los peces (pun intended) luego de torturarnos sin parar durante la primer temporada. Como aclaré en otra oportunidad, no tengo nada personal contra Jada Pinkett-Smith, de hecho me parece que es una gran actriz, sin embargo debo reconocer que no soporto su acento innecesariamente sobre actuado, sus innecesarios cambios de apariencia ni mucho menos su innecesaria presencia que simplemente sirvió para rellenar baches narrativos y estirar innecesariamente el cierre de la temporada anterior, cosa que recae directo en los hombros de los guionistas y productores que, por no saber qué hacer con ella, la convirtieron en una figura detestable. Es obvio que el uso excesivo del vocablo "innecesario" y sus derivados es proporcionalmente directo al rechazo que me generó esta noticia, no obstante creo que "Gotham" podría volver a sorprendernos para bien como lo viene haciendo con sus últimos capítulos. Ya lo veremos.

"Gotham" regresa el 29 de Febrero y, mientras tanto, haremos nuestro mejor esfuerzo por ponernos al día con las reseñas atrasadas.

lunes, 8 de febrero de 2016

ME, AND JOKER

Título: 4: Rome
Historia: Matteo Casali y Brian Azzarello
Bosquejos: Giuseppe Camuncoli
Arte: Gerald Parel
Portada variante: Jock

Me, and Joker. Good versus evil. The eternal struggle, ends here…”
Como una frase admonitoria, un moribundo Batman da inicio al relato de la última parte de “Batman: Europa”, esta historia de cuatro partes que nos ha tenido recorriendo igual cantidad de capitales europeas: Berlin, Praga, Paris… y Roma.


Para quienes nos siguieron en nuestras reseñas de esta mini-serie, saben ya que fuimos incondicionales de esta historia de superhéroes, pero con un sesgo europeo —y particularmente italiano— en su autoría, que nos cautivó en medio del panorama mainstream habitual de las editoriales made in USA.
Desde los bosquejos de Camuncoli, perfectamente acabados por grandes artistas —incluso un reivindicado Jim Lee, importante mecenas de este proyecto—, a la historia misma de Casali junto a Azzarello; todo se conjugó para entregarnos una experiencia única dónde, sentimos, fue aún más importante el viaje que el desenlace. Una suerte de Road Story, que no son sino historias de crecimiento y de descubrimiento.


Es cierto, nuestros protagonistas nos parecen hombres suficientemente maduros. Mas todos tenemos algo que aprender y descubrir de nosotros mismos, sin importar cuán recorrida esté la carretera de nuestra vida.
¿Qué aprendieron Batman y Joker en este viaje? O más bien, ¿qué aprendimos nosotros de ellos?
Su vulnerabilidad. Aunque nunca nos cansemos de oír aquella conseja de que lo que destaca a Batman es su humanidad, su mortalidad, etc.; estamos más que acostumbrados a constatar que, en la realidad de la página impresa, Batman es un súper hombre. Su presunta normalidad, es un concepto relativo que poco anclaje tiene en el contexto de sus historias.
Pero en “Batman: Europa” hemos encontrado a este Batman realmente humano. Un Batman agonizante que pronto comienza a balbucear, a errar, a desdibujarse aquella frase del ‘cause I’m Batman. Se está muriendo y la desesperación hace mella bajo su escudo.
Por el contrario, ante la cercanía de la muerte, Joker se nos torna un poco más cuerdo. Él es quien toma las decisiones más sensatas. Quien salva el día.
¿Qué descubrimos? Que la fragilidad, la insanía, el miedo siempre nos persiguen, aunque la apariencia diga que somos personas perfectamente cuerdas y medidas.
Sí. Hay mucho que agradecer de este viaje.


Pero hoy reseñamos el final y, como todo final, no deja de haber amargura en él. No la amargura que sentimos cuando terminamos de leer alguna buena historia y sabemos que extrañaremos a los personajes de aquella. Como buenos amigos que ya no volverán.
No. Por supuesto que en un cómic de este tipo, dentro de una industria cuyo fin último es repetir todo una y otra vez mientras haga dinero, no extrañaremos a los personajes en sí. Tal vez sí extrañemos la faceta que nos mostraron. Pero en “Batman: Europa” el final nos sabe amargo porque, con tres capítulos excepcionales, su última parte resulta tan manida y decepcionante como brillante fue su desarrollo.
La revelación de la verdadera identidad de Trojan Horse arruina nuestro tour, no tanto porque se trate de Bane —que bien pudiera haber sido cualquier otro—, sino por la naturaleza de sus acciones. ¿Cuál es el punto en querer demostrar, por enésima vez, la dependiente simbiosis entre Batman y Joker? ¿Qué motiva a Bane? ¿Los celos?


