Todo lo que tenés que saber del Bativerso está aquí.

sábado, 22 de noviembre de 2014


En una reciente charla con Entertainment Weekly, el productor ejecutivo Bruno Heller confirmó el rumor iniciado por Ben McKenzie hace un tiempo: los Flying Graysons aparecerán en la serie. Bueno, quizás todavía no bajo ese nombre artístico, quizás no todavía como parte del Circo Haly, recordemos que pueden salirnos con casi cualquier sorpresa tratándose de un Bativerso muy distinto al que estamos acostumbrados, pero John y Mary Grayson definitivamente aparecerán en algún momento de esta primera temporada.

En palabras del propio Heller, "eventualmente contaremos el origen prenatal de Robin. No habrá ecografías involucradas. Habrá un episodio donde veremos como se conocieron los padres de Robin". Esto sin duda alguna le cierra la boca a más de un escéptico que ya estaba condenando la propuesta por la hipotética aparición de Dick. Personalmente considero que es una movida más que adecuada pues no solo dejará contenta a la gran mayoría de los fans, sino que además deja abierta la posibilidad de que continúen desarrollando el "origen prenatal de Robin" a futuro, con todo lo que esto implica. Y claro, si los Grayson están presentes, sabemos que Tony Zucco no puede estar muy lejos que digamos. ¿Pero se imaginan si además introdujeran a su hija Sonia Zucco/Branch? Si, sé que sería una locura, pero creo que también sería una jugada bastante interesante.


Explicando el proceso por medio del cual los productores y guionistas eligen que personajes incorporar y cuando, Heller aseguró que, si bien no será inmediato, Harley Quinn eventualmente hará acto de presencia. Lo mismo ocurrirá, claro, con el Payaso Príncipe del Crimen aunque es bien sabido que a lo largo de la serie presentarán varios candidatos potenciales para ocupar este rol, hasta que finalmente revelen al (des)afortunado elegido. A diferencia del tema de los Flying Graysons esto de seguro hará enojar a más de uno, pero la trama general de la historia ya fue determinada a grandes rasgos y es poco probable que cambie. Una de cal y una de arena.

Entre otros temas, también se habló del Scarecrow, otro villano cuya aparición es inminente. Como sabemos, el padre de un pequeño Jonathan Crane será el primero en portar el manto del villano, con lo cual habrá un par de episodios que harán hincapié en la evolución del personaje desde su niñez, una etapa que históricamente ha sido crucial en la formación de básicamente cualquier personaje. Como dato adicional, también nos enteramos que la supuesta novia del Riddler hará su debut, cosa que suena un tanto desconcertante, pero prefiero reservar mi opinión al respecto hasta ver algo más concreto.

¿Qué opinan sobre estas breves noticias? ¿Pulgar arriba o abajo?

(Fuente)

viernes, 21 de noviembre de 2014

Ya nos enteramos que títulos darán inicio a "Convergence", el próximo gran evento de DC Comics, y ahora llega el momento de ver que historias podremos disfrutar durante su segunda semana.


"Catwoman".
Guión: Justin Gray.
Arte: Ron Randall, con colores de Gabe Eltaeb.

Sinopsis: Un año bajo el domo puede cambiar a cualquiera, incluso a Catwoman. Ha dejado de lado su vida criminal y se ha convertido en la protectora del Suicide Slum pero cuando el domo caiga, deberá enfrentar su mayor reto: al Batman de "Kingdom Come".


"Batman: Shadow of the Bat".
Guión: Larry Hama.
Arte: Philip Tan y Jason Paz, con colores de Elmer Santos.

Sinopsis: Hace un año, Batman quedó atrapado en Metropolis mientras intentaba capturar a Azrael. Ahora deberá unir fuerzas con el hombre que una vez lo reemplazó y verá cuan diferente operan bajo el manto de Batman.

A pesar de que solamente habrá dos mini-series Batmaníacas en la segunda semana de Abril, son sin dudas dos de las propuestas que más me llaman la atención hasta ahora. Pero no se queden con mi opinión, cuéntennos que esperan ustedes del evento y sus múltiples tie-ins. ¡La caja de comentarios es toda suya, amigas y amigos!

(Fuente)

Tratando de cerrar el caso del asesinato de los Wayne, un joven Harvey Dent y Gordon unen fuerzas pese al descontento del Alcalde. Mientras, Penguin se contacta con el arma secreta de Mooney: Liza.







Este capítulo se emitirá el próximo Lunes 24 de Noviembre por Warner Channel a las 20:00hs (Ven) y 21:00hs (Arg, Mex). Recuerden que pueden leer las reseñas de los capítulos anteriores aquí y ver las repeticiones según los horarios que correspondan a su país. Para más información, visiten la página oficial del canal.

jueves, 20 de noviembre de 2014

A TRULY EVIL BASTARD

Título: Ragman’s Souls
Guión: Tom Taylor
Arte: Mike S. Miller
Color: J. Nanjan

Ésta, créanme, es una muy mala semana para querer ser John Constantine. En realidad, casi todas las semanas han sido malas para ser Constantine desde que el individuo aquel abriera por primera vez sus ojos de la mano del papá más oscuro que uno pueda imaginarse, Alan Moore, en un número casi mitológico de The Swamp Thing en la primera mitad de los ochenta.
Pero ésta... esta semana es la peor de todas...
Porqué está es la semana en que se publica el “Injustice: Gods Among Us - Year Three” #8 y apenas comenzado el Tercer Año —o Year Three, como decimos de pura pretensión— ya todo se ha ido al infierno de forma bastante literal.
Mas ¿cómo?, se preguntarán ustedes, inquisitivos lectores. ¿Cómo pudo suceder éso si al final del séptimo capítulo todo marchaba viento en popa para Constantine y mágicos asociados?
Para los lectores compulsivos de cómics de superhéroes, aquella no deja de ser una pregunta retórica más bien: la esencia misma de las historias de malla y capa es justamente ésa, la vuelta de tuerca, como diría el querido escritor irlandés Henry James. Rizar el rizo. Encontrarle la quinta pata al gato. Etcétera ad nauseam.


