¡TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DEL BATIVERSO ESTÁ AQUÍ!

martes, 30 de junio de 2015

Reseña: "Batgirl" #41


El viento sopla aires de cambio en el Universo DC, donde las viejas identidades súper heroicas son reveladas e intercambiadas, dando paso a una nueva dinámica que, aunque seguramente no será duradera, no es por eso menos interesante.

Y esos aires de cambio han llegado a Burnside en la forma de un nuevo Hombre Murciélago envuelto en acero y al servicio del estado. ¿Su misión? Imponer la ley y el orden, incluso entre los vigilantes de Gotham. Dentro de este Bati-exoesqueleto está Jim Gordon, afeitado y atlético, ignorante de que la justiciera que está dispuesto a arrestar es su propia hija.

No los culparía de pensar que la historia en “Batgirl” #41 es básicamente “Batgirl vs Bat-robo-bunny” y en algunas partes lo es, pero este número más bien intenta ser “Barbara vs Jim”: una exploración de la relación entre padre e hija después de que el (ex) Comisionado pasara fuera de escena durante todo el arco anterior debido a los eventos de “Batman: Eternal”.

Lo que Snyder y Capullo estánhaciendo con Jim Gordon en la serie regular de Batman es una mina de oro para el equipo creativo de Batgirl. Gordon se presenta con un nuevo look en la puerta de Barbara y la chica no se toma bien el cambio, en especial la desaparición del bigote. Pero bigote o no, en el fondo Jim sigue siendo el mismo y su prioridad sigue siendo su hija, así que sin pensarlo dos veces le revela su nueva identidad como Batman, alegando que los peligros de su nuevo trabajo la llevarían a descubrirlo de una manera desagradable si él no se lo contaba primero. Poniendo a nuestra heroína en una encrucijada, pues ella ha vivido con un secreto similar durante años y jamás intento compartirlo con su padre.


Durante su etapa en el título, Gail Simone insinuó fuertemente que Gordon estaba al tanto de las actividades nocturnas de su hija, pero Cameron Stewart y Brenden Fletcher tiran eso por la ventana en pro de desbalancear la relación, cuando solo uno sabe que es el otro quien está al lado de la calle enfundado con orejas de murciélago y tratando de derribarlo… y con Livewire en medio.

La supervillana con poderes eléctricos proveniente de Metropolis aparece en Gotham por culpa de un culto de informáticos que intentan revivir a Digi-Babs (la malvada copia digital de la protagonista), pero cuando sus planes son fraguados por Batgirl y el nuevo Batman, éstos dejan detrás un recipiente que libera por accidente a la chica eléctrica de Ryker’s, donde Batman (Bruce, no Jim) la había colocado como un favor a Superman.

“Batgirl” #41 es el primer número en el que Babs Tarr delinea sus propios paneles y la diferencia con la forma en que Cameron Stewart construye una página se nota. Para comenzar el número de paneles decayó, cuando podía haber hasta 17 ahora el promedio es 6, y el arte mismo de Tarr se nota más suelto, relajado y por ende menos detallado. Eso sí, su rediseño de Livewire va acorde con la maravillosa moda del resto de la serie.


Es bueno ver a Jim y Barbara actuar como familia después de tanto tiempo. Es cierto que los roles que desempeñan dentro de Gotham los han puesto en conflicto más de una vez y nunca antes como ahora, en el que los dos luchan usando el mismo símbolo de un hombre al que respetaron. Aún así, la relación entre el (ex) Comisionado y su hija siempre se ha basado en el amor y el respeto mutuo. Aunque haya intercambio de puñetazos, esos serán los valores que prevalecerán.

lunes, 29 de junio de 2015

Esta semana publicaremos nuestra reseña de "We Are... Robin!" #1, pero antes queríamos tomarnos un momento para presentarles a sus protagonistas principales y que puedan conocerlos mejor de cara al inicio de esta alocada y refrescante nueva serie de DC Comics.


Duke Thomas.

16 años de edad. Concurre actualmente a la Escuela Secundaria West Robinson. Su promedio de calificaciones no refleja su verdadero potencial. Busca desafíos constantemente.

Sus hobbies incluyen juegos de cartas coleccionables, puzzles y películas. Muestra potencial como escritor, especialmente como poeta, aunque nunca lo admitiría.

Practicó atletismo el primer año del colegio. Luego practicó soccer pero lo expulsaron del equipo luego de una discusión con su entrenador. Tiene aptitudes para el atletismo pero no lo motivan las competencias, pues sus motivaciones son internas.

El actual paradero de sus padres es desconocido. Su padre adoptivo temporal es Raymon Mendez.


Riko Sheriden.

Nombre de usuario: R-iko.

16 años de edad. Concurre actualmente a la Escuela Secundaria Middletown North. Promedio de calificaciones de 4.2. Participó de la banda escolar en el primer año del secundario. Estudia teatro, pero se rehúsa a actuar. Se destaca en arte e Inglés y tiene problemas con matemáticas y ciencias a pesar de su excelente rendimiento.

Sus hobbies incluyen diseño de disfraces, costura, manga, anime, música, wing chun, kung fu san soo y cantar, aunque nunca lo haría fuera del confort de su cuarto.

Fanática de Batgirl.

Sus padres adoptivos son David y Rita Harris-Sheridan. Sus padres biológicos murieron en un accidente automovilístico. Riko, una beba por aquel entonces, sobrevivió de milagro sin un rasguño.


Daxton "Dax" Chill.

Nombre de usuario: DaxAtax.

17 años de edad. Concurre actualmente a la Escuela Secundaria Técnica Miller Varley. Promedio de calificaciones de 2.7. Tiene problemas de disciplina. Lo suspendieron dos veces: una por pelearse y otra por causar desorden en clases. Tiene problemas de asistencia. Carece de motivaciones e intereses. Muestra una increíble lealtad y dedicación para con sus amigos. Es un soñador.

