¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

lunes, 9 de septiembre de 2019


Jason Peter Todd. Robin. Red Hood. Outlaw. Sea cual sea el nombre que reciba el personaje, es y seguirá siendo una de las "espinitas" que ni el mismo Caballero Nocturno ha sabido cómo resolver. Y no creemos que lo quiera/vaya a hacer pronto. Sabe perfectamente que lo necesita de alguna manera, y como dicen por ahí, "mantén a tus amigos cerca y a tus enemigos aún más". Sólo que en el caso del segundo Robin, hay muchos más claroscuros.

¿Por qué un segundo Robin?
No hace falta ser un psiquiatra para saber que crecer con una figura como Bruce Wayne/Batman no es algo sencillo. De hecho sorprende que el propio Dick Grayson no haya resultado "tan" traumatizado. Eso si, llega un momento en la vida de todos en que, tenemos que "volar". Y eso fue lo que pasó con el primer Robin.

Aquí es donde comienza algo extraño, porque es justo en esa transición de Robin a Nightwing, que el propio Grayson apoya la idea de un segundo Robin, viendo en Todd un reemplazo más que interesante (hijo de familia cirquera y cuyos padres fueron asesinados por Killer Croc). Pero eran los 80's y como todo en esa época, nada era lo que podía parecer.

Luego vino la Crisis en las Tierras Infinitas y el origen de Todd fue cambiado por el más conocido y compartido desde entonces: aquél muchacho que vivía en las calles de Gotham y que simplemente se le ocurrió que podía robar las llantas del Batimóvil.

Su primera aparición fue en Batman #357 (1983), ya como Robin y con la bendición de Grayson (cosa que "tal vez" veremos en ésta segunda temporada de Titans del DCTV). Sin embargo, gracias a la primer Crisis el personaje sufriría varios cambios y sería en 1986, el recambio que más impactaría.

Si la influencia de Grayson se hizo presente antes del primer lustro de los 80's, con éste último movimiento editorial, también se vería. Nightwing no supo de la existencia del segundo Robin sino tiempo después. Y aquí esto es algo que luce interesante, y confirma varias teorías: la presencia del acróbata es una de las más positivas para cualquier heredero de Wayne (es parte de la inspiración de Drake [eso si Didio no se mete] y es de los pocos que hace que surja la humanidad de Damian).

¿Se fijaron que a pesar de ser un análisis de Todd, hemos mencionado mucho a Grayson? Bueno, eso también afectó al personaje: las constantes comparaciones (que él mismo hacía), así como la falta de tacto de su bati- figura paterna, y el hecho que, la única oportunidad que tuvo de un pasado feliz fue borrada por la Crisis.


Y llega la Muerta en la Familia
En 1988, gracias a los cambios de origen y actitud, los fans (si, esa turba iracunda que de pronto suele exigir derechos y puede definir si vale o no la pena tal o cual título), decidieron "matar" a Todd. Y por primera vez, DC hizo caso.

En 1989, Todd, buscando una manera de recobrar un poco de orden a su vida, descubre que su madre biológica, quien por años pensó muerta, se encontraba en realidad viva y con un nombre distinto. La historia termina como todos sabemos: Joker mata a Todd mientras Bats llega tarde a la escena.

Poco después el Príncipe Payaso del Crimen obtiene inmunidad diplomática y hasta Superman tiene que interceder para que Bruce no pierda (más?) la razón y manche el legado del murciélago.

Una etapa corta como Robin, que sólo confirmó la idea que estar al lado de Bats no es tan simple. Bárbara había ya sido atacada y quedado en silla de ruedas. Ahora, en la baticueva, veríamos por años el recuerdo del traje del Robin que pudo haber sido más. Un clavo más al ataúd de corazón y mente que Bruce suele ostentar en su guarida.

Y luego  vino la tendencia: si un héroe muere, no quiere decir que sea permanente...

En 1992 el mundo vió morir a Superman y al poco tiempo (1993), también lo vio volver. Y con eso, una retahíla de sucesos que poco a poco han hecho que los fans ya no crean en las "muertes" en los cómics, tanto en ésta como en la casa de enfrente.


Tuvieron que pasar alrededor de 15 años para que, nuevamente, una Crisis (ahora la Infinita) afectara al Robin Rebelde.

Esto es algo interesante del personaje. Ya que ha estado involucrado en eventos que han sido emblemáticos de la compañía y poco crédito le hemos dado por eso, aunque sea colateral. De hecho fue el Robin que ayudó a la Trinidad en Superman Annual #11 (1985) en la historia "Para el hombre que lo tiene todo". Además de ser uno de los mayores efectos colaterales del desquebrajamiento de la realidad provocada por Superboy Prime (Batman Annual #25).

Y nos da pie para una gran cantidad de burlas hacia el Caballero Nocturno, ya que sus "hijos" han tenido "acercamientos" con dos de las mujeres más importantes en su andar (Dick/Selina y Jason/Thalia).

Personajes fenecidos como el tío de cierto sujeto que recibió la picadura de una araña radioactiva y los padres (al menos en la misma línea de tiempo y universo) del Mejor Detective del Mundo son aquellos que sabemos que tienen que permanecer así para darle sentido a sus historias.

El caso de Jason Todd encumbraba uno de sus mayores fracasos, pero también uno de sus mayores logros: evitar caer de esa delgada línea que se juró separar y matar a sus enemigos. Es tanto un mal recuerdo, como uno de esos momentos que te llenan de nostalgia por lo mucho que pudo haber sido.

En 2003, en el marco de Batman: Hush. Thalia Al'Ghul encuentra a un maltrecho Todd y lo lleva a un Pozo de Lázaro y bueno, ya sabemos un poco de la historia gracias a la fantástica (sino es que la mejor) animación de DC: Batman: Under the Red Hood. Si bien hay unos cuantos detours y libertades narrativas (que tanto fueron necesarios como inservibles en la propia animación de Lee y Loeph), una buena parte del corazón de la narrativa está ahí...

Red Hood es el (anti) héroe que merecemos y que necesitamos
Luego de varias situaciones en las que Jason intenta suplantar a Nightwing para hacerlo quedar mal ante las autoridades. De igual forma comienza a hacerle frente durante la etapa en la que Gotham era un caos (¿cuándo no?), debido a la desaparición de Bruce en el arco Final Crisis, comenzando la Batalla por el Manto entre todos los Robins y familia extendida

Es incluso en la etapa de Morrison en la publicación de Batman & Robin que se vuelve aún más antagonista del dúo dinámico formado por BatGrayson y Damian (dicho sea de paso, mi top sería: Dick/ Damian, Bruce/Damian, Bruce/Jarro). No obstante, el mismo Todd estaba seguro que su tiempo de redención había pasado ya, y que por más que Dick o Bruce quisieran extenderle la mano para volver a la batifamilia, no podría. Terminando en Arkham. [Para los fines de esta publicación, no consideró la versión de Arkham Knight.]

Y bien, a este punto, todo es tragedia y una que otra chispa interesante del personaje. Sin embargo, siendo esto una de las tantas sorpresas que nos trajo el universo del New52, Red Hood tendría su propia publicación ante sorpresa de muchos.

La historia no pintaba del todo mal al emparejarlo con otro personaje muchas veces menospreciado a pesar de la gran historia que tiene: Roy Harper/ Arsenal, además de agregarle como elemento atractivo a Koriand'r/ Starfire.

A un nivel muy personal, Scott Lobdell y Kenneth Rocafort no me agradan del todo, pero más que nada por su run extraño en Superman durante las mismas épocas. He de admitir que a nivel de RH:O lo supieron hacer (amén de la hipersexualización que le cargaron a la princesa Tamareana), la mayor parte del tiempo.

El título de Outlaws hace referencia a quienes están fuera de la ley, sin embargo, ya cuando comienzas a interpretar el trasfondo, ves a tres individuos que no pertenecen a algún lado y que todos, de alguna manera, han estado a la sombra de otros. Casualmente, los tres también ostentaban una relación peculiar con el primer Robin...


Eso y la introducción más "exótica" de los All-Caste (una zona perdida del Himalaya habitada por maestros de las artes marciales y de distintas técnicas milenarias,) y cómo es que Jason logra tener una capacidad de combate mucho más elevada al emular un poco el entrenamiento mental que el propio Bruce tuvo en su momento. Además de que le da ciertos "poderes", que usa en muy contados momentos.