Recapitulemos... Algo así como "Previously in...".
Tras un desastroso Year Two en que prácticamente todo el elenco de superhéroes opositores a Superman fue borrado del mapa —y pensar que hay quién me discute por Facebook que Superman no es fascista...—; fue el turno de la magia para entrar en acción en este nuevo año. Y John Constantine, más motivado por un trasnochado paternalismo que por otra cosa, comenzó a hacerse cargo de la situación a su manera.
A pesar de los malos chistes y la pérdida sangrienta de más de un aliado, no lo había hecho todo tan mal. De hecho, al final del capítulo #7 había logrado lo que nadie en la serie: apresar al dictador kriptoniano y borrar a Batman de “Injustice” —ojo, que la portada no cuenta—.
Pero todo lo bueno no puede durar, sobretodo si hablamos de Constantine, epítome del tipo mala suerte.
Los recursos de Ragman para mantener atado a Superman mediante las almas condenadas por el mismo kriptoniano, duran lo mismo que diez pizzas en las manos de Kid Flash —sea éste Wally West o Bart Allen—.
Como suele ocurrir, casi, casi lo logran. El problema es ese "casi".
Superman puede estar por fin atrapado, camino de su condenación, pero tiene aliados... o seguidores... o esbirros... o cómoquiera que los llamemos. Y éstos son poderosos.
De partida, llega el chicobueno Batson, el primer y único Captain Marvel. Y con su truco del ¡Shazam! debilita a Ragman lo suficiente para que, a la entrada de The Spectre, el vengador de la sangre termine la labor y libere al dictador —y pensar que DC le va a dar serie propia a ese vueltodechaqueta verde en Gotham by Midnight—.


Sip, mala semana para querer ser John Constantine. O, derechamente, para ser John Constantine.
El Injustice #8 cierra con el nigromante boquiabierto —casi en actitud coitus interruptus—, rodeado por The Spectre, Captain Marvel, Sinestro y Hal Jordan... Y cara a cara con un Superman más enojado que Lobo con el cambio de imagen que le hicieron para los New 52… Y éso es muuuucho enojo.
Con un dibujo de líneas rápidas y, en apariencia, sencillas, Miller da vida gráfica a la vertiginosa historia de Taylor para sorprendernos una semana más.


“Injustice: Gods Among Us - Year Three” —¡cómo nos gusta decir aquello!— avanza con paso resuelto, al estilo de esas matinés de cine de barrio que dejaban a los niños de más de medio siglo atrás, colgando del borde de sus asientos, a la espera del siguiente capítulo.
Y sin Batman.

 Pido disculpas anticipadas por el retraso de esta reseña, pero hela aquí. The Multiversity, tan esperada como ambiciosa, llega a su tercera edición luego de dos episodios completamente satisfactorios pero que aún daban la sensación de que Grant Morrison se está guardando su artillería pesada. En esta ocasión viajamos la Tierra-16, donde vemos el calvario que sufren los hijos de los superhéroes soportando el legado que estos le dejaron antes de retirarse... Un mundo perfecto. De esta forma, los supuestos protectores del mundo están sumergidos en una vida frívola y "farandulera" que bien podrían ser, en nuestro mundo, uno de esos personajes odiosos de la televisión que viven de los chimentos y no tienen otra forma de hacerse notar más que por medio escándalos. Sí, la premisa no es muy normal, y a primera impresión parecería no tener mucho futuro ni potencial, pero luego hay que recordar que se trata del chiflado más famoso en el mundo de los cómics de Escocia, por lo que nada es normal y todo tiene potencial (bien utilizado, o no, eso queda a criterio de cada uno). Teniendo todos los factores en cuenta, ya podemos afirmar que
estamos en posición de adentrarnos en este universo, espero serles un guía útil ¿Eh? Con ustedes, Multiversity: The Just #1.

Lo ves primero acá que con Jorge Rial... Spoilers a continuación

 Pongámonos en ambiente, sin usar Glade, jé. Como les había dicho, los hijos de los superhéroes (y villanos, simultáneamente) llegaron al momento en que deben portar el manto y, consigo, la responsabilidad y el peso que sus padres les han legado... Soportar el aburrimiento. Resulta que Superman, Batman, y compañía lo hicieron demasiado bien, por lo que sus sucesores solo tienen que lidiar con problemas de gente acomodada cuyo única ocupación es su sitio social, cosas típicas de sociedades excéntricas, como quién sale con quién, quién invita a una fiesta a quién y quién no, y las únicas adversidades son nimiedades que, desgraciadamente para ellos, son rápidamente solucionadas por los robots que el hijo de Kal-El heredó, por lo que los únicos desafíos físicos propiamente aplicados los efectúan mediante programas de entrenamientos.

