Todo lo que tenés que saber del Bativerso está aquí.

miércoles, 17 de diciembre de 2014


 "75 años, 75 versiones de Batman" es básicamente lo que su nombre indica: un breve pero variado repaso no cronológico por algunas de las versiones más destacadas del Caballero Oscuro, ya sea en cómics, video juegos, series de televisión o películas.

 Ya estamos en la edición número 52 de esta, aparente, interminable sección, y para la ocasión no hay un Batman mejor del que hablar que el ideado por el peculiar director Tim Burton. ¿Por qué digo que este es el momento justo para recordarlo? Por ninguna causa, la realidad es que nunca es mal momento para hablar de él.


 Tim Burton es un director con un marcado estilo, y con una fuerte tendencia a dejar su marca de agua en cada personaje que toca, y en 1989 fue el turno de Batman, superhéroe que se encargó de reestablecer en la cultura cotidiana por medio de dos excelentes películas, generando el fenómeno conocido como la batmanía. Para algunos es el Batman definitivo, para otros es sencillamente una buena versión y hay una milésima cantidad de personas que opinan que solo es el resultado del ego del cineasta, pero la realidad es que este Hombre Murciélago marcó tendencia y el modelo a seguir durante muchos años.

 Interpretado de una manera virtuosa por el genial Michael Keaton, se nos presenta un encapotado más sutil en cuanto a su performance, pero no por eso más liviano. Este Caballero de la Noche intimida por su carencia de expresión y, la seguridad que presenta, infunde un miedo natural en los criminales, portando, además, uno de los mejores Batsuits que existieron en la historia del personaje. Ni muy armatoste, ni muy austero e incapacitado de mover el cuello, el atuendo de la ocasión es el más estilizado y refinado que podemos hallar en toda la filmografía.

 Un aspecto que genera bastante controversia es que este Batman rompe con su regla moral de no matar. ¿Ven a lo que me refería? Más sutil, menos exagerado, pero no por eso más liviano. Y es que este Encapotado no se viene con rodeos, juega duro en serio, quizás por eso mismo es la versión más realista y eficiente que se haya visto en celuloide, porque si yo viviese en esa Gotham City, antes de quebrantar la ley me lo pensaría más de dos veces.

 Junto al tono de expresionismo alemán/gótico que aguardan las películas Batman y Batman Returns simultáneamente, tenemos un Bruce Wayne que no está muy interesado en hacerse notar, en contraste con el de Nolan. Es más, es un planteo mucho más insano, sin necesidad de demostrarlo, se nota que su trauma lo aqueja constantemente, y que el dolor por la muerte de sus padres lo tiene reprimido. Y esa es la gracia de esta caracterización ¡Nadie nunca sospecharía que todo se trata de él! Otro dato a mencionar, que es muy importante, es que en esta realidad fue Jack Niper (el Joker antes de serlo) quien asesinó a los Wayne, lo que convierte a esta en una historia de venganza más que de superhéroes.

 Políticamente incorrecto, badass, icónico, carismático y memorable. A la interpretación de Michael Keaton no hay que ponerle en tela de juicio absolutamente nada, ya que, como declaró recientemente, él es, fue y será Batman.

La nueva Firestorm se mete en problemas, al igual que Stormwatch y Fifty-Sue. Tristemente, esta serie pasó de ser algo medianamente entretenido y prometedor, a ser un embrollo constante e innecesario.




"The New 52: Futures End" #33 ya está disponible a USD 2.99.

(Fuente)

¡Nuevo mes, nueva aventura en el Multiverso de la mano de Grant Morrison! Esta vez viajamos hacia Tierra 5, mejor conocida como Thunderworld, donde veremos a Billy Batson y la Familia Marvel enfrentando al Dr. Sivana, Mr. Mind y la Monster Society of Evil. ¿Pero qué relación tendrán estos villanos con el poderoso mal que intenta erradicar a todos los héroes de las distintas Tierras? ¿Y qué repercusiones tendrá este número para la trama general de esta saga?




"The Multiversity: Thunderworld" #1 ya está disponible a USD 4.99.

(Fuente)

¡Selina y Black Mask combaten por el control del crimen en Gotham!




"Catwoman" #37 ya está disponible a USD 2.99.

(Fuente)

Llega la hora de ver el enfrentamiento que todos veníamos esperando desde que empezó este arco argumental: ¡Batman vs. Darkseid!




"Batman and Robin" #37 ya está disponible a USD 2.99.

(Fuente)

Batman emprende una carrera contrarreloj para hallar al paciente cero y desarrollar una vacuna que pueda frenar la epidemia lanzada por el Joker, ¿pero podrá lograrlo? ¿Y quién será el próximo aliado de nuestro héroe en perecer ante la locura del Duque de la Muerte?




"Batman" #37 ya está disponible a USD 3.99.

(Fuente)

Mientras la trama sobrenatural vuelve para seguir ocupando espacio de forma totalmente innecesaria, veremos a Selina Kyle lidiando con los gajes de ser la nueva y flamante reina del crimen en Gotham.