En medio de un escenario maravilloso como el Coliseo, donde la muerte bañó sus arenas por décadas para gusto y regocijo del emperador de turno y del espectador anónimo; ¿qué relevancia tiene un plan tan absurdo sin un propósito verídico?
Sentimos —debo aclarar que uso el plural como integrante del Blog, pero principalmente es mi opinión— que se ha estado jugando con nosotros. Que nada tuvo razón de ser.
Y, sin embargo, aún podemos rescatar el viaje en sí. No todo está perdido por tres o cuatro páginas en más de un centenar: Eliminado Bane de la ecuación, siempre nos quedan Batman y Joker.
Se salvarán, eso es obvio. Pero el sendero que han recorrido, los ha transformado de alguna manera, haciendo un poco peor a uno y un poco mejor al otro.


Incluso en medio de sus delirios más grande, la naturaleza de Batman latió fuerte bajo la vista extraviada. Aunque falló más de una vez, lo intentó.
Y Joker… Siendo la mente lúcida de esta extraña pareja, no pudo abandonar su inclinación: disfrutó acuchillando, sonrió al ver morir a Nina.
Quizá la mejor y más seria propuesta en muchos años para demostrar que Batman y Joker no son muy diferentes el uno del otro pero que, aun así, hay mucho de distinto entre ellos. Un abismo insalvable que distingue al héroe del criminal, al cuerdo del loco, al sano del enfermo… aunque no nos atrevamos la mayor de las veces a aseverar quién es quién en realidad.
“Batman: Europa” finaliza. El viaje fue intenso, fue excitante… y fue sombrío. ¡Como nos gusta!
Pero el destino final preferimos obviarlo y quedarnos con las palabras de Batman:


Me, and Joker. Good versus evil. The eternal struggle, ends here…”

Por más que sepamos que es sólo para reiniciar el juego en una siguiente aventura.

domingo, 7 de febrero de 2016

Como no podía ser de otra manera, "Batman v Superman: Dawn of Justice" estrenó nuevo metraje durante el Super Bowl, aunque esta vez decidieron implementar una mecánica bastante particular para ello. Ocurre que no se trata de trailers propiamente dichos sino de falsos comerciales realizados en colaboración con la empresa Turkish Airlines para invitar a los viajeros a conocer Gotham y Metropolis.


El spot centrado en Ciudad Gótica no solo cuenta con la narración de un presentador en off sino también con la presencia del propio Bruce Wayne, quien asegura que el apoyo financiero de su empresa, Wayne Enterprises, ayudó a remodelar la famosa urbe para devolverla a su antigua gloria. Pueden verlo aquí arriba, incluyendo un easter egg casi obligatorio que seguramente llamará la atención de más de uno.


La segunda propaganda muestra al controvertido Lex Luthor de Jesse Eisenberg como principal impulsor tras la etapa que está viviendo la Ciudad del Mañana superada la catastrófica batalla que se vivió en "Man of Steel". Evidentemente Lex Corp juega un rol crucial en la reconstrucción de Metropolis, colocando al joven empresario como una de las figuras más ilustres de la ciudadanía, inclusive a la altura de Superman, cosa que de seguro no le caería nada bien a Luthor.

"Batman v Superman: Dawn of Justice", la secuela de "Man of Steel", con Ben Affleck como Batman, Henry Cavill como Superman y Gal Gadot como Wonder Woman, se estrena el próximo 25 de Marzo en Estados Unidos y el 24 de ese mismo mes en Argentina.


