¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

lunes, 31 de agosto de 2015

SECRET (OR NOT TOO SECRET) ORIGINS

Título: Exile (#15); God of War (#16)
Escritor: Brian Buccellato
Dibujante: Bruno Redondo (#15); Tom Derenick (#16)
Tintas: Juan Albarran (#15)
Colores: J. Nanjan (#15); Rex Lokus (#16)

¿Queríamos acción? ¿Nos quejábamos del aire de inercia queda (¿?) que había adoptado “Injustice” en sus últimos números? ¿Comenzábamos ya a efectuar libaciones a los altos dioses —Barbatos incluido— para que Taylor volviera a sentarse a escribir el título?... ¡He aquí la contundente respuesta de Buccellato y compañía! Estos dos números que comenzamos a reseñar right now han significado una bocanada de energía al cómic digital más descabellado y auténtico desde la nefasta inauguración de los New52… y cuyo funeral fue un par de meses atrás… y cuyo relanzamiento DCYou ya comienza a hacer aguas —calma,calma, dicen Didio y Lee ante un tsunami financiero más grande que el que cierra el número #16 de “Injustice”.


Y en un medio donde ya nos hemos acostumbrado a ver a Sups y Batsy dándose trompadas, rodeados de sus propias cohortes de súper musculosos reventándose las cabezas, la revitalización de la franquicia no puede venir sino de un lado, de los convidados de piedra de este cuarto año: los dioses griegos… que, ya han descubierto ustedes, son aun más bellacos y veleidosos que los niños consentidos de DC.
Porque ha llegado papá a poner orden en la casa.
Sí, el mismísimo Dios de Dioses, el Amontonador de Nubes, el Tonante, el Padre Olímpico… Zeus —cuyo nombre, curiosamente, es una desinencia verbal de Theos. Y Theos en griego significa Dios. O sea, el dios Dios. Bastante pobre la imaginación de los helenos a la hora de darle nombre a su dios más importante—.
Justo cuando Captain Marvel hace su entrada victoriosa —y un poco después de la muerte de Heracles—, el héroe shazamístico es detenido por Zeus quien lo restituye a su forma de niñito. Una especie de “notevengasconatrevimientosniñatomalcriado”. Cosa que no le sienta nada bien a la sobrevalorada Harley Quinn, que tiene otros planes más lúbricos para la versión crecidita de Billy Batson.


Pero dios es dios y Pliff Pum Plaff, vemos desaparecer a la eterna novia del Joker. ¡Eso es hacer las cosas a la manera de un dios!
Sin embargo, Zeus está haciendo ejercicios de calistenia apenas. Como quien dice, un estiramiento antes del desayuno.
Porque es la hora de la hija descarriada: como todo buen padre —bien, a la manera en que los dioses griegos eran padres… y buenos…—, Zeus le ordena a Wonder Woman —no olviden que hoy por hoy, la amazona es hija del susodicho y no mero barro moldeado— que abandone a ese pelafustán buscapleitos llamado Superman. Y ella, como toda hija contrariada, se niega. Pero la palma de la mano de Zeus es una gran palma. Una que es capaz de contener destructivos rayos. Así que Wowo agacha el moño y se cuadra al lado de Batsy. Lo que nos permite tener una de esas grandes escenas a las que nos tiene acostumbrado “Injustice”, esta vez de la mano de los lápices de nuestro preferido Bruno Redondo, siempre secundado por Albarran y Nanjan. No más de tres viñetas que, sin necesidad de diálogo, resultan más contundentes que muchas páginas a las que nos tienen acostumbrados los títulos de la continuidad oficial de DC —sí, sí. Hablo de continuidad en sentido metafórico—.


