¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

sábado, 30 de abril de 2016

A SONG TO SAY GOODBYE

Título: Gotham is
Escritor: Scott Snyder
Lápices: Greg Capullo
Tintas: Danny Miki
Colores: FCO Plascencia
Portada alterna: John Romita Jr., Klaus Janson y Alex Sinclair.

“Before our innocence was lost,
You were always one of those…”

Hace ya cinco años que DC reinició, con bombos y platillos, el universo de sus superhéroes aglutinándolos bajo la denominación de The New 52.
Mucho se ha dicho y se ha escrito sobre los aciertos —los menos— y los desaciertos —juzguen ustedes—, mas viene a cuento volver a mencionarlo porque aquel reboot significó el estreno dentro del oscuro mundo de Batman de la dupla conformada por Scott Snyder en los textos y Greg Capullo en los lápices.


También de ellos se ha mencionado demasiado respecto a si hicieron o no un buen trabajo. Como Blog siempre estuvimos atentos a las historias que el par nos brindaba y las alabamos, pero también hicimos notar aquellos puntos que nos parecieron muy débiles o que, derechamente, no nos gustaron.
Avanzando a pasos de extensos arcos, Snyder/Capullo nos enseñaron a conocer y apreciar a este nuevo Batman y a esta nueva Gotham. Introdujeron nuevos caracteres que ya forman parte indeleble de la mitología del Murciélago —baste mencionar a la infame Corte de los Búhos que cada vez parece ganar en presencia dentro de los cómics—. Nos llevaron al Año Cero, nos enfrentaron con la casi desintegración de la Bati-Familia, vimos a Batman mismo descender a la muerte y volver de ella renovado. Un verdadero viaje que incluyo a enemigos clásicos como The Joker —con una gran presencia en el run de estos autores—, con The Riddler, pero también a nuevos como la Corte y Mr. Bloom.


Asistimos al surgimiento de un nuevo adlátere llamado Duke Thomas, a los esfuerzos de una Harper Row dispuesta a hacerse un lugar por cuenta propia en Gotham, conocimos a Julia Pennyworth, hija de Alfred, e incluso fuimos testigos de la transformación de Gordon en un verdadero héroe lleno de esteroides prácticamente a la altura de Batman.
Fueron muchas cosas, muchos acontecimientos, muchas batallas, muchas emociones.
Hasta que llegamos a este número #51, el último del ciclo Snyder/Capullo. Recién acabado el arco “Superheavy” que restableció a Bruce Wayne como Batman, llega la hora de detenerse un momento antes de la despedida.
Reconociendo mi parcialidad hacia el trabajo del tándem, no puedo sino celebrar lo que fue su entero run y a este nuevo Batman que nos presentaron. Sin embargo, tratando de ser objetivo, es el momento de preguntarse si se cumplió un temor manifestado por nosotros en el Blog —y por mí, en particular—: que todo el arco “Superheavy no fuera más que una vuelta larga. Un circuito que nos traería de vuelta al inicio.


Aclaro, eso sí, que cuando hablo de este nuevo Batman, me refiero al personaje a lo largo de los cincuenta y un capítulos, el Batman de los Nuevos 52, por darle una denominación. No a este nuevo Batman post-“Superheavy, que pareciera a simple vista que permaneció prácticamente intacto en relación al que perdimos en Endgame. De hecho, elementos como la mano restaurada de Alfred, o un Gordon que vemos reducido de nuevo a un buen policía, nos hablan de un status quo inalterado, a pesar de lo que se nos hizo pensar. Habrá influido, con mucha probabilidad, la obligación de los autores de trabajar con los personajes sin alterar mucho su universo, de modo que la línea editorial pueda mantenerse. Y quizá, en este caso en especial, pesase el hecho de que ambos dejen el título que ya en el siguiente número, tomará un nuevo escritor y un nuevo dibujante, incluso antes del publicitado Rebirth.