 ¿Pero qué sucede cuando esta clase tan veleidosa le toca enfrentarse a una amenaza real? Esa es la pregunta a la que este tebeo le brinda una respuesta. Los Gentry fijaron nuevo objetivo, esta Tierra, y empiezan a meterse desde las entrañas de esta acomodada utopía por medio de un cómic, infiltrándose al hacerles llegar su maldición que se desata al ser leído (como ya estuvimos viendo en meses anteriores), y la primera consecuencia es el repentino suicidio de Megamorpho, causando conmoción en el círculo social por ser un hecho tan misterioso que ameritó de una investigación a fondo de sus colegas. Por lo que Superman, Batman, Flash y compañía se adentrar en un caso sin dejar de lado su afán de mantener imagen siendo socialmente activos, vidas y obligaciones de las que llevan costumbre, para terminar descubriendo la verdad de Ultra Comics, la historieta que sirve como heraldo del fin de la realidad en la que es publicada (y de comunicadora de realidades, ya que muestra lo que sucede o sucedió en otras líneas espacio-temporales). Por su parte, el papel de infiltrado (que en la anterior vez era Vandal Savage) es desempeñado por Alexis Luthor, la freak primogénita de al que ya es un axioma para mencionarlo y novia del Encapotado, que fue quien urdió maquiavélicamente todo el plan para que Ultra Comics llegue a las manos idóneas en plan de que todo salga perfectamente mal, terminar haciéndose con los robots del hijo pródigo de Krypton y contraer el suficiente poder para derribar ese mundo... Ni el Mejor Detective del Mundo habría podido verlo venir.


 Ya podemos ir viendo para qué mano va The Multiversty en todo sentido, su aparente estructura y qué podemos esperar ver próximamente. Se nos había prometido que para terminar de consolidar el concepto de que estamos viajando y conociendo universos completamente distintos uno de otros, cada libro iba a constar de una estructura narrativa marcadamente diferente y es cierto, es lo que estamos obteniendo. En cada número el ritmo del guión se nota completamente fresco para la misma serie, arbitraria y diversa en géneros, esto sumado a que todos los dibujantes colaboradores son distintivos en cuanto a su estilo. Por lo que por ese lado (y por muchos otros, claro) esta serie es un deleite por donde se la vea, y si de administración y organización hablamos, es uno de los títulos mejor dirigidos.

 En este caso tenemos un argumento superficialmente simple, fácil de leer y bastante digerible si se quiere (y más para lo que el pelado nos acostumbra), hasta se podría decir que es algo pausada, pero lo cierto es que cada diálogo, viñeta y secuencia está minuciosamente posicionada en el lugar correcto para que conforme, a fin de cuentas, un producto que se puede leer sin interrupción de principio a fin sin perder el interés en ningún momento. Esto también se debe al transgresor y original mundo en el que se nos envuelve, atípico por supuesto, pero desde la primera página, ya por la matiz histérica y "chic" que el colorista (que en este caso también se ocupa de los trazos) consideró para predominar en las páginas, nos podemos dar cuenta que es un recurso que no está siendo malgastado.

 Se trata de una historia de principios y valores, en todo sentido, sobre como los hijos están decididos y postrados a seguir la vida que se supone que debían seguir, a hacer lo que supone que debían hacer, siguiendo el ejemplo de sus progenitores (o allegados de algún tipo), defendiendo lo que juraron defender y manteniendo la responsabilidad que heredaron, aunque eso signifique resignarse a esperar a que pase algo interesante toda su vida. Esto último no solo aplica en el hecho de ser héroes o villanos, sino en la relación entre ellos, en la amistad y enemistad natural que se tienen (aunque parezcan infundamentados el transcurso de las páginas le termina dando la razón al instinto de los personajes), etc. Todo esto sin dejar el camino que ellos mismos forjaron, por supuesto, esa superficial manera de vivir. Esta superficialidad llega a tal extremo, de que muchos de los desgraciados sucesos que tienen lugar acá son consecuencias de que Alexis fue excluida ¡de una fiesta! Y por ahí también se mete una suerte de sátira social hacia este puntual sector, con acciones ridículas pero tristemente reales como la necesidad de compartirlo todo en las redes sociales, hasta en los momentos más insólitos e innecesarios, o imprudentes.


 Algo que el sector Batmaníaco va a apreciar mucho es que este se trate, muy seguramente, del último acercamiento del guionista con una de sus mejores creaciones: Damian Wayne, que en este caso le toca nuevamente ser Batman. A pesar de no contar con una personalidad tan conflictiva como la que uno se esperaría leer de él, sin dudas se sigue tratando del soberbio y aparentemente desinteresado de siempre, lo que siempre es un deleite presenciar. Por cierto, Morrison aprovecha y juguetea con la idea de la homosexualidad reprimida del Caballero Oscuro, concepto con el que armó la suficiente polémica cuando lo declaró y, a pesar de ser solo comentarios aislados y ser desmentidos al contar con una pareja femenina, es un tema recurrente durante el cómic que, de ser tan poco sutil a cierta altura, uno puede llegar a cuestionarse qué tanto de eso es cierto y qué tanto el hecho de tener novia descarta el hecho de que este Batman sea gay.

 A esta altura se darán cuenta que las 40 páginas son frenéticas y explotadas al máximo, llenas de ideas y conceptos, pero aún hay más. The Multiversity: The Just pone sobre la mesa uno de los cuestionamientos que en estos últimos tiempos fue abarcado por Snyder con su Death of the Family ¿Qué sería de los héroes sin los villanos? ¿Son un mal necesario? Pues se nota que los protagonistas de esta revista no están contentos con no tener nada en lo que lidiar, no están contentos de que sus Gotham o Metropolis estén a salvo, no quieren depender más de programas de entrenamiento para poder sentir la adrenalina, ellos anhelan en el fondo, sin decirlo, que el mundo esté en peligro para ellos poder salvar el día. Y he ahí la controversia, ellos no lo hacen por amor a su gente, a la humanidad, sino por ego propio, ellos necesitan de sus enemigos para mantenerse activos, sentirse útiles ¿Será por eso que no le ponen fin a sus rivales y no por un anticuado código moral que solo hace que estos vuelvan uno y otra vez?