Así como Marvel Comics se alió con Coca-Cola para promocionar sus productos durante el Super Bowl, Warner Bros. y DC Entertainment unieron fuerzas con Dr. Pepper para sumar todavía más ítemes a la interminable línea de merchandise de "Batman v Superman: Dawn of Justice". Lo interesante es que no se trata sólo de latas de edición limitada con imágenes de Batman, Superman, Wonder Woman, Lex Luthor y Lois Lane sino también de botellas que, escaneándolas desde el celular por medio de la aplicación Blippar, le permite a los usuarios disfrutar de una serie de cómics digitales exclusivos.

Concretamente se trata de cinco entregas centradas en el Caballero Oscuro, el Hombre de Acero, Lex Luthor, Lois Lane y la Senadora Finch, que al parecer tendrá más protagonismo del que pensábamos. Por desgracia no hay ninguna historieta dedicada íntegramente a la Mujer Maravilla aunque no es de sorprender considerando que su trasfondo todavía no debe estar del todo definido. De todas formas, viendo que otras marcas de comestibles se está sumando lentamente a esta modalidad publicitaria, de seguro lanzarán una más adelante.

Sucede que, como esta promoción es válida únicamente para los Estados Unidos y sabemos que la gran mayoría de nuestro público no tendrá acceso a ella, a continuación les ofrecemos la chance de leer estas precuelas gracias a nuestros amigos de Cosmic Book News.

Batman v Superman Prequel - Batman
Todos estos cómics cuentan con guiones de Christos Gage, lápices de Joe Bennett, entintado de Sean Parsons, colores de Hi-Fi y letras de Deron Bennett. El primero de ellos muestra, sin más, a Firefly y dos lacayos enfrentando la furia del austero Batfleck, demostrando que esta versión del Encapotado será exactamente lo que imaginábamos: una implacable máquina de hacer justicia y castigar malhechores.

Batman v Superman Prequel - Superman
A continuación nos topamos con una historia en donde el Último Hijo de Krypton queda relegado a segundo plano pues la atención recae en dos estudiosos que debaten acaloradamente en un típico talk show norteamericano sobre algunas de sus recientes hazañas. Como era de esperarse, uno de ellos está a favor y otro en contra del accionar de Superman independientemente del trágico desenlace de la batalla de Metropolis, aunque el intercambio de ideas termina dando un giro interesante hacia el lado de la política y los conflictos humanitarios.

Batman v Superman Prequel - Lex Luthor
Por su parte, siendo el rostro de la etapa de cambio que está viviendo la Ciudad del Mañana, el maquiavélico pelirrojo no hace más que pavonearse disimuladamente ante la prensa y las autoridades locales, dejándonos en claro que parte de la enorme desconfianza que siente hacia el extraterrestre del orto radica en no conocer sus fortalezas y sus debilidades a fondo, para lo cual obviamente tiene un plan.

Batman v Superman Prequel - Lois Lane
Mientras tanto la intrépida Lois Lane hace lo que mejor sabe hacer: desbancar a los peces gordos. Esta vez se enfrenta a un empresario que se benefició en los días post-"Man of Steel" traficando tecnología Kryptoniana en el mercado negro, cosa que deja entrever la chance de que no sólo Luthor o Batman podrían tener acceso a los medios necesarios para ir en contra de Superman de algún modo u otro.

Batman v Superman Prequel - Senator Finch
Finalmente nos encontramos con la historieta más inesperada pero más lógica en vistas de lo ocurrido. No se trata solamente de una extensión del debate iniciado en la caja boba sino de un breve repaso por la paranoia colectiva que la aparición del Hombre de Acero desató tanto en la población como en las autoridades militares que, en un desesperado intento por descubrir siquiera una mínima ventaja por sobre el alienígena, deciden crear un comité para espiarlo. Será interesante ver cómo trasladan esto a la gran pantalla, en especial para ver cómo lidiará Clark con este denso bagaje político y ético.

Puede que no sean la gran cosa, pero estos cómics definitivamente ayudan a ponernos en contexto y refrescarnos la memoria de cara al inminente estreno de la película, valiéndose en muchos casos de las propias críticas de los fans para expresar los problemas que enfrenta el universo extendido de DC en estos tiempos tan convulsionados.

"Batman v Superman: Dawn of Justice", la secuela de "Man of Steel", con Ben Affleck como Batman, Henry Cavill como Superman y Gal Gadot como Wonder Woman, se estrena el próximo 25 de Marzo en Estados Unidos y el 24 de ese mismo mes en Argentina.

sábado, 6 de febrero de 2016



Tonight's The Night
Guión: Jim Barnes.
Dirección: Jeffrey Hunt.