No obstante, se nos hace imposible negar que se ha introducido una modificación notable que tiene que ver con la percepción que Gotham tiene de su héroe epónimo: tal y como sí había prometido Snyder en más de una entrevista, ahora Batman, aunque sea nuestro viejo conocido de siempre, es distinto al nivel de evocación. Ahora es una inspiración. No le mueve la venganza, sino la esperanza de salvar a su ciudad. Es lo que proyecta lo que ha cambiado.
Como Blog, y yo mismo, sentimos que sí se cumplió lo anunciado.
Y este número #51 lo representa muy bien. Retomando las líneas con que Snyder/Capullo iniciaran su run en el 2011, volvemos a lo central, a la ciudad. A Gotham. Volvemos para averiguar si ya sabemos qué es realmente Gotham.
Mientras seguimos a Batman por una queda ronda nocturna por su ciudad, leemos el texto del Gotham’s Gazzette, que enmarca cada hermosa escena de altos contrastes sombra y luz —un trabajo en el que Capullo pareciese decirnos adiós a lo grande—.
Gotham aún respira ahí. Los elementos permanecen inamovibles. Alfred sirviendo a Wayne. Gordon en la azotea junto a la Bati-Señal. Arkham sacudiéndose como siempre. Aviesos enemigos en un escondrijo planeando su futuro movimiento. Payasos locos que aún disfrutan de la noche. Y la gente. Sí. En primer lugar, los gothamitas. El corazón de la ciudad.


Batman ha entendido que la lucha contra el crimen no puede ser vencida sólo por la fuerza ejercida contra los delincuentes: gran parte del trabajo es a nivel de la gente común y corriente. Lograr que se sientan seguros saliendo de noche, vale más que quebrar un par de huesos.
Se respira un aire de optimismo en Gotham en esta última noche de Snyder y Capullo. Hasta Batman parece sonreír.
Durante cinco años, nuestro héroe favorito ha corrido sin parar, en prosecución de sus fines. Es hora de descansar. “Batman” #51 es, en el fondo, la primera noche libre —como me apuntara un compañero de Blog mientras discutíamos los alcances del número— de un hombre que no descansa.
Es el epílogo al run más exitoso de The New 52. Es la conversación con una buena cerveza en la mano al final del día. Y Snyder y Capullo se la merecen más que ninguno.
Nosotros, por nuestra parte, nos sentimos orgullosos de haber sido testigos de estos cincuenta y un números, y de haber podido reseñarles a ustedes todos los pormenores de las historias contadas, siendo minuciosos a veces, exagerados otras, imparciales de repente, verdaderos fanboys las más. Es que aquí, en El Blog de Batman, estamos porque amamos al personaje y su universo. Porque nos encantan las buenas historias. Nos deleita el buen arte. Y nos gusta compartir nuestras ideas con gente como nosotros, como ustedes.


Mañana comienza un nuevo día para Batman, esta vez de la mano de otros autores. Nosotros seguiremos ahí, al pie del cañón, trayéndoles las últimas novedades.
Y, por supuesto, no le quitaremos la vista a Snyder, que continúa en el Bati-Universo, pero a cargo de otro título, y a Capullo, que nos deja, pero que ya ha prometido volver muy pronto en un nuevo proyecto que, esperamos, lo una a Snyder.
Queda sólo decir:
Gracias, Snyder. Gracias, Capullo.

“…Blessed with lucky sevens,
And the voice that made me cry”.

(A song to say goodbye, Placebo)

viernes, 29 de abril de 2016

"Entreguen a su hijo. El infiel. El criminal. Su Batman."

La espera entre el número anterior y este resultó ser terriblemente larga y cansina, más si tenemos en cuenta que el climax con el que los guionistas nos dejaron prometía derivar en una verdadera explosión argumental. Partiendo desde esta situación, y sabiendo que el hecho de que el tiempo transcurra casi sin novedad alguna genera que el público pierda el interés, esta publicación resulta ser clave, y no lo digo nada más porque ayudará a afirmar a sus seguidores si la apoyarán de acá hasta su culminación o no, sino porque también estamos ante la mitad justa de la serie en su totalidad y eso significa que sí o sí se van a vislumbrar de una manera clara todas sus propuestas, y determinar de una manera sólida hacia dónde apunta y cómo. Siempre trato de volver a repetirlo, no debería suponer ningún problema esperar un poco más si por lo que estamos aguardando valió la pena, ¿pero realmente lo hizo? Entérense de eso, y mucho más, en este análisis a fondo de The Dark Knight III: The Master Race #4.

Spoilers a continuación.

Las obras de Frank Miller con Batman son conocidas por contener un agresivo, y casi siempre radical, menaje político vinculado de gran manera a su propia ideología. The Dark Knight Returns hablaba de las secuelas aún sentidas de la Guerra Fría en Estados Unidos, así como del presidente Ronald Reagan, y Dark Knight Strikes Again por otro lado se involucraba en el cambio de siglo y el mandato de George Bush. La entrega anterior de este título se encargó de vomitar toda una excelsa parafernalia saturada de política y crítica social, lanzando un mensaje propagandístico de menosprecio al Medio Oriente y sus ultra-fanáticos del Coran, dado que el 11-S aún se resiente intensamente  y que los atentados terroristas hoy mismo se siguen replicando sobre distintos paises de Europa. No obstante, pese a que todo este discurso pueda aparentar ser algo conservador, hay lugar para lo introspección y el propio cómic también se plantea el por qué la cultura Occidental actual está tan expuesta, por qué está en un peligro de derrumbe constante, y se pregunta si no nos estaremos durmiendo en los laureles y los smartphones.