 Hablando de la parte gráfica en sí, esta vez se trata de Ben Oliver que, como se había antedicho, toma el lugar de dibujante y colorista paralelamente. Como es de saberse, su estilo realista y detallista es una belleza visual, que además termina de solidificar el entorno del argumento, por lo que fue la mejor elección.

 Estamos ante un cómic rico en contenido, la trama cada vez va tomando más forma (una bastante atractiva) y, si del número en sí hablamos, no hay nada que reprocharle ni reclamarle, entretenido y con metáforas e ideas dignas para debatir y reflexionar. Aún sigue dando la sensación de que los pesos pesados aún está por llegar, lo que es verdad (y ya lo estaremos reseñando en breve) pero les aseguro que no se trata de nada que deban pasar por alto.

Puntaje: 8 de 10.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

La portada lo dice todo y además lo anticipamos en nuestra reseña del número anterior, aunque vale destacar que el final del número es bastante impactante y sin dudas un punto de inflexión en la inmensa trama de la serie. Les recomiendo que lo lean, especialmente a los fans del viejo y querido Tim Drake. Créanme, no se arrepentirán.




"The New 52: Futures End" #29 ya está disponible a USD 2.99.

(Fuente)

Grant Morrison + Frank Quitely = Una jodida maravilla asegurada.




"The Multiversity: Pax Americana" #1 ya está disponible a USD 4.99.

(Fuente)

Hush continúa con la próxima fase de "su" plan maestro: destruir las armerías que el Caballero Oscuro tiene a lo largo de la ciudad.




"Batman: Eternal" #33 ya está disponible a USD 2.99.

(Fuente)

martes, 18 de noviembre de 2014

A esta altura, ya todos sabemos de qué va "Convergence". Un mega evento que durará dos meses, con una mini-serie de nueve partes y otras cuarenta mini-series de dos partes que, por un lado, hará que la editorial gane tiempo mientras muda sus oficinas de New York a California y, por otro, será básicamente un enorme fan service para todos los nostálgicos y haters que extrañan el Universo DC pre-New 52. Eso si, probablemente esto sea solo algo temporal, así que no se hagan muchas ilusiones y disfrútenlo mientras dure.

Con esto a un lado, lo cierto es que de a poco vamos conociendo más información específica sobre la saga y es así que ahora repasaremos los títulos que iniciarán en la primera semana de Abril del 2015.


"Batgirl".
Guión: Alisa Kwitney.
Arte: Rick Leonardi y Mark Pennington.

Sinopsis: Luego de un año en el domo, Stephanie Bown no está segura de querer portar nuevamente el manto de Batgirl, pero cuando el Catman de "Flashpoint" ataca, Red Robin y Black Bat necesitarán su ayuda.


"Batman and Robin".
Guión: Ron Marz.
Arte: Denys Cowan y Klaus Janson.

Sinopsis: Bruce Wayne y Damian tienen problemas con Red Hood previo al ataque de los Extremistas.


"Harley Quinn".
Guión: Steve Pugh.
Arte: Phil Winslade y John Dell.

Sinopsis: Harley Quinn disfruta su vida normal bajo el domo hasta que Catwoman y Poison Ivy la arrastran hacia una pelea con el Captain Carrot.


"Nightwing/Oracle".
Guión: Gail Simone.
Arte: Jan Duursema y Dan Parsons.

Sinopsis: Dick Grayson y Barbara Gordon revalúan su relación bajo el domo, pero los Hawkman y Hawkwoman de "Flashpoint" atacan y todo cambia. 


"Question".
Guión: Greg Rucka.
Arte: Cully Hammer.

Sinopsis: Two-Face está combatiendo al Harvey Dent de otro mundo y su victoria dependerá de Renee Montoya a.k.a. The Question.

So, there you have it. Mucho DCU clásico, muchos personajes que todos extrañábamos y, sobre todo, mucha acción. Ciertamente lo más destacado son las múltiples menciones de los Extremistas, que aparentemente serán los grandes villanos de la saga junto a Telos. Hasta aquí llegamos por ahora, pero seguramente nos volveremos a leer pronto con mucha más información sobre "Convergence".

Por ahora, dígannos, ¿qué opinan ustedes al respecto?

(Fuente)

lunes, 17 de noviembre de 2014


"The Mask"
Dirección: Paul A. Edwards.
Guion: John Stephens.

Tras el emocionante capítulo anterior, la serie se toma un “descanso argumental”. Gordon y Harvey hacen a un lado la idea de llevar ante la justicia a Falcone y al Alcalde, para centrarse en un nuevo asesinato con características muy distintivas, y que hacen pensar que algo no anda muy bien en algunas oficinas de negocios en Gotham. Mientras tanto, Bruce regresa al colegio para encontrarse con un sádico Tommy Elliot que no parece respetar su luto, y todo desembocará en el primer enfrentamiento de Bruce tras la muerte de sus padres y en sus ansias por aprender el arte de la lucha. Atención: hay spoilers.

La inclusión de Victor Zsasz, la campaña de Gordon y Bullock para arrestar a Falcone, ese sorpresivo plot twist, tantas cosas acontecidas en el capítulo anterior puso el listón muy alto en éste que, claramente, ni se arrimó a las mismas cuotas de emoción, pero que aun así supo entretener con lo justo, más que nada por la participación de Bruce, en donde se aprecia una notable evolución del personaje siendo lo más remarcable del episodio.