Aquí haré mención a algo que, nuevamente, a grado muy personal (siéntanse libres de criticar y compartir impresiones), y quizá de los contados aciertos que tuvo el New52, el Batman #0.

Dicho número mostró una mini historia llamada "Tomorrow", escrita por James Tynion IV y dibujada por Andy Clarke donde muestran el impacto de observar por primera vez la batiseñal que sufren Dick, Barbara, Tim y Jason.

Una historia muy corta, pero en la cual, al menos para Jason, se le puede ver deambular entre el bien y el mal y la constante duda de hacia dónde moverse (amén que en esa historia podemos ver a un Tim que también se acerca a su mejor versión pre- Flashpoint y que aún hoy día no sabes qué pasará con él y menos con Bendis mediante...).

Entonces Death of the Family...
Quizá para algunos pueda parecer un poco extraño que quiera centrar mi análisis del personaje en la historia más reciente, pero, salvo que usted, estimado y apreciable lector considere que no vale la pena, la historia reciente es la que de verdad ha dignificado al personaje.

Una mención aparte merece Batman Lego: Family Matters, en donde vemos a un Red Hood haciendo gala de gran parte de su actitud badass, con un buen toque de humor (infantil, pero al fin y al cabo, bueno).

Ese arco que nos trajo más dudas qué respuestas (o acción) la dupla Snyder y Capullo, influyó para que del 15 al 18 de RH:O se contara cómo es que el Joker ha estado influenciando la vida de Jason (o al menos eso le ha hizo creer). Provocando aún más ese estrés de querer matarlo a cómo de lugar. Cosa que obviamente no sucederá debido a la bati- promesa implícita que se extendió hasta Rebirth a cambio de bati- fondos y libertad...

Así es como, a lo largo de poco más de 9 años (desde New52, DCYou, Rebirth y la actualidad), se ha contado un poco más del pasado de Todd, tanto antes de su primer encuentro con Bats, como su vida en la mansión Wayne y cómo es que figura dentro de la familia más disfuncional de los cómics.

Esto último es lo que varios autores han querido explotar con historias como Batman & Robin Eternal, con un mensaje muy claro: Batman es la suma de todos y cada uno de sus Robins, por lo tanto, cada Robin es un héroe en sí mismo capaz de tomar las decisiones y acciones necesarias para impactar a los demás.

No en vano (¿¡!?) tuvimos una Robin War, en la cual la participación de los petirrojos fue más que clave para entender que murciélagos y aves (petirrojos, búhos y demás) tienen mucho más en común de lo que parece.

Con la llegada de Rebirth, vimos una versión bastante entretenida de Outlaws con una Trinidad Oscura (nada qué ver con Zatanna, Constantine y Swamp Thing) en Red Hood, Artemis y Bizarro. Y nuevamente cómo el pasado de Todd viene a atormentarlo al saber que el Pingüino tuvo que ver también en los percances que su familia sufrió antes de llegar a las calles.


Algo que siempre ha distinguido a los Robins es la capacidad de resiliencia y de dejar de alguna manera parte de sus ataduras. No es tanto el caso de Todd, que cada vez que intenta solidificar algo en su presente, el pasado llega para atormentarlo, con lo cual sólo demuestra que, irónicamente, es uno de los Robins más fuertes física y tácticamente, pero el más débil a nivel mental y emocional (fight me...).

Actualidad y lo que podría venir... 
Si bien hace algunos meses nos vimos sorprendidos por la brutal golpiza que Bats le propinó a su segundo hijo, el también ver ese acercamiento en el marco de Heroes en Crisis por la muerte de Roy Harper, terminó por cerrar un poco esa brecha que estaba distanciando al par.

Eso si, nadie dijo que las deudas quedarían saldadas, ya que el mismo Todd se auto exilió sólo para tratar de pensar nuevamente cómo es que puede encajar en un mundo con 4 Robins principales.

La relación complicada que entabló con Damian al ser su "asesor" en la construcción del rumbo de los nuevos Teen Titans y la pantalla de humo que Bendis nos dio con su Event Leviathan han sido dos elementos que giran alrededor de uno de los pocos antihéroes que harían efectiva la verdadera seguridad en Gotham (esto es, tomando control de los grupos criminales y poco a poco deshabilitarlos).


Con todas las cosas raras que han estado pasando en DC, con la bati- familia destrozada (y lo que puede seguir cuando se enteren de lo que está pasando en el run de King), el Año del Villano (en donde veremos a un Todd entrenando a una especie de nuevos villanos, con el pretexto que es mejor que él tome la batuta de liderarlos en lugar de un Joker o una Cheetah), y el inminente regreso de Artemis y Bizarro al mismo plano existencial, es muy complejo vaticinar qué rumbo podría tener el personaje.

Algo hay que destacar del hijo rebelde del murciélago: ha sabido cómo mantenerse presente. Sus métodos no serán "bendecidos" por el Caballero Oscuro, sin embargo, incluso él ha sabido reconocer que de llegado el momento, algo así podría ser necesario, no solamente en Gotham sino en el mundo.

A lo largo de casi 36 años de la primera aparición del personaje, es uno de los Robins más reales que podríamos tener: las constantes comparaciones, el saberse que no comulga con las ideas base de la familia, el siempre ser visto como el "segundo" (aunque más bien, él es el único que se ve así), es el único que ha hecho su propio camino prácticamente sin la ayuda de Bruce (aunque sabemos que siempre hay uno que otro chip "escondido"...).

Ha sabido generarse una reputación que, bien que mal, es respetada y reconocida por diferentes miembros de la Liga. De igual manera, ha sabido liderar equipos (de hecho lideró una iteración de los Titans en la transición de Nightwing, además de los Outlaws, claro) y se ha hecho presente al llamado de Pennyworth.

Jason podrá ser un alma rebelde, incomprendida e incluso cínica y fastidiosa, y sin embargo, poco a poco, al menos en éstos últimos años (nuevamente gracias al acierto de darle un título propio e integrarlo sutilmente con los demás), ya entendemos que podría ser uno de los héroes más existencialistas posibles. Quizá no haya una "guerra santa" como la de Bruce, y sin embargo, está dispuesto a hacer y ser lo que sea necesario, no para demostrar algo, sino porque simplemente le nace y puede.

¿Habrá (más) repercusiones del Leviathan (aunque más importante: ¿explicarán cómo es posible que haya plantado cara a Green Arrow, Damian, Batman y cía.)? ¿Le dará una revancha uno a uno a Damian? ¿Podrá reivindicarse ante Bats y el resto? ¿Qué pasará con los Outlaws?

Se sabe que Roy Harper tendrá una aparición en Flash Forward, y que Starfire eventualmente regresará a la Tierra luego de la guerra Justice/Doom.

Los cambios que se aproximan a Gotham sin duda tendrán repercusiones en todos los portadores del símbolo del murciélago... Y, esperemos, más escenas en Bat-Burguers con toda la familia...

martes, 3 de septiembre de 2019

Seguro a estas alturas la mayoría de ustedes escuchó el rumor lanzado por Bleeding Cool ayer de que DC Comics nos daría un Batman negro
supuestamente entre finales de 2020 y principios de 2021. Apenas nos enteramos de esto nos pusimos a pensar en los nombres establecidos que podrían tomar el puesto y por qué aunque el sitio británico aclaró de entrada que, según sus "fuentes", no sería Duke Thomas gracias a (Di)Dios. De darse este cambio en continuidad, aparentemente lo que sucedería es que Bruce moriría de mentirita OTRA VEZ (ya sea que sus aliados cercanos estén al tanto o no), se retiraría (imaginamos que temporalmente), se iría a cumplir una misión o a recuperarse de algo lejos de Gotham por un tiempo, dejando así todo listo para que alguien más adopte el manto del Murciélago.