Sus hobbies incluyen la mecánica, el motocross y el NASCAR. Toca (bastante mal) la guitarra. Breve miembro de Scuzzy Muff, una banda hardocre. La dejó para unirse a The Frown Clown, un grupo punk, pero un altercado con el cantante derivó en su separación.

Sus padres están [OMITIDO]. El paradero de su padre es desconocido. Su madre sufre de migrañas frecuentes a causa del excesivo consumo de alcohol. 


Isabella Ortiz.

Nombre de usuario: Robina.

17 años de edad. Concurre actualmente a la Escuela Secundaria Middletown South. Promedio de calificaciones de 3.2. Transferida a Gotham durante su segundo año del secundario. Se destaca en idiomas. Es bilinüe, pero también estudia Francés y Latín. Tuvo problemas de asistencia durante su segundo año del secundario. Se la creía envuelta en actividades de pandilla, pero finalmente probaron ser erróneas cuando su mejor amiga la mandó al hospital por no unirse a la agrupación Latin Kings. Reciente mejora académica.

Sus hobbies incluyen bailar, gimnasia, canto, judo y kick-boxing.

Sus padres son Umberto Ortiz y Maria Fernanda Santiago. Tiene un hermano mayor, Hector, y una hermana menor, Mia.


Troy Walker.

Nombre de usuario: TheTroyWonder.

17 años de edad. Concurre actualmente a la Escuela Secundaria Middletown South. Promedio de calificaciones de 3.5. Atleta estrella. Miembro de los Pumas de Middletown. Campeón dos años seguidos. Espera convertirse en pro eventualmente. Se destaca por demás de los demás alumnos y muestra interés en política, historia y filosofía.

Sus hobbies incluyen football, baseball, video juegos y cross-fit.

Sus padres son Stephen y Joyce Walker. Stephen Walker, un obrero, fue herido durante la Epidemia del Joker y recibe pensión por discapacidad.


Andre "Dre" Cipriani.

Nombre de usuario: Dre-B-Robbin.

17 años de edad. Concurre actualmente a la Escuela Secundaria Middletown South. Promedio de calificaciones de 2.5. Suspendido por pelearse y le llamaron la atención por conductas violentas y desobediencia. Es arrogante, tiene problemas emocionales y problemas de manejo de la ira. Podría destacarse en matemáticas pero no muestra interés.

Sus hobbies incluyen MMA, boxeo, novelas basadas en crímenes reales, ciencia forense y cocina. De chico era un prodigio pianista, pero abandonó completamente la música tras la muerte de su padre.

Sus padres son Gianfranco Cipriani (fallecido) y Angela Mancuso. Su padre, un hombre que siempre luchó por lo que quiso, era miembro de la Familia Maroni y fue asesinado por los Falcone cuando Dre tenía 8 años.

Pues bien, ¿qué opinan de esta propuesta ahora que conocen a los cabecillas del llamativo ejército urbano de Robins? Personalmente estoy muy emocionado por lo que este título nos depara y espero que ustedes también, porque de buenas a primeras se ve prometedor.

sábado, 27 de junio de 2015

Vengo hace días pensando en el modo adecuado para comenzar con esta reseña, y hasta última instancia no la había encontrado, pero ahora me puedo decir: ¿Qué mejor que un resumen de la trayectoria de Grant Morrison? Digo, para que tengamos una dimensión de lo que aquí vamos a encontrar.

Devenido de Glasgow (Escocia), el pelado loco ha lanzado desde los años '80 grandes exponentes del Noveno Arte, aunque entre su bibliografía se encuentran obras tan amadas como odiadas, dada la naturaleza controvertida y arriesgada de ellas. En el género superheróico, más puntualmente, nos ha ofrecido historias de lo más oscuras como Arkham Asylum A Serious House on Serious Earth, hasta magia en estado puro como en All Star Superman y cómics complejos, como es el laberinto que supone para muchos Final Crisis. Está claro que cada nuevo proyecto que se anuncia de él genera gran expectativa pues, a pesar de la polémica, el eco es bastante grande y no hay quién esté indiferente, y claro, The Multiversity no fue la excepción a la regla, pero, ahora que ya llegamos al capítulo final y tenemos toda la obra leída estamos en posición de analizar si soportó y alcanzó el listón alto con el que cargaba, y si es otra gran obra de Morrison o no. ¿Será? Descúbranlo a continuación.

Multispoilers a continuación.


 Todos más o menos deberían de tener en claro, a esta altura, lo que uno debe esperar al ser el número final de una historia del guionista escocés, y más tratándose de las connotaciones de la serie. Y en nuestras manos lo tenemos, un climax que no cierra del todo los enigmas, que aprovecha para abrir otros interrogantes, un final abierto, y además seguir mostrando el grandioso potencial del Multiverso, ¡y está perfecto! ¡No podíamos esperar menos! 

 Morrison aprovecha los "primeros compases" del tebeo para explorar algunos universos que no tuvieron espacio en ediciones anteriores y, aunque lo hace muy superficialmente, podemos ver la profundidad y fidelidad de cada uno, así como su frescura indiscutible. Por ejemplo, tenemos un brillante Super Etrigan del meta-mago del caos-escritor, y, lejos de ser muy transgresor, resulta interesante como se lo emplea. El viaje prosigue por Tierra-18, territorio far west, algo freak, sinceramente. En fin, no son detalles trascendentales en sí, pero a veces se agradece también el hecho de bajar un poco el volumen del ritmo trepidante que se estaba llevando, para luego darle un empuje aún más fuerte.

 Obviamente, también se cierran algunas sub-tramas que se fueron desarrollando a lo largo del evento, aunque sus giros finales resultan algo predecibles. Quizá la palabra "predecibles" tampoco les haga justicia, ya que los desmerecen un poco, sino que más bien son bastante "lógicos" y evidentes si se estuvo prestando la suficiente atención. Por ejemplo, cierra la historia de los Doctores Sivanas, sociedad que, sin mucha sorpresa pero siendo un final satisfactorio, se termina auto-destruyendo por decirlo de alguna manera por las ambiciones personales de cada doctor.