La historia retoma la mecánica de “el villano de turno”, para traernos una irreconocible versión de Black Mask (de ahí el título) el cual es un hombre de negocios que incita a sus empleados a combatir, literalmente hablando, por un prestigioso puesto en la empresa. A pesar de que estos combates no son a muerte, a uno de sus muchachos “se le fue la mano” y el GCPD terminó encontrando un cuerpo con pistas que conducen a la empresa de Sionis. Este es el eje conductor de todo el capítulo, y a decir verdad no me despertó un gran interés, principalmente por la caracterización de Black Mask, que carece de fuerza y profundidad, el villano no representa mucho más de lo que acabo de decir. No obstante, cabe resaltar que esta encarnación de Black Mask no es Roman Siones, sino Richard, del cual se presume que es el padre aunque se carece de confirmación oficial.


¿Por qué este Black Mask no funciona como debería? Lo que hace falta aquí es una mejor exploración del personaje, creo que no le dedican las escenas suficientes como para ilustrarlo decentemente. El personaje se queda estancado en un empresario aficionado a las máscaras y a la cultura oriental, que recurre a un extraño método para elegir a cuales de sus empleados ascender; ah, y usa una katana, eso es todo. Tiene un pequeño diálogo con Gordon en determinado momento, pero no se le saca mucho provecho, y termina cristalizando en una incriminación demasiada obvia y poniendo en duda la inteligencia de Sionis para tratar con la ley. A su favor, cabe decir que en el enfrentamiento final con Gordon, ya con su máscara puesta y con katana en mano, resulta bastante intimidante y la voz del actor también ayuda a que así sea. Sin embargo, la sensación de estar haciendo frente a un pez grande jamás se consigue, y Richard Sionis pasa sin pena ni gloria por la galería de villanos de Gotham.

En cuanto al Pingüino, en este episodio no brilla precisamente. Aunque esto se debe más que nada al guion y no al actor, que sigue haciendo un estupendo trabajo de caracterización. La escena con Fish Mooney me pareció innecesaria e indigna del personaje, dejando al descubierto una pizca de ingenuidad por parte de Oswald que a estas alturas creíamos ya pérdida. Me pareció un retroceso el hecho de que Oswald creyera que todavía podía arreglar las cosas con Mooney, y que no intuyera su posible reacción cuando en el capítulo anterior se perfilo como el más avispado de toda la serie. Simplemente fue una escena que no me cuajó y me sorprendió que no se tratase de algo maquinado por Cobblepot.


Como dije antes, lo más recalcable del capítulo es la participación de Bruce y la ansiada presencia de Tommy Elliot. Veamos… Bruce vuelve al colegio, pero no por cuenta propia, sino por la presión de Alfred que busca en el joven un comportamiento que se adecue más al propio de los niños de su edad. En su primer día, Bruce consigue llamar la atención de un joven aparentemente mayor que él: Tommy Elliot, que parece estar especialmente interesando en el asesinato de los Wayne, aunque de una manera retorcida. Bruce se ve asediado por incómodas preguntas por parte de Tommy y decide ignorarlo. Más tarde, Tommy sigue incordiándolo en los pasillos del colegio, y Bruce termina por propinándole un golpe y recibiendo varios en consecuencia.

Alfred, preocupado por el aspecto de Bruce al salir del colegio, decide tomar cartas en el asunto y aconseja a al joven Wayne acerca de cómo debe tratar el problema. Con la ayuda del reloj de su padre como manopla, Bruce termina dándole una brutal golpiza a Tommy en la puerta de su casa, dando por zanjada la disputa, todo esto bajo la mirada de Alfred, por supuesto, que le dio el alto a Bruce en el momento justo. No obstante, por el final del capítulo, Bruce manifestará cierta satisfacción por sus acciones y le solicitará a Alfred que le enseñe a pelear. Este es el final, y debo decir que fue totalmente emocionante.

En pocas palabras, Bruce es el personaje más beneficiado en este episodio, demostrando una gran evolución sumamente necesaria. En primer lugar, podemos ver que tan afectado está realmente por el asesinato de sus padres. Ha surgido mucha crítica con respecto a esto en los capítulos anteriores, puesto que Bruce se mostraba impoluto, frío, casi indiferente ante la pérdida. Pero ahora, lo anterior dicho puede ser percibido más como fortaleza interna que como frialdad, porque aquí quedó en claro que Bruce sigue afectado, y le cuesta hablar de ello. Él está, pese a todo, de luto.


Y en segundo lugar, lo obvio, el hecho de que Bruce haya experimentado su primer “acto de justicia” y de que se sintiera bien al respecto, es un ineludible guiño a su futuro, el que todos conocemos y esperamos. Y el final, el pedido de Bruce hacia Alfred, ese intercambio de miradas de confianza, y con esa música de fondo, una escena épica en todo sentido. La leyenda comienza a dar sus primeros pasos.

En definitiva, es un buen capítulo. Bruce le salva las papas a un argumento que dejará indiferente a más de uno. Destaca la relación de Gordon y Harvey con el demás cuerpo policial, pero la trama central no despierta mayor interés, aunque posee unas buenas escenas de acción. Ahora prepárense, porque el fiscal favorito de todos está llegando a Gotham… Y promete agitar algunas jaulas.

Reseña: "Batgirl" #36


La segunda historieta en una nueva etapa es igual de importante que la primeraya que es la historia con la que el lector generalmente se decide a empezar a seguir una serie regularmente, corroborando si la calidad inicial se mantiene o no. "Batgirl" #36 es una segunda historieta perfecta.

Al principio, la trama de "Batgirl" #36 puede parecer simple: Barbara busca cómo recuperar la información perdida de su laptop mientras va tras la pista de un par de ladronas. Es en los detalles donde este cómic sobresale.