Bien, todo aquello mencionado forma parte de la alegoría, el ojo clínico que Brian Azzarello y Miller ponen sobre los tiempos que corren, que conforma al fin y al cabo el trasfondo del argumento. En esta ocasión estos elementos se dejan ver más sutilmente, son los detalles que uno observa detenidamente, y no me parece mal, una vez que la intención quedó perfectamente establecida es hora de comenzar a, en base a eso, desarrollar las tramas y jugar con sus conceptos. Eso es lo que se hace aquí, se hace mayor foco en los personajes y los conflictos, mediante un ritmo frenético que no parece querer volver a descansar con el afán de sorprendernos constantemente, y lo consigue con creces. Es una lectura caótica pero genuinamente emocionante, que encima no pierde en ningún momento su parlamento político implícito.

La ideas extremistas de Quar y su séquito de kryptonianos han seducido a Lara, quien se les terminó uniendo. Superman, el cual se presentó para enfrentarlos, se sorprendió al encontrarse allí a su hija en el bando opuesto, ahora haciéndole frente. El Hombre de Acero se niega a luchar contra ella mas trata de hacerla entrar en razón y hacerle entender que ponerse por encima de los humanos no es la forma correcta de proteger a la Tierra, pero en vez de una respuesta sensata lo que tiene el superhéroe es una paliza brutal e interminable que lo lleva y trae por todo Washington D.C. hasta donde se ubica su Fortaleza de la Soledad.


Es una escena larga, pero hay mucho que comentar acerca de ella. Si bien a priori parece otra típica escena en donde Miller se deleita haciendo sufrir al Hombre de Acero, viéndolo más a fondo, el contexto en el que se encuentra es muy distinto y mucho más lógico para que él termine como terminó, por supuesto que el cómic es hasta cruel detallándonos que su primogénita lo tuvo HORAS en vaivén con su zurra, pero no es absurdo y hay bastante más allá de eso. Superman está en medio de un dilema personal, se trata de la humanidad que él siempre prometió servir y proteger, pero a la vez también de una sociedad que proviene de su planeta, son de su especie, y alguien que es sangre de su sangre forma parte de ellos, ¿realmente desea detenerlos? Ellos le reclaman que siempre los mantuvo cautivos, ocultos, lo acusan de cometer traición, y serán lo que serán pero... Al final él fue quien los nutrió de odio y algo culpable es, ¿qué clase de civilización amerita que un hombre tenga que ocultar a todos los de su especie?

Si hilamos más fino incluso le podemos encontrar otro significado a este suceso. Queda claro que el Último Hijo de Krypton representa, como históricamente siempre lo hizo, al estilo de vida americano, la cultura occidental, la democracia, nuestro sentido de verdad y libertad, mientras que del otro lado de la calle encontramos a Quar y sus filas como la clara imagen de una sociedad retrógrada, fascista, totalitaria, claramente vinculada con los Estados Islámicos. Recordemos que DK3 nos quiere dejar el recado de que en nuestro afán de ser neutrales ante todo, al no llevar la iniciativa de atacar, nos encontramos expuestos e indefensos, en peligro de derrumbe continuo sin la oportunidad de ofrecer resistencia alguna, tal y como Superman se encuentra ahí.

Esta interpretación queda completamente respaldada si no sólo consideramos a los personajes involucrados en la pelea, sino también al mismísimo escenario en la que se sitúa. La localización, tal como quedaba dicho, es Washington D.C., ciudad que sufre con cada golpe que le proporcionan al Hombre del Mañana la pérdida de algún lugar emblemático suyo como el Monumento a Lincoln y el Obelisco. No hace falta ser muy sagaz para notar la reminiscencia a la caída de las Torres Gemelas o cualquier incidente similar, y comprender el valor simbólico de esta lucha que, claramente, pretende con efectividad impactar con ello.