Por otro lado Bleeding Cool también arroja que como creíamos, la muerte de Alfred no era cierta sino que era alguien haciéndose pasar por él o Psycho-Pirate jugando con la cabeza de Robin. Sin embargo dicen que esa era la idea inicial pero ahora en DC cambió de parecer y dicha muerte sería canon nomás. Sea como sea, el fallecimiento del buen Pennyworth podría ser clave para el posible retiro de Bruce o su salida en búsqueda de la forma de traerlo a la vida. Pensamos en El Pozo de Naín que vimos en "The Fall and The Fallen" pero si no hay nadie dispuesto a sacrificarse (¿Thomas?) o es sacrificado por alguien más (Bane a manos de Thomas o Damian sería lo más lógico por como vienen las cosas), Batman no cambiaría una vida por otra, salvo que el monumental cambio anunciado por Tom King sea ese y Batman mate, cosa que probablemente no suceda considerando cómo reaccionaron muchos luego de ver al Encapotado cobrándose varias vidas en el cine en los últimos años. Entonces Bruce saliendo a buscar OTRA alternativa para traer de vuelta a Penny-One suena bastante plausible, al menos para nosotros. Además el actual arco "City of Bane" de King es básicamente un refrito de "Knightfall" y "The Dark Knigt Rises" y en ambas historias Alfred se retiró así que no sería raro que el ex-CIA siga ese patrón más allá de que no sería un retiro voluntario esta vez.

En definitiva, no creemos que tanto la llegada de otro Batman como la muerte de Alfred vayan a ser una cosa permanente. 

Dentro de los potenciales candidatos para convertirse en el próximo Caballero Oscuro (no pun intended) creemos que podría ser alguien que no hemos visto antes, ya sea un personaje completamente nuevo o uno al que solo se aludió en el pasado, como el misterioso discípulo descarriado que Scott Snyder mencionó en "The Cursed Wheel". De todas formas lo más probable es que sea alguna cara conocida que tenga el aval de la Bati-Familia y/o de Bruce Wayne así que vamos a repasar a los candidatos:

LUKE FOX


Creo que éste fue el primero que se nos ocurrió a la mayoría. El hijo millonario de Lucius estuvo en "Detective Comics" hace muy poco "reemplazando" a un presunto fenecido Tim Drake. Luke asumió la identidad Batwing en 2013 cuando el original se retiró y desde aquel entonces se destacó por contar con un gran intelecto y ser experto en distintos tipos de combate. Suena muy plausible y dice Bleeding Cool
que sería el candidato favorito aunque mencionan que es el favorito de Brian Bendis y si eso significa tenerlo cerca del libro, cosa que desde ya me genera muchísimo miedo.

Fox ya fue introducido en el actual universo de películas animadas y también estará en la venidera serie de TV de Batwoman así que, en mayor o menor medida, ha llegado a las masas.

MICHAEL HOLT 


Al igual que Luke, Michael Holt es millonario, un gran combatiente y es una de los seres más inteligentes del mundo. Mr. Terrific apareció como uno de los aliados de Batman para investigar el Metal Oscuro
así que ahí tenemos un antecedente reciente en común. Además goza de una recomendable serie actual en la línea "New Age of Heroes" llamada "The Terrifics", a.k.a. los "Fantastic Four" de DC 😝

Aparte de haber aparecido varias veces en la clásica serie animada de La Liga de la Justicia, se lo mencionó en "Smallville" y apareció en la serie "Arrow" bajo el nombre Curtis Holt. Personalmente es una opción que me agradaría.

JEFFERSON PIERCE


Black Lightning es uno de los de los primeros superhéroes negros de DC y su historia fue retocada varias veces. Originalmente un cinturón le daba la habilidad de crear y controlar electricidad hasta que fue directamente re-concebido como un metahumano. Además ha sido parte de los Outsiders desde sus primeras etapas hasta hoy en día. De hecho su co-creador, Tony Isabella, fue muy crítico de la actual serie de "Batman and The Outsiders" (de la cual hablaremos en... algún momento) al considerar que el rol de Jefferson Pierce como entrenador y tutor de aliados jóvenes de Bruce Wayne como The Signal y Orphan lo convertía básicamente en "el negro de Batman". Tal vez si Jefferson toma el rol de Batman (¿quizás perdiendo sus poderes en el proceso?) Isabella deje de chillar tanto (?)

Como sea, Pierce tuvo diversas apariciones en distintos medios fuera del cómic y goza de una buena popularidad con su propia serie de TV, convirtiéndolo en otra cara que las audiencias generales quizás, a lo mejor, tal vez, capaz podrían aceptar bajo el manto.

JULIAN


Para algún desprevenido, no es que se trate de algún músico, artista conceptual o futbolista brasileño sino que de esta enigmática figura presentada en las páginas de "Batman" por King y Joëlle Jones se sabe poco y nada. Sabemos que su nombre es Julian y parece ser de Gotham, donde además vive su esposa pero lo más interesante es la contracara de su vida. Conocido como The Gentle Man, terminó en una dimensión combatiendo monstruos que quieren cruzar a la Tierra
y fue descubierto accidentalmente por Batman y Wonder Woman, quienes le ofrecieron reemplazarlo una día al año para que pudiera descansar y ver a su esposa, con la particularidad de que el tiempo corre distinto en dicha dimensión y los superpoderes no tienen efecto.

Con mucho espacio para desarrollar al personaje, esta opción es más que interesante. Uno imagina que Bruce podría quedar atrapado en esta dimensión cumpliendo su promesa (tal vez con Catwoman, que prometió acompañarlo la próxima) o hasta podría ir voluntariamente con la promesa de encontrar algo que le permita revivir a Alfred y Julian decida tomar el manto como tributo. 

Ahora vamos con algunos delirios, así llenamos un poco más este post.

REGGIE LONG     


Quien tomó la máscara de Rorschach en las páginas de "Doomsday Clock" cumple algunos requisitos, es decir, es un buen combatiente, tiene habilidades detectivescas y, bueno, es negro. Sólo eso bastó para que sea considerado por algunos especuladores de la red.

No sabemos bien cómo va a continuar o amalgamarse editorialmente la mencionada saga de Geoff Johns y Gary Frank así que el hijo del psiquiatra que analizó a Walter Kovacs en "Watchmen" no suena muy potable que digamos.

WAYNE WILLIAMS


Stan Lee tuvo a principios de los 2000 la oportunidad de re-imaginar a varios personajes de DC en una serie de one-shots llamada "Just Imagine". Junto a Joe Kubert concibieron una versión de Batman que terminó preso al ser inculpado de pertenecer a una pandilla y allí se entrenó en cuerpo e intelecto con la ayuda de otro interno llamado Grant. Al salir se mete en el mundillo de la lucha libre como fachada para llevar adelante su venganza contra un enemigo mafioso y, una vez consumado su objetivo, decide emprender una cruzada justiciera para combatir el crimen en su ciudad.

¿Tal vez una nueva versión re-re-imaginada traída al canon oficial de Williams

BATMAN JONES


N de LR: Esto está acá porque el editor de Blog es fan #1 de Batman Jones y así me va a perdonar por lo tarde que estoy entregando algunas reviews. Ergo, sus amenazas las dirigen al señor Lichu Jones.

Batman Jones es un "experto en crímen organizado y Batman" según Vicki Vale. quien lo entrevista en "Battle for the Cowl" #3 tras la aparente muerte de Batman. Sin duda un personaje MUY enigmático que podrían aprovechar en respuesta a la necesidad de representación tanto de la gente para consumir productos de entretenimiento como de las compañías para vender dichos productos. Digo, técnicamente ya lo hicieron una vez dado que el original era un niño fan de Batman que fue nombrado Batman Jones por sus padres en tributo al héroe, quien los socorrió cuando les falló el auto llevando a su recién nacido a casa desde el hospital. Eso pasó en "Batman" v1 #108 (1957) pero,
irónicamente, en la bizarro historia "Fan Mail Danger" publicada en
"Batman" v1 #92 (1955), el Encapotado contrata una secretaria para que lo ayude a contestar su fan-mail y un tal Mr. Jones le comenta que nombró a su hijo por él.

Sea como sea, hasta acá llegamos. Nos dicen que esto sería canon pero quizás se trate algún Elseworld como en la caca PC de "White Knight" de Sean Gordon Murphy. También puede que no se trate del Batman tradicional sino que esto tenga que ver con el Batman del Futuro, personaje que el mentado Bendis va a usar pronto en "Legion of Super-Heroes: Millennium".