"Batman: Eternal" #37 ya está disponible a USD 2.99.

(Fuente)


"75 años, 75 portadas de Batman", al igual que "75 años, 75 versiones de Batman" (si, ya lo sé, soy extremadamente original con los nombres de las secciones) plantea un repaso no cronológico por las portadas más emblemáticas en la historia del personaje.


Hace poco hablábamos del Batman de la Edad de Bronce y como esta etapa, con Dennis O'Neil y Neal Adamns a la cabeza, revolucionaría el Bativerso para siempre. Para ser más exactos, su etapa comenzó en "Batman" v1 #232 (1971), en cuya portada vemos a Robin siendo atacado por orden de Ra's Al Ghul, a quien vemos representado como una gigantesca figura omnipresente y omnipotente en honor a su apodo, La Cabeza del Demonio, y es que este número introdujo por primera vez al longevo villano que eventualmente pasaría a convertirse en uno de los más grandes enemigos recurrentes de nuestro héroe. El encargado de dibujar esta tapa fue el propio Adams quien, en la cúspide de su carrera, se las ingenió para hacer una composición visual y anatómicamente correcta, digna de hacerse poster y colgarse en nuestra habitación.

¡Hasta la próxima!

martes, 16 de diciembre de 2014


"75 años, 75 versiones de Batman" es básicamente lo que su nombre indica: un breve pero variado repaso no cronológico por algunas de las versiones más destacadas del Caballero Oscuro, ya sea en cómics, video juegos, series de televisión o películas.


Pese a que nunca dura mucho, lo cierto es que Batman ha usado varios Anillos de Colores a lo largo de su carrera. Particularmente una de las versiones que más disfruté fue el Black Lantern Batman, aunque en realidad no se trataba del mismísimo Encapotado sino de uno de los clones creados por el Dr. Sivana en "Final Crisis", que luego sería confundido por la comunidad super heróica con el verdadero cadáver de Bruce Wayne tras su desaparición física al enfrentar a Darkseid en el final de dicha saga. De esta forma, mientras nuestro héroe viajaba por el tiempo en "The Return of Bruce Wayne" debido a los efectos de la Sanción Omega, Black Hand profanaría la tumba del clon en "Blackest Night" (2009-2010) y robaría su cráneo para utilizarlo como fuente de creación de los Anillos Negros. Ya en el climax de esta historia, con la Liga de la Justicia, los Jóvenes Titanes y demás super equipos tratando de enfrentar la amenaza zombie desatada de la noche a la mañana, Nekron revive al clon para aprovechar su conexión emocional con Superman, Wonder Woman, Animal Man, Green Arrow, Superboy, Kid Flash, Donna Troy y Ice y así tomar control de sus cuerpos. Eventualmente Nekron sería derrotado y el cráneo del clon de Batman sería devuelto a su tumba solo para volver a revivir poco tiempo después, aunque eso lo comentaremos en otro momento.

Tratándose no solo de un clon sino también de un zombie, este Hombre Murciélago no era más que un títere sin personalidad o voluntad propia, lleno de ira y salvajismo. Por otra parte, su atuendo mantenía la combinación clásica de gris y azul oscuro, aunque había sufrido varias modificaciones para que hiciera juego con su grotesca apariencia. Para empezar, el símbolo del murciélago de su pecho había crecido para permitir la incorporación del símbolo de los Black Lantern, pero además contaba con garras en sus guantes, una suerte de hombrearas puntiagudas y picos en los costados de sus botas, mientras que el Bat-cinturón parecía no ser una pieza aparte sino estar incorporado a las mismas mallas.

¡Hasta la próxima!

“The New 52: Futures End” #31
Guión: Azzarello, Lemire, Jurgens, Giffen
Arte: Jesus Merino
Colorista: Hi-Fi
Portada: Ryan Sook
Editor: Matt Idelson


En las solicit de este número nos prometieron que un héroe se retiraría, otro reconsideraría su carrera y otro más se despediría del mundo. Veamos si cumplieron. Bienvenidos al Blog de Batman.

En el número anterior vimos a Green Arrow y su ejército tomar por sorpresa a Cadmus Island, a Deathstroke perder la vida a manos de Fury y a Big Barda sacrificarse para que sus amigos pudieran escapar de la isla, aunque el sacrificio tuvo un sabor amargo cuando descubrimos que Brother Eye sobrevivió.

FUTURES SPOILERS

Comenzamos con una rueda de prensa que da Lois Lane para denunciar los crímenes de Cadmus cometidos contra los héroes de Earth-2. Ahí nombra a Emiko como la líder del movimiento que ayudo a liberar a los meta humanos y gracias a la cual obtuvo pruebas de que Cadmus era el responsable detrás del asesinato de Oliver Queen. Hace también una mención especial sobre Power Girl, Barda y Red Tornado las cuales presuntamente murieron durante el asalto a la isla y jura no detenerse hasta que Cadmus pague todos sus crimines contra la humanidad.