Ante tantos pasos en falso y ambigüedades, son las nuevas generaciones quienes tienen que cargar y solventar el presente que las pasadas les legaron. Por supuesto que no todos los individuos proceden de una misma manera, esto depende de la historia y experiencia de cada uno, ahí es cuando los personajes de Lara y Carrie Kelley crean el contraste. La hija de Superman y Wonder Woman tuvo que ser reprimida y oculta durante toda su vida porque un pueblo, gobernado por seres malignos como Lex Luthor, que se decía justo repudiaba y perseguía a los de su raza, por lo tanto el paso lógico es que se una a alguien con una ideología como la de Quar, dispuesta a romper esas cadenas que la ataron siempre. Mientras que la heredera indiscutible de Bruce Wayne recibió estímulos distintos durante su crecimiento, ella se formó con un hombre que busca la revolución, el derrocamiento de los líderes corruptos, pero a su vez es un vigilante, que se mueve agresivamente según su propio sentido de justicia que viola cualquier derecho humano, por lo tanto su sentido de libertad también debe estar bastante deformado. De alguna manera, el presente y las personas que viven en él se encuentran influenciadas por un ambiente que sigue arrastrando los mismos problemas de hace décadas, por eso el perfil social que se hizo en The Dark Knight Returns sigue vigente, y lo que el creador de Sin City nos está diciendo que es tiempo de un cambio real.

Ya con Superman hecho poco más que un despojo frente a la entrada de su Fortaleza, una legión de kandorianos se acerca para llevar a cabo un juicio donde le encuentran culpable y le dictaminan la pena de muerte. Quar llena el cuerpo del superhéroe en materia negra, petrificando al mismo, paso seguido sus súbditos lo funden y desintegran con su visión calorífica para luego volver a congelar el lugar y enterrándolo bajo la nieve que siempre fue su hogar.

No sólo hay que disertar sobre el sentido poético de todo esto, sino que es una oportunidad más que clara para galardonar, al menos con puros elogios, el magnífico trabajo de Andy Kubert y Klaus Janson. los cuales no dejan de llenar las hojas de puro espíritu milleriano, logradas gracias a esas resoluciones narrativas cinematográficas, vivas y dinámicas. El entierro de Kal-El o las hermosas formaciones del ejército de Quar (que estéticamente quedan muy bonitas), son simplemente unos ejemplos de tantos acerca del excelente laburo que están haciendo con el título, que encima se siguen superando con el correr de los meses. Pese a ser un guión con mucho más contenido que las anteriores ediciones, se siguen encontrando espacio para desenvolver libremente su cadencia y manejo de la lectura, esta vez no hay tanto abuso de las splash-pages pero sí la estructura de todas las páginas está moldeada de una manera muy particular y premeditada. Me sorprende como esta vez el estilo no opaco la sustancia, error que Kubert cometió varias veces en los meses anteriores con el objetivo de emular el estilo caricaturesco claro-oscuro de Miller, hubo balance equilibrado entre ambos. Todo irá bien mientras no tenga que ilustrar coches en movimientos, supongo.


Mientras tanto en el Amazonas, Wonder Woman contempla el caos que se desarrolla al rededor del globo mientras carga a su bebé Jonathan y rechaza una llamada del Caballero Oscuro. No hay mucho que agregar acerca de esto, más allá de que es un buen detalle su aparición ya que generaba cierta incertidumbre si nuestra superheroína favorita iba a tener más participación en el futuro, de alguna forma esto confirma que su existencia no quedó en el olvido. Así que ahora estoy intrigado sobre qué rol ocupará su niño.

Quar le transmite un ultimátum a los habitantes de Gotham City: Si en 36 horas no entregan con vida a Batman él enviará a uno de sus fieles seguidores a explotar en la ciudad, y por lo sucedido anteriormente en Moscú sabemos cómo eso va a terminar. Como es de esperarse, esto desemboca que en pocas horas los gothamitas se sumerjan en el caos, habiendo apagones y revueltas masivas que amenazan con dejar hecho polvo a toda infraestructura arquitectónica mientras que claman por la rendición del Hombre Murciélago, por supuesto que la policía del GCPD no hace más que nutrir esta suerte de guerra civil reprimiendo violentamente a cualquiera que ose manifestarse por su propia integridad.