 Por otro lado, otra tramoya que se venía hilando a través de las entregas, tal como es la de los mini-superhéroes de la Tierra-42, de los cuales los otros héroes ya se habían enterado que guardaban un extraño secreto gracias al mismo Guidebook que llegó a nuestras tiendas. En este climax descubrimos por fin que ellos en realidad son infiltrados de los Gentry, razón por la cual éstos siempre se enteraban de sus movimientos y hasta recibieron ataques en la Atalaya del ex-monitor Nix Uotan. Como decía, el desenlace transcurre sin mucha sorpresa, pero sigue siendo un singular y original jugueteo con la cuarta pared.

 No obstante, también hay cosas que quedan colgadas en el aire. ¿Recuerdan (y haciéndole mención nuevamente) el Guidebook? Bien, en ese número se nos insinuó que detrás de todo esto estaba Darkseid luego de su muerte... Lo que también nos significaba un quilombo temporal teniendo en cuenta que Darkseid no estaba muerto, a menos que se refieran a la misma Final Crisis, del mismo autor de turno, lo que tiene sentido. Okay, si bien nada de lo que pasa en estas páginas anula eso, tampoco nos explica esas dudas que nos quedaron ni se vuelve mencionar el tema, lo que nos da a entender que mucha importancia no tenía para esta historia y no sirve más que para atar cabos del anterior mega-evento del escocés y preparar el terreno para los planes editoriales venideros.


 Pero el plato fuerte es la batalla final entre el grupo de super héroes formado inicialmente, entre los que se destacan el Superman de la Tierra-23, Captain Carrot y Red Racer, contra el corrupto Nix Uotan y el ejército de los Gentry. Todo se desenvuelve entre caos y con un ritmo trepidante, que es difícil de seguir mas resulta entretenido y fresco, por lo que más allá de los conceptos místicos y esotéricos empleados, resulta calificar como un muy buen cómic mainstream. Nos vamos maravillando hasta que terminamos en una magistral escena donde Red Racer, un Flash-nerd y admirador de todos los personajes que ahí lo rodean, va a reclutar en cuestión de segundos a distintos Flash del Multiverso para detener a Nix Uotan. Esa última escena no solo es maravillosa en su ejecución, sino que es un lindo homenaje a esa historia de la Edad de Oro que sirvió de inspiración para la que ahora estamos leyendo, en la que por primera vez se implementa el concepto de las realidades paralelas ya que el velocista más conocido de DC descubre que tiene la capacidad de viajar a través de ellas.

 Ya con Nix Uotan fuera de su posesión y con los Gentry derrotados, los protagonistas de la ocasión se disponen a pisar Tierra-7, la cual se encuentra destruida, y se encuentran con lo que, se supone, es su batalla final, aunque ambas partes están de acuerdo en que no es hora de pelearla porque a fin de cuentas, y si hay algo que hemos aprendido en el paso del tiempo es que, la historia de los superhéroes jamás terminará. The Multiversity #2 cierra con la fundación de la Justice Incarnate, la nueva policía del Multiverso y con la posibilidad de que ésta visite la Tierra donde se escriben sus respectivas aventuras, la nuestra. Por otro lado, Nix Uotan, que con su Tierra nativa destruida ahora reside en la que lleva la numeración 0 (o sea, la de The New 52!), cierra su copia de Ultra Comics, tebeo que guarda una maldición que bien conocemos, y por lo tanto posiblemente esta acción condene a este mundo...

 ¿Qué conclusiones podemos sacar entonces? De este final hay sentimientos encontrados. The Multiversity se promocionó como un cómic "accesible" (para lo que es el estándar de Grant Morrison), pero leyendo este capítulo puntualmente me doy cuenta que para este guionista lo "accesible" no existe. Sin vacilar puedo afirmar que es imposible leerlo sin tener conocimiento previo del guionista, sus ideas metafísicas del Noveno Arte, así como sus prácticas con el ocultismo y la magia del caos. En cuanto al desenlace, depende del criterio de cada uno. Es fiel al estilo del dolape escocés, pero los que no sean tan acérrimos al escritor puede que sientan una sensación a nada. Claro ejemplo es cuando nos pusieron la supuesta ante-sala del combate definitivo que finalmente no vimos, eso es jugar con las leyes naturales y los clichés de la industria, la cual es otra manera de atravesar la Cuarta Pared y, a pesar de que eso es una muy buena idea, nos deja con ganas de ver un verdadero climax. A veces funciona muy bien, como en All Star Superman o JLA: Earth-2, y otras veces no tanto, más que nada cuando Morrison se ceba y comienza a entrelazar demasiados conceptos, sin terminar de explicar o exponer bien ninguno, y haciendo que todo sea confuso y muy libre a la interpretación de cada quien.

 Y sobre la serie en general, bueno, es una linda carta de amor a la industria que tanto amamos. The Multiversity regala, a fin de cuentas, montones de nuevas realidades listas para ser exploradas por otros guionistas, y hasta deja algunas de las 52 Tierras existentes "en blanco" para que otras mentes sigan aportando nuevas ideas al Multiverso. Sí, es cierto lo que muchos dicen, el argumento no fue tan sólido, y había una expectativa sobre ese aspecto, pero el viaje que nos propone hace de ésta una lectura obligada. Y es que, en este viaje mencionado, navegamos entre Tierras interesantísimas. Para mencionar dos ejemplos claros, Pax Americana Ultra Comics ya son grandes exponentes en el género e indiscutiblemente de lo mejorcito que hemos leído en estos últimos años. Todo eso sumado a la meta-narrativa con la que se desarrolla todo, sello morrisoniano que no vamos a encontrar en ningún otro lugar y que jamás envejece, por el contrario, solo se va perfeccionando.