En Green Arrow Island, sorpresivamente vemos a Animal Man y su familia descender de un helicóptero donde son recibidos por el barbado Green Arrow. Durante la amistosa charla entre estos entrañables amigos se nos revela que Buddy supo todo el tiempo que Ollie se encontraba con vida y que el Erquero Esmeralda decidió permanecer muerto ante la opinión pública, dejando el legado de Green Arrow en manos de Emiko.

Volamos a Siberia donde Constantine lleva al Hombre de Acero y a una trastornada Midge al sitio donde un meteorito devasto el lugar en 1908. Midge parece haber sido infectado por Brainiac y provoca tanto a Superman como al rubio cazador de demonios. En ese instante un estallido sorprende al grupo y de entre la llamas emerge un oso poseído por Brainiac el cual le dice a Superman que el encontrarse en ese lugar le ha otorgado un lugar especial. Mientras Constantine trata de ponerse a salvo con Midge, Superman triunfa de nuevo y se retira del lugar con la epifanía de Constantine de que el Kryptoniano debe volver a casa. 

En Cadmus Island, o lo que queda de ella, mientras el ejército hace labores de búsqueda, King Faraday se tele transporta para buscar la bóveda que contiene todo el material genético sustraído por Cadmus aunque para su sorpresa la bóveda ha desparecido.

En Pittsburgh, la nueva Firestorm aun esta aprendido sobre la matriz pero se frustra al no poder regresar a la normalidad y separase de Jason.  En la misma ciudad, se lleva a cabo el humilde sepelio de Ronnie Raymond pero sin la presencia de algún miembro de la Justice League siendo el padre de Jason quien diera un emotivo discurso sobre la vida del fallecido héroe. Sin embargo entre los asistentes venos a Red Robin y a Firestorm la cual se reúsa a hablar con Red Robin quien sigue creyendo que su amada Madison murió durante la explosión que también mato a Ronnie.

Lo Bueno.

Muchas dudas quedan en el aire tras este número. Vimos a Red Tornado sobrevivir la explosión al final del numero anterior pero no supimos que fue de Barda o Power Girl, la cual pudiese ser posible que ni siquiera se trate de Kara. Otro nuevo misterio es que la bóveda de Cadmus se ha ido, posiblemente la veamos de nuevo pues la manera de re introducirla a la trama no fue nada sutil con 4 páginas dedicadas únicamente a mostrarnos que no está donde debería de estar. Y con muchas tramas resultas, solo nos queda especular pues Deathstroke, la otra persona interesada en dicha bóveda, esta muerto. 

Oliver Queen, en una caracterización que me recuerda más a su persona Pre-"Flashpoint", decide alejarse de los reflectores pero con Brother Eye aun “vivo”, su retiro sin duda sera momentáneo.

Lo Malo.

De nuevo muy confusa la forma en que nos presentan un conflicto, esta vez dentro de la subtrama de Superman. En un claro Deus Ex Machina, un oso controlado por Brainiac aparece justo donde se encontraba Kal-El para combatirlo porque a "Lost" le salió muy bien eso de meter osos y otros sucesos absurdos a la trama. También regresamos a los diálogos crípticos, que es una de las mayores razones que llevan al tedio a esta serie tan llena de altibajos-bajos. Releyendo esta parte del comic, pude notar que Midge identifica a la bestia como su maestro aunque sin identificarlo como Brainiac, pero lo extraño no es eso, sino que el poseído animal dice tener a su vez un maestro. Lo que se puede interpretar en estos paneles es que este monstruo sirve a Brainiac como en su momento lo hiciera el Androide del Templo. La repentina aparición se puede explicar a que el oso sideral estuviera dormido dentro del asteroide, siendo la presencia del Kryptoniano quien lo hiciera salir de su hibernación.

Al parecer la diferencia entre los héroes y villanos es que unos buscan el poder y otros lo obtiene sin pedirlo. Y este nuevo Firestorm seguro será otro cliché que nos recordará el enunciado anterior. 

Muy pobre la despedida de Ronnie, quien la mayor parte de esta colección fue dibujado como un sínico irresponsable y quien, a pesar de todo, fue miembro de la Justice League y no merecía ser tratado de esa manera. La portada retrata a los héroes sufriendo la pérdida de un miembro de su comunidad cuando en realidad solo acudieron Red Robin y Firestorm. Oliver Queen fue la luz y Ronnie Raymond sin duda fue la sombra.

El Arte.

Hay cosas que me llamaron mucho la atención y no necesariamente es algo malo. Desde el rostro de la hija de Animal Man con rasgos tan exagerados cual portada de MAD hasta la exuberante Midge que luego de ser poseída por Brainiac decidió andar con pocas prendas porque, pues… por… uhm… ¿Me podrían repetir la pregunta?



Y para despedirnos, los dejo con el emisario de Brainiac cuyo diseño, aunque extraño, me pareció muy interesante.


Calificación Final: 6/10

SPOILERS END

A veces siento que DC Comics debería pagarnos por leer historias como estas. Si están en desacuerdo conmigo aquí les dejo las ligas de nuestro Facebook Twitter para que me convenzan de lo contrario o, si prefieren, pueden hacerlo también aquí mismo en la sección de comentarios del Blog.