Para muchos (y no estoy tan en desacuerdo) sería un intento muy forzado de inclusión y hasta una semillita plantada para llevar de alguna forma al cine un Batman de color. Lo que sí, sería extraño que esto sea justo para 2021 cuando llegará el "R-Batz Flick", lo cuál podría ser medio confuso para los fans nuevos que se van a sumar (o al menos a chusmear) al mundo comiquero por el hype de la película. A menos que toda esta movida finalice y vuelvan al status quo normal antes del estreno.

Tampoco descartemos que sea un libro nuevo ya que hemos visto una falta de coherencia total entre los Bat-Books con respecto al Universo DC. Como sea, estaremos a la espera de más novedades porque, si vamos al caso, al día de hoy ni sabemos quién tomará "Batman" en Enero tras la salida de King.

lunes, 2 de septiembre de 2019


Título: “Family Matters”
Guión: Dan Jurgens
Arte: Ronan Cliquet
Colores: Nick Filardi
Letras: Andworld Design

Luego de una breve introducción a lo que se viene en el Año del Villano, volvemos a un tie- in que ni tardo ni perezoso nos lleva a imaginar que por fin, después de bastante tiempo, podríamos (quizá), ver una historia medianamente decente en el título del mejor Robin.

Bueno, eso si no deciden hacer otro cambio que bien pudiese llevarlo al lado oscuro... Lo cual posiblemente sería algo bueno, considerando que hay escasez de historias buenas para todos sidekicks de Batman últimamente, salvo contados chispazos de creatividad aquí y allá con Damian y Jason.

Entiendo perfectamente que esto no es una carta de petición a Santa Claus ni mucho menos a DiDio o Lee, pero desde que Batwoman fue prácticamente expulsada de la Bati- familia, no se se les ha visto juntos. Y el run de King nos mostró lo enemistado que Bruce ha quedado con prácticamente todos...

En fin, volvamos a lo que debe(ría) de importar... 
Mientras el Cabbie fraterniza con Zak "Nightwing Blue" Andrews y se despachan a un grupo de asaltantes de obras de arte durante una serie de apagones en Blüdhaven, el resto de los Nightwings comienza a sospechar que algo mucho más grande pudiera estar sucediendo.

El propio Ric también comienza a creer que los apagones son sólo un pretexto para desencadenar lo peor de la gente. Algo de esto comienza a sobre entenderse cuando vemos la aparición de Talon al amanecer, cuando Ric comienza su turno como taxista.

William Cobb hace acto de aparición en la ciudad vecina de Gotham, para tener una charla más que extraña con el ahora taxista favorito aborrecido de todos.


En la charla, el Talon sobreviviente comienza a cuestionarlo acerca de su familia y el cómo es el último de la línea Grayson.

Con un nuevo apagón de por medio, el Cabbie y el resto de los Nightwings deberán controlar el caos desatado. Aquí vemos algo que, por más que conozcamos al Grayson de antaño, no deja de sorprender: logra convencer a una turba iracunda y ávida de hurtos que deberían de hacer algo mucho más productivo (¡¿WTF?!).

Mientras eso sucede, los Nightwings se enfrentan a Talon, y es obvio que no tendrían capacidad de respuesta ante un asesino tan capaz. Es el propio Zak quien recibe la peor parte al ser acribillado con los cuchillos, justo como sufriera Grayson en la lejana "Night of the Owls".

Zak apenas logra respirar mientras recibe ayuda del resto del equipo.

Mientras tanto, en una noche de apagón, William Cobb decide conocer el bar de Bea...

¿De qué fue el número?
Nada del otro mundo ha decir verdad. Se va preparando el camino para el enfrentamiento entre los Nigtwings y Talon. De antemano sabemos que el grupo de pseudo- héroes no podrá lograr nada, mientras que el Cabbie necesitará recobrar esa chispa Batmanezca para derrotarlo o al menos hacerle frente.


El apartado gráfico luce interesante, no es de lo mejor que ha sido, pero al menos le dan un estilo de agilidad a los personajes. El traje del Cabbie es más que un asco y el Talon no luce tan amenazante como en los buenos gráficos de Greg Capullo o el propio Eddie Barrows en el citado "Nightwing" v3 #9.

En lo personal, me gustaría que Cobb asesinara a Bea y que eso desatara una reacción en cadena en la mente de Dick, acabando por fin con Ric. Y pensémoslo, incluso podría quedar peor de traumado que el Dick Grayson que estamos viendo en la serie de DCTV Titans...

viernes, 30 de agosto de 2019

Temper trantum

Título: “Survivor” [#1009]; “The Brave and the Old” [#1010]
Escritor: Peter J. Tomasi
Artista: Christian Duce
Colorista: Luis Guerrero [#1009]; David Baron [#1010]
Rotulador: Rob Leigh
Portada: Doug Mahkne y Baron [#1009]; Jae Lee y Jung Chung [#1010]
Portadas alternas: Bryan Hitch y Alex Sinclair

“It's time that we began 
to laugh and cry and cry and laugh about it all again”.
[So long Marianne, Leonard Cohen]

Como si de una rabieta —o temper trantum— se tratase, las labores escrituriales de Tomasi están resultando más antojadizas que el rayo que derriba el jet en que Bruce Wayne junto a otros billonarios atraviesa el Pacífico justo cuando Deadshot los ha secuestrado… WHAT?!
No, no, niños. No se alarmen.
Es loco… pero es bueno.
Sí, tras el desastre del número con Joker“Detective Comics” #1008—, Tomasi nos regala un par de números que nos llevan directo a la aventura y a la diversión.
Un par de números livianos, lleno de clichés, y que funcionan a la perfección para traernos entretención en la vertiente más clásica de los comics —si nunca se han preguntado por qué se les llama cómic, o tira cómica, estos dos números son una excelente muestra—.


Veamos, entonces, qué cuenta Tomasi ahora:
Tras una falsa portada en el “Detective Comics” #1009 —aparece Freeze congelando a Batsy, pero de eso nada en las páginas siguientes—, nos encontramos con un día típico de Bruce Wayne siendo despertado por Alfred para concurrir a alguna reunión importante. Y esto es un detalle a tener en cuenta: este arco —que aún no concluye, valga la aclaración— tiene como protagonista más bien a Wayne que a Batman.
Justamente, por razones de negocios, y junto a Lucius Fox y una sarta de millonarios, se monta en un jet rumbo a Singapur.
Mientras tanto —como rezaban las novelas de bolsillo del Far-West—, Tomasi nos lleva hasta Deadshot que cierra un contrato mediante un mensajero enviado por algún desconocido.
Y esto marca una característica de estos números: son dos escenarios a los que asistimos como espectadores.
Por un lado, Wayne el billonario; por el otro, Deadshot el trabajador asalariado. ¿Clase alta contra clase baja? ¿Ricos contra pobres?


NahTomasi no apunta tan alto. Sólo una extravagante aventura cuyo escenario principal es una isla perdida en el Pacífico… porque ¿ya les dije que hay una isla, no?
En un mundo donde los océanos están llenos de islas perdidas —el mundo de los cómics, I mean—, la aventura se traslada prontamente a ese lugar.
Recapitulemos…
Primera línea argumental: Wayne está durmiendo tras una noche ardua de patrulla —¡con una escena genial de Batman entrando a la Bati-Cueva y sometiéndose a una ducha que limpia su traje!—; es despertado por Alfred para que concurra a una aburrida reunión; decide volar de inmediato a Singapur junto a otros colegas de billetera amplia.
Segunda línea argumental: Deadshot  recibe un contrato y haciendo caso omiso de aquello de no mates al mensajero… mata al mensajero
Ya sobre el jet, se cruzan las dos líneas: Deadshot secuestra a todos los ricachones (Wayne incluido) y cae el dichoso rayo del que les hablaba al comienzo de la reseña.
Y se vuelven a separar las líneas argumentales.
Wayne es encontrado inconsciente por dos nonagenarios veteranos de guerra —de la Segunda, así que saquen cuentas—. Hiroshi y Clarence se llaman y, como ya habrán deducido, son un japonés y un estadounidense que al estilo de Enemigo Mío” se han transformado en inseparables camaradas y amigos —no me digan que nunca han visto Enemigo Mío”, por favor, que contrato a Deadshot ahora mismo… para que me pegue un tiro y librarme de este mundo insulso…—.