Puntaje final: 8 de 10.

viernes, 26 de junio de 2015

THIS CONTEST ENDS NOW

Título: Bargains (#7); Broken (#8)
Escritor: Brian Buccellato
Arte: Mike S. MIller
Colores: J. Nanjan

Ustedes que ya se han leído La Ilíada y están atentos a los paralelismos entre aquella justa de tiempos pretéritos y la encarnizada contienda de nuestros días, seguramente habrán disfrutado con los dos números de “Injustice: Gods Among Us” que vamos a reseñarles a continuación. Porque en ellos encontramos la misma figura del combate entre dos individuos representantes de cada falange y cuyo resultado en la arena determinará el triunfo de uno y la derrota del otro.
Y como sé que debe haber unos cuantos remolones entre ustedes que con suerte han leído el cómic y se retiran silenciosamente ante un texto de seiscientas páginas… y sin dibujitos, resumiré a grosso modo los acontecimientos de los capítulos #7 y #8 para que no nos perdamos entre tanto músculo y frases para el bronce.
En un recurso que ya se va volviendo costumbre en “Injustice” —no abuses, Brian—, son raccontos los que nos están contextualizando en los hechos actuales.
Vemos a Luthor, parte de un triángulo algo imposible —como Moe Sislack pretendiendo inútilmente a Marge Simpson—. Hasta que una llamada de Batman Barbanegra lo saca de sus cavilaciones y nos lleva a pensar si los protagonistas de “Injustice” se van a dedicar todo este año a pedirle asesorías morales al pelón, que en el #8 es Superman —¡y en otro racconto!— quién acude a la consulta del Doctor Corazón.


La respuesta de Luthor a Batman, tan ambigua como lo eran los oráculos griegos —y no podemos evitar sospechar que hay cierta intencionalidad en Buccellato al desarrollar este nuevo paralelismo entre épica clásica y épica comiquera—, lleva al Encapotado de Gotham ante Ares para decirle que sí, lo que lleva a Ares a hablar con su mami Hera, quien, a su vez, va a hablar con Hyppolita… Lo que nos lleva justo a tiempo a las afueras del Justice Hall, para escuchar cómo cada bando elige campeón para resolver la disputa.
Del lado de Superman, obviamente, es él mismo quién se presenta. Y del lado de Batman… ¡oh!, ¡ah!, gran sorpresa y la mejor expresión de Sups que he visto en mucho tiempo —y que debe ser la que tiene desde que leyó en su serie regular que usó el Flare y ahora es un tipo con t-shirt dos tallas menor y a bordo de una moto buscando la Truth—. Batman, pillín, elige nada más y nada menos que a Wonder Woman.


Momento que queda en suspenso hasta el #8 donde somos recibidos —¡era que no!— por un nuevo racconto que nos sitúa en las afueras de la oficina de Luthor con una magnífica imagen de Superman flotando en el aire —¡bravo, Miller! Entre tanta pelea callejera, da gusto que nos recuerden que los protagonista alguna vez tuvieron dignidad—.
En la antigua Grecia, esa poblada de sátiros y ninfas correteando por los bosques, los oráculos eran lugares sagrados donde gentes de todo tipo —en especial, reyes— acudían por consejo.
El más famoso era el de Delfos, auspiciado por el mismo Apolo —de hecho, la isla era un erial hasta que el carabonita nació allí y mató a una serpiente—, donde Phytia, la pitonisa —¿ven la relación? Apolo mata serpiente pitónPitonisa… Así eran estos locos griegos— se sentaba sobre los efluvios de una grieta en la tierra, caía en trance y daba el vaticinio.
Pero sus pronósticos eran de significado tan incierto que, no importaba lo que pasase, la pitonisa siempre podía decir “es que me mal interpretaste”.
El caso más notorio es el del rey Creso de Lidia que envió a consultar el Oráculo de Delfos ante el avance amenazador del rey Ciro de Persia. La pitonisa le contestó que si conducía su ejército hacia el Este para enfrentar al invasor, destruiría un imperio. ¡Y así fue! Solo que el imperio destruido fue el suyo propio, tras ser derrotado por los persas…
Otro nombre que se le daba a las pitonisas era el de sibilas, y por ello hoy en día se le llama hablar sibilinamente cuando uno no es claro en sus dichos. Griegos
El asunto aquí es qué papel va a jugar Luthor en un futuro cercano. Su registro de antecedentes no es el más limpio que se pueda encontrar en ninguna de las Tierras del Multiverso, y sus palabras siempre son aviesas, escondiendo una segunda intención. ¿Por ello nos lo pinta Buccellato como el consejero de Sups y Batsy?


Con intención o sin ella, la verdad es que, tras unas páginas, volvemos a encontrarnos con el Hall of Justice y todos los personajes a punto de romperse las narices a trompadas. Superman es el campeón de su facción y Wonder Woman —gracias a la jugada de B.— es la campeona del otro lado. Ahora sólo queda esperar que suene la campanilla para el primer round.
A poco de comenzar La Ilíada —más precisamente en el Canto III—, Menelao, esposo de Helena, reta a Paris a batirse en duelo para definir al vencedor —recuerden que la acción está situada tras diez años de sitio—. El príncipe troyano, que es un cobarde de primera, retrocede y es su propio hermano, Héctor, quién lo increpa —“ ¡Miserable Paris, el de más hermosa figura, mujerie­go, seductor! Ojalá no te contaras en el número de los naci­dos o hubieses muerto célibe. Yo así lo quisiera y te valdría más que ser la vergüenza y el oprobio de los tuyos!” (versos 39-44)—, tras lo cual lo empuja al campo de batalla.
Si alguno está pensando en la película Troya, mejor quédese callado y no pase por tonto. En la realidad no hollywoodense, Paris tiembla y es fácilmente derrotado por Menelao. Y sólo se libra porque Afrodita, la diosa del amor, le envuelve en una nube y le traslada a su dormitorio, al lado de la suelta de cascos Helena. Menelao sobrevivirá hasta ver caer la ciudad y volver a su tierra con su esposa, quien más tarde dirá, toda suelta de cuerpo, que su “corazón se alegraba, porque ya ansiaba regresar rápidamente a mi casa y lamentaba la obcecación que me otorgó Afrodita cuando me condujo allí lejos de mi patria, alejándome de mi hija, de mi cama y de mi marido, que no es inferior a nadie ni en juicio ni en porte.» (La Odisea, Canto IV)
En “Injustice”, donde los protagonistas son todos redomados héroes, pero tienen menos honor que el quejica Paris, en vez de comenzar la justa, se enfrascan en una pelea de lo más ordinaria que sólo el rayo del poderoso Zeus detiene.