¿¡Cómo hiciste eso!?

La octava entrega de la segunda temporada de "Gotham" comienza con una secuencia que bien podría haber sido sacada de una película del genial Terry Gilliam: el ensayo de la boda de Jim y Bárbara. No hace falta esforzar mucho la cabeza para darse cuenta en pocos segundos de que se trataba de un sueño de la señora Gordon señorita Kean.

Lo dicho, algunas pequeñas bizarreadas que hacen a mi gusto de esta escena un completo deleite. El sacerdote preguntándole a Bárbara si acepta de forma ilegítima a Jim y luego convirtiéndose en el Pingüino, que luce un look onda el director de cine, escritor, etc. John Waters. Si eso parece poco, en la corta secuencia vemos a la blonda novia expulsar un ave de su boca, generando risas de todos los presentes; su lado de la capilla de repente es ocupado por pacientes de Arkham, donde ella misma termina súbitamente amordazada observando como Jim se casa con Leslie, para luego ser encañonada por todos sus compañeros de banca (nada que no se haya visto en una boda de campo ¿no?), con Galavan oficiando como el organista de la boda.


Bárbara despertará (rodeada de cosas que se la caerían de los bolsillos al Marqués de Sade (?)) y encontrará un regalo de Galavan. Este último está preparando su estrategia para sacarle las Empresas Wayne a Bruce, de hecho le dice a Tabitha que tiene para ofrecerle al pequeño lo que más desea en el mundo. El paso siguiente del plan es eliminar a Gordon y ahí es donde entra su desquiciada exEn el cuartel de la GCPD, Jimbo y el buen Harvey están ante el Capitán Barnes asegurándole que la serie de eventos oscuros que se han dado últimamente han sido por obra de Theo Galavan que, recordemos, apenas si lleva horas como nuevo Alcalde de Gotham, pero Barnes demanda pruebas sólidas. Leslie intenta calmar al decepcionado Gordon y de repente Bárbara irrumpe en el edificio para entregarse.

Gordon comienza a interrogar a Bárbara ante la mirada de Barnes, Bullock y Leslie a través del clásico vidrio de dos caras, besándola (!) en un intento de convencer a su exprometida de que hable. Una supuestamente encandilada Barbara revela a Jim que le contará todo lo que quiera pero antes tiene que mostrarle algo, tiene que llevarlo a un sitio en particular. Está claro que es una trampa, todos lo saben, pero al mismo tiempo quizás sea la única forma de poder sacarle información a la desquiciada rubia.

Saltando a algo totalmente distinto, podemos ver a Ed Nygma llegando al bosque con el cadáver de su novia.

Finalmente la tan esperada reunión entre Theo y Bruce se suscita. El nuevo alcalde le va a decir a nuestro futuro Dios Encapotado que ha estado investigando los asuntos de las Empresas Wayne y le revelará que están metidos en mucha porquería, cosa que es verdad, y que quiere controlar la empresa para limpiarla (seeeee, claro). Para intentar convencer a Bruce de que le venda su parte de las empresas, Galavan le cuenta datos bastante precisos de la noche en que sus padres fueron asesinados, demostrándole así que él y su familia eran seguidos. Theo sostiene que posee muchos recursos que le ayudan a conseguir la información que tiene, lo que conlleva a la oferta definitiva al joven Wayne, un sobre que contiene todo lo que él quiere saber: quién y porqué mataron a sus padres, pues recordemos que a Bruce nunca le cerró la posibilidad de que hayan sido asesinados como consecuencia de un asalto. Theo le ofrece la información a Bruce como moneda de cambio por el 51% de las acciones que posee, junto a un ultimátum. Tiene hasta el final del día para aceptar.

Jim y Harvey conducen a Bárbara por la ciudad para que les muestre lo que sea que dice tener que mostrar, sin éxito en cuanto a poder sacarle algo. Barnes le advirtió a Jimbo que si pasaba algo sospechoso se abortaba todo.


Volvamos a Ed, que prepara un picnic mientras se presta a enterrar a Kristen. Recitando uno de sus clásicos acertijos se topa con un cazador que, al ver el hueco y la maleta adentro, comienza a sospechar mas Nygma, rápido de reflejos, lo manda de un palazo al mismo pozo.