Mientras tanto en el rancho… Ah, no… Digo, en otro lado de la isla, Deadshot y sus secuestrados —todos han sobrevivido… cosas del guión…— viven una aventura tipo La Isla de Gilligan” —no me digan que nunca… ¿Dónde dejé el número de Lawton…?—.
Ataque de serpiente y pantera incluidos.
Pero la historia requiere que Wayne —que no Batman— vuelva a encontrarse con Deadshot y esa pantera que mencionamos es el nexo.
Tanaka se llama la bestia y es la mascota de los dos ancianos —mmm… dos hombres viviendo juntos… con una mascota… Raro… muy raro…—; y vuelve herida a sus amos.
La herida sólo puede decir una cosa: ¡Deadshot!
Wayne va en su busca, disfrazado como un barato cosplay de Batman —como esos que hace un chinito en internet—.
La pelea empieza y justo cuando Wayne va a rescatar a sus amiguitos millonarios, Deadshot lo pone en su mira y…
Y hasta ahí llega la cosa, dejándonos con un muy buen cliffhanger, como corresponde a una historia a la antigua, divertida —ojo en ese sentido con el título de la segunda parte, The Brave and the Old”, una clara referencia a las locas aventuras de The Brave and the Bold— y sin mayores pretensiones que las de hacernos pasar un buen rato. Lo que se agradece cuando parece que cada cómic que aparece debe ser oscuro, intenso y “serio”. ¡Muy bien, Tomasi!


¿Qué más podemos agregar?
El arte, sin ser extraordinario, cumple. Duce sabe acompañar un relato vertiginoso deteniéndose cuando conviene en viñetas de ángulo forzado que refuerzan la idea de aventura como leif motiv.
Aunque son dos coloristas los que firman, existe una unidad cromática que no crea diferencia entre un número y otro.
Ahora nos queda sólo la conclusión y rogar porque Tomasi nos dé más historias de este tipo que lo bodrios que se ha despachado desde que tomo Detective Comics como escritor oficial.
¿Y qué pasó con Year of the Villian?
Debido a la naturaleza misma del mega evento, su intervención es mínima, apenas un par de páginas al final de cada capítulo que sólo nos repiten que la oferta que Luthor ha hecho a Freeze tiene que ver con la gélida Nora. Su historia plena está por verse.

jueves, 29 de agosto de 2019

Sentenciados al aburrimiento

Título: “Greetings from Gotham
Escritor: Peter J. Tomasi
Artista: Doug Mahnke
Entintador: Jaime Mendoza
Colorista: Dave Baron
Rotulista: Rob Leigh
Portada: Mahkne, Mendoza y Baron
Portada alterna: Bryan Hitch y Alex Sinclair

“They sentenced me
To twenty years of boredom…”
[First we take Manhattan, Leonard Cohen]

Desde que se comenzó a anunciar el enésimo evento de DC titulado “Year of the Villain”, se nos aclaró que sería una suerte de meta-evento que correría por distintos y únicos caminos dentro de cada título, siendo la oferta que Luthor presentaría para ganarse a los súper villanos —y a uno que otro superhéroe— el nexo introducido con los diversos matices que cada personaje ha desarrollado dentro de sus mini-universos dentro del Universo DC.
Y si consultamos cualquier checklist de este evento, el número de “Detective Comics” que pretendemos reseñar figura entre los convocados a guiarnos en los vericuetos que la febril y genial mente de Luthor ha maquinado tras los últimos hechos acaecidos en el run de Snyder en Justice League.
Y uso intencionalmente la expresión “pretender” porque la verdad es que “Detective Comics” #1008 es prácticamente imposible de analizar del modo al que estamos acostumbrados en el Blog.
Dejemos en claro una cosa: lo de “La Oferta” en la parte superior de la portada es apenas un gancho para un evento que ni siquiera sabemos a esta altura si tendrá tanto gancho. En las páginas interiores hallamos sólo dos escuetas páginas —las últimas— que nos presentan la mentada oferta. Luthor llega a la guarida de Freeze y le dice que tiene una oferta. Fin.


Ya, ya. Puedo conceder que recién se está introduciendo el tema dentro de los distintos títulos y la misma forma en que está construido este evento, impide que influya tanto en el desarrollo de estos en primera instancia —de hecho, si revisan los checklist, notarán que la aparición del evento no está en muchos números correlativos de los títulos—.
Tal vez sea una idea inteligente no interrumpir algunos arcos que ya vienen desarrollándose desde antes.
La verdad sea dicha, hay que darle tiempo al tiempo, como cantaban Los Kjarkas —saludos a nuestros lectores bolivianos y a su pintoresco presidente bombero forestal en overol azul—; ya anteriormente en Infinite Crisis se usó un método similar de introducir un evento que, más adelante, explotó con todo afectando a la entera continuidad de DC.
Pero, volviendo a lo exponía unos párrafos arriba, “Year of the Villain” es apenas una pincelada en este número, así que no podemos tomar “Detective Comics” #1008 desde ese punto de vista.
¿Qué tal la historia central, entonces?
¡He ahí la imposibilidad de una verdadera reseña! Porque “Greetings from Gotham, la supuesta historia principal es cualquier cosa, menos una historia.


¿Qué intentaba Tomasi con meter casi a la fuerza a Joker en esa nimia anécdota?
Tomasi. Yo admiro el trabajo de Tomasi, pero en “Detective Comics” ha dejado bastante que desear: recién lo elogiábamos en el arco anterior —que llamamos genéricamente Blood— porque había estructurado una buenísima historia desviando el eje narrativo hacia The Spectre logrand… Shame on you, Tomasi! Casi siento ganas de dejar esta reseña y volver a hablar de “Detective Comics” #1006 y #1007
Es como si Tomasi fuese el juez que condenó a nuestro gran Leonard Cohen a veinte años de aburrimiento… Nos ha condenado a leer casi 30 páginas de un muy aburrido guión…
Pero es mi deber reseñar —bue… ya saben…— “Detective Comics” #1008.
Sigamos…


La historia es simple: por algún capricho, Joker se toma un parque de diversiones y reta a Batman a presentarse ahí. Una suerte de deslavado homenaje a “The Killing Joke; de hecho, Mahkne replica un par de viñetas y ambienta toda la supuesta acción en un ambiente que huele al trabajo de Bolland —que es citado en una línea final por Gordon bautizando un río cercano donde, para variar, el Joker desaparece tras su desabrido encuentro—.
Nada nuevo, nada de aporte. Mero relleno numeral.
Debo confesarles algo: Joker es una figura que muchas veces me cansa de tan repetitiva, pero que ha sido el eje de muy buenas historias de nuestro Murciélago.


Aquí pasa sin pena ni gloria y, tal vez, lo único rescatable es un par de referencias que hace a la Legion of Doom y el aparente final de Luthor; y eso, siendo muuuuuy generosos en nuestra apreciación.
¿Algo que valga la pena?
Mahkne.
Tal vez no sea de los artistas que están en los primeros lugares de mi lista, pero su lápiz nunca decepciona. Es un buen dibujante de comics. Entiende el lenguaje de las viñetas y su Joker tiene una clara inspiración clásica que es de agradecer.
Raya para la suma: “Detective Comics” #1008 está a menos de un paso de ser un desperdicio.
Casi y nada que rescatar, aparte de la aparición de Luthor ante Freeze por lo que aquello pueda significar más adelante en la vida de Batman, pero nunca por la “historia” que Tomasi nos ha contado.
¡Qué suerte que ya tenemos el siguiente número de “Detective Comics”! Las cosas comienzan a animarse, PERO NO AQUÍ.
Aquí, sólo está ese aburrimiento al que nos condenó Tomasi.
¿Cómo sigue la letra del maestro Cohen? “I’m coming… I’m coming to reward them”… Y vaya que ganas no me faltaron leyendo “Detective Comics” #1008 de darle a Tomasi su merecido…

miércoles, 28 de agosto de 2019


Título: 'Who Are The Secret Six?' - Part 1
Guión: Joshua Williamson
Dibujos & Tintas: David Marquez
Colores: Alejandro Sanchez
Letras: John J. Hill
Arte De Tapa: Marquez & Sanchez

"The Batman Who Laughs" preparó el terreno para esto, Batman y Superman contra el Secret Six del Batjoker.