Entonces sobreviene el real enfrentamiento. Dos verdaderos dioses que caminan entre nosotros. Superman contra Wonder Woman. Y aquí el encuentro más nos recuerda el enfrentamiento entre Aquiles y Héctor, que cierra La Ilíada.
Al igual que Aquiles, Superman lucha por prevalecer, por prolongar su gobierno, su nombre —Aquiles alcanzaría la fama eterna, pero una corta vida—. Y Wonder Woman, al igual que el noble Héctor, se ve obligado a luchar por el honor, por una causa mayor, aún a pesar suyo.
“Injustice” ha girado entre dos entes: Superman y Batman. Son sus actos y sus motivaciones los que han determinado la gran mayoría de los acontecimientos. Superman, en ese sentido, es Paris que ha raptado a la libertad. Y Batman es Menelao que lucha por recobrarla. Pero los esfuerzos de Batman siempre han sido inútiles porque Superman tiene la protección de su invulnerabilidad, como si una diosa pudiese apartarlo del peligro.
Pero ahora, al final de estos dos capítulos de “Injustice”, los tipos y los antitipos se han desplazado para mostrarnos otro enfoque de esta guerra injusticiera. Quizá una indicación de que hay motivos ocultos que recién ahora empezarán a aflorar. Tal vez el juego sibilino de alguien en las sombras que, vez tras vez, ha estado en uno u otro bando, influenciando y cambiando, quizá, el curso de la historia. Ahora, Superman es Aquiles y Wonder Woman, Héctor. Y sus motivaciones son la fama y la ciudad. El yo, y los otros. ¿Qué facción prevalecerá?



Quizá sea momento de prestar oídos sordos a los oráculos que hacemos y simplemente sentarnos a disfrutar de la pelea entre Sups y WW. Que eso también es otra opción… y más divertida.


Con una primera temporada que pasó prácticamente sin pena ni gloria y constantes novedades sobre el Universo DC Cinematográfico, "Gotham" quedó relegada a un segundo plano, aunque por fortuna ya estamos empezando a tener noticias sobre esta serie que nos cuenta los orígenes de los héroes y villanos más destacados del Bativerso.

Empecemos por lo más importante: la segunda temporada se estrenará el Lunes 21 de Septiembre en Estados Unidos, lo cual probablemente significa que llegará aquí a Latinoamérica una semana después. A continuación, les dejo la sinopsis de la misma:

Los riesgos son cada vez mayores, pues "GOTHAM" explorará el origen de algunos de los villanos más ambiciosos y depravados, incluyendo al Riddler, el Joker y Mr. Freeze, mientras que Bruce Wayne continuará explorando el pasado secreto de su padre.

Por otro lado, también nos enteramos quienes serán los grandes antagonistas de esta temporada tras la muerte de Fish Mooney. Se trata de Theo Galavan (James Frain) y su hermana Tabitha, que luego se convertirá en Tigress. Theo, un atractivo y adinerado empresario, llegará a la ciudad convenciendo al público de que es un héroe, pero esa será solo una pantalla para el oscuro complot que ha tramado con su hermana y que podría dar origen a nuevos villanos.

Continuando con las noticias de casting, se informó que Nicholas D'Agosto (Harvey Dent), Morena Baccarin (Dra. Leslie Thompkins) y Chris Chalk (Lucius Fox) se sumarán como personajes regulares, a la par de rumores que apuntan a la introducción de Amygdala, un malhechor de clase B con problemas mentales y grandes músculos listos para triturar cualquier cosa que se le cruce en el camino.


Sin embargo, lo más emocionante es la foto que pueden ver aquí arriba y que, como bien habrán deducido, es el primer vistazo a la Bat-Cave por cortesía del productor Danny Cannon. So awesome!

Esto es todo por ahora, amigas y amigos, pero les recomendamos que nos visiten regularmente para estar al tanto de las últimas novedades sobre "Gotham" y el Universo Batman en general. ¡Batisaludos!

jueves, 25 de junio de 2015


El titular lo dice todo, así que no hay mucho para comentar. Si bien esto viene circulando desde hace meses, en las últimas horas la web se vio saturada por el resurgimiento de este rumor. Concretamente, se dice que el próximo Bruce Wayne/Batman del Universo DC Cinematográfico podría volver a colaborar con Peter Craig ("The Town") para escribir y dirigir un film dedicado íntegramente al Encapotado, con potencial fecha de estreno para Noviembre del 2018. Otros rumores aseguran que Chris Terrio, co-escritor de "Dawn of Justice" y futuro guionista de "Justice League", podría escribir también esta película, pero de momento el panorama es bastante incierto. Lo único que si sabemos con certeza es que Affleck ha probado ser un gran escritor y director independientemente de su carrera como actor, cosa que nos deja con cierta tranquilidad.

"The Batman" sería el título tentativo de esta cinta y queremos saber que opinan ustedes sobre este particular pero factible rumor.

miércoles, 24 de junio de 2015


DIVINE AND SUPER ASS-HOLES

Título: Family
Escritor: Brian Buccellato
Lápices: Bruno Redondo
Tintas: Juan Albarran
Colores: Rex Lokus