Antes hablaba del ritmo frenético y caótico de la lectura, porque realmente es sorprendente la velocidad con las que el panorama cambia drásticamente. En tiempo real no le toma más de 12 horas a Gotham para convertirse en tierra de nadie, pero nosotros vivimos atestiguamos esa transición en unas pocas viñetas, aún así no peca de sentirse superficial, rápidamente nos adaptamos a este nuevo entorno y adentrarnos en este momento crucial que apura el tiempo en todo sentido, ya que obliga al Encapotado a jugar de prisa sus cartas y poner en marcha su plan, el cual desconocemos pero inicia con una inyección para calmar los dolores que inhibían toda actividad con mallas. Esto no necesariamente surpime la humanización que contiene la caracterización de este veterano Bruce, aún sigue admitiendo el miedo que tiene por toda la situación (no es poca cosa, un terrorista está amenazando con volar la ciudad si no entrega su vida) y nada ya le puede quitar las cicatrices de guerra esparcidas por todo su cuerpo.


Simultáneamente, Carrie Kelley es enviada a una misión cuya meta es definida como "esperanza" y le es entregado el manto de Batgirl como regalo de graduación (la resolución de esto se ve en el mini-comic el cual reseñaremos en unos días). Miller y Azzarello aprovechan el espacio para seguir satirizando a los medios de comunicación con nuevas apariciones estelares de Obama y Donald Trump. Sorpresivamente, Flash irrumpe para salvar el día pero rápidamente es detenido por uno de los kandorianos, chocándolo y generándole heridas graves de todo tipo. Es muy crudo ver paso por paso como al velocista se le va quebrando cada hueso y termina sangrientamente estrellado en el suelo. Rápidamente los Batboys lo encuentran, probablemente para llevarlo a la batcave y contenerlo hasta su recuperación, ¿o algo más?

Otra que regresa es Ellen Yindel que se encuentra superada por toda la situación, y cae en una depresión al encontrarse frente a la miseria de la gente a la que dedicó su vida llevándola a, como quien no quiere la cosa, ahogar sus penas el alcohol. Irrumpiendo su soliloquio pesimista y depresivo, el gigante Caballero Oscuro le quita la petaca de la mano y con su conocida prepotencia la pone en movimiento, augurando que por fin la comisionada va a tener su momento de protagonismo en la siguiente entrega. Culminamos con el asombro de que The Atom está irremediablemente vivo y asegura poder arreglar lo que hizo.

¿Qué más puedo decir? DK3 es fantástica, de a poco va mostrando sus dientes y una enorme propuesta. Al contrario de lo que en un comienzo aparentaba, la historia es realmente gigante, sus subtramas prometen mucho y todas parecen estar equilibradas en cuanto al peso que tienen dentro del argumento en general. Muchos elementos hay a tener en cuenta: La misión de Carrie/ahora Batgirl, la aparición de Flash, el estado actual de Gotham, la aparente alianza entre Ellen Yindel y Batman, Lara, Quar, Wondar Woman junto a Jonathan, la nueva intervención de The Atom, un Green Lantern que fue dejado en el camino y todo conducido por la conocida irreverencia de Frank Miller. Estamos ante un evento colosal, y aunque pareciera ser el momento auge del relato, estoy seguro de que una gran guerra se aproxima y, por ende, lo mejor está por llegar.


Puntaje final: 8,50 de 10.

Y eso fue todo por hoy, pero no pierdan la atención que muy pronto publicaremos nuestra reseña del Dark Knight Universe Presents: Batgirl #1, dibujada por ni más ni menos que el siempre polémico Frank Miller. Hasta entonces, espero que hayan disfrutado leyendo este artículo, si tienen algo que agregar y acotar como siempre siéntanse libres de hacerlo en la caja de comentarios. ¡Jokersaludos

In Miller We Trust!

Reseña: "Batgirl" #51


Hace más o menos cincos años DC Comics le restituyó a Barbara Gordon la capacidad de andar, liberándola de la silla de ruedas que la aprisionaba para permitirle reclamar su emblemático álter ego original. Durante ese tiempo, Batgirl tuvo una transición en la que paso de ser una vigilante sombría e insegura a una superheroina hipster y determinada. “Batgirl” #51 es la primera parte de otro proceso transitorio en la vida de Barbara. El final feliz fijado el número pasado es hecho de lado a favor de colocarla en un lugar adecuado para el nuevo status quo del siguiente equipo creativo.

Gladius, la nefaria organización terrorista que Batgirl combatió durante su ultimo Anual, ha retornado empeñada en buscar venganza en contra de aquellos que los han agraviado, específicamente Batgirl y la prestigiosa Academia de Gotham. Barbara se percata de la tormenta que se está formando demasiado tarde, después de que sus aliadas se topan con células de Gladius en Gotham y Europa enfocadas en robar y almacenar armamento para algo grande: Liberar a su comandanta durante su transferencia a una prisión en Metropolis. Batgirl los intercepta pero fracasa al intentar detenerlos, lo que la hace dudar de sus habilidades y su rol como defensora de Burnside.