En los vaivenes por recobrar el algoritmo que utilizara como base para su tesis, Barbara conoce al resto de su diverso elenco de secundarios: Jeremy Degroot, un posible primer interés amoroso, su colega Nadimah y su hermano Qadir (quien sospecho se volverá el Lucius Fox de esta serie). Dado que estas son las personas que acompañarán a nuestra heroína en su tiempo dentro de la universidad, era propicio que las villanas de turno tuvieran como predilección aterrorizar el campus.

The Jawbreakers, las amenazas motorizadas de "Batgirl" #36, son el atractivo principal de esta historia. El ardid de sus alter egos malévolos es un guiño astuto que toca el nervio de la comunidad friki, pues son gemelas japonesas cosplayers motociclistas. No, nada de meras criminales con un gusto por lo teatral, su vestimenta y sus nombres están basados en las antagonistas de un viejo anime clásico “Atomina” (o “Science Battle Hero Nuclea”), una extremadamente obvia parodia femenina de Astroboy y Megaman. Lo que nos lleva a uno de los grandes momentos en los anales de la historia de Batgirl: Barbara visitando una tienda de anime.


(Cabe destacar que es la segunda vez que Sailor Moon hace un cameo en este cómic, creo que voy a empezar a llevar la cuenta).

Según Brenden Fletcher y Cameron Stewart, los escritores de la serie, las Jawbreakers fueron creadas para aprovechar el fuerte de Babs Tarr, el cual es dibujar a chicas de la cultura popular como miembros de una pandilla de motociclistas.

¡Y cómo dio frutos! "Batgirl" #36 es una de las historietas más atractivas en los estantes esta semana, la combinación de los paneles de Stewart con el arte de Tarrs no solo complementa la calidad del guion sino que la eleva. El climax está compuesto por una extraordinaria sucesión de páginas donde Stewart juega con el uso de los paneles para adentrarnos en la mente de Barbara y mostrarnos la forma en que su cerebro maquina una solución y así vencer a las cosplayers. Mientras, Tarr cambia y mezcla estilos en una misma hoja.


¿Quién dijo que desperdiciar el tiempo viendo anime no serviría de nada?

Si aún tenían dudas sobre la genialidad de la serie, "Batgirl" #36 acabara con ellas. Ésta es la prueba, excelentísimo jurado, de que estamos ante la presencia de una gran historieta. Si empiezan con “gemelas japonesas cosplayers motociclistas” ¿Qué nos tendrán preparado para el futuro? 

Y el próximo mes: ¡Batyonce!

“The New 52: Futures End” #28

Guión: Azzarello, Lemire, Jurgens, Giffen
Arte: Andy MacDonald
Colorista: Hi-Fi
Portada: Ryan Sook
Editor: Matt Idelson


La batalla entre Bruce Wayne y Terry McGinnis para determinar quién es el mejor Hombre Murciélago, continúa en este número. Bienvenidos al Blog de Batman.

En el número anterior vimos a Green Arrow embarcándose rumbo a Cadmus Island, Tim Drake buscando a Madison, a Deathstroke decidiendo impedir que Brother Eye se haga con las muestras de ADN metahumano de la isla, a Bruce Wayne finalmente confrontando a Terry McGinnis aunque son interrumpidos por una explosión y a Lois Lane lanzándose en paracaídas en dirección a Cadmus Island.

FUTURES SPOILERS

Comenzamos con el aterrizaje de Lois Lane en Cadmus Island un lustro en el futuro donde la reportera se encuentra inmediatamente con una unidad OMAC que trata de exterminarla pero la periodista logra escapar mientras se pregunta la razón por la que Oliver Queen la enviaría a aquel lugar. Al huir a través de la jungla, se tropieza con Red Tronado a quien recuerda de su visión como ella misma.

Pasamos a la Las Vegas lugar a donde se teletransporta el traicionero de King Farday para conversar con el Sargento Rock sobre lo sucedido en Cadmus Island y solicitarle que no elimine aún a Fifty-Sue hasta que Brother Eye haga algún movimiento. Rock le cuestiona a Farday porque a pesar de tanto odio y desconfianza hacia los metahumanos,  decidió crear a Fifty-Sue. Sin mostrar un dejo de emoción, King contesta diciendo que necesitaba saber cómo es que los poderes se manifestaban a niveles genéticos para poder idear la manera de neutralizarlos. En ese momento, Fifty-Sue se hace presente para quejarse con Farday sobre como Deathstroke la traicionó. Sin importarle la sorpresa de ambos por su presencia en el lugar, la niña continúa con su argumento y solicita un equipo para poder detener a Brother Eye e inmolar a Slade. Para complicar aún más la situación, Voodoo entra a la habitación y descubre a la pequeña invitada.

En New York, Plastique se muestra como la responsable de la explosión en el departamento de Tim Drake donde a pesar del fuego y devastación la pelea entre ambos Hombres Murciélago continua y a pesar de que parece que Bruce ganará la partida, Terry demuestra la razón por la que fue elegido para portar el Manto del Murciélago y logra escapar de Bruce.

Seguimos en la Gran Manzana donde Tim encara a Ronnie para cuestionarlo sobre la desaparición de Madison, y aunque el atleta desconoce el paradero de la pelirroja le sugiere intentar con Jason Rusch y se une a la búsqueda. 

Mientras tanto Jason se encuentra en el departamento del Dr. Yamazake para darle una explicación sobre Firestorm pero al escuchar extraños ruidos provenientes desde adentro decide entrar. Al interior del inmueble, Rusch se encuentra con una televisión encendida repitiendo constantemente el ataque donde murió la esposa del ausente doctor así como una pared repleta de imágenes con miembros de la comunidad heroica alertando a Jason sobre la inestabilidad mental de su antiguo mentor. 