Comenzamos viendo a Superman acudir al llamado de Batman al satélite de La Liga, aunque la voz del Murciélago le sonaba un tanto extraña. Allí encuentra masacrados a varios compañeros y en realidad era una trampa del BatJoker. Ya estaba infectado con Kryptonita ni bien llegó... este escenario obviamente, tiene que ver con lo sucedido en el mundo del BWL.

Ahora si estamos en Tierra 0, donde Batman se encuentra con Jim Gordon en el techo de siempre, donde Bats había convocado al Boy Scout. Un niño fue secuestrado y el testimonio del hermano de este sostiene que fue por un "Superman risueño". Con una ayuda de Gordon, Batman descifra que BWL puede tener cautivo al niño en Crime Alley.

Supes descubre un pasadizo justo donde fueron asesinados los padres de Bruce y encuentran las Batcave de BatJoker, no sin antes pelear con unos Batdrones. Dentro descubren una imagen que les da a entender que tal vez todos sus aliados pueden haber sido infectados con Metal Oscuro.

Uno de los Robin del BatJoker ataca a Los Mejores Del Mundo, pero la gran sorpresa es que, se trata de Billy Batson (!) que se transforma y está dispuesto a probar si puede aniquilar a Superman (!!!).


LO QUE DEJÓ ESTE NÚMERO

Este libro aún cuando no sabíamos que era, ya había sido anticipado hace rato. Como la continuación de "The Batman Who Laughs". En las páginas de "Batman" y "The Flash", durante el crossover 'The Price', es donde tuvimos el verdadero preludio de esto, aunque tampoco sabíamos bien a donde iba. Al fin de cuentas tuvimos un cocoliché con 'Heroes In Crisis' también, que nos dejó a Batman y Superman desconfiando el uno del otro, pero aún así, acordando que menos podían confiar en los demás.

Probablemente hay mucha cosa GRANDE pasando en DC ahora con Year Of The Villain y "Justice Leaugue", más 'City Of Bane' y otras cosas que medio como que este libro no larga sintiéndose algo muy importante (me refiero a lo que nos presenta el primer número).

Ya sabemos que habrá "6 agentes del BWL"; James Gordon es uno y Shazam otro, a ellos les sumamos a Hawkman, Blue Beetle (Jaime Reyes) y Supergirl más teorías que dicen que Perry White sería el sexto. Aún con el villano más celebrado del medio de los comics en los últimos años, y los Mejores Del Mundo, creo que va a ser una tarea difícil para Williamson poner este libro entre los principales. Digo, ya spoilearon bastante en nombre de las solicits (?), pero creo que es un buen desafío para el escritor.


De todos modos, el número en cuestión no fue el Bang! que esperabamos (tal vez si no hubiese adelantado la pagina donde veíamos la secuencia de la cueva y Billy Batson...) y mayormente el número se concentró en decirnos las diferencias entre los héroes y porque creen que no deben 'cruzar el límite' (matar).

La secuencia de Superman inicial está para ilustrar que BWL dice que en el Multiverso Oscuro, parece que nuestros héroes siempre terminan peleando a muerte. Parece referenciar obvio, el one shot del BWM en 'Metal'.

Desde el punto de vista artístico David Marquez y Alejandro Sanchez hicieron un trabajo fantástico. Esperemos que el octanaje aumente de cara a lo que viene en términos de desarrollo.

martes, 27 de agosto de 2019


Título: 'Nuclear Option'
Guión: Tom Taylor
Dibujos: Trevor Hairsine
Tintas: Stefano Gaudiano
Colores: Rain Beredo
Letras: Saida Temofonte
Arte De Tapa: Andy Kubert & Brad Anderson

El Gobierno decide usar a Captain Atom (Nathaniel Adam) para deshacerse de los zombies, pero este empieza a sentirse mal y es que The Atom (Ray Palmer), ingresó a su cuerpo controlado por la Ecuación Anti-Vida (se contagió al investigar el virus directamente dentro del cuerpo de un infectado). Captain está apunto de explotar...

Superman y cia deciden hacer un llamado por radio a todos los que estén allí, sin importar el bando o si tienen poderes o no, solicitando la unidad de todos. Superman y Green Canary salen a buscar a más héroes y encuentran a Flash y Kid Flash que se ocultan, ya que Batman les avisó ni bien supo de la infección de que si ellos se contagian podría ser aún más caótico.

Además tenemos lo que yo pedí en el número anterior, o sea, que se nos muestre la batalla entre Harley Quinn y las Birds Of Prey. En unas pocas viñetas vemos como parece que HQ va a perecer, pero Ivy viene al rescate y aniquila a las heroínas con sus lianas.

Quienes quedaban en Metropolis sufren el ataque de una zombificada Giganta que casi los destruye pero es detenida por Alfred en el Batplane que luego de esta por Superman, Canary y cia; y Supes evita que una recién incorporada Wonder Woman a la lucha, mate a la villana, pero es ultimada por Cyborg (!!!) que aparece sopresivamente y trae malas noticias: no hay salvación para los infectados. Tenemos el reencuentro emotivo entre Alfred y Damian.

Hawkgirl se desploma por los aires y es salvada por WW. Sus alas se quemaron por la energía que se libera del cuerpo de Captain Atom. Superman y WW van a Washington e intentan llevarse los más lejos posible al inestable héroe que no obstante estalla y barre con toda la ciudad.


LO QUE DEJÓ ESTE NÚMERO

Otra gran entrega de Tom Taylor y compañía, donde avanzó bastante la historia. Parece que como Cyborg (a quien creo nadie daba como sobreviviente) plantea, no hay cura para La Ecuación, no es una enfermedad en todo caso.

Superman está usando su visión de rayos x desde el momento en que supo que las pantallas debían ser evitadas... eso es prácticamente lo más cool del issue, de no ser porque a pesar de que está muerto (¿lo está?), Batman sigue dando cátedra de ultratumba: Kid Flash se pregunta ¡¿cómo es Batman más rápido que un Speedster?! En cuanto a haberles avisado a él y a Flash de ocultarse ni bien supo de la 'pandemia'; pero, obviamente, eso no es todo, ya que vemos a Alfred entregarle el maletín a Robin y no solo se revela que es el Batsuit (como era de esperarse) sino que en el maletían hay unos pequeños recipientes con los escudos de sus compañeros de La Liga De La Justicia... seee, parece que también le dejó un kit portatil de como detener a cada miembro (!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!).


Algunos otros detalles incluyen a Mera buscando refugio en Temyscira, y ver a donde va lo de Ivy y Harley.

En definitiva este libro va muy bien, Taylor es efectivo y no nos da una pista de como podría solucionarse el conflicto. El arte sigo insistiendo podría ser mejor, no que sea malo, pero creo que no está muy al nivel del libro.

domingo, 25 de agosto de 2019


Dick: Bruce Wayne no es mi responsabilidad.
Dawn: Pero él te salvó, Dick. ¿Qué tal si tú eres la única persona en el mundo que puede salvarlo?

Cuando Brenton Thwaites fue nombrado el nuevo Dick Grayson para la TV (o bueno, para la plataforma DC Universe) muchos empezaron a especular sobre qué versión nos regalaría el otrora encumbrado  Geoff Johns como productor ejecutivo de la serie que hoy nos reúne. Era Septiembre de 2017 y todo parecía indicar que las cosas pintaban más que bien para el Universo de DC.

Y llegó "Justice League" en Noviembre de ese año.

Sin entrar en debates, este, su humilde remedo de escribano, sólo comentará que el mundo no estaba preparado para algo como el Universo Extendido de DC, no así el Universo de la casa de enfrente 
cuyo poder, inspirado por la ambición y codicia de cierto Ratón, sabe cómo vender refritos baratos y a un precio bastante elevado, dicho sea de paso...

No es que el DCEU fuera mejor sino que es un tanto más complejo ya que, a diferencia de ciertos personajes, la llamada Trinidad es un referente de la cultura popular, prácticamente desde el inicio de los superhéroes más del tipo mainstream por ahí de los 30s.