¡Hic et nunc es cuando la historia acelera a fondo en el dionisíaco mundo de los injusticieros preferidos de los niños!
Como nos tenía acostumbrados Taylor en temporadas anteriores, Buccellato se ha tomado apenas un par de números antes de llevarnos al conflicto right now. Porque en Injustice” no hay tiempo para preámbulos largos, ni megaruns al estilo Morrison, ni sesudos dilemas marca MooreInjustice” es, como decimos por estos lares, dos cucharadas de sopa y directo a la papa —o patata… o cómo sea que llamen al dichoso tubérculo aquí en el patio trasero de Gringolandia—.
Ya se murió Hulk-Montoya. Sups y Batsy se vieron las caras —aféitate, dijo S., lava la capa, contestó B.—. Los dioses griegos asomaron su entrometida nariz. Y nosotros nos sentimos en casa.
Sólo en el número anterior tuvimos el agrado de ser testigos del resurgimiento de Batgirl —la verdadera pateatraseros que todos adoramos y no la niñita hueca en que terminó convertida en los difuntos New 52—. Y ahora… Ahora papá Zeus ha despachado una orden con rango de ejecución inmediata por medio de su mensajero regalón, Hermes.
Lo que se le pasó por alto a este humilde reseñador —Quandoque bonus dormitat Homerus, como decía el latino Horacio— es que la guerrero a su lado —¿la ven ahí, con escudo y yelmo, al lado de Hermes?— no era una simple capitán amazona, sino Ártemis misma. Y ella…
Pero antes de nuestra dosis semanal de mitología griega que tanto sé que ansían, centrémonos en los acontecimientos de estos otros dioses, los que están among us… ¡Los superhéroes, pues! Quiénes más…
Recapitulemos… o reseñemos —que es lo que menos se hace aquí— los acontecimientos de este número #6:


Tras un encuentro entre Flash, Cyborg y Damian, en que el Bati enfant terrible llama a todo el mundo ass-hole, llegamos rápidamente a la conclusión de que el único ass-hole en este cómic es Robin mismo.
Luego pasamos al cliffhanger del número anterior: Hermes, Ártemis —¡ahora sabemos que es ella!— y un ejército de amazonas, traen el edicto de expulsión impostergable para Superman que, a fin de cuentas, es apenas un exiliado alienígena en nuestro planeta.


¡Cómo ha ocurrido todo esto! Y aquí necesitamos ponernos mitológicos de una vez por todas.
En un racconto olímpico, vemos a Hyppolita jardineando tralalí tralalá, cuando se presenta ante ella la madre de todas las madres, la Crónida HeraCrónida significa hija de Cronos. Seguramente se habrán encontrado con expresiones similares en la lectura recomendada para este año InjusticieroLa Ilíadade Homero. Pélida, atrida, etc.—.
Hera, como esbozamos alguna vez, es la esposa de Zeus y el dichoso esposo es cualquier cosa, menos un dechado de fidelidad: no sólo se ha acostado con toda la parentela femenina, sino también con cuánta humana se le cruzó por delante —aunque siempre princesas, no cualquier pelanduzca plebeya—, e incluso, que todo a la larga hastía, con Ganymede, un muchachito pastor del que, como Apolonio de Rodas nos chismea, Zeus “se había enamorado por su belleza” (Argonáuticas, Canto II, Verso 111-115). Para que se enteren de que Batman no fue el primero en raptarse un amiguito para su mansión.
Vistos tales antecedentes, la visita de Hera no tiene mucho de amable —recuerden que en esta realidad, Wonder Woman también es hija de Zeus con Hyppolita— y no sólo le exige un ejército, sino que le hace entender a base de un potente kame hame ha.


Lo que nos devuelve al presente, en las afueras del Salón de la Justicia, con los ánimos muy exaltados y Sups dibujado en sombras para mostrarnos cuán atemorizador puede ser a veces —es que Redondo quizá no lo ha visto de motoquero gay en DCYou—.
¿Qué pudiera ser peor? Tal vez colocar a Ártemis en escena con los atributos propios de Atenea y confundirlo a uno —ya habrá tiempo de hablar de Ártemis y de su hermanito gemelo, Apolo—.
Pero lo que ocurre es peor que último minuto de telenovela: aparece el escuadrón de las chicas de Batman, servidor incluido.
¿Qué ocurre? ¿No se había terminado todo ya? ¿Qué papel juega Batman en esta interferencia olímpica?
¿Por qué está Ártemis ahí si nunca fue su característica el ir a la guerra?
No se pierdan el emocionante desenlace de este Batiepisodio en la próxima Batireseña, por este mismo Batiblog.

¿Qué pasa cuando el Batman original y el actual Robin desaparecen? ¡Los adolescentes de Gotham deciden salir a proteger la ciudad!




"We Are... Robin!" #1 ya está disponible a USD 3.99.

Mientras Helena Bertinelli asume responsabilidades inesperadas como flamante líder de Spyral, Grayson se embarca en una nueva misión junto a su nuevo compañero, el Agente 1. Aventuras extravagantes y espías locos aparte, esta temporada de la serie promete reintroducir a Dick en el Universo DC, así que estoy muy emocionado por ver cómo se desarrollarán las cosas ¡y ustedes deberían estarlo también!




"Grayson" #9 ya está disponible a USD 3.99.

Barbara Gordon finalmente se consolidó como la protectora de Burnside pero pronto se dará cuenta que las cosas en Gotham son muy distintas ahora que su padre, Jim Gordon, es el nuevo Batman. ¿Podrá su relación sobrevivir a este drástico cambio de status quo?




"Batgirl" #41 ya está disponible a USD 2.99.

lunes, 22 de junio de 2015


Guión: Lee Bermejo.
Bocetos: Rob Haynes.
Arte: Jorge Corona.
Color: Patricia Mulvihill.
Letras: Jared Fletcher.
Editora asociada: Rebecca Taylor.
Editor: Mark Doyle.