Y esa es la cruz del número: la incertidumbre de nuestra protagonista sobre su lugar en una ciudad que ha defendido por tanto tiempo tras sentarse en su nuevo rol como CEO de una compañía informática. Se asume que ha pasado algo de tiempo desde el ataque de The Fugue para justificar el letargo que ha atrofiado las destrezas justicieras de Barbara, aún así no deja de ser muy súbito y algo extraño, en especial por como decide acabar su relación con Luke Fox y ceder el mando de la empresa a Alysia. Dichosamente la otra excusa para la vacilación de Babs acerca de su estadía en Burnside tiene mayor base: ahora hay suficientes heroínas capaces de patrullar sus calles.


Spoiler y Operator (el nuevo nombre código de Frankie) se destacan este mes en una persecución donde Stephanie Brown, al mando de la moto de Batgirl y con Frankie al oído, despacha sin problemas a un par de soldados rasos de Gladius, solo para después reabastecerse de herramientas y coquetear con Qadir, quien es incapaz de mantener su identidad en secreto. Al otro lado del mundo en Polonia, Black Canary, con auxilio de Vixen, también le patea el trasero a miembros de esa malvada organización (básicamente son la versión barata de Hydra del Universo DC. No solo se visten igual, incluso tienen una expresión a lo “Hail Hydra” sobre “El filo de la espada de Gladius”), quienes le revelan el plan de su líder de asediar Gotham Academy.

“Batgirl” #51 tiene el mismo problema de “Batgirl” #50: hay demasiados artistas con estilos demasiado parecidos, por lo que cuesta distinguirlos. DC debería de aclarar quien dibujo cada sección y darle el crédito debido a los dibujantes por las páginas en las que trabajaron. Asumo que Minkyu Jung y Roger Robinson se encargaron de la primera mitad de la historia y Eleonora Carlini de la segunda. Pero cantidad no equivale a calidad y con tres artistas cuyo trabajo se ve apresurado y poco inspirado, el resultado es la caída de gracia de una historieta que otrora era alabada por ser visualmente excepcional.

En el estrecho final de la serie, Brenden Fletcher se aprovecha de ser ahora el único escritor para fraguar un crossover furtivo en Batgirl con las otras dos series que escribe, Balck Canary y Gotham Academy. Pero no me quejo, más poder para Fletcher y más poder para las chicas de la editorial de Batman. Nadie dijo que Fletcher no podía divertirse mientras prepara la casa para sus próximos inquilinos.

Y el próximo mes: Goodbye!

jueves, 28 de abril de 2016

Bienvenidos a otro resumen de noticias sobre el Universo Extendido de DC Comics. Sin más preámbulos, vamos directamente a los bifes.

"BATMAN V SUPERMAN: DAWN OF JUSTICE" ULTIMATE 
EDITION TRAERÁ DOS HORAS DE MATERIAL EXTRA.


Un distribuidor sueco habría confirmado que el corte del director de "Batman v Superman: Dawn of Justice" tendrá 181 minutos y de esa manera tendríamos las tres horas de metraje de las que tanto se han hablado, convirtiéndose además en R-Rated. Además, se dice que el Blu-Ray va a incluir la friolera de dos horas de material extra (que no necesariamente puede ser metraje que quedó afuera o, por lo menos, no en su totalidad). Resta que los fans comprobemos qué tanto podrán mejorar la controvertida película estas nuevas escenas.

J.K. SIMMONS PODRIA ESTAR EN VARIAS PELÍCULAS DEL 
NUEVO UNIVERSO CINEMATOGRÁFICO DE DC.


El ganador del Oscar, que interpretará al entrañable James Gordon, contó que su rol en la próxima película de la Liga de la Justicia será pequeño. De hecho, la película comenzó a filmarse este mes y sus partes recién se grabaran en Junio. No obstante afirmó tener un trato con Warner para más de una película. Mientras comentaba sobre la admiración que tiene sobre el trabajo de Zack Snyder, confirmó que estaba para un rol pequeño en Justice League pero que podría llegar a "dos, tres, cuatro" (refiriéndose a películas, claro).

Hagamos futurología: Participación en "Justice League: Part One" confirmada y seguramente también en la solo movie de Batfleck
(sería un despropósito si no está) y de ahí, podríamos imaginarlo en la segunda entrega de "Justice League" o "Suicide Squad 2". Pura especulación, pero no podemos esperar a ver al nuevo Jimbo de la pantalla grande.