A mí me pueden encontrar en Twitter como @yhakuma y me despido desde mi guarida secreta en México.


"75 años, 75 portadas de Batman", al igual que "75 años, 75 versiones de Batman" (si, ya lo sé, soy extremadamente original con los nombres de las secciones) plantea un repaso no cronológico por las portadas más emblemáticas en la historia del personaje.


Si bien el estilo de Jock suele ser bastante sencillo y a veces algo desprolijo, su portada de "Detective Comics" v1 #880 se popularizó rápidamente por ser visualmente impactante a tal punto que la ilustración verdaderamente resultaba perturbadora. La tapa, básica pero efectista, muestra al Joker con su mirada literalmente fija en Batman, representando el segundo encuentro de BatGrayson y el Duque de la Muerte en la vieja continuidad tras lo ocurrido en el "Batman and Robin" de Grant Morrison y marcando también la última aparición del mentado villano antes del reboot, todo esto en el marco de un macabro plan elaborado por James Gordon, Jr. para atormentar a su familia y al Mejor Detective del Mundo.

¡Hasta la próxima!

lunes, 15 de diciembre de 2014


"75 años, 75 versiones de Batman" es básicamente lo que su nombre indica: un breve pero variado repaso no cronológico por algunas de las versiones más destacadas del Caballero Oscuro, ya sea en cómics, video juegos, series de televisión o películas.


Exceptuando al Batman Cavernícola de "Return of Bruce Wayne" #1, del cual hablaremos más adelante, la aparición del primer Batman Prehistórico ocurrió en el relato "The Caveman Batman", publicado en "Batman" v1 #93 (1955) de Edmond Hamilton y Dick Sprang, uno de los primeros cómics de la Silver Age Batmaníaca.

En dicha historia, un reconocido arqueólogo del Museo de Gotham descubre un antiguo jeroglífico de la era de las cavernas en el cuál unos cavernícolas huían aterrorizados de un Tiranosaurio Rex pero, como se sabe, los dinosaurios murieron mucho antes de la Edad de Piedra, por lo cuál el arqueólogo es acusado de haber fraguado el jeroglífico. Ante esto, Bruce Wayne, amigo cercano del mentado arqueólogo, decide recurrir al Professor Carter Nichols para volver en el tiempo junto a un joven Dick Grayson para resolver este misterio. Estando allí, el Dúo Dinámico se topa con un cavernícola llamado Rog, mejor conocido en su tiempo como Tiger Man, el equivalente prehistórico de Batman. En ese momento ambos justicieros se conocen y unen fuerzas para derrotar a un maligno cavernario llamado Borr, quién resultó ser el dueño mencionado Tiranosaurio Rex, al cuál había encontrado congelado y de alguna forma logró volverlo a la vida con el objetivo de utilizarlo para sus oscuros fines personales. Tras haber derrotado el villano, nuestros héroes modifican el antiguo grabado y regresan al presente para comprobar que lograron salvar la reputación de su amigo.

Si bien la personalidad de Rog era similar a la de Batman, su uniforme era bastante precario ya que básicamente consistía de una máscara hecha con la cabeza de un tigre y un tapado hecho con pelaje del mismo animal, de ahí su nombre super heróico. En sí, Rog no es un personaje de gran relevancia para la historia del Bativerso ya que pasó sin pena ni gloria, pero aún así me pareció interesante destacarlo porque después de todo es una más de las tantas versiones alternativas del Encapotado y merece un lugar en esta sección y también me da una excusa perfecta para hablar del  Batman Cavernícola de Grant Morrison en una futura edición.

¡Hasta la próxima!

Reseña: "Batgirl" #37


Yeeesh…  

“Batgirl” #37 es un número controversial, no hay forma de darle vuelta al asunto. Después de un poderoso inicio que estableció la misión y los valores de la serie, llega una historia que los traiciona.

¿Cuál es el problema? Su representación negativa de una persona transgénero. Específicamente su retorno a clichés del género que refuerzan estereotipos negativos sobre este grupo. Se supone que esta nueva etapa de la serie trataría de manera progresiva y moderna a su heroína y sus aventuras; enfocándose en la representación positiva de mujeres en el medio. No se puede cambiar una línea de pensamiento retrograda por otra, la representación positiva debe ser equitativa.

Pero me adelanto, pues ni siquiera les he contado de qué va la historieta: “Batgirl vs Bling Bling Batgirl.” Alguien está suplantando a nuestra heroína, cometiendo robos y posando para artistas con dudoso talento. Esta falsi-Batgirl usa un traje igual al de Babs excepto por el pequeño detalle de ¡estar cubierto de pies a cabeza por joyas y purpurina! Al localizar a la impostora y enfrentarla en la cima del puente de Gotham, Barbara descubre para su horror que la impostora es un impostor: Dagger Type, el artista detrás de las Bati pinturas que son la sensación de Burnside, está usando la imagen del alter ego de Barbara para conseguir fama y dinero.