Por increíble que parezca, aún hoy en día hay gente que no aprueba la existencia de Robin. Algunos fanáticos aseguran que el Hombre Murciélago nunca tendría que haber tenido un compañero a su lado, y mucho menos toda una Familia de aliados. El asunto es que sus alegatos son tan válidos como los motivos por los que muchos opinamos exactamente lo opuesto: su presencia fortalece a Batman porque lo vuelve más humano. Nuevamente, hay quienes se oponen rotundamente a esto y están en todo su derecho, pero en lo personal me parece algo bastante orgánico narrativamente hablando, pues hace que sea más fácil conectarse con el personaje a nivel emocional para seguir sus aventuras y la evolución de la relación con sus compañeros. Y lo cierto es que, si de colegas se trata, nuestro héroe ha tenido muchos a lo largo de los años, mas Robin es mi preferido. No me refiero a una de sus múltiples identidades en particular, sino al concepto mismo de Robin. Un pequeño niño o niña que, tras sufrir una determinada tragedia, decide calzarse el famoso traje rojo, verde y amarillo para aportar una jovialidad y una luminosidad que se complementan perfectamente con la personalidad traumatizada, violenta y reprimida de Batman. Es por eso que Bill Finger y Bob Kane lo introdujeron en "Detective Comics" v1 #38 y hoy, 75 años después, el manto de Robin pasó de mano en mano hasta llegar a una variada agrupación de adolescentes que se propusieron la tarea de velar por la seguridad de Gotham ante la "muerte" del Batman original y la ausencia del actual Robin. Así nace "We Are... Robin!".

Lee Bermejo, uno de los artistas más reconocidos de DC Comics por sus alucinantes portadas y novelas gráficas, decidió iniciarse en el terreno del guionismo con una serie independiente para Vertigo y este proyecto que, según lo describe, es "una mezcla entre 'The Dark Knight Returns' y 'V for Vendetta' pero con un toque más callejero". Después de leer este sneak peek, debo decir que la historia definitivamente transmite esa sensación pese a ser bastante ligera en cuanto a contenido, aunque vale destacar que esta serie en cierto modo vio sus inicios hace unos meses en las páginas de "Detective Comics: Endgame" #1. Dicha entrega narró una alocada aventura protagonizada por Lonnie Machin (el Anarky original) quien, en medio del caos generado por el Joker, se disponía a rescatar a su madre de una muerte casi segura. Lo curioso es que no lo hizo solo y es que, aparte de contar con la asistencia de Spoiler, Lonnie tuvo la suerte de cruzarse por casualidad con Dax, Riko y Dre, tres miembros de esta suerte de ejército urbano de Robins.

Si algo queda claro entre dicha revista y ésta es que ha pasado una cantidad medianamente considerable de tiempo, ya que en su momento estos tres jóvenes aspiraban a ser justicieros y parecían tener una vida bastante mundana, mientras que actualmente forman parte de un equipo consolidado y activo en Gótica. Este adelanto en cuestión arranca justamente protagonizado por varios Robin, hasta que la mentada Riko y su operativo de vigilancia en el puerto de la ciudad acaparan toda la atención. Resulta ser que nuestra flamante heroína estaba observando desde lo lejos a un grupo de criminales que ya habían estado haciendo de las suyas en Gotham y decide entrar en acción pero no sin antes pedir refuerzos a sus colegas, que al final terminan realizando un ataque coordinado sobre los malos.


Como bien sabemos, no se trata de personas necesariamente entrenados como el resto de la Bati-Familia, sino adolescentes comunes y corrientes con algún que otro talento en particular que deciden hacer honor a los tiempos modernos y formar una pandilla, aunque en este caso orientada hacia el lado de la justicia. No son chicos con grandes recursos, no tienen muchos gadgets ni toneladas de dinero a su disposición, pero tienen algo mucho más importante: un ideal noble por el cual están dispuestos a arriesgarse hasta las últimas consecuencias, y este es precisamente el factor principal de esta serie, el hecho de que un adolescente pueda tomar una idea y hacer que su vida gire en torno a ello, poniendo en peligro su propio bienestar físico y emocional en favor de proteger a quien lo necesite y sin una motivación más que las ganas o la necesidad de hacerlo. En parte esto implica que, a diferencia de alguno de los Encapotados, estos Robin no están llenos de odio, frustración o sed de venganza, sino de la jovialidad y la impetuosidad típica de la edad. Se podría decir incluso que esta agrupación representa la purificación del concepto del Chico Maravilla, cosa que me parece interesante puesto que hoy en día los Robin tienen tantos o más traumas y problemas que el propio Batman. Dark and gritty, dark and gritty everywhere!

Afortunadamente los tiempos cambian y, con ello, la mentalidad editorial de DC. "Batgirl", "Black Canary" y "Gotham Academy" son claros ejemplos de ello, y "We Are... Robin!" parece estar lista para sumarse a la misma camada y seguir expandiendo el rincón "teen" del Bativerso. Como no podía ser de otra manera, uno de los elementos infaltables y más populares dentro de esta franja etárea es la tecnología, y es que los Robin se mantienen comunicados por un grupo de WhatsApp a lo largo de esta entrega. Si a esto le sumamos el típico slang adolescente, algún que otro emoji, referencias a la cultura pop, diálogos entretenidos y caracterizaciones bien logradas, tenemos como resultado un combo infalible a la hora de conectar con los jóvenes lectores (y con los que ya estamos algo viejos pero seguimos siendo inmaduros también). No podemos negar que esta es una combinación un tanto extraña para una serie enmarcada en la franquicia del Hombre Murciélago que hace más de 75 años se caracteriza por ser seria y trágica en casi todo aspecto posible, y esto es algo que se ha dicho muchas veces en torno a las tres series que mencioné al principio de este párrafo, pero al menos en lo personal lo encuentro como una bocanada de aire fresco muy necesaria.

El estilo caricaturezco de Jorge Corona también contribuye en gran medida al sentimiento vivaz que transmite el guión de Bermejo, aportando además un increíble dinamismo en las escenas de acción y dotando de expresionismo a los personajes, cosa que a la vez se complementa a la perfección con la vibrante paleta de colores de Patricia Mulvihill. Ansío ver más de este equipo artístico.


We are not punks.
We are not bullies.
We are not criminals.
WE ARE OPEN EYES IN A CITY ASLEEP.
WE ARE ITS FUTURE.
WE ARE EVERYWHERE.
WE ARE ROBIN.