Barnes advierte que la misión debe ser abortada, a lo que nuestro protagonista hace caso omiso y terminará siendo emboscado, siendo que el auto en que se encuentran es embestido y el vehículo que los custodiaba es atacado a puro plomo, dejando varias bajas. Un Jim aturdido ve a Bárbara afuera del vehículo y, con Bullock inconsciente, empuña su arma para tratar de defenderse pero antes de que pudiera disparar es inyectado por Tabitha con un narcótico y se desmaya. En el cuartel, Barnes prepara un operativo para buscar a Gordon y despide a Harvey por haber ignorado su orden de cancelar la misión.

Ed está apunto de despedazar el cuerpo del cazador que acaba de ultimar justo cuando nota que alguien se llevó el sándwich que se había preparado. Sin ningún tipo de demora, y armado con una sierra quirúrgica, sigue los pasos de quien le robó su snack. Está claro que no va a escatimar esfuerzos para llenar su agujero (?).

En la mansión Wayne, mejor dicho, en la Cueva, Bruce mantiene un diálogo con Alfred. La charla gira en torno a la preparación de Bruce, en cuanto le costará obtener todo lo que necesita para afrontar los desafíos que se ha planteado. Alfred le remarca que estará listo pero aún necesitan tiempo, Bruce le cuenta a su tutor la oferta que le hizo Galavan. Alfred nota el tono de rendición, si se quiere, de su protegido, quien entre lágrimas le pregunta si estaría mal que decida terminar con todo (ergo, aceptar la oferta).


¿Qué pasó con Jim Gordon? Despierta maniatado en una capilla donde, como se podrán imaginar, está siendo cautivo de Bárbara. Todo está listo para la boda, el sacerdote y los testigos han sido secuestrados y atados. La rubia en vez del tradicional ramo tiene una escopeta de doble cañón recortada (!). Otra sorpresa que se trae la novia es a Leslie Thompkins, propiamente maniatada para la ocasión. Siendo que el Capitán Barnes lo despidió o, por lo menos, lo mandó a su hogar hasta nuevo aviso, Harvey se toma la libertad de revisar las grabaciones del interrogatorio de Jim a Bárbara. Bullock enfrenta a su jefe diciéndole que está seguro de que Jim debe estar en la capilla en donde debió haberse casado con su captora.

Bárbara habla con Leslie sobre el lazo que tiene aún con Jim, el lado oscuro que ambos han abrazado totalmente: ella consumida por su locura y él que ha cruzado la línea varias veces para hacer justicia. Aun así, el detective logrará sacarle finalmente algo de información, más precisamente la locación donde está secuestrado el ex-alcalde Aubrey James. Jim logra de a poco zafarse de sus ataduras y se hará con el arma que la novia había descartado para amenazar a Leslie con un cuchillo. En ese momento el GCPD llega muy oportunamente escena. Bárbara escapa y un par de matones salen a por la cabeza de Gordon mas son ultimados por este. Tabitha Galavan, quien había estado desde el principio en la capilla, sale al ataque también pero es herida por Jim y escapa.

Gordon persigue a Barbara y quedan cara a cara. Ésta lo ataca pero su esfuerzo es repelido por nuestro implacable protagonista y el impacto la envía contra una ventana por la que es despedida solo para ser agarrada por Jim antes de caerse. En una especie de arrepentimiento final, Barbara le confiesa a Jim que lo sigue queriendo, para luego soltar su mano y caer al vacío. La blonda zafó de la muerte por unos arbustos que amortiguaron su caída. Mientras se la llevan en ambulancia, Jim le informa a Barnes donde está el (ex) alcalde James. La policía llega al depósito donde estaba cautivo y lo encuentran. James confirma que fue Theo Galavan quien lo secuestró.

Hablando de Galavan, resulta que está a punto de cerrar el trato con Bruce, pero este se arrepiente y se niega a venderle su parte de la compañía. Gordon y compañía llegan al lugar y arrestan a Galavan, pero no antes de que Jim se saque las ganas con un fuerte puñetazo a la jeta del alcalde electo). Theo, antes de ser esposado, arroja el sobre con la supuesta información del asesinato de los Wayne a la chimenea. Cuando se llevan detenido a Galavan, Bruce busca el sobre y ve que las llamas lo consumen. El joven grita de impotencia y se pone a llorar.