En el laboratorio del infame Yamazake, vemos como planea usar a Madison como sujeto de prueba para su teletranportador.

Lo Bueno.

La subtrama de Yamazake por fin llegara a su clímax en el próximo número donde *SPOILERS ALERT* Madison y Ronnie se convertirán en el nuevo Firestorm.

Lo Malo.

La aparición de Fifty-Sue es algo que me sorprendió aunque no gratamente. Pensé que la supuesta traición de Deathstroke iba a devenir en algo diferente. Una batalla sin cuartel entre la poderosa metahumana y el más grande mercenario del "Universo DC". Batalla en la que Grifter, Voodoo y compañía iban a terminar involucrados y en la que finalmente pusieran un alto a Sue y a su alianza con Brother Eye. Pero al parecer los escritores tienen otro plan para Slade, Cole y Lana E-2. También confirmamos que Voodoo, la sobrina de Faraday y sus demás compañeras, no solo eran aliadas de Faraday y Rock sino que combatieron para ellos durante La Guerra, aunque aparentemente alguna disputa debió separarlos. Seguramente el hecho de que Faraday comenzó a cazar a los metahumanos como ellas aunque ahora al parecer de alguna forma terminará aliadas a Fifty-Sue

Algo decepcionante la pelea entre Bruce y Terry. Una excusa para vender y de paso darle un poco de credibilidad al personaje de Batman Beyond al haberle ganado una pequeña partida al justiciero de Gotham.

El Arte.

MacDonald me recuerda un poco al estilo de Zircher aunque con algunas oportunidades demejora en los rostros, como este ejemplo en Plastique.


Aunque los mejores paneles sin duda que se los llevaron la breve confrontación entre Bruce y Terry, que me recodó aquella escena entre Bruce y Jason en "Batman: Under the Red Hood".




Calificación Final: 6/10

SPOILERS END

Como siempre, les dejo las ligas de nuestro Facebook y Twitter para que nos compartan sus opiniones sobre la reseña y sobre el comic en general o si prefieren pueden hacerlo también aquí mismo en la sección de comentarios del Blog.

A mí me pueden encontrar en Twitter como @yhakuma y me despido esperando que el combate del #38 sea mejor. 

sábado, 15 de noviembre de 2014

THEY KNOW I’M WATCHING

Título: Raven’s Rescue
Guión: Tom Taylor
Lápices: Bruno Redondo
Terminaciones y tintas: Xermanico
Color: Rex Lokus

Se veía venir. Tarde o temprano el gran hombre se saldría de sus casillas e iría en persona a poner las cosas en su lugar. Claro que esta vez lo traiciona su cabeza de musculín: Aunque lleve más de setenta años dándose de narices contra la magia, el hombre no aprende. Ni menos ahora, con el ego tan inflado que parece que la “ESE” va a saltarle a uno entre los ojos.
Claro que, en vista de lo canalla que ha sido su actuación a lo largo de “Injustice: Gods Among Us”, es bastante reconfortante verlo sangrar. ¡Toma, maldito dictador!
Pero rebobinemos:
La ración semanal de este cómic se llama El Rescate de Raven, lo que es un título sospechosamente equívoco.
Porque todo empieza con la hija díscola de Trigon atada mágicamente a un pentáculo mágico en un cuarto mágico dentro de una mansión mágica en la mágica Gotham. ¿Olvidé mencionar que la magia ocupa un lugar preponderante en este tercer año de Injustice?
Un oportuno gato —digamos Teekl, la mascota de Klarion— se acerca lo suficiente para lograr que el alma —o lo que sea esa versión semitransparente de la prisionera— de Raven se libere y vaya a acusar ante el dictador kriptoniano a todo el tropel de magos revolucionarios por lo que están tramando en contra suya.


Oh, todo está perdido. ¡Qué venga Batman…! Un momento, ¡dónde está Batman en este episodio? ¿Será posible? DC Comics se ha atrevido a dejar fuera a su superhéroe insignia. ¿O es otra torcida broma del avieso Tom Taylor? Estaba seguro de haberlo visto en la portada… ¡Un momento! Sí está ahí. Y yo que pensaba que las portadas de DC eran confiables…
La verdad es que Batman ha sido más bien un guest star en este “Injustice: Year Three”. Y eso no es necesariamente malo —sí, sí, usen sus inhaladores los que sienten que se ahogan por proferir tal blasfemia—. Así tenemos tiempo de concentrarnos en la historia que el guionista y Redondo nos están planteando. Porque éste es el capítulo cuando las grandes cosas empiezan.
Seis números anteriores donde se ha estado preparando el escenario para encontrarnos a Superman como protagonista y, para variar, de muy mal humor. Sobretodo ahora que tiene a ese Spectre verduzco sembrando la cizaña en su cerebro autoritario. Sí… la magia —que incluye espiritismo y todas esas otras sandeces oscuras que llenan revistas del mismo nivel de contenido que la letra de una canción de One Direction— no suelta a Injustice.


Hoy es cuándo comienza realmente “Injustice: Year Three”.
Hoy es cuándo comienza la revancha. La hora de ajustar cuentas.
Hoy es cuándo John Constantine empieza su verdadero show, dando rienda suelta a sus planes para desbancar a Superman de su sillón presidencial —bueno, no olviden que nuestros locales dictadores setenteros se arrogaron el título de presidentes. Desvergonzados esos dictadores…—.
O, al menos, eso es lo que se nos hace creer al final de este número, cuando el plan del rubio de constante cigarrillo en la boca se revela —he leído comentarios de que hasta la nicotina le sacaron a Constantine en la serie de TV. Desvergonzados esos productores…—.