Dejando de lado el vigilantismo y la evidente onda Anonymous que caracteriza a este grupo, lo interesante será ver cómo se formó en los meses que transcurrieron entre "Endgame" y "Superheavy". De buenas a primeras, aparenta tener entre media docena y una decena de integrantes, pero es probable que eventualmente se sumen muchos miembros más, haciendo que su accionar y su alcance sea tan efectivo como peligroso. Ahora bien, ¿quién es quién en este equipo? De momento nadie se perfila como el infaltable líder y, pese a que inicialmente creíamos que Duke Thomas ocuparía este cargo, las recientes declaraciones de Scott Snyder parecen indicar lo contrario. De esta forma, las posibilidades son dos: Que el líder sea alguno de los personajes presentes en estas páginas o que, de alguna forma, el líder sea un miembro de la Bati-Familia, como Spoiler o Harper Row. Desde lo personal, me gustaría que uno de los Robin ocupe este rol para que el título se mantenga lo más independiente posible del resto de la franquicia y no termine dependiendo del cameo de tal o cual personaje para mantener sus ventas, aunque ya se confirmó que Batman y Batgirl harán acto de presencia, cosa que no está mal de ser solo algo ocasional. Lo mismo va para Dick, Jason, Tim y Damian que de todas formas, si bien Bermejo no descarta la posibilidad de tomarlos prestados en algún momento, es muy probable que DC se los reserve para el rumoreado evento que podrían o no lanzar para conmemorar el 75º Aniversario de Robin. ¿Será que "The Robins" todavía tiene chances de ver la luz del día? Solo el tiempo lo dirá.

Hablando de protagonistas y cameos, ¿qué hay de Lonnie Machin? Quiero decir, luego del tie-in de "Detective Comics" supuse que de alguna forma se uniría a la pandilla de Robins pero por ahora no hubo noticias de él. De seguro muchos de ustedes me dirán que quieren verlo convertirse nuevamente en Anarky, sobre todo teniendo en cuenta el fiasco de Sam Young portando el manto del villano, pero creo que lo mejor que pueden hacer es convertirlo en un Robin. Después de todo, no hay que olvidar que originalmente Lonnie iba a suplantar al por entonces difunto Jason Todd, hasta que luego frenaron todo, lo convirtieron en un maleante e introdujeron a Tim Drake. Sería una vuelta de tuerca inusual, aunque sería interesante ver que el personaje cumpla su verdadero destino en cierto modo.

Divagues aparte, este adelanto fue lo suficientemente sólido como para aumentar mi entusiasmo en torno a la serie. Si en este momento me preguntaran por qué le tengo tanta fe a esta propuesta no sabría qué contestarles, pero una cosa no quita la otra. Ya sea por ser un nuevo título juvenil con una popularidad casi garantizada, por presentar un concepto relativamente distinto o por el simple hecho de ver cómo encaja con el resto del Bativerso y el Universo DC, opino que "We Are... Robin!" tiene un potencial increíblemente grande.

¿Ustedes qué opinan? ¡Dejen sus comentarios más arriba!

Reseña: "Black Canary" #1


Donde sea que la banda Black Canary vaya, los problemas la siguen. No ha habido ni un solo show en el que su nueva y misteriosa vocalista, “D.D”, no termine intercambiando golpes con algún rufián entre el público, destruyendo los locales donde tocan y consiguiéndoles la reputación de “La banda más peligrosa de América.”

“Black Canary” es la nueva serie regular de DC Comics que reimagina a la chica con el grito supersónico como una rockstar patea traseros. Escrita por Brenden Fletcher ("Batgirl", "Gotham Academy") y dibujada por Annie Wu ("Hawkeye", "Batman Beyond"), la historia mezcla los vaivenes en la vida de un músico con los vaivenes en la vida de un superhéroe

Una superheroína que también las hace de cantante no es un concepto nuevo para el mundo de las historietas, pero Black Canary no es ninguna Dazzler y, si nos damos a comparaciones, esta serie tiene más en común con Scott Pilgrim y su grupo Sex Bob-Omb, cuyos conciertos también eran interrumpidos por adversarios fashion en busca de pelea.


Fletcher nos introduce a una Dinah furtiva, obligada por las necesidades económicas a asumir un seudónimo y interpretar un rol que claramente le incomoda: el rol de la artista. Es por eso que ella aprovecha cualquier oportunidad para liberarse y recaer en su vieja persona justiciera, teniendo como consecuencia una bronca en cada toque.

¿Es el título del cómic una referencia a Dinah o a la banda? Pues D.D. no es la única con secretos y poderes. Ditto, la menor y más callada de las chicas (si, son todas chicas. ¿Genial, no?) es el objetivo de un trío de extraterrestres cambia formas (primero parecen productores musicales, después petróleo homicida), lo cual no es de sorprenderse cuando unos paneles antes la pequeña guitarrista con afinidad por sombreros excéntricos hacia sonar su instrumento sin amplificadores ni parlantes.

Annie Wu dibuja a Dinah con una tés más madura en relación a las otras miembros de la banda, dando la impresión de que ella siempre tiene el control, lo cual es reforzado por como Wu la hace desplazarse por el escenario (y fuera de él), segura de sí misma, con brazos y piernas extendidos, encantada de estar repartiendo violencia justiciera.

Lee Loughridge se luce con su coloreado, que mezcla azul, morado y gris, en tonos opacos y vibrantes para establecer la atmósfera de los bares en los que el grupo se presenta. Pero lo más genial es el efecto inventivo que usa para el ataque especial de Dinah (el Canary Cry), al cual solo puedo describir como ver el panel a través de unos lentes retro 3D.


Admito que mi conocimiento de Black Canary es general y no he leído mucho sobre ella más allá de sus interacciones con Batgirl, pero está claro de que Fletcher y Wu le han hecho un cambio drástico al personaje. Un overhaulin del status quo a como sucedió hace unos meses con Batgirl: Una superheroína vieja reinventada para una audiencia joven. ¿Y que no conecta más con los jóvenes sino la música?

Fletcher y Wu establecen en este primer número la dinámica de una banda a la que vale la pena seguir a lo largo de su gira, en especial cuando el encore es una demostración de artes marciales.