Lo malo no es que un travesti sea el villano (la diversidad es aceptada en héroes y malvados), sino la forma en que presentan al villano. La revelación de Dagger Type bajo la capucha es la revelación de un rostro inundado por la locura, con el maquillaje corrido y las pupilas dilatas, vemos las señas de alguien retorcido, de alguien anormal. Cuando Dagger Type vuelve a aparecer al final de la historia, enfundado en un llamativo vestido con forma de murciélago y revelándole a Burnside que él es en realidad Batgirl, la idea de que esta es una persona con un comportamiento aberrante es exagerada a 11, Babs Tarr y Cameron se aseguran a través de su arte de dejárnoslos claro.


Pero hay un balance. Esta misma serie, varios números atrás, dio un paso adelante en cuanto a la representación de personas transgénero en la parte mainstream del medio. La compañera de cuarto de Barbara, Alysia Yeoh, confesó ser transexual ¿la reacción de nuestra heroína? Aceptación ¿la reacción de la historieta? Igual. Desde “Batgirl” #35 no hemos vuelto a ver a Alysia y su presencia en esta historia hubiera sido más que bienvenida. Cuando la etapa de Gail Simone maneja temas delicados mejor que la de Cameron, Fletcher y Tarr, sabemos que hay problemas.

Lo bueno es que ellos también lo saben, y ya se han pronunciado al respecto. El equipo recientemente publicó una carta pidiendo disculpas por la historia, aceptando su error y prometiendo mejorar en el futuro.

Si, “Batgirl” #37 es un comic decepcionante en lo que ha sido una gran serie hasta el momento, heme aquí esperando que solo sea un tropiezo y no la norma. Con los autores y la artista estando claros de que hicieron mal y prometiendo rectificarlo, me siento confiado de que no que no habrá más desilusiones en el futuro.


"75 años, 75 portadas de Batman", al igual que "75 años, 75 versiones de Batman" (si, ya lo sé, soy extremadamente original con los nombres de las secciones) plantea un repaso no cronológico por las portadas más emblemáticas en la historia del personaje.


La portada de "Detective Comics" v1 #475, dibujada por Marshall Rogers, entintada por Terry Austin y coloreada por Jerry Serpe, dio a conocer por primera vez uno de los elementos más significativos a la hora de referirnos al Payaso Príncipe del Crimen: los Joker Fish. En un nuevo intento por perturbar la existencia de Batman y los gothamitas, el Delgado Duque de la Muerte contaminó el río de la ciudad con su famoso Joker Venom, creando una camada de peces mutantes que luego pretendía patentar como una marca comercial. A partir de allí, esta creación del guionista Steve Englehart pasó a ser en uno de los íconos más famosos en relación al villano y gozaron de múltiples apariciones tanto en el mundo de los cómics como en episodios de "Batman: TAS" y "Batman: The Brave and The Bold".

La ilustración propiamente dicha es bastante simple. Siendo que fue dibujada en 1978, nos muestra al Batman de la Edad de Bronce intentando detener a su máximo enemigo, quien a su vez le apunta con dos Joker Fish como si fueran armas, mientras que en el fondo vemos un enorme reloj que marca las 00:00 simbolizando la hora en que el Joker mataría a una de sus múltiples víctimas en este número, cosa que también resultó ser un guiño a la primera aparición del villano en "Batman" v1 #1 allá por 1940. Si observamos la portada rigurosamente, podríamos notar algunas inconsistencias con los dedos y músculos de Batman y una cierta desproporción en los hombros del Joker acompañanda por un mal posicionamiento de su cabeza, pero es preferible dejarlo pasar para recordar a esta tapa como una de las más memorables en la historia de la franquicia.

¡Hasta la próxima!

 La década de los 80 estaba llegando a su punto medio, culturalmente revolucionando varios aspectos de los cuales no quedaría exento el mundillo del cómic. Por esos años, una cuantiosa camada de escritores ingleses ingresaron a trabajar a DComics, la cual sería la movida más acertada de la editorial hasta el día de la fecha, y uno de esos autores fue Alan Moore, quien luego de unos pocos años de estar operando inteligentemente en la industria sacó Watchmen, una serie regular de género novelas gráficas que se convertiría en una de las 100 mejores obras en la literatura del Siglo XX, y no solo eso, sino que marcaría un antes y un después en las historietas y significó el nuevo estándar de tebeo que de ahí en más no se dejó de seguir, un modelo que muchos intentaron erróneamente imitar, ya que en realidad los creativos solo quedaron con el concepto superficial de la obra, lo que hizo que la relación del barbudo con los superhéroes se desmigajara por completo.

 La propuesta de Watchmen era tan innovadora como transgresora, tanto es así que DC le tuvo que poner algunos frenos a Moore y Dave Gibbons (artista). Originalmente el argumento tendría como personajes de los cuales la editorial había recientemente adquirido los derechos, los superhéroes de Charlton Comics, pero luego de caer en cuenta que una vez finiquitado el lanzamiento de la mentada historia los derechos se harían inservibles en un futuro, The Question se convirtió en Rorschach, Captain Atom se convirtió en el Dr. Manhattan, Blue Bettle se convirtió en Nite Owl, Nightshade en Silk Spectre, Thunerbolt en Ozymandias y, finalmente, Peacemaker en The Comedian.