Por lo tanto, un Robin live-action en pantalla tras Chris O'Donell (1997) y Burt Ward (1966-68) [y por más que muchos lo digan, no cuenta Joseph Gordon- Levitt] era una noticia más que sorprendente, en especial cuando nos prometieron que no sería sólo Robin sino que veríamos la transición a Nightwing.

Para aquellos ávidos del cómic, Nightwing surge en 1984 luego de querer alejarse de La Sombra del Murciélago. Aunque hay opiniones encontradas de las razones por las cuáles el entrañable Dick Grayson deja el traje del Chico Maravilla, la más consistente es: no podía ni quería ser como Bruce y eventualmente terminar con el Manto, perpetuando una vida solitaria y fría.

¡¿Qué mejor parteaguas para una serie que todo esto?!

La decisión de alejarse poco a poco de los métodos del Encapotado viene cuando la visión del joven Grayson se ve ampliada por estar en contacto con el mundo que su "padre adoptivo" creo para él: el de los superhéroes y sus sidekicks.

Si bien La Trinidad pavimentó el camino para prácticamente todos los héroes, fueron sus sidekicks quienes encumbraron ese necesario paso a la madurez, por más irónico que parezca.

Como nota aparte, la primera vez que vi a Brenton Thwaites actuar fue en la cinta "The Giver" (2014), en la cual comparte créditos con otro el mismísimo Cameron Monaghan, otro actor que se convirtió en fan-favorite de los amantes del Bativerso por encarnar a Jerome y Jeremiah Valeska en "Gotham". Independientemente del resultado de la cinta, en ella ambos intérpretes lucen dignos representantes de sus posteriores representaciones batmanezcas.


Ahora si, la serie... 
Si hay ligeros ajustes a la narrativa del cómic, precisamente para darle un sentido mucho más "real" (algo que medianamente quisieron hacer en una gran cantidad de capítulos, amén de que no lo hicieron con todos, en la mentada "Gotham" [esperen la crítica/reseña en breve]), el ya clásico "Fuck Batman" quedará para la posteridad.

Dick Grayson se encuentra alejado de Gotham desde hace tiempo, viviendo en Detroit como uno de los Detectives más aventajados de la corporación. Esto mientras Raven (Teagan Croft) comienza a sufrir alucinaciones, mismas que la llevarán a darse cuenta de la verdad de su nacimiento, familia y futuro vínculo con Grayson.

Toda la alusión al oscurantismo y a un poder oculto, más allá de la comprensión humana (y especialmente religiosa), podemos notar como recubrimiento de la joven Rachel Roth, quien ve cómo su madre es asesinada, detonando sus más que inestables poderes de telekinesis.

Todo esto mientras Koriand'r (Anna Diop) no tiene uso completo de su memoria ya que al parecer su llegada a la Tierra (así, sin spoiler, porque, vamos, ya lo sabían) es por un motivo más que complejo.

Raven comienza a ser asediada por los seguidores de su padre Trigon (vamos, esto tampoco es algo que fuéramos a guardarnos como un dato "desconocido"...) y eso la lleva a buscar al joven Grayson, quien ni lento ni perezoso comienza a vacilar acerca de lo que tiene qué hacer.

La integración de Hawk (Alan Ritchson, ex-Aquaman en la afamada
"Smallville") y Dove (Minka Kelly) puede parecernos un tanto extraña a priori, en especial porque pareciera que Dove fue el interés amoroso de Dick hace años. Ya queremos saber qué piensa Barbara Gordon (de quien no tenemos nada de información, salvo una muy sutil mención al final de temporada).

De hecho cuando Dove hace entrar en razón a Richard acerca de la importancia de replicar ese acto de bondad que el mismo Batman hizo con él durante su niñez se puede sobre entender que hay algo más que una amistad que de pronto llevaba insinuaciones sexuales... Muy a disgusto de Hawk.

Gracias a esta reflexión podemos comprender la renuencia de Dick de proteger a Raven pues no quiere tener tremenda responsabilidad y fallarle, como él sintió que vivió con Bruce.

Raven es la clave de esta temporada (y parte de las subsecuentes, al parecer) por lo que la persecución por parte del Dr. Adamson y la Nuclear Family casi le cuesta la vida a Dove.

La intervención fortuita de Koriand'r en el rescate de Raven le permite enterarse que ella también está luchando por descubrir la verdad de su propio ser, ya que el poder hablar varios lenguajes de manera fluida, manipular energía en fuego y tener habilidades de autodefensa sobresalientes no son algo que se consigue todos los días.

Dick, Starfire y Raven creen que para encontrar un camino que los lleve a pistas sólidas necesitan comenzar a trazar todo desde el origen, es decir, el lugar donde Raven nació.

Otra vez Dick es asediado por sus propios demonios (¿o deberíamos decir "murciélagos"?) y duda sobre si vale o no la pena el proteger a la joven emo favorita de todos. Esto nos regala uno de los mejores flashbacks de la serie: cuando el niño Grayson es llevado a la mansión Wayne y comienza a cuestionarse el porqué tiene que estar ahí.


Bruce, como buen padre ausente, simplemente deja que Dick saque todo su coraje acumulado antes de ofrecerle "otra manera de lidiar con el dolor".

Sin duda alguna este tipo de escenas nos lleva a entender cómo es que, a pesar de tener acceso a todo lo que pudiera soñar, el no tener un camino a seguir es lo más complejo y doloroso para cualquiera. Camino que Richard encontró en la oferta de un joven Bruce en su incipiente cruzada contra el mal.

Es una verdadera lástima que no veremos como tal el desarrollo del joven Grayson mientras era entrenado por Bruce y vivía sus primeras aventuras contra los villanos de Gotham.


Si algo puede incomodar de la serie es la actitud sufrida de la niña emo Raven, que va de una para meterse a otra complicación, con un pavor tremendo por usar sus poderes. Eso si, se agradece que tenga esa sensación de miedo al saber que sus poderes no son algo con lo que se pueda o deba jugar, y menos cuando ha visto su magnitud y lo terriblemente "oscuros" que pueden ser.

Todo esto la llevará a toparse con un joven Garfield Logan, mejor conocido y referido de ahora en más como Beast Boy. Éste último la lleva a casa de un tal Dr. Niles Caulder y es ahí donde vemos a los precursores de los Mutantes de la Casa de Enfrente: la Doom Patrol.

Sin embargo, la travesía de la joven hija del demonio no podía estar limitada sólo a la casa de Robotman, Negative Man, Elasti-Woman. y The Chief...


Y aquí es donde la serie comienza a acelerarse...

Vemos la más que acertada (aunque nada elocuente en términos de cómics) introducción de Jason Todd (Curran Walters) y Donna Troy (Conor Leslie), quienes le van agregando mucho más sentido a los constantes desvaríos emocionales del Robin favorito de todos.

Si bien a lo largo de la serie se logra ver las constantes variaciones de humor de Grayson, esto quizá como un rechazo a seguir siendo visto como Robin o como alguien que tiene aún qué ver con Bruce Wayne, es grato ver que parte de esas modulaciones de personalidad vienen de la duda existencial clásica "¿quién y qué quiero ser?"

Esto se ve más que evidenciado en su encuentro con Todd y éste le hace ver lo divertido que es ser Robin, aunado a que el exceso de violencia que Dick ejerce en ciertos momentos pareciera más que ser en defensa propia o por dar un merecido, es un deseo de poder en verdad desquitar todo ese coraje reprimido de haber estado bajo la sombra de alguien tan intimidante como Bruce Wayne/ Batman.

Y bueno, saber que tiene un chip en la piel que le permite ser rastreado en todo momento no debe sorprender a nadie porque Batman debería ser ya una rama de la esquizofrenia en sí mismo...


Incluso podemos ver esa escena en la cual Dick busca venganza sobre Tony Zucco al punto de casi matarlo a golpes, sólo para detenerse al último minuto y dejar que los Maroni hagan lo suyo y cobren la vida del mafioso que mató a sus padres.

Mención aparte debe tener el segundo Robin, quién se roba una de las tantas escenas de pelea sangrientas de la primer temporada con el pretexto de que la capa y el estar ahora con Batman le da derecho a cobrarse todas las que, buenos y malos, le hicieron cuando vivía en las calles.