En la última escena del episodio, Nygma aún busca al atrevido que le robó el sándwich (nota: no le saquen comida a un desquiciado) aunque ya es de noche en el bosque. En su peregrinar, logra dar con una casa rodante y cuando intenta acercarse para poner su oído en la puerta, recibe un golpe de la misma que es abierta violentamente. De su interior sale el Pingüino totalmente aturdido, armando con un bate y casi haciendo movimientos de zombie. Antes de desplomarse debido a las secuelas de su encuentro con Galavan, Oswald ruega por ayuda.

Gran capítulo en mi opinión. Algunas cosas son un poco ridículas creo, como ir a una trampa sabiendo que es una trampa y caer en ella o que Bruce y Alfred no sospechen que Galavan no es lo que ellos creen al ver que tiene algo supuestamente vital para el niño pero lo usa para extorsionarlo. De todos modos la primera parte de esta segunda temporada, llamada "Rise of the Villains", sigue demostrando una gran evolución por parte del programa.

Puntaje: 8/10

viernes, 5 de febrero de 2016


Desde que nuestro querido Dick Grayson dejó las mallas para sumarse a la organización de espionaje más letal del mundo, los chistes y las comparaciones con James Bond, el espía más famoso de la cultura popular contemporánea, estuvieron a la orden del día para compensar por los chistes con doble sentido y los guionistas supieron aprovechar este recurso al máximo. Sin embargo, esta aventura lleva la parodia a tal extremo que tranquilamente podríamos considerarla como un estupendo crossover sorpresa entre el Agente 37 y el Agente 007.

Este número es básicamente la concreción de lo que el estúpido y sensual Grayson venía entretejiendo en los últimos meses. Pero antes de entrar en detalles puntuales, hagamos un repaso los hechos más recientes para los desmemoriados (como yo): Gracias al apoyo de la Bati-Familia, Dick descubrió que la misteriosa Agente 0 de Spyral es Luka Netz, hija del científico Nazi Otto Netz. Más adelante el suculento acróbata rastreó el escondite de Luka con ayuda de Tim Drake y manipuló a su jefa, Helena Bertinelli, para que lo enviara a la locación en cuestión junto al Agente 1 a.k.a. Tiger, en donde ambos recabaron información crucial sobre la verdadera naturaleza de Spyral Leviathan, una agrupación criminal global que hizo de las suyas en "Batman, Incorporated". Con este conocimiento en su poder, Dick convenció a Tiger de que deben detener a Spyral a toda costa para ponerle un alto definitivo a un terrible ciclo de violencia cuasi-infinito que viene azotando al planeta prácticamente desde la Segunda Guerra Mundial, lo cual nos lleva directo a estas páginas.

Bertinelli, claro, sabe perfectamente lo que planea su ex-compañero y decide poner en marcha un operativo a escala global para capturar a los espías rebeldes. Sin embargo, Grayson y Tiger se encargan de derrotar uno a uno a los miembros más célebres de Spyral, dejando a Helena en una posición por demás de comprometedora. Con este objetivo en mente, la implacable líder de Spyral viaja a São Paulo para reunirse nuevamente con los líderes de otras organizaciones de espionaje, a quienes básicamente obliga a colaborar con la causa para neutralizar de una vez por todas a nuestros protagonistas. Más temprano que tarde, los roles se invierten y los agentes renegados terminan acorralados, acudiendo al mismísimo Max Lord en busca de protección. Tiempos desesperados requieren medidas desesperadas.

A decir verdad esta fue la entrega más divertida de la serie hasta el momento, cosa que ya dice bastante considerando que hubo muchos capítulos desopilantes en el pasado. Como les decía en un principio, aprovechar al máximo las claras similitudes entre Grayson y James Bond fue una decisión sumamente acertada por parte de Tim Seeley y Tom King, aunque por desgracia queda claro que solo es un recurso temporal, una forma de estirar la historia un poco más haciendo de éste un simple número de transición. No me malentiendan, siempre es divertido ver productos que se burlan del género en el que están enmarcados, mas en este caso no sé si haya sido necesariamente la movida más adecuada narrativamente hablando. Considerando los rumores sobre el potencial relanzamiento de DC y la cancelación de "Grayson" lo más probable es que solo haya tres números más para concluir la guerra de Dick contra Spyral, números que encima caerán en manos de dos guionistas sustitutos, por lo cual me parece que podrían haber aprovechado mejor estas páginas en vez de usarlas para una persecución que quizás se extendió más de lo necesario.