 Acá estamos, 28 años después, y el contrincante eterno del antes mencionado literato (el cual también ingresó al circuito comercial de cómics en esa camada de los 80'), Grant Morrison, está publicando lo que él considera su obra definitiva: The Multiversity, y dentro de esa mini-serie de one-shots tenemos ahora mismo Pax Americana, donde el pelado escocés plasma su versión personal de Watchmen, haciendo uso de los personajes que originalmente fueron planteados y haciendo dúo con el dibujante que demostró conocerlo y entenderlo mejor que cualquier otro: Frank Quitely. Teniendo todo estos elementos en cuenta, ya de por sí, sin hablar de ninguna página, se convierte en una lectura obligada de cualquier persona que proclame admirar al noveno arte.

Spoilers a continuación.

 "Time is the school in wich we learn, time is the fire in wich we burn", esa frase de Delmore Schwartz es la citada en la portada de la revista, tal así como en Watchmen se citaba alguna en el final de cada edición que se relacionaba de alguna u otra manera con lo que allí se había desarrollado, y la misma portada, así como ocurre en los 12 números que conforman a la reconocida serie, se corresponde con la primera página. Aunque estos no son los únicos paralelismos con la obra en la que se inspira, hay muchísimos más. Uno de los más importantes es la idea de las imágenes y símbolos recurrentes que sirven como hilos conductores y creadores de conceptos, si Watchmen tenía el reloj, el smiley o el círculo del átomo de hidrógeno, Pax Americana solo cuenta con uno (si bien las palomas son recurrentes, y mostradas como símbolos de violencia y caos, no son trascendentales) que es el 8/Infinito/Cinta de Möbius, imprescindible para comprender cualquier cosa que aquí transcurra, ya que también marca el significado de la misma historia, su estructura narrativa, el mensaje, su forma... En fin, absolutamente todo.

 Por eso mismo, hablar de Pax Americana como una sucesión de hechos lineales es totalmente inútil, para que se comprenda de mejor forma se puede decir que es bastante similar a Memento, pero en realidad es tal cual como un 8, sin final, sin comienzo (solo uno aparente), con desarrollo confuso ya que se cruzan dos posibilidades en cierto punto dejándonos a nuestro criterio la resolución final, aunque cuando llegues a la meta, en realidad estaremos volviendo al mismo punto de partida. 

 Como ya habrán deducido correctamente, estamos ante una lectura sumamente intrincada, la cual no va a precisar de una lectura y relectura, sino que también de una re-relectura, re-re-relectura, re-re-re-re-relectura, y otras tantas no de la forma tradicional, leerlo al reverso, tal como nos insinúan los personajes a lo largo de todo el majestuoso tebeo, termina de cerrar las 40 páginas en nuestras mentes y termina de dar sentido a todas las conceptos e ideas que nos habían sido nombradas con anterioridad, aunque siendo desarrollados de manera distinta y hasta respondiéndose las preguntas que el mismo comic se hace leyéndolo en otro sentido. Sí, parece tener vida propia.


 A pesar de cualquier cosa que pueda aparentar, Pax Americana es una narración muy sólida y consistente, quizá la que más lo es en lo que va del nuevo milenio, ya que no hay ningún diálogo, ninguna escena aislada que no ayude a sustentar una arquitectura aunque enmarañada, inamovible. 

 Así como todo lo que conforma a este tótem, este aún así sigue alimentando a la mitología de la multiversidad, si bien no se nombra nada de forma explícita ni es obligatorio haber leído nada de la serie para disfrutarlo, hay algunas referencias a las realidades paralelas y el concepto de que los cómics sirven como canales de comunicación entre ellas, a la vez de que los hechos aquí sucedidos son de claro mérito de los Gentry (las entidades que destruyen los universos conocidos), pero nada de esto está expuesto explícitamente, por lo que un lector que agarre esto independientemente lo puede hacer a su interpretación ningún problema. 

 De cualquier manera, quien se tope con estas páginas se va a encontrar con un gran rompecabezas a resolver, hazaña que le será imposible si no descifra primero lo que es el muy mencionado Algoritmo 8. ¿Qué es el Algoritmo 8? Para saberlo debemos identificar, cosa que se puede hacer sin ninguna vicisitud desde la primera hojeada, en casi toda la revista las hojas siguen un patrón de viñetas, y esta es la de 4x4, que se puede combinar haciendo algún cuadro más grande pero siempre respetando la medida del esqueleto. Esto no solo se trata de una simple estructura, sino que en la metafísica que yace en el tebeo, y esa idea de que los comics cuentan con vida propia, es realmente el ritmo con el que funcionan las cosas en ese mundo, y el que sea capaz de percibirlo y comprenderlo será capaz de visualizar su realidad desde una perspectiva casi omnipotente y contar con poderes de magnitudes inenarrables.