Superman ha caído en la trampa. ¿Qué viene? ¿Sinestro ocupando el cupo libre? —por ganas, no se queda—. ¿The Spectre trayendo justicia contra los rebeldes? ¿Batman haciendo un nuevo cameo? En un cómic de edición semanal, las sorpresas y giros argumentales son un sine qua non. ¿Nos estarán timando Taylor y Redondo para que sigamos enganchados? ¿Será un plan siniestro de DC Comics? —Desvergonzados estos editores…—.
¿O será que nosotros le damos demasiadas vueltas a una historia cuya máxima aspiración es entretener? —Desvergonzados nosotros…—.
Esperemos qué nos trae la siguiente semana porque algo es innegable: “Injustice: Year Three” no afloja.
Sip… Desvergonzado este maldito cómic…

viernes, 14 de noviembre de 2014

Luego del que podríamos considerar como el mejor episodio hasta la fecha, Gordon y Bullock deben investigar a un Gothamita que dirige un mortífero club de pelea, donde los participantes compiten para ocupar un puesto de trabajo en su firma financiera. Mientras tanto, Bruce regresa al colegio y recibe la visita de un nuevo amigo.






Este capítulo se emitirá el próximo Lunes 17 de Noviembre por Warner Channel a las 20:00hs (Ven) y 21:00hs (Arg, Mex). Recuerden que pueden leer las reseñas de los capítulos anteriores aquí y ver las repeticiones según los horarios que correspondan a su país. Para más información, visiten la página oficial del canal.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

CELDA 0801

Texto: Scott Snyder
Lápices: Greg Capullo
Tintas: Danny Miki
Colores: Fco. Plascencia
Texto: James Tynion IV (para Saved)
Arte: Graham Nolan (para Saved)
Colores: Gregory Wright (para Saved)

Manfred Sommer, gran nombre español del cómic, dijo una vez sobre el arte de escribir y de dibujar historietas: “El cómic es un género literario, como el teatro o el cine y solo es visual en tanto que se sirve de imágenes ‘para relatarnos una historia’”.
Mucho hemos hablado de las dotes de Scott Snyder como escritor. Más que Geoff Johns con su "Justice League". Más que Grant Morrison con sus Multiversos. El real motor dentro de la continuidad de los New 52 siempre ha sido y es —y posiblemente lo siga siendo por un buen tiempo más— Scott Snyder. Puede gustarnos o no, pero es innegable que, a través del título principal de la Bati-Familia, él ha hecho avanzar todo el engranaje desde que se diera inicio a este reboot en Octubre de 2011.
Mas, como apuntaba tan bien Sommer —eximio escritor y dibujante de títulos imperdibles del cómic internacional como Frank Cappa—, si un buen texto no se sirve de grandes imágenes, sólo es un buen guión, yaciendo en el archivero de alguien.
Es el dibujo, en definitiva, el que complementa y completa al texto. El uno no puede existir sin el otro. Si uno es demasiado superior al otro, el cómic es una experiencia fallida.
Greg Capullo ha sabido estar ahí y sustentar el texto de Snyder de la manera precisa, incluso cuando el escritor se ha vuelto algo laxo en sus guiones. Ha dado corporeidad bidimensional a las ideas de su compañero.


“Endgame”, en tan sólo dos números, se está transformando en un excelente ejemplo de lo grato que es un cómic donde texto y dibujo van de la mano, dos animales tirando del arado a partes iguales.
Estamos ante una historia compleja. Snyder/Capullo juegan con nuestra credulidad: ¿estamos siendo testigos de hechos reales? ¿Son visiones de un intoxicado Bruce Wayne? ¿Somos nosotros las víctimas del gas Cassandra? ¿Está ocurriendo realmente el Endgame?
Entre medio de grandes escenas, Capullo sabe dotar al texto de Snyder de pequeños momentos que definen la trama aún más que una suprema pelea contra un Superman pervertido o un oscuro viaje al interior de las ruinas de Arkham Asylum.
Cuando el hijo predilecto de Krypton se enfrenta a Batman, Capullo nos cita de Frank Miller para hacernos preguntar si somos testigos de una pelea real o es un déja vu producto de nuestro envenenamiento.


Cuando sienta a Alfred en el lugar de Batman en la Bat-Cave y coloca la vista de Wayne al nivel de un niño, ¿no está, acaso, apuntando a que nuestro héroe aún es un ser vulnerable y que su gran punto fuerte es el mayordomo que lo crió como un padre?


Cuando Batman descubre la verdadera persona tras la máscara del caritativo doctor Eric Border, pero Capullo nos muestra a una mosca atrapada en una telaraña, ¿no nos está anunciando lo que le espera al Caballero Oscuro?


Cuando el mismísimo Joker se presenta, escupiéndole en la cara a Batman su peor broma, Capullo nos regala la exquisita imagen de una rata muerta cubierta de moscas. ¿A qué está llamando la atención esta vez?


Con una trama que, ahora descubrimos, se inició en el "Batman Annual" #2 de Octubre de 2013, Snyder ha atado una historia dura, donde no sabemos qué es real y qué no. Donde nosotros mismos podemos ser las víctimas. Más que brillar por sus excelentes escenas épicas, son sus rincones los que están tocando las fibras de los seguidores de Batman. Casi como si “Endgame” fuera un nuevo viaje guiado por Anchoress del Annual #2 a la mente de Bruce Wayne.


¿Qué encontraremos? Esa pregunta es la que nos hace volver mes a mes. Y, en tanto el texto de Snyder se sirva de las impecables imágenes de Capullo, estamos seguros de que seguiremos disfrutando el viaje, cualquiera que sea el Final del Juego.