Divertimento aparte, la revista también introdujo personajes de suma importancia para lo que está por venir, personajes que despertaron la curiosidad de muchos fans por haber estado literalmente escondidos en las sombras durante los últimos meses. En concreto, una de las revelaciones tiene que ver con la identidad de los líderes/miembros de las distintas organizaciones de espionaje que están colaborando con Spyral para detener a Dick y Tiger. Se trata de siete personajes, algunos conocidos como Frankenstein, Tao, Bronze Tiger, Grifter y King Faraday, y otros totalmente nuevos pero interesantes como Keshi y Gwisin. Ciertamente se trata de una alineación por demás de llamativa, aunque si algo queda claro es que esta suerte de sindicato de espías tiene mucho más poder del que imaginábamos. Sin contar a los personajes nuevos, hay otros cuyas alianzas se tornan confusas a esta altura, como por ejemplo Tao, Grifter y Faraday, que bien podrían estar vinculados al gobierno de Estados Unidos así como a entidades privadas al estilo de Cadmus, pero por otro lado vemos a Frankenstein y Bronze Tiger representando a S.H.A.D.E. y a la Liga de los Asesinos respectivamente y no podemos evitar fantasear con las maldades y el nivel de destrucción indescriptible que su poderío conjunto podría traer a la vida de Grayson. Definitivamente nuestro héroe necesitará más que sus nalgas de ensueño para salir de ésta.

Ahora, si hablamos de sorpresas tenemos que hablar de la repentina aparición de Maxwell Lord en escena como rival de Spyral. Quiero decir, su introducción propiamente dicha no nos asombra tanto si tenemos en cuenta el entorno en el que se están desarrollando los hechos, aunque jamás me lo hubiera imaginado como enemigo de Bertinelli y mucho menos como potencial aliado de Grayson. Dick inclusive dice que ya se habían encontrado en el pasado, cosa que estoy seguro que no se abordó en los New 52, con lo cual se abren muchas más incógnitas a resolver a partir de este punto e incógnitas de las buenas. Lo único que me preocupa son las segundas intenciones de Lord, porque puede que solo haya dicho dos palabras hasta ahora, pero todos sabemos que siempre se trae entre manos algún esquema maquiavélico para sacar provecho de cualquier situación. Apropósito de esto, ¿seguirá habiendo alguna relación entre Lord y Brother Eye? Si la memoria no me falla, a principios de los New 52 se explicó, via "O.M.A.C.", que tanto Max como Batman estaban involucrados de alguna forma en su creación, siendo que más adelante la historia del satélite continuó desarrollándose en la antesala de "Trinity War" y en la línea temporal alternativa propuesta tanto por "Futures End" como por "Batman Beyond". Es más, en su momento Brother Eye aseguró tener un "nuevo maestro" que nunca fue revelado, con lo cual me pregunto si será Max Lord o alguien más. Bah, en realidad dudo siquiera que vayan a mencionar al satélite, pero todo está por verse.

Salvo por algún que otro detallito en la "secuencia musical" de esta entrega, el arte de Mikel Janín es excepcional, como siempre, y se complementa de maravilla con el vertiginoso guión de Tom King, que sorprende con diálogos y situaciones particularmente cómicas que más bien esperaríamos de Tim Seeley. Independientemente de lo que pueda llegar a opinar sobre esta entrega, lo cierto es que este trío dinámico viene haciendo un trabajo sobresaliente desde un primer momento y solo nos queda rogarle a Barbatos que sigan involucrados con el primer Robin tras "Rebirth", ya sea que cancelen "Grayson" o que Dick vuelva a ser Nightwing. A esta altura Seeley, King y Janín se convirtieron en tres de los autores más emblemáticos que pasaron por la vida del personaje y, como tales, merecen el reconocimiento.