 En este caso, es el Captain Atom quien resulta estar consciente del Algoritmo en cuestión, contando con cuasi-las mismas características que su equivalente, el Dr. Manhattan. La diferencia con el personaje aquí planteado por Morrison es que su percepción es hasta más interesante, afirmando verlo todo tal cual como lo es: Un cómic con sus viñetas, globos de diálogos, etc. Y aunque el hombre azul de Moore es imbatible, el que aquí tenemos presente no tiene absolutamente nada que envidiarle, y ése es todo un mérito.

 Volviendo a la "numerología", el número 8 es repetido en variadas ocasiones, y simbolizado en muchas otras, repetidas veces formados por una S complementada con alguna mancha (sangre, café, etc.), por el signo de interrogación, entre otras maneras.


 La trama da inicio con el caso de un asesinato (haciendo paralelismo con Watchmen, el cual comenzaba con la muerte de Comedian), el del Presidente actual de los Estados Unidos: Harley, quien sucedió a Bush en este futuro cercano y distópico. El mismo fue perpetrado por Peacemaker, quien hasta ahora operaba siendo el guardaespaldas del mandatario. Este hecho desencadena que el, hasta ese entonces, vicepresidente Eden (además, padre de Nightshade) asuma el cargo mayor, ejecutando así sus primeras acciones: Haciendo que la figura del superhéroe sea de repudio público y, obviamente, disolviendo a Pax Americana.

 Pax Americana era el nombre con el que se bautizó al grupo de vigilantes disfrazados que había sido reunido por el, ahora difunto, presidente Harley, con la intención de hacerlos ahora agentes del gobierno y darles privilegios como tal. La asociación se fundó ni bien Harley asumió, y prometió llevar al mundo a un nuevo periodo de paz y justicia implacable.

 Mientras tanto tenemos a personajes como Blue Bettle y The Question tratando de resolver el caso del asesinato de Nora O'Rouke, el significado del Algoritmo 8 y de la repentina desaparición de Yellowjacket, el primer superhéroe de America. Está claro que el segundo tiene mucha más participación que el primero, una pisada más fuerte y un carisma más grande, ya que BB resulta intrascendente, mientras que The Question participa en uno de los momentos claves para entenderlo todo, además de brindarnos escenas y diálogos entretenidísimos. Es muy fiel a Rorschach, es un Batman de clase B, más soberbio y sin escatimaciones en técnicas de interrogaciones.


 The Question entra en el departamento de Nora O'Rouk para descubrir junto a nosotros que es lo que allí sucedió. Aparentemente Nora, con su brillante mente, había descubierto por fin lo que es y cómo funciona el Algoritmo 8, por esa misma razón podía saber lo que iba a pasar e intentó detener a su pareja de ejecutar al Presidente pues las cosas no iban a salir como fueron premeditadas, pero antes de que pudiese comunicarse con él, el general Lane (mano derecha de Eden y distinguible por sus brazos robóticos) irrumpe en la escena para asesinarla.

 Esta secuencia no solo es clave, sino que es una de las que más nos hacen deleitarnos con su ejecución. ¿Vieron uando dije que Frank Quitely es el ilustrador que mejor comprende y supo plasmar a Grant Morrison? Bueno, esta es una clara demostración de aquello, pues el fino trabajo conseguido codo-a-codo entre la narración y el dibujo es indudable e irrefutable, llegando al punto que no se puede hablar de una cosa sin echarle flores a la otra. El momento transcurre en una splash-page, y varios recursos son utilizados allí, entre ellos: El travelling.

 El travelling es un recurso que tuvo su primer exponente a mediados del siglo XX, pero lo cierto está en que el empleo de este nunca deja de ser fresco. En estas dos páginas no solo es utilizado, sino que hay muchos travellings a lo largo y a lo ancho del tebeo ¿En qué consiste? Pongámoslo de esta manera, nosotros gracias al renombrado travelling, podemos seguir la secuencia, el movimiento y el desplazamiento de un personaje, o varios, a lo largo de un mismo escenario, mientras que este mismo aparece solo una vez representado pero fragmentado entre paneles.

 Por otro lado, el conjunto de pags. 12 y 13 también emplea saltos temporales. La comprensión de las mismas viñetas dependerá de la audacia y la deducción del lector. La doble página narra tres momentos distintos transcurridos en un mismo sitio, y la única manera de identificar y discernir qué momento tiene lugar en cada segmento, y cuál vendría ser el orden cronológico de los mismos, resulta decisivo la distinción de colores, tonos y posición de ciertos objetos/muebles que habitan en el ambiente.


 Incluyendo las antes resaltadas, y la clara re-versión, hay muchas referencias palpables a Watchmen, una de ellas es la escena de la conversación entre Nightshade y su madre, o el Future Bomb (fragancia de la misma heroína), las cuales están íntimamente relacionadas con vivencias de su otra versión: Silk Spectre. 

 Otra de ellas es la construcción casi espontánea de tres torres gemelas realizadas por el Captain Atom, que nos conduce a recordar la fortaleza de la soledad personal del Dr. Manhattan instalada en el planeta rojo.