Esto deja marcado a nuestro héroe, quien quema el traje de Robin y pretende empujarse a ser alguien distinto. Es más, en el fondo creo que de seguro sentía envidia del joven Todd con su nuevo diseño y mejor equipamiento.

La integración de Donna Troy le de un vínculo muy especial con toda la mitología del DCU ya que es ella misma quien hace mención de La Mujer Maravilla y la Liga de la Justicia, así como el miedo que el Joker es capaz de provocar en las propias Amazonas. Además que se da a entrever que hay algo más de fondo que las dudas lo que provocó la desaparición del primer grupo de Titans.

Ya con la participación de Donna, el desbloqueo mental de Koriand'r (quien al parecer está en la Tierra para evitar que Raven desate la destrucción total), así como la recuperación de Dove del percance que casi la cuesta la vida (con todo y flashback incluido que hace que de verdad tomes cierto cariño por la pareja de aves y cómo es que ambos han estado vinculados por la tragedia y por la liberación de sus instintos, tanto buenos como malos), retomamos un poco el planteo central: Trigon busca regresar a la Tierra y comenzar con un nuevo reino de terror, y para ello necesita a su hija.


Y el gran final...
Sin duda el final de temporada fue de lo mejor que podríamos haber imaginado. Ya con Trigon estando tan cerca de lograr su cometido podemos atestiguar cómo es capaz de jugar con la realidad y las almas de las personas, ¿y quién mejor que Dick Grayson para ello?

Mientras Raven y Beast Boy estudian la Universidad y Koriand'r se ha desarrollado en el FBI de gran manera, Dick logra lo que en todas las realidades (animadas y comiqueras) se sobre entiende: alejarse de la Bati-Familia y hacer su vida.

El demonio crea una realidad en la cual él vive junto a Dove, un hijo y otro por venir (a consideración de éste autor, espero no la quieran usar de sustituto sentimental de Babs ya que hacía más sentido que tuviera una familia con ella). Su tranquilidad se ve interrumpida por la repentina visita de Jason Todd, en silla de ruedas cortesía del Riddler. Definitivamente hubiese sido interesante tener a Barbara presente para que todas estas cuestiones y guiños tuvieran más sentido, en especial para aquellos que sabemos de cómics, pero todo no se puede.

Ahí de nuevo se puede sentir que todo es parte de un Universo mucho más grande dado que se hace mención del asesinato del Comisionado Gordon por el Joker, además de la muerte de Alfred y la sensación de Babs y Superman de que lo único que mantenía cuerdo a Bruce era su relación con aquellas pocas personas cercanas, Dick siendo una de las principales. De nuevo haciendo gala de ser la única constante multiversal.

Al no tener eso y ver derrumbándose el mundo que construyó, Wayne perdió todo sentido de moral (algo así como "Injustice" pero a la inversa). Y para que un arrepentido Todd vaya y pida ayuda a Dick, algo grave debe de estar por ocurrir: Batman va a matar al Joker.

Luego de pensarlo un poco, Dick decide volver y vemos una versión de Gotham bastante decadente, con todo y Bati-Señal removida por el nuevo Comisionado de la policía. La visita a la mansión Wayne venida a menos no podía faltar, así como el intento de acercamiento de hijo a padre, pero la lucha por la mente y alma de Richard Grayson ya está más que decantada en favor de Trigon...

Luego de perder los estribos al ver un intento de abuso, además de saber que Hawk está visitando a Dove, Dick recibe la llamada que no quería: el mismo Arkham Asylum acaba de ser atacado por Bats en todo su esplendor. Custodios, médicos, el alcalde, Riddler, Scarface, Dent y demás reclusos, muertos.

Dick termina por evidenciar a Bruce Wayne como Batman ante las autoridades y lidera un operativo que termina con muchísimas bajas, Starfire incluida. Vemos a un Batman que termina bajo una gran cantidad de escombro y a un Dick que simplemente lo deja morir, logrando el objetivo de Trigon de llevarlo por completo a sucumbir ante la oscuridad.


Lo que dejó la primer temporada antes de arrancar la segunda...
Sin duda alguna "Titans" resultó en una grata sorpresa a pesar de algunas situaciones. Se sabía que se le darían mucho peso a Raven ya que la relación con Trigon es más que obvia. Aunado a que se tendían que asentar las bases de un romance con Koriand'r. Todd y Troy se llevan cada segundo que aparecen y, sin embargo, el que menos brilló fue Garfield.

Incluso el back-up argumental que representan Dove y Hawk termina siendo bastante interesante, y más cuando se ve la historia de fondo que los vincula. Los flashbacks son una delicia para todo fan de los cómics, aunque no precisamente son copias al carbón.

La omisión de miembros clave de los Titans originales como Victor Stone (quien se dice que su aparición en "Doom Patrol" es bastante convincente, incluso más que la de Ray Fisher en "Justice League", aunque en lo personal aún no me doy a la tarea de revisarla), Roy Harper y especialmente de Wally West (el pelirrojo) no deja de ser una intriga, más cuando éstos últimos están vinculados al Arrowverse 
(bueno, el West pelirrojo no), asimismo este no necesariamente tiene porqué ser el roster original del equipo tratándose de una adaptación.

Este Dick Grayson convence por el hecho que se sabe complemente dudoso de todo: de sí mismo, de su humanidad, de su futuro, de ser Robin, de ser Batman, de ser líder, de ser policía y de ser un Titan. Y eso, sabemos, lo lleva eventualmente a convertirlo en Nightwing.

Sin duda ver a un Batman desatado como uno de los grandes temores de Richard hace más que sentido, más aún considerando que dejarlo "morir" es el paso necesario para que su alma termine sucumbiendo a la maldad que el Señor Infernal tiene pensada para la Tierra.

Algo que para mi fue de las sorpresas más gratas de la temporada es ese vínculo indescifrable que tienen Dick y Bruce. Es precisamente eso lo que mueve al protagonista de la serie a ser su propio héroe. Si se han dado una que otra vuelta por el Blog sabrán que mucho se ha comentado acerca de porqué Dick podría ser el mejor Batman, y es algo que quizá sea la carencia de este show: la capacidad de verse vulnerable, de disfrutar lo que hace por más contradictorio que pueda ser. Aún así, la segunda temporada nos promete que veremos aún más de esto (¿el juramento?).

¡Oh! Y ese Porsche 911 de Grayson es un deleite visual, lástima que tuvo que ser sacrificado.

No obstante, al ser un proceso de transición (mismo que quizá rumbo al final de la segunda o tal vez tercera temporada desemboque en la tan esperada puesta del traje de Ala Nocturna) se entiende que ser vulnerable y comentar chistes malos cuando golpea a los villanos es lo que menos se verá, al menos por un tiempo.

Al término de temporada Troy, Koriand'r, Gar y Raven se enfrentan a la realidad que Trigon es un poder mucho más allá del que pueden comprender y aún cuando la princesa Tamareana ha recobrado la memoria, poco o nada podría hacer contra semejante adversario.

Otro aspecto a destacar de esta serie es la pegajosa tonada del main theme. Las secuencias de acción y drama también dan una sensación bastante grata de que estás viendo una película de 45 minutos (por más extraña que pueda ser dicha película).

Para rematar, la aparición de cierto super-experimento #13 en los laboratorios Cadmus, así como la aparición de cierta figura perruna que lo acompaña, nos dan la pauta para que más nergdasmos sucedan durante la siguiente temporada.

Si a esto le sumamos a Ravager, Jericho, Merci Graves, Dr. Light, Aqualad y los mismísimos Deathstroke (!) y Bruce Wayne (!!!), sin duda alguna la mesa está puesta para que el Titanverso (¿o "Titansverso"?) siga creciendo.

Porqué el primer grupo de Titans se separó, qué hay del Alfred de este universo (que, si bien sabemos que se mantiene en contacto con Dick, nunca está de más ver a una versión del mayordomo más badass de la historia), así como la relevancia de Slade Wilson y las futuras menciones a demás superhéroes (¿alguien mencionó el ship Conner y Drake?) y villanos (¿habrá palancazos?) nos llevan a esperar con ansia la segunda temporada.

Y bueno, esperemos ahora no tardar tanto en lanzar un intento de crítica/reseña...