¿Nos resultó poco eso? Neh, aguántense en sus lugares que aún nos falta ver a Sups dimitir y marcharse sólo para encontrarlo al final del número #15 —maldito kryptoniano— junto a Ares y Luthor. ¡Malos presagios auguran los oráculos!
¿Mencioné a Sinestro? Dejémoslo para otra ocasión, cuando su agenda secreta empiece a revelarse del todo, porque aún nos queda el número #16… Y ese número aclara muchas cosas respecto a los acontecimientos de este año injusticiero. Sabemos, por ejemplo, cuál es el origen de Ares el dios de la guerra —aquí tienen ustedes que hacer sonar en sus cabecitas de comiqueros empedernidos la música de Gustav Holst para el planeta Marte de su suite de Los Planetas… ¿lo hicieron?... continuemos…—.
¡Pero un momento! Como ustedes ya se habrán dado cuenta en la lectura complementaria de estas reseñas —me refiero a La Ilíada. Supongo que a esta altura ya la están leyendo por segunda vez… Bien, así se hace. Para que nadie les diga que no saben leer otra cosa que dibujitos—; los dioses griegos de “Injustice”, a ratos, se distancias bastante de las divinidades reales, haciendo o diciendo cosas que para el más neófito mitólogo —que anda muy cerca del mitómano— suenan a verdaderas herejías. Y el caso de Ares no es la excepción.
La mitología no habla mucho de él, a decir verdad. Sólo se nos menciona que fue uno de los tres hijos que el matrimonio Zeus/Hera tuvo —junto a Hebe, que se transformó en esposa de Heracles tras la epifanía del musculín; e Ilitia, que era la encargada de asistir a las mujeres al momento de dar a luz—. Cosa que es bastante notoria per se: todos los demás olímpicos son hijos de aventurillas de papá fuera de la alcoba nupcial. Sabemos también que era el dios de la guerra. Y que en la guerra de Troya se mostró como un verdadero quejica que se fue llorando tras las faldas de mami luego de que Atenea le diera su merecido en medio de la batalla. Ah, sin olvidar la anécdota tragicómica que un aedo canta en La Odisea” de cuando Ares tuvo amores con Afrodita y Hefaistos, marido cojitranco de la beldad, los descubrió y expuso ante los demás dioses.


Y pare de contar. Ése es Ares. Bastante mediocre dentro de la corte olímpica.
Pero en “Injustice”… En “Injustice” todo debe ser épico. Y el origen de Ares no podía ser menos.
El hijo mal querido de su padre —aunque, no podemos hacer la vista gorda, Zeus nunca fue muy buen papá—, que no comprende a su progenitor y que se empeña tozudamente en dar pelea por lo que sea hasta que papito le dice ¿te gusta pelear? pues ¡toma!; y lo transforma en el dios de la pelea… o la guerra, sembrando las semillas de un odio parricida que conducirá al maldito vástago en un derrotero siniestro para… O algo por el estilo. Lo que resulta extraño es que su armadura se volviese negra. Hubiera quedado mejor en rojo, ¿no creen? El negro es luto y tenebrosidad. El rojo es violencia y sangre.


Todo comienza a encajar. Acercándonos al último tercio de “Injustice”, el panorama empieza a aclararse y las verdaderas fuerzas tras los recientes acontecimientos se manifiestan más claramente. Ares quiere vengarse de papá. Aunque arrastre a Sups y Batsy en su intento.
Lo bueno es que estamos en primera fila y el cliffhanger del número #16 nos vaticina la incorporación de nuevos y húmedos protagonistas a la contienda. Pero eso, amigos seguidores del Blog de Batman, lo descubriremos en la siguiente reseña.

Por ahora, regocijémonos con este nuevo aire en “Injustice”, por el drama shakesperiano que se nos avecina y por los muertos que vendrán. ¡Seh…!

viernes, 28 de agosto de 2015

Amado por algunos y odiado por muchos otros, Tony Daniel reveló detalles y algunas páginas de "Batman and Robin Eternal" de cara al inicio de la serie el 7 de Octubre. El reconocido artista americano dijo que lo veremos a cargo del apartado gráfico del #1 y #6, en compañía de Sandu Florea y Tomeu Morey, sus colaboradores regulares. En cuanto a la trama, se sabe que será una historia de carácter global que se dispara como consecuencia de un viejo caso de Batman, lo cual nos garantiza que la narrativa se dividirá entre el pasado y el presente para desarrollar este tema desde todos los ángulos posibles. Lo más curioso, sin embargo, es que Daniel de hecho fue el encargado de re-diseñar a Cassandra Cain previo a su introducción en el (ya no tan) Nuevo Universo DC y, pese a que no pudimos ver el diseño en cuestión, será interesante descubrir su flamante look teniendo en cuenta que portaba el genial manto de Black Bat la última vez que la vimos en "Batman, Incorporated".

Sin más preámbulos, el primer vistazo que les prometimos:






A todo esto, vale remarcar que el 26 de Septiembre DC celebrará el Día de Batman obsequiando un especial que servirá como preludio para esta nueva serie Batmaníaca semanal, así que estén atentos.


Hace unos días repasábamos algunas de las noticias más importantes en torno a "Gotham", pero dejábamos de lado uno de los aspectos más interesantes que nos ofrecerá su segunda temporada: el inicio del viaje que Bruce Wayne emprenderá para convertirse en Batman.

Como recordarán, lo único verdaderamente decente del season finale fue el descubrimiento de última hora de Bruce y Alfred, que se toparon ni más menos que con un cuarto secreto bajo la Mansión Wayne, más específicamente un cuarto secreto dentro del sistema de cuevas que alberga la propiedad. "[Esto] cambiará todo en la vida de Bruce", comenta David Mazouz. "Cambiará la forma en la que ve a Alfred, al mundo criminal de Gotham e incluso la forma en la que ve a sus padres". No obstante, el joven actor advierte que obviamente no se trata de la Bat-Cave propiamente dicha pues todavía no existe un Batman en esta realidad. "Lo que hay ahí abajo son pistas sobre la vida secreta de Thomas Wayne y lo que estaba tratando de hacer antes de morir" adelanta, haciéndonos pensar que posiblemente Thomas haya estado investigando a la tan temida Court of Owls y esta fue su sentencia de muerte. Recordemos que la presencia de la Corte en el Gothamverso es algo que ya se contempló en el pasado, sin mencionar que la junta directiva de Wayne Enterprises parece tener las manos más sucias de lo que creemos, así que esta teoría no es tan descabellada después de todo.

Pero claro, más allá de las múltiples especulaciones alrededor de esta trama, lo que todos queremos es ver esta proto Bat-Cave y por suerte el sitio ComicBook nos ofrece un vistazo detallado desde el set. Vean las fotos a continuación y saquen sus propias conclusiones:











Entre tanto, SpoilerTV reveló en las últimas horas una galería de imágenes promocionales de algunos de los protagonistas de la temporada, la cual podrán ver en nuestro Facebook si así lo desean.

Para concluir esta nota, compartimos nuevamente un video oficial enfocado exclusivamente en la tan mencionada Bati-Cueva.


"Gotham" regresará el 21 de Septiembre, pero mientras tanto pueden chequear nuestras reseñas de la primer temporada aquí.

miércoles, 26 de agosto de 2015

Reseña: "Detective Comics" #43


"Detective Comics" #43
Guion: Brian Buccellato.
Arte: Fernando Blanco.
Portada: Francis Manapul.

Detective Comics” #43 ya se encuentra en las estanterías de las comiquerías estadounidenses (hace rato, perdón por la demora), y el run iniciado por Manapul y Buccellato (en aquél #30) casi ve la luz al final del túnel. Pero por el momento, vamos a concentrarnos en ésta nueva entrega. Harvey Bullock sospecha que Yip, su compañera y amante, está metida en negocios sucios que podrían ser decisivos para la ejecución de un terrible atentado en un show de circo. A su vez, Batman (Jim Gordon) se encuentra lidiando con “La Morte”, una pequeña banda de mercenarios que aparentemente fue contratada por un pez gordo de Gotham para aniquilarlo. ¿Sospechosos? Muchos, pero afortunadamente este número nos otorga algunas respuestas.

Voy a ser claro desde el principio. No creo que vaya a decir algo que tome por sorpresa a quienes sigan mis reseñas: todo el trabajo que vienen realizando Manapul y Buccellato me produce un terrible tedio, que de no ser por el caramelo visual que acompaña a cada uno de los guiones, no dudaría ni un solo segundo en calificarlo de completamente fútil e insustancial. Y cuando hablamos de una serie tan icónica como “Detective Comics”, francamente me llena de tristeza; por este motivo celebré enormemente la noticia de la incorporación de Peter Tomasi para el #45. Pero de eso hablaremos en otro momento porque me estoy yendo por las ramas. La cuestión es que este arco no está exento de todas aquellas críticas que le adjudiqué a los anteriores: poco dinamismo, villanos sin carisma, y personajes en general mal aprovechados o con un enfoque equivocado, como es el caso de Bullock. Así que sí, ya saben a qué atenerse. Aunque quizá eso de “villanos sin carisma” pueda dar un giro aquí, quizá. Y no, no estoy hablando del genérico grupo llamado “La Morte”.


Si lo recuerdan (y si no, no los culpo), el cliffhanger del número anterior era que BatGordon decidió quitarse su armadura para poder luchar a puño limpio con la banda de mercenarios, porque verlo pelear sin su armadura definitivamente es algo que aún no hemos visto en Batman. Igual descuiden, porque toda acción pasa por unos muy pequeños cuadros de la primera página y para cuando Bullock, Yip y Montoya logran encontrar a Batman, él ya había acabado con todos a excepción de uno que consiguió escapar para contarla otro día. Así que fue decepcionante la forma en que se manejó “la carnada” de lectura para éste número, pero realmente tengo sentimientos encontrados, porque soy de los que piensa que BatGordon debería tener el menor número de páginas posibles aquí, ya que sus acontecimientos más importantes y emblemáticos tienen lugar en “Batman” de la mano de Snyder, y dudo que Buccellato tenga mucho que aportar a la mitología del “nuevo” justiciero. Así que en definitiva no puedo quejarme, pero habrá gente exigiendo esa pelea y con justa razón.

Ahora es cuando nos enteramos de algunas cosas. Al parecer “La Morte” no buscaba destruir a Batman, sino que solo querían el núcleo de energía que alimenta su armadura y, por desgracia para BatGordon y su pandilla, lo consiguieron, o al menos lo consiguió el último que queda de ellos. ¿Cómo exactamente logró ese pandillero extirpar el núcleo del traje sin que Jim lo notará? No sé, porque recuerden que no vimos la pelea, así que no preguntemos y sigamos leyendo. Ya con todos seguros en el Bati-Dirigible, Gordon se lamenta por lo sucedido y se entera que el núcleo podría ser utilizado como una gran bomba, por lo que se vuelve una prioridad encontrarlo. Montoya se acerca a Harvey y le habla sobre los resultados de la investigación que estuvo efectuando sobre esas extrañas llamadas de Yip. Nada que no sepamos. Yip le estuvo enviando mapas y diagramas de la disposición de los asientos para el gran evento del circo, pero su destinatario sigue siendo desconocido. Esto le termina por colmar la paciencia al rechoncho detective que decide encarar a su compañera en la azotea de GCPD. Las cosas no terminan bien (por supuesto), y Bullock recibe un tremendo derechazo de Yip, completamente desinhibida.

Tras esto, y completamente convencido de que alguien tiene muy atemorizada a su compañera, Bullock decide hacer lo que cualquier hijo del vecino haría… pedirle ayuda a un amigo con armadura de combate para llevar a cabo una tremendamente elaborada puesta en escena que simulará ser la muerte de Yip, que en realidad forma parte de un plan innecesariamente dramático y complejo. Lo típico. Así que vemos una doble hoja en dónde Harvey le pide a Jim que ayude a matar a su compañera, repitiendo los diálogos ya vistos en el pasado sneak peek.


Momento de hablar de los más interesante y bizarro, la inclusión de un nuevo villano a todo este esquema. Porque resulta que el benefactor que contrató a “La Morte” para que se apropiara del núcleo de energía, no lo quiere utilizar como artefacto nuclear, sino que lo quiere para poder alimentar a un robot exageradamente grande y con enorme poder destructivo. No, no estoy resumiendo la primer película de “Iron Man”, estoy hablando de Duela Dent, la “Hija del Joker", que no la ha pasado de lo “mejorcito” en esta nueva continuidad que digamos, siendo retratada su mejor historia hasta el momento en el one-shot Batman: Joker's Daughter. ¿Qué tiene planeado Duela en esta ocasión? Quién sabe, pero como podemos comprobar al final del número, sean cual sean sus planes, incluyen a un enorme robot gigante con un diseño no muy inspirador y bautizado cariñosamente como “Jokerbot”. Además, mantiene cautivo a un hombrecito que, al menos yo, no he conseguido identificar, pero sospecho que será algún ingeniero que la habrá ayudado en la fabricación de esa monstruosidad sonriente de metal. Pero puedo estar equivocado.

Pero ojo, porque si no están a gustos con la excentricidad y extrañeza que representa la Hija del Joker, resulta que la familia Falcone también se encuentra en Gotham para hacer de las suyas y decir “presente” en medio del emporio criminal que rodea a la ciudad y que actualmente tiene como centro a la resucitada familia Calabrese, siendo liderada por nada más y nada menos que Selina Kyle. Si no saben nada de esto, lean “Batman: Eternal.” Todo indica que son los Falcone los que están tras el golpe del circo y, por ende, los que tienen acorralada a Yip. Ellos contrataron los servicios de “La Morte” para garantizar sus objetivos que, dicho sea de paso, aún siguen siendo un misterio y tendremos que esperar hasta el próximo y último número para saber exactamente qué planean. A mí que me gusta cuando a toda Gotham lo envuelve un aura mafiosa y “old school”, no pude hacer otra cosa que sonreír cuando leí el apellido “Falcone”, sin embargo, conociendo los guiones de Buccellato, dudo mucho que terminen aprovechando este enfoque como se debe.


Y eso es todo lo que sucede en este número, que por cómo venía la cosa es bastante. Tenemos a una nueva villana involucrada, y a toda una familia criminal de gran prestigio. Pero es una lástima que todo esto haya ocurrido en el ante-último número. Como suelo criticarle a los guiones de Manapul y Buccellato (aunque aquí solo estuvo implicado éste último.), siempre dejan el mayor dinamismo para el final, permitiendo que el principio y los medios se vuelvan una lectura tediosa y, en términos generales, poco entretenida. No sé si será por esta manía de querer construir arcos de mediana duración, para una historia que en realidad no debería sobrepasar la cantidad de dos entregas. Porque de lo contrario, todo lo que hay en ella se va diluyendo y la narrativa se ve sustancialmente afectada. Pero como suelo decir, está es solo mi opinión, eso no quiere decir que no existan lecturas lentas y pausadas que sepan entretener muy bien, pero la clave está en reconocer cuando una historia se presta para eso o no. Y creo que Buccellato la erró aquí. Sin embargo, no hay que dejar de tener en cuenta la demanda y exigencia editorial, por lo que los guionistas no son siempre los únicos culpables.

En conclusión, es una ante-última entrega que acelera el ritmo de la historia (como debe ser), pero que no compensa lo suficiente como para sentir que la espera haya valido la pena. Hay alguna que otra sorpresa, y eso se agradece, ahora queda en ver como confluye y termina todo en el número final. Pero francamente, a estas alturas, no me espero grandes cosas. ¿Y ustedes? ¡No olviden de dejarnos su opinión en la caja de comentarios! Que después el buen Lichu las leerá, analizará, y compactará en una única carta que mandará a DiDio en estas navidades (?) ¡Esto es El Blog de Batman! Manténganse en contacto, y nos vemos en el próximo número. ¡Adiós!

Lo mejor:
  • Las sorpresas en el repertorio de villanos.
  • El estupendo arte de Fernando Blanco.
Lo peor:
  • Como ante-último número del arco, sigue sabiendo a poco.
  • "La Morte", como antagonistas, siguen sin ser interesantes.
Nota: 6.0/10. (algo recomendable.)

Los Robin afrontan su primera gran misión como equipo, ¡con el destino de Gotham en sus manos y Batman pisándoles los talones!





"We Are... Robin!" #3 ya está disponible a USD 3.99.

Para salvar la vida del Agente 1, Dick debe enfrentar a un ¿clon? ¿doble? ¿shapeshifter? No sé, supongo que uno de los tres será...




"Grayson" #11 ya está disponible a USD 3.99.

Tal parece que haber enfrentado a su padre y a Livewire al mismo tiempo no fue suficiente, pues ahora Barbara deberá detener a Velvet Tiger y al mismo tiempo lidiar con lo que siente por Luke Fox a.k.a. Batwing. ¡La cosa se está poniendo peluda en Burnside!




 "Batgirl" #43 ya está disponible a USD 2.99.