 También la primera reunión de los que luego conformarían a Pax Americana tiene un aire a la que nos hicieron presenciar de los Minutemen a través de los flashbacks de la novela gráfica original. Estos son homenajes que le sientan muy bien al tono del producto, aunque seguro hay muchísimas más de las que no me esté percatando.


 A esta altura ya lo habrán descubierto, la presentación de los Gentry esta vez son Eden y el general Lane, quienes comparten su infección con el Captain Atom haciéndole leer el cómic maldito. Atom es corrompido y le inducen una misión que, él cree, tiene fines bien intencionados, aunque no es así. Engañado y sin razonamiento claro, Captain Atom viaja al pasado para enseñarle el Algoritmo a un jóven Harley que aún estaba llorando a su padre (quien en vida había sido escritor de cómics), y eso desencadena a la planificación de un plan maestro urdido por los dos (urdido a su vez por los Gentry) que no sería desempeñado no hasta décadas después.

 El plan en un comienzo se pensó que consistía en que, una vez Harley electo, debía ser asesinado por Peacemaker y luego revivido por Captain Atom, de esta manera obtendría una imagen distinta ante la sociedad y un apoyo absoluto de ella, y así poder desenvolver sus iniciativas para mejorar el mundo. Lo que nadie sabía es que la última parte nunca llegaría a efectuarse, porque el ahora presidente Eden mandaría a hacer desaparecer del universo a Atom, y de esta forma, sin que nadie resucite, hacer que los superhéroes se conviertan objetos de odio público llevando a su inminente desaparición y esto, a su vez, a la vulnerabilidad de la humanidad, de la que los Gentry se aprovecharían.

 Lo que nunca se llega a saber si en esta historia ganará el bien o el mal, porque si bien Nora dice haber visto el verdadero final (el indeseado), a su vez Captain Atom siempre vio en el futuro que su plan se realizaba a la perfección, a menos que gracias a la influencia del cómic maldito este jamás haya tenido buenas intenciones y se sacrificara para llevar a cabo la extinción de los héroes, como también lo haría el Presidente Harley ¿Pero realmente lo harían? ¿O Nora solo le erró? Supongo que eso queda a la interpretación y el gusto de cada uno, o tal vez nos enteremos cuando The Multiversity llegue a su climax.

 Pax Americana concluye por el comienzo, mostrándonos a un Harley infante recibiendo la llegada de su padre, a quien le mata de un disparo por no reconocerlo, ya que esta en su rol secreto... ¡Yellowjacket! Y de fondo a esa funesta escena, las palabras del ex Presidente Keneddy, quien murió en condiciones similares a las que, luego, él también lo haría.


 La interesante filosofía de Pax Americana es de digna mención. Este completísimo, intrincado y complejo one-shot de tan solo cuarenta páginas, narra la historia de personajes que frustran sus propias anhelos a través del tiempo, y también en su esencia una historia política, no sólo es la versión "Morrisoniana" de Watchmen, porque además nos muestra el contexto en el que se desarrollaría si fuese en los tiempos que corren y no en los 80, donde en el boca a boca ya no se habla de la guerra fría, ni el capitalismo o el comunismo, sino de las conspiraciones gubernamentales y sosteniendo el peso de una fuerte crítica al sistema estadounidense de creerse la policía del planeta, con su paradójica idea de construir la paz por medio de la violencia. Por otra parte, también el mensaje que se codifica es el opuesto al del serial de Moore, ya que aquí se trata de explicar como los superhéroes significan la paz, y son necesarios para el perfecto balance y protección del mundo en el que viven (aunque, de cualquier manera, siga siendo un final trágico).

 Si bien ya hablamos de la parte gráfica, también hay que destacar la primera escena, que cual recurso cinematográfico, está hecho en reversa. Y otra muy interesante es en la que Harley cae en la cuenta del sistema de la realidad en donde vive, del Algoritmo 8, ya que en ese mismo momento la estructura que predominaba en las páginas se rompe y se deforma, un simbolismo claro pero igual de sutil y maestro.

 Finalizando con esta reseña ¿qué más se puede decir? Pax Americana, independientemente de la serie en la que se desarrolla, es una cita obligada para cualquier persona que guste del mundillo geek. Claramente no es digerible fácilmente, y no recuerda para nada a lo que estamos acostumbrados a leer en lo que se encasilla como mainstream, su confusa manera de expresarse recuerda más a una obra independiente, de esas que una editorial del prestigio de DComics nunca publicaría. Sin lugar a dudas es lo mejor que se publicó en la industria en todo 2014, y muy seguramente también lo sea de los últimos años. Solo me queda aplaudir y ovacionar el trabajo conseguido entre la nueva colaboración de los escoceses (los cuales siempre que se juntan parece indicar la víspera de una obra maestra), que en este caso consiguieron hacer lo que nadie había hecho hasta ahora, crear un digno sucesor del legado que Watchmen dejó, homenajeando de la mejor manera al mismo.

Puntaje: 10 de 10.