MARGOT ROBBIE Y JARED LETO SOBRE SUS PREPARACIONES 
PARA SENDOS PAPELES.


Sin duda son los dos personajes que más expectativas generan en la venidera película del Escuadrón Suicida. Hablando con el portal
Coming SoonJared Leto dijo se refirió al legado del Joker y como a su interpretación, siendo el último o, mejor dicho, más reciente en la larga lista de artistas que han hecho al personaje estar vigente en la cultura pop por más 75 años, una lista en la que incluyó a escritores, artistas, actores y fans. "Es especial que te pidan hacer eso", y por eso se refiere a redifinir y mantener ese legado. Por otro lado, según declaró Leto, planearon darle una nueva dirección al personaje, pero obviamente siempre respetando la esencia que lo caracteriza, cosa que al ver esa especie de look gangster/proxeneta/juggalo queda un poco claro, ¿no?

Mientras tanto, la deliciosa actriz australiana que encarnará a Quinn habló sobre la investigación que hizo para el papel: "Investigué mucho sobre enfermedades mentales y co-dependencia tratando de entender porqué [Harley] ama tanto al Joker. Había decidido que era co-dependencia pero, ahora que investigué, descubrí que es más una adicción que una enfermedad. Se pueden ver muchos lados de ella. A veces es muy graciosa, a veces es muy mala. Disfruta todo lo que hace. No importa si hace algo bueno o malo, disfruta por igual. No es siempre muy querible".

KATANA Y LA "PRESENTACION EN SOCIEDAD" DE LA SOUL TAKER.


Katana es un personaje muy respetado en el Universo DC por ser una de las mejores guerreras del mismo, asociada no sólo al Suicide Squad en los cómics sino también a los Oustsiders y las Birds of Prey, hasta incluso Justice League. Así y todo, es uno de los personajes que, fuera del Noveno Arte, no son muy conocidos (como la mayoría de los que conformarán la película del Task Force X).

La marca registrada de Katana es su espada, llamada Soul Taker, la cuál posee el alma de su esposo Masao y la actriz Karen Fukuhara habló al respecto: "Ella tiene el alma de su esposo en su espada y debe hablar con él durante la película. Si, eso ocurrirá, pero deben esperar a ver qué impacto tendrá en el film"Fukuhara definió a su personaje como muy leal a Amanda Waller (la líder ideológica del equipo, interpretada por Viola Davis) y a Rick Flag (el líder del equipo en el campo de batalla, interpretado por el sueco Joel Kinnaman), a la vez que se mostró contenta por haber hecho casi todas sus escenas de riesgo (!) Bella y badass, una cosa de locos.

           RUMOR I: LOS PERSONAJES QUE SE BUSCARÍAN PARA 
"THE FLASH".


La película de Flash vendrá en Marzo de 2018 y sabemos que Ezra Miller será el hombre más rápido del mundo. En adición, ya tuvo su aparición en "Batman v Superman" y estará, al menos, en "Justice League: Part One". Mientras Miller filma "Justice League", ya se estarían buscando actores y actrices para cinco roles en su cinta. Estos son (de acuerdo al periodista vendehumo Umberto Gonzalez):

Iris West: una reportera que será un híbrido entre la periodista Christiane Amanpour, que trabajó/trabaja para en CNN, ABC, etc., y Carrie Bradshaw, el papel interpretado por la poco agraciada Sarah Jessica Parker en "Sex and the City". WTF!?

Eobard Thawne: será una especie de Stephen Hawking. Tendrá una enfermedad degenerativa y estará en silla de ruedas, similar a la serie de TV.

Fred Chyre: el oficial Chyre será uno de los amigos que tendría Barry Allen. Un buen policía pero medio brusco (clásica arquetipo) que estará investigando una misteriosa muerte en los laboratorios de Thawne.

Leonard Snart: una adaptación de Captain Cold similar a la de KGBeast en "Dawn of Justice", dado que sería un ex-militar que trabaja bajo las órdenes de Thawne.

* Jay Garrick: sería una cameo. Garrick es el Flash original de los 40, pero en este caso sería un profesor de la Universidad de Central City removido de su puesto por realizar experimentos con la Speed Force.

RUMOR II: ¿TRES LINTERNAS HUMANOS PARA 
"GREEN LANTERN CORPS"?


"Green Lantern Corps" se espera para Junio de 2020 y se sabe que aparentemente no veremos a ningún Lantern hasta la segunda parte de "Justice League" (2019). Se rumorea, sin embargo, que Hal Jordan, John Stewart y Kyle Rayner podrían liderar el Corps.

Quizás Jordan sea el que veamos en "Justice League: Part Two" y por ahí se trate de un Hal entrado en años que pasará el manto a los otros dos mencionados, y esto viene a cuenta de que estarían en busca de un actor que esté más cerca de los 50 que de los 40 para interpretar al famoso héroe. Por otra parte, quizás la elección de John Stewart sirva para incluir un actor afroamericano y calmar un poco la controversia con los actores blancos en Hollywood. De hecho, se ha mencionado más de una vez a Tyrese Gibson ("Four Brothers", "Transformers") para el papel, aunque después del fiasco de "Green Lantern" en 2011, mejor que se toman el debido tiempo. Total lo tienen y de sobra, ¿no? Incluso no sería raro que Kyle Rayner sea interpretado por un actor latino y todos contentos, aunque eso ya sería pedir demasiado.

BONUS TRACK.


No estamos hablando de una noticia ni nada por el estilo, pero no pude evitar la tentación de compartir con ustedes esta delicia de "Los Simpson", a quienes siempre le estamos robando una que otra frase.

El 24 de abril se estrenó el episodio #593 (CARAJO, ¡casi 600 ya!), que corresponde a la 27ª temporada y sería el #19 de la misma, llamado "Fland Canyon"Sin entrar en detalles, mientras Dios Homero realiza tareas de limpieza supervisadas por la iglesia en una zona de bajos recursos con sus amigos, se puede ver en varios fotogramas un póster de una supuesta venidera película: "Batman v Batwoman", con los rostros de los dos enfrentados y, de fondo, un pequeño algo triste vestido como si fuera Robin. Para colmo, al póster lo acompaña la leyenda "Esta vez es por la custodia".


Imagínense eso: ¡Batman peleando contra Batwoman por la custodia de su hijo, que sería un nuevo Robin! Esta Batwoman parece ser un híbrido entre la original, Kathy Kane, que fue creada en 1956 como interés romántico del Murciélago para acallar las acusaciones del enfermo de Fredric Wertham sobre la sexualidad del personaje, y la actual Kate Kane que, como bien recordarán, fue re introducida hace unos años como lesbiana para "aportar" a la diversidad dentro de los cómics. A alguno se le fue la mano e imaginó que esto podría ser un easter egg al mejor estilo "Batman v Superman" en "I Am Legend" (!) pero, dada la conexión Illuminati de Los Simpson, ¿quién sabe? (?).

miércoles, 27 de abril de 2016

Como ya les anticipábamos, el cuarto número del nuevo episodio dentro de la saga Dark Knight se lanza el día de hoy, y por lo tanto ya podemos ver sus portadas alternativas correspondientes. Entre los artistas encargados de su realización están, por supuesto, Frank Miller (protagonizada por Wonder Woman y su bebé, Jonathan), Klaus Janson, Jim Lee (con una excelente versión del frívolo Joker perteneciente a este universo), el siempre genial Rafael Albuquerque, Paul Pope (haciendo singularmente homenaje a una viñeta de Dark Knight Strikes Again), Gabriele Del'Otto y el mismísimo Greg Capullo, siendo la más destacada de la tanda sin lugar a dudas.





The Dark Knight III: The Master Race #4, realizado por Frank Miller, Brian Azzarello, Klaus Janson, Andy Kubert y Brad Anderson ya se encuentra disponible, mientras que nuestra reseña sobre dicho producto se publicará en breve, ¡asi que atentos! Jokersaludos.

El aclamado run de Scott Snyder y Greg Capullo llega a su fin con lo que podríamos describir como "una carta de amor para Gotham City".




"Batman" #51 ya está disponible a USD 3.99.

La alianza de Dick con Chackmate se desmorona mientras Otto Netz toma el cuerpo de Helena Bertinelli para dar el golpe final.




"Grayson" #19 ya está disponible a USD 3.99.

Los Jokers han tomado un colegio y dependerá de los Petirrojos salvar el día. Creo que a DC se le está yendo un poco la mano con las alegorías de las masacres y los atentados en colegios americanos (?)




"We Are... Robin!" #11 ya está disponible a USD 3.99.

Después de superar uno de sus más grandes retos hasta la fecha, Babrara Gordon y compañía deberán enfrentar a un viejo enemigo para evitar la destrucción total de la Academia de Gotham. ¡CHAN!




"Batgirl" #51 ya está disponible a